miércoles, 9 de febrero de 2011

DESPERTARES

El momento del día en el que soy más yo, es el momento de despertarme. En ese momento soy un gremlin asustado.

Normalmente soy una persona muy regulera. Tengo mucha mala leche, soy egoísta, rencorosa, valoro una buena venganza, la modestia no está entre las virtudes que me adornan, no sé matemáticas, no tengo pulgares oponibles, mi paciencia es limitadísima y no tengo culo.

Todas esos graves defectos y muchísimos más que no se pueden contar, se elevan a la enésima potencia cuando me despierto. En el instante justo en el que paso de estar dormida a estar despierta y consciente, en ese momento...soy un gremlin.

Da igual que haya dormido mucho o poco. Bueno, no da igual, cuando cometo la imprudencia de salir un jueves y acostarme a las 4 de la mañana para luego levantarme a las 8 con una holgura craneal de campeonato e ir a currar, soy un gremlin venenoso.

Supongo que dormida soy muy mona. No tengo ni idea. Quitando algunas etapas de insomnio atroz, no tengo muchos problemas para conciliar el sueño. Eso sí, tengo el sueño ligero y me despierto con casi cualquier alteración de mi entorno. Si duermo con alguien y ese alguien se da la vuelta en la cama, tose, estornuda o cualquier otra cosa me despierto. Si ladra putoperro me despierto, si hay pajaritos me despierto, si pasa una moto me despierto, si pobrehermano se ducha a las 6 de la mañana me despierto, si el ingeniero efectúa su fabuloso baile mañanero de “que tío más silencioso soy que no hago ni un ruido” mientras pulula por toda la casa, no solo me despierto si no que valoro el divorcio como una opción que mejoraría mucho la vida en la tierra.

A pesar de eso, no me molesta despertarme con ruido. Eso me da igual, lo que me revienta es despertarme. No quiero. No me gusta. Soy feliz en mi sueño fabuloso. Siempre sueño y casi siempre me acuerdo. Cuando abro los ojos y soy consciente de que me he despertado, la mayoría de las veces puedo retroceder y recordar perfectamente lo que estaba soñando. Si era un sueño molón tardo unos instantes en darme cuenta de que no es real, que se ha esfumado...y que yo soy un gremlin.

Abro los ojos, soy consciente de que estoy despierta y odio a todo el planeta. A todos. No se libra nadie. Todo el mundo me cae mal, todos son horribles y nadie me comprende. Deseo una catástrofe nuclear, una epidemia de ebola o incluso reencarnarme en lombriz...lo que sea menos levantarme.

No tiene nada que ver con los libros de colores. En vacaciones me pasa exactamente igual. Me despierto y sencillamente no quiero hacerlo. No quiero estar despierta y no quiero levantarme. MI cama es perfecta...todo lo que hay fuera es feo y no me gusta. Soy un gremlin.

Cuando me doy cuenta de que no hay más remedio que salir de mi nido perfecto y levantarme, me siento en la cama. Creo que es el momento del día en el que estoy más cerca de un llanto tipo candy candy…no quiero...no quiero. Un gremlin llorón…esa soy yo al despertar. Cuando me despierto, dejo de ser lo monísima que soy durmiendo y sé que tengo que enfrentarme a todas mis taras e idear un plan para que pasen lo más desapercibidas posibles para el resto de la humanidad.

Es un trabajo durísimo, y cada mañana es igual de desesperante. Me siento en la cama y pienso…no quiero.

No quiero que me hablen. No quiero que me den besos. No quiero que me toquen. No quiero ni que me vean. Quiero ser invisible y disfrutar de ser un gremlin hasta que me ducho.

Desde que tengo hijas...es peor claro. Ahora ya no puedo despertar y compadecerme de mí misma muchísimo y pensar que nadie me quiere y que sería feliz si pudiera quedarme en la cama hasta que me escupieran las sábanas. No, ahora tengo que levantarme y despertar a mis churumbeles.

Me levanto. Me pongo mi sudadera mugrienta y con los pelos parados y los ojos pequeños pequeños voy a despertar a laz princezaz. Las pobres han tenido mala suerte y en vez de despertarse con una madre de mejillas sonrosadas diciendo cosas bonitas como “arriba princesas” o cualquier otra majadería de esas…ellas tienen que lidiar con un gremlin cabreado que intenta no pagarlo con ellas. Y es peor, claro.

M, como debía estar en la cola de “dulzura para regalar” cuando Dios repartió los dones, me ve asomarme por la barandilla de su cama…y sencillamente abre sus ojazos azules, sonríe y dice: Buenos días…..y yo intento que mi gruñido suene lo más cariñoso posible.

C. como obviamente es hija mía, compite conmigo por ver quién es más gremlin. Obviamente también, ella lo consigue más, porque yo soy un gremlim madre y no puedo llorar y meterme debajo del edredón y pedir caricias y ser un completo coñazo hasta que llegamos a desayunar.

Si no hay que madrugar es igual. El trance es igual de desagradable. Me levanto y arrastro los pies. Desayuno por inercia. Bebo café pero no me sabe a nada. Tomo tostadas pero me daría igual que fueran de poliespam...yo sigo acordándome de mi cama y pensando si todavía quedará algo de calorcito debajo del edredón.

Normalmente soy una gran conversadora, pero no puedo articular palabra hasta que n me ducho. Incluso en un despertar amoroso de esos del planeta del amor no me pidas que vocalice nada. NI siquiera pretendas que murmure…No se me puede hablar por las mañanas.

Al contrario que los gremlins…una vez que me he duchado todo vuelve a su sitio. Con el pelo mojado recupero la prestancia de una tía con las cosas claras y que parece saber qué hacer con su vida.

32 comentarios:

NáN dijo...

Despertares vietnamitas, se llama a eso. Gente menuda que les salió de los cojones enfrentarse al mayor imperio del mundo y ganaron. Si el Gobierno imperial hubiera leído este post tuyo, en lugar de bombardearlos habría llenado el país de duchas. Y se habrían vuelto razonables. Y no habríamos tenido guerra del Vietnam. Ahora los veo tan claro que asusta.

Nereida dijo...

Que de pensamientos negativos nada más levantarte! No,no,no!!!!!!
Y como estoy leyendo el libro de El Secreto, te diré que la ley de la atracción no entiende de noes. No quieres abrazos? ella entiende que quieres abrazos...
Lee algo de eso, a ver que te parece. Es un libro sectario, pero hay algunas cosillas que se salvan.

Yo soy un gremlin también, pero asombrosamente, en despertares amorosos soy toda una pastelosa. Aún me pregunto el porqué.

Tochi dijo...

Joer, pues en el maravilloso periodo ese de "bebé que se despierta 3 ó 4 veces cada noche" debe ser para verte, no?

SPEEDY - TXABI dijo...

Acabo de darme cuante que, en este aspecto, somos antagonistas totales tu y yo: recién levantado soy una ametralladora verbal y gestual (...para desgracia de mi "harén", que son más "comomoli").

javi dijo...

Me acabas de recordar mis despertares de niño, bien mi madre arrancandonos las sabanas y berreando "arriba parias de la tiieeerra" o bien mi padre poniendo el equipo a todo trapo con zarzuela o barras y estrellas (cariñosamente retitulada la marcha de los tuberculosos.)

Sigh, ¡como lo echo de menos!

Pétalo dijo...

Yo soy IDENTICA. Odio que me hablen, que me toquen, que se me acerquen. Dejadme en paz!! Mi padre en 25 años de vida todavía no lo ha pillado y debe ser que le resulto encantadora con las legañas pegadas y los pelos revueltos, que siempre viene de pesao a darme besos y plasteces. Despertarse es el horror.

MaLKaV_eS dijo...

Ahora mismo, metido en una fase con extradecurro y pocas horas para dormir, me siento identificado. En particular con el no-quiero-levantarme. La otra variante que he visto es el ¿y-si-no-voy-que-pasa?... =__=

Pero bueno, gracias a post como estos, me animo :) Da gusto empezar la tarde riendome jejeje

Adaldrida dijo...

Pues por una vez en la vida digo... ¡y yo más! Te entiendo porque me pasa lo mismo.

Sprocket dijo...

Esto le pasa mucho a las tías, ¿no? Mi hermana y mi mujer son iguales. De hecho por las mañanas, yo me salgo de la cama haciendo el menor ruido posible y desaparezco escaleras abajo a desayunar o lo que sea para no despertar al monstruo gruñón asesino en que se puede convertir mi mujer si no ha dormido lo suficiente. Lo bueno es que ahora que nos dio por reproducirnos, el bebé de tres meses ha suavizado algo al monstruo gruñón asesino...

Para mí dormir es morir. Es tiempo que jamás recuperarás. Ya habrá tiempo de dormir cuando palme.

:( dijo...

Cuando estoy trabajando, me despierto sin problemas a las 5:30, y me levanto como si nada, sin importara a qué horas me haya acostado...

Pero ahora que estoy en casa, le he encontrado el gusto a las sábanas, y a ese "un ratito mass zzzz..."

Anniehall dijo...

Si las tostadas fueran de corchopán lo notarías y sería mucho peor, seguro.

Anónimo dijo...

vamos, que hoy te has levantado con el pie izquierdo.
ya queda menos para el viernes.
fdo:Jiom

Anónimo dijo...

Y si probás ir a la ducha justito justito recién caerse de la cama? ;-)

No tiene nada que ver, pero comparto con ustedes este video....este tipo es muy grande¡¡

http://www.youtube.com/watch?v=XyQMK72yrjY

Chirly dijo...

Yo me he quedado en lo de que no tienes culo. ¡Lástima!

(uno, que es así de primario)

Seren dijo...

Mi novio es de los tuyos pero el no es persona hasta el cafe. Yo al reves me levanto superfeliz, activa y habladora.
Mi novio sin duda me quiere no hay duda, pq me odia en esos momentos y aun asi me aguanta.

Anónimo dijo...

Qué bajón das, afortunadamente existen otro tipo de personas en el mundo: los que no son gremlins y los que, siéndolo, intentan sentir empatía por su prójimo. no hace falta esforzarse mucho, lo único necesario es querer a la familia como mínimo en la misma medida en que te quieres a ti.
Aunque sospecho que te amas por encima de todas las cosas, no hay más que leerte.

Anónimo dijo...

¿Son los lecheros otra veeez?

Laura dijo...

Ufff, como te entiendo!!! Yo tengo temporadas de malos despertares y temporadas de peores despertares. Hay días en que lloro (literalmente) y hasta tengo ideas suicidas (fugazmente). No he padecido de depresión nunca. Pero mi tristeza mañanera es tan grande que me hace tener mucha empatía con la gente que la sufre.
En mi caso, la ducha es necesaria pero no imprescindible. Pero lo cierto es que yo sin mi primer café ma-to.

josefito dijo...

Bueno lo del culo, que ya lo he leído varias veces, tiene su arreglo con una prótesis:)

Lo de esos despertares no lo entiendo porque a mi nunca me ha pasado eso, ni siquiera cuando apenas sólo tengo un par de horas para dormir.

Muy bueno ese video del anónimo.

Pikifiore dijo...

A mí no me cabrea despertarme, pero sí que me provoca bajón...sobretodo esas mañanas en las que encima miras por la ventana y hay una niebla del copón o está cayendo el diluvio universal,eso sí me deprime.
Duermo como un lirón, ni una orquesta de viento puede alterar mi descanso,pero cuando por alguna chorrada, me espabilo me entran ganas de llorar...

Speedygirl dijo...

Despertarse es taaaaaaaaaaan duro... Yo tampoco vocalizo, pero lo peor es que no me doy cuenta y cuando me piden que repita, porque no se entiende nada de lo que digo, pierdo la paciencia, pensando, "pero si hablo clarísimo!"

Juanjo ML dijo...

Yo vivo con la ilusión de que todo sea un sueño, que un día me despierte y todo deje de ser una mierda... Luego me daré una ducha.

Anónimo dijo...

Yo me levanto de mala leche. Lo peor es que toda mi familia materna se levanta de un humor maravilloso, dicharachero, con ganas de hablar, de cantar y de parecer una película disney, lo cual hace que me ponga de peor leche.

No puedo olvidar un viaje donde la tía de mi madre (calcamonía de ella), me sufrió en pleno momento despertil (y además de las 6 de la mañana) y todavía sigue asustada y comentándolo: Pues Diana no veas como se levanta, mira que yo estaba desayunando blabalbla, y llega ella y blablabla y yo le digo: ¡Animo mujer! y ella me contesta: Son las seis de la mañana, me jode estar despierta. Muerta me quedé. (y abochornada yo cuando lo cuenta)

En fin. Nadie nos comprende.
Diana.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Estoy con Javi, a mi esos despertares me recuerdan a los de niño.
Estoy con Chirly, una pena que no tengas culo. Te vas a amojamar, y las mujeres son mejores ajamonadas.
Estoy de acuerdo, un dia ha de empezar con una ducha. Si no no puedo.

JuanRa Diablo dijo...

Parece que algunos tenéis un arranque versión 2.0
Cambiaros a despertares FireFox, como yo.

Anónimo dijo...

Pues para dentro de dos días cambia el chip...Sonrisa matutina profiden.....¡¡¡¡que te espera el caminito de chuches!!!!
Anónima Marta

Lo que diga el espantapájaros dijo...

Joder!! Me siento taaan identificada. El hecho malo en sí no es que te toquen las pelotas con un ruidito y te despierte, sino que osen despertarte. Malditos. Pero qué bien te expresas!

Kermita dijo...

Joer Moli, eres casi tan mala como yo! Por las mañanas soy Dr Jekill hasta por lo menos dos horas mas tarde. Ni cafe, ni ducha ni historias. No quiero. Punto.

Y con el churumbel, al principio era una monada y se despertaba sonriendo y se me pasaba de golpe, pero ahora que va al cole, es casi tan malo como yo.

Y no te digo si se le ocurre despertarme con alguna gilipollez estilo - tengo miedo o estoy solito - vamos, no me lo he comido vivo todavia de milagro.

Por favor que alguien me de un antidoto!!!

Kermita dijo...

ah, y te dejo que esto que he visto hoy que te va que ni pintao:

http://officiallyawesome.tumblr.com/post/3214123179/scheisse

Dana dijo...

moli moli moli...cuantas verdades juntas, cuanto miserable suelto haciendo ruido, cuanto coñazo mañanero andante y mimoso.

Anónimo dijo...

Café solo pido café. Mi cerebro esta anulado. Ahora tengo tensión alta. No soy persona cuando me levanto soy un ente. bebo café y si me da un patatús me da igual. estoy segura q despertarme mal no depende d mi carácter es algo químico del cerebro ajeno a mi. Mas café. Esto es química pura no somos peores q otros.

Anónimo dijo...

Qué triste la gente que se levanta como si fuese a ir al infierno, y es más, la que dice: "es que tengo muy mala ostia". Como si ya por decir eso, los demás tuviésemos que aguantar gratuitamente su malhumor, aunque estemos igual de cansados o más.
Acostarse más temprano, o buscar alguna solución, pero cambien el chip... qué ganas de amargarse el día y amargar a los que les rodean.