jueves, 20 de enero de 2011

EL RETIRO

Lo que más me gusta de mi casa, está fuera de mi casa, exactamente a 4:20 segundos corriendo de puerta a puerta.

Para el que no sepa lo que es, o no conozca Madrid diré que es un parque enorme que hay en el centro de Madrid. Ocupa 118 hectáreas..que son para el que no lo sepa o no tenga el gadget de calcular dimensiones (como me ocurre a mi)...como 118 campos de futbol. Tiene un estanque enorme con unas carpas mutadas en animales diabólicos y que podrían comerte una mano si alguna vez decidieran dejar de engullir todo lo que flota en el agua. En el estanque se alquilan unas barquitas de remos, rollo romántico y hay una barca más grande en la que te puedes montar y dar toda la vuelta mientras ves como las carpas chocan contra el casco y de vez en cuando se comen un pato. Al lado del estanque hay una columnata donde se reunían hasta hace poco hordas de alternativos y cara jipis para atronar el parque con una batukada muy alternativa y supongo que con mucho mensaje pero que era insufrible y que provocaba el tipo de pensamientos poco alternativos de: joder los jipis y sus putos tambores no podían tocar en su casita….

…creo que lo han prohibido. Que malas son las autoridades y que a gusto se lee ahora por allí.

También hay un estanque pequeño donde en mi opinión, echan el excedente de carpas del estanque grande. En ese estanque hay patos y cisnes que yo creo que son rehenes de las carpas. Las carpas del demonio saben que a la gente no le mola decir: echemos miguitas a esos peces inmundos y asquerosos. Un cisne sin embargo, y por alguna oscura razón que me temo tiene que ver con cuentos de princesas, siempre mueve al alegre esparcimiento de migas de pan por la superficie del agua. He llegado a pensar que las carpas han evolucionado tanto que los cisnes son hologramas creados por ellas, .jamás les he visto comer nada…sin embargo los peces inmundos tragan todo: migas, cáscaras..creo que serían capaces de tragarse un ladrillo.

Bien, los estanques son asquerosos si los miras de cerca pero de lejos quedan bonitos. A mí me gusta más el pequeño porque está al final de una suave pendiente, rodeado de unos castaños de indias enormes y queda justo delante del Palacio de Cristal que es precioso. Es un edificio todo de cristal, como su propio nombre indica y que es tannn chulo que incluso a mí me dan ganas de ponerme un vestido con mucho vuelo y bailar con un tío en plan “baile”. Soy una tía dura pero de vez en cuando tengo aleteos de cursilisimo, qué se le va a hacer.

Del Retiro tengo muchísimos recuerdos. Cuando era cani, algunos domingos que no íbamos a Los Molinos, mis padres nos llevaban al Retiro a patinar para luego ir a comer a casa de moliabuelos que vivían al lado. A mí, vivir al lado del retiro me parecía de suertudos totales. Me encantaba ir, llegar al paseo de coches (en origen pasaban coches...ahora no...Ahora solo gente corriendo, patinando, en bici, paseando) ponerte los patines y echar la mañana allí. Uno de mis tios, hermano de molimadre, de jovenzuelo nos llevaba a alimentar a los patos del estanque grande, ( antes de que las carpas mutaran y los devoraban a todos), a mí me daban miedo y lloraba..y él se descojonaba con su amigo y nos hacía fotos que están por ahí guardadas. Una mocosa lloriqueante y dos adoslescentes carpeteros descojonados.

Después creo que dejé de ir durante mucho tiempo, siempre íbamos a Los Molinos el fin de semana y la casa de molimadre queda lejísimos del Retiro. Recuperé el contacto con ese parque cuando salía con exnovio, un parque es un parque...y si además es enooorme…y tiene muchísimo césped y muchísimos sitios digamos discretos…pues con el furor hormonal que provoca el planeta del amor es un sitio que apetece frecuentar.

Recuerdo una de las veces que estábamos entretenidos haciendo...lo que fuera que nos tenía entretenidos y absortos, y se nos acercaron dos macarras a pedirnos tabaco. Nos dieron un susto de muerte y me acuerdo que pensé...” ¿no hay gente en el parque y tienen que venir a pedir tabaco a nosotros que obviamente no estamos fumando?”…les dijimos que no, y seguimos a lo nuestro. Al cabo de las horas, cuando dejamos de entretenernos...comprobé que además de pedirnos tabaco me habían robado la cartera.

Otra vez, más o menos por esa época, fui con mi amigo A. a pasear al Retiro. Le había plantado su primera novia y necesitaba terapia de amigo, así que nos tiramos horas paseando por el retiro mientras vigilábamos que uno de mis primos “pesadilla”...no matará ninguna paloma por el sutil método de tirarse en plancha encima de ellas.

Más adelante, Fede que es un suertudo, se fue a vivir a una casa justo justo enfrente, otro motivo para tenerle envidia, menos mal que siempre tendré la nariz más pequeña que él. (Ja...esto es para cuando me leas Y ME DEBES UN TEXTO)

Y de repente sin comerlo ni beberlo...acabé viviendo a 5 minutos de mi parque favorito. Y lo disfruto mogollón, voy con laz princezaz a montar en patinete y que se esnafren por hacer el bestia, vamos a alimentar a los peces del demonio, vamos a ver los títeres “ En la selvaaa quierooo estarrrr de aquí no me quiero irrrrr” ( es un must de uno de los titiriteros), vamos a los parques de columpios, vamos a coger hojas secas en otoño, vamos por la noche a pasear con niebla porque " ez como de miedo", vamos a la rosaleda a ver florez, vamos a pasear con Be y su adorable perro venenoso y vemos a un amaestrador de perros y nos descojonamos cuando el amaestrador cree que Efe es el padre de laz princezaz: “ si, tú el padre…acércate”…jajajajaj..que careto se le quedó.

Pero también me gusta ir sola. Cuando no sé que hacer, cuando tengo tiempo por delante y ganas de pensar, me subo andando y lo cruzo enterito, a veces llego hasta la Cuesta Moyano y a veces no. Otras veces me siento en un banco y leo o simplemente dejo que pase el tiempo mientras veo pasar a la gente.

También voy a correr disfrazada como dice NáN, de chica que viene del futuro. Hay un circuito para corredores, pero no me gusta ir por ahí, primero porque me pasan casi todos y segundo porque me gusta más ir por los caminos entre los árboles, por las zonas de umbría por donde no pasa casi nadie.

En fin, que el Retiro mola mil.
La foto es del último día que estuve paseando la semana pasada.

35 comentarios:

Inés dijo...

A mí también me encanta el Retiro. Y me ha gustado desde siempre. En el Retiro mi hermano tiene una anécdota genial con un mago, una "naranja" y una cama de pinchos. Entre ese parque y el de Berlín, pasé la mayoría de fines de semana de la infancia. Y la verdad es que lo he echado de menos en La Laguna (apenas hay parques).

Lo de Efe es normal, que ya va teniendo una edad. Además, que él es del tipo preocupón, ¿no?

PS: El único cuento que yo recuerdo con cisnes me parecía lo más chungo del mundo. Es el de los siete hermanos hechizados convertidos en cisnes y la hermana que tiene que coser camisas para deshacer el encantamiento. Muy chungo.

Elena Rius dijo...

Uno de mis parques favoritos del mundo mundial. Algo así nos haría falta en Barcelona (el de la Ciutadella tiene su encanto, pero es infinitamente más pequeño). Me he reído un montón con las carpas devoradoras de patos. A mí más bien los que me dan yuyu son los cisnes, siempre pienso que tienen cara de cabreo. No recordaba el cuento que menciona Inés, pero es cierto, en algún momento de mi niñez me lo explicaron. A lo mejor de ahí me viene el repelús hacia los cisnes...

b52 dijo...

Otra muy buena descripción.

El Retiro lo tengo presente desde que tengo uso de razón y aunque haya vivido fuera de Madrid la casa de mis padres o las mías siempre han estado lindando con el parque.

Te ha faltado contar que hay una gran secuoya de unos 500 años que es espectacular.

Pep dijo...

Buen relato del Retiro, sobre todos los paseos en la niebla, algo que un transplantado mal injertado del Mediterraneo añora... pero como a alguien a quien la gran ciudad le sigue impresionando... es seguro El Retiro...? preguntas que le vienen a uno por ser de provincias...

tribeca dijo...

Hola Moli.. cualquier día te encuentras a mi chico haciendo taichí o patinando, que él es muy de hacer esas cosas.

Como soy fan tuya y me han hecho una entrevista como madre bloguera, que sepas que te he recomendado como lectura bitacoril. Lo puedes leer aquí: http://blog.mundobebes.net/trybeca-mama-bloguera/.
Saludos¡¡

NáN dijo...

B52, es un ahuehuete o ciprés mexicano, o ciprés de Moctezuma o sabino. Se cree que fue plantado en 1623. Y es una pasada acercarte al tronco.

Hay momentos en que crees que debe existir una autoridad mala.malota, que para eso les pagamos. Últimamente, parecía que estuvieras en una feria rural: antes de que dejaras de oír los violines ya estabas oyendo las flautas. Todo con micrófonos y amplificadores atronadores. O sea, que de acuerdo total.

Y en lo de las carpas, ¡ya te digo!

Bueno, es que hoy coincidimos ne todo, todo, todo.

Babunita dijo...

El vestido de niña buena ya lo tienes, ahora ya sólo tienes que llevar al ingeniero hasta el Palacio de Crista...

Oriana dijo...

me sonroja confesar que me perdi la ultima vez que estuve, lleve a una amiga coreana y me tuvo que sacar ella de alli porque habia memorizado el mapa o no se que historias. Creo que no he ido mas de ..veinte veces. Tengo que remediarlo! esque de pequeña me llevaban mas bien al parque del Oeste (Rosales), pero aun asi no tiene perdon, lo se...

espontánea dijo...

Hace unos 3 meses visité Madrid por primera vez y fue lo que más me gustó. Me quedé embobada, con ganas de tener más tiempo de disfrutarlo y no solo verlo de pasada. Es una joya para pasear y leer. Al salir lo primero que pensé es que de mayor quería tener un piso al lado. ;)

me ha encantado tu relato!

Un saludo!

JuanRa Diablo dijo...

¡Perfecto! Lo has vendido como si necesitaras el dinero. :D

Lo de los peces diabóllicos que se comen a los patos diría que era una exageración si no fuera porque yo también he visto atrocidades semejantes en peces enormes de un estanque aquí en Yecla.

Creo que puedo ser el no madrileño más amante de Madrid que existe y de las mil cosas que me gustan, el Retiro está de las primeras sin duda.

Me ha encantado el relato.

PD. Define esnafrarse. (??)

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Me ha encantado el post. Muy bueno Moli, parece que era para demostrar que eras una gran escritora...¡si ya lo sabiamos!

Seren dijo...

Todas las veces que he subido a Madrid he paseado por el retiro.
Me encanta la estatua del Angel Caido.
La primera vez que fui le dimos gusanitos a los peces y DIOS q de dientes que miedo de bichos.

Luego paseamos viendo grupo de música ruso, una africana haciendo trenzas, chinos que daban masajes era como una minivuelta al mundo.


Pero lo que mas me sorprendio fue la cantidad de gente que se cruzaba con nosotros ofreciendonos Maria.
Creo que no teniamos cara de porreros pero claro eramos jovenes dandon un paseo por los sitios no convencionales.

Anniehall dijo...

¿Has hablado de sus coleores en otoño? ¿y de lo bonito que es incluso en invierno con los árboles sin hojas?

Yo viví muchos años al lado, qué bonito.

shopgirl dijo...

Qué suerte tener tan cerca de casa ese trocito de naturaleza en medio del caos de Madrid... A ver si yo también tengo suerte y termino viviendo en el centro de Cádiz y no ir solo de higos a brevas... Después de tu historia no pierdo la esperanza, jejeje.

Lola dijo...

¡Cómo disfrutas de las cosas!!¡ Qué gusto da leerlo!Tú si qué molas mil!!

HombreRevenido dijo...

Estuve en el Retiro una vez, hace tiempo. Tendré que volver algún día. Sobre todo después de esa inquietante maniobra de las carpas esclavizando a los cisnes. ¡Ese ecosistema hay que verlo!

Cristina dijo...

tienes razon en que mola mil...
lo de las carpas es una pasada, tienen ya tamaño elefante!!! Por cierto, que hace unos 8 años, en una de mis visitas a madrid el estanque grande estaba de obras y estaba vacio, que hicieron con las carpas? yo creo que las volvieron a meter otra vez terminadas las obras....

Cristina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alber dijo...

Que asco das, pero que ajjjjco!! Bueno, fuera bromas, eres una afortunada, la verdad. Cuando vivia en Madrid ya me tiré las horas muertas consiguiendo que las carpas alcanzaran dimensiones sobrenaturales tirandoles el pan duro de la semana. Tambien fui heroe de los niños por un día en el lago pequeño con dos puñados de gusanitos en las manos y por lo menos 50 gorriones enganchados de mis brazos comiendo. Tambien cogí un montón de palomas con mis propias manos y los niños alucinaban...en fin, parezco el señor de las Bestias. Mañana estaré en Madrid, me esperan Fitur y Rubens en el Prado, ultimo díiaaa!!

Biónica dijo...

Me ha encantado la paranoia de las carpas del Retiro, me he partido el churro xD. Bajo a Madrí muy pocas veces, pero como vaya al Retiro a ver si consigo alimentar a un cisne impávido, y aparezca una chica del futuro... Moli!!! xD

Bueno, en realidad sería un: será? no será? yo creo que es... le digo? no le digo? huy mira, ya se fue xDDD

Efe Morningstar dijo...

¡Ese amaestrador era un cernícalo! ¡Mira que no darse cuenta de que soy mil años más joven que tú...! ¡Si casi podría ser tu Hermano Más Pequeño o un Sobrino Gordito...!

¡Maldito!

José Antonio Peñas dijo...

Es más grave de lo que crees, Moli: los patos del estanque pequeño no son hologramas de las carpas: se trata de una relación entre mafias.

Hace unos años, paseando con mi chica una tarde de verano, vi una paloma muerta flotando en el agua, que estaba siendo devorada por un nutrido grupo de carpas y una pareja de patos blancos. Los peces tironeaban desde abajo y los patos le metían viajes desde arriba, el agua estaba llena de plumas manchadas… surrealista.

Tengo una hipótesis sobre el modus operandi: los patos nadan cerca de la orilla con aspecto despreocupado, soltando abundantes cuac cuacs, y atraen a los jubilados que acuden a echarle miguitas, y las palomas siguen a los ancianos, ya que se sienten seguras en su compañía, los jubilados con pan son uno de sus principales recursos alimentarios. EL agua queda llena de trocitos mientras los patos pasean por el cesped de la orilla, poniendo cara de "hola, soy un inofensivo patito que nada feliz en su estanque". La paloma se confía, se acerca a la orilla a picar unos trozos de pan y, sin darse cuenta, los patos se acercan por detrás, le dan un empujón, la plaoma cae al agua y las carpas se aferran, la empujan al fondo y la ahogan.

Todo es muy rápido, una salpicadura, algunas burbujas, unas ondas en el agua… el resto de las palomas no se ha apercibido de nada, puede que alguna piense "¿Donde se habrá metido Clarence?" pero el parque es grande y creerá que tras comer ha revoloteado a algún otro lado, y al cabo de unos días ya nadie se acuerda del pobre Clarence. Los patos dejan pasar unos días más, por si acaso, y luego vuelven a tomar posiciones. De cuando en cuando llevarán consigo grupos de patitos para atraer más público (los abuelos saben que los nietos se pirran por los patitos, es un cebo perfecto porque los nenes echan de todo, gominolas, nubes, la dentadura del abuelo…) y para que los pequeños se inicien en el arte de la emboscada, es como un rito iniciático. ¿La prueba? Cualquier carpa podría zamparse un patín de los amarillitos de un sólo bocado, pero no lo hacen, porque eso sería violar el pacto.

Parece un parque, sí, pero es una jungla cruel y despiadada.

Tochi dijo...

Yo celebré mi boda en el Retiro (en una sala de fiestas que hay dentro, no es que nos tirásemos en la hierba en plan porreros) y me hizo muchiiiiiiiiiiiiiiiisima ilusión. Lo único que me sentía un poco "noviaquevaahacersefotosalRetiro".

javi dijo...

Ajum.

No digo mas.

Anusky66 dijo...

De la fauna del Retiro las carpas y los cisnes me dan mucho asco ,por la asociación con el agua sucia de los estanques ,pero me encantan las ardillas .

un besazo suertuda

Portorosa dijo...

Te ha quedado un post incluso sereno, Moli.

Yo he ido poco, y me ha gustado; y leyéndote, más.

Oye, para llegar en cuatro segundos y veinte centésimas, o corres mucho, o debes de vivir en el quiosco de la puerta :D

Un beso.

Anónimo dijo...

Ya decía yo que eras tú... sábado pasado, aprendizaje frenada del terrorista en bici sin ruedines, atropello a decenas de personas, y pedazo de aperitivo al solete en la terraza pegada al Palacio de Cristal. Tía, a ver si la próxima vez saludas, ¡antipática! No insistí porque ibas muy concentrada con la máquina de fotos....¡Precioso el Retiro, coincido!
Anónima Marta

Pikifiore dijo...

Moli...tú y yo nos hemos tenido que cruzar seguro,jajaja,si no es en Los Molinos es en el Retiro.Yo trabajo enfrente del Parque,me tiro alli horas comiendo o esperando los dias que tengo cursos o reuniones,y me encanta!Antes,me gustaba mucho ir a la montaña artificial que hay a la altura de Menendez Pelayo,pero ahora me gusta más la zona de la gruta cercana al palacio de cristal.
Yo he sufrido la voracidad de las carpas radiactivas...se me cayó un bocadillo de tortilla y no tardaron ni un nanosegundo en devorarlo...

Kermita dijo...

joer que post mas chuli :) A mi tambien me encanta el Retiro - a pesar de ser de Barcelona! Lo mas parecido que he visto es el parque de la Universidad de Oxford pero le faltan los baretos y los caminos asfaltados para poder patinar. Disfrutalo mucho!

peibol dijo...

Creo que es una de las cosas que más me desconsuelan de Madrid. Cuando me imagino trabajando en el futuro ahí (que algún día lo haré), la primera imagen que me viene es precisamente esa: corriendo por el retiro a horas indecentes. :D

Chirly dijo...

Si miras fijamente la imagen de las señoras piscineras durante un minuto y luego cierras los ojos se te aparece el Arcánjel Sna Gabriel y te pregunta qué horas es. Comprobadlo, ya veréis.

Gww dijo...

Ummm, vivo a 6:05 del Retiro y comparto todo lo que dices. Es un lugar espléndido en el que siempre hay algo interesante sucediendo. Y, claro, está la Feria del Libro.... Un abrazo.

Anónimo dijo...

Digame Howitz, ¿Vd sabe donde se meten los patos de central park, perdón del Retiro, en invierno?

ecdlc de bunburiano pantagruélico.

Anónimo dijo...

Pues te doy toda la razón. A mi El Retiro me da la vida. He vivido hasta los 30 en Menéndez Pelayo, abríamos la ventana y lo veíamos, ahora, estoy un poquito más arriba, a 15 minutos andando y lo que más echo de menos de mi antiguo barrio es el retiro. Cuando tengo ratos libres allí voy, con un libro y una lata de coca-cola.
MALVANTESA

migremlinnomecome dijo...

Jajaja, a mí no me robaron la cartera sino el teléfono móvil... debió ser alguna ardilla ladrona mientras mi entonces novio (y hoy marido) nos entreteníamos deshojando margaritas...
¡Supongo que debe ser lo más frecuente del mundo!