martes, 2 de marzo de 2010

DETRÁS DE LA BARRA

Cuando eres joven e imbécil y además te estás revolcando en una relación totalmente autodestructiva se pueden hacer dos cosas:

A) Pasar el verano lejos de la relación autodestructiva, haciendo algo útil con tu tiempo, como por ejemplo aprender francés en Bruselas.

B) Creerte que lo sabes todo y buscarte un curro en un bar de Los Molinos a tiempo completo para pasarte 3 meses si poder salir de allí y poder así convertir tu vida en un culebrón.

La opción A era la favorita de molimadre.
La opción B es la que escogí yo.

Cómo no siempre he sido la tía inteligente y con criterio que soy ahora, aquello me parecía fabuloso. 3 meses currando en el bar donde normalmente pasaba 4 noches a la semana, la mayoría de los aperitivos y alguna tarde. Estupendo, estaría allí todo el tiempo, no me perdería nada y además bebería gratis. Era imbécil y me parecía guay trabajar en un bar.

- Voy a trabajar en “La Galería”
- ¿y eso porqué?
- Pues porque si, además así ganaré pasta.
- ¿Pasta para qué? Si no vas a poder moverte de aquí.
- Bueno, pues para lo que sea.
- Hija, no vas aguantar ni 15 días.- dijo mi padre.

Y allí que me fui yo muy digna. Todos los días a tiempo completo. Mi vida era un descojone. O estaba durmiendo o detrás de la barra, porque claro una vez que sales de currar, no te apetece irte a casa, y menos si para aguantar a todos los memos que venían te has ido bebiendo botellín tras botellín. Sales y claro, con el subidón nos íbamos a bailar.

Cuando conseguía acostarme, eran las 7 de la mañana, estaba borracha y la mayoría de las veces hecha un mar de lágrimas. Al ratito, en pié otra vez porque molimadre no estaba muy receptiva a ese estilo de vida, así que me hacía levantarme para colaborar en las tareas del hogar. ( Este requermiento “ a mi me da igual donde trabajes pero en casa hay que hacer algo” pasó a la historia cuando mis hermanos empezaron a trabajar en bares, por supuesto)

Aquello era fabuloso. Era una combinación de Cenicienta y una mema de un culebrón.

Además de no dormir, tenía siempre la sensación de oler a bar. El olor a bar es asqueroso, y no se te quita nunca, ni de las manos, ni del pelo, ni de la ropa, 3 meses apestando a bar.

Tampoco comía porque a la hora de comer en casa sólo tenía ganas de vomitar y cuando tenía hambre estaba currando y nada de lo que había allí me apetecía. Creo que nunca he estado tan delgada.

Y luego está la leyenda urbana que te hace creer que de camarera se liga mucho.

Destruyamos esa leyenda.

La camarera odia al cliente. Es el tío que ha venido a romper su ocio laboral pidiendo todo tipo de gilipolleces y encima se permite hacerte bromitas:

- Quiero 6 cañas, 3 dobles, 3 claras con limón, 3 con casera, 2 Coca-Colas y un trina.
- Vale
- ¿Lo tienes?
- Sí, claro.
- Te lo repito, 3 cañas, 6 Coca-Colas , 8 claras todas con casera y un zumo.
- Eso no es lo que has pedido.
- Sí, claro que si, además yo soy el cliente.
- Ya…lo que tu digas. ¿Y de comer?
- ¿ Te puedo comer a ti?
- ¿ Perdona? ¿ Qué has dicho?
- 4 canapés de cangrejo, 3 de bonito, 2 de atún y 4 de camembert con anchoas.
- Vale
- Ah. Y si no te importa bonita..me cortas cada canapé en 8
- Sí, claro, con escuadra y cartabón.
- ¿Perdona?
- Que te doy un cuchillito y te lo cortas tú. (
aversitecortaslasvenas)

Y así noche tras noche. Y aperitivo tras aperitivo.

- Hola 2 cañas.
- Toma
- Perdona, ¿me pones más patatas?
- No, ya te he puesto con las dos cañas
- Es que quiero más
- Pues consume
- Es que no quiero nada de beber
- Ya, pues no hay patatas
- Quiero hablar con el jefe
- Estás hablando con él, no hay nadie más. O sea que o asaltas la barra o te pides otra caña.
- Eres una borde.
- Si.

Creo que nunca he estado tan cerca de asesinar a alguien.

Me tuve que dar a la bebida. Mi amiga B y yo currábamos mano a mano y nos dimos al alcohol. Probamos todas las cervezas del mundo, todos los licores. Cada noche era temática: hoy gin tonics, hoy whiskazos, hoy ron, hoy cerveza negra. Hacíamos todo tipo de locuras, nos disfrazábamos con bolsas de basura y nos hacíamos antenas con papel de aluminio. Bailábamos en la barra, nos gritábamos, nos perseguíamos con la fregona al cerrar, nos reíamos muchísimo.

Mí día a día pasaba más o menos así:

Despertaba con holgura craneal y llorando. Juraba no volver a dirigirle la palabra.
Bronca con molimadre.
Me arrastraba al curro, aguantaba a absurdos, bebía cañas para acabar con la resaca, hacía humor negro con mi turbulenta relación y salía apestando a bar.
Llegaba a casa. Me desplomaba a dormir la siesta.
Bronca con molimadre.
Ducha y al curro con la promesa de: cuando cerremos me vengo a casa.
Curro, curro, curro..cañas, cañas, cañas…
Cerraba.
Juerga, llanto, rollo, juerga, llanto, a casa a dormir.

Fue un verano increíble: adelgacé, no me dio el sol ni de refilon, desarrolle una tolerancia extrema al alcohol, y hasta gané dinero.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

hay alguien que no haya trabajado en un bar???
Tilsa

Diva Gando dijo...

Me gustaba más el plan de tu madre, que quieres que te diga, en comparación con este ers un planazo!!! Además Bélgica es el paraíso de las cervezas...

Arkangel dijo...

Bueno yo no me preocuparía..yo soy un alcoholico social y nunca he trabajado de camarero y mi vida tampoco es que sea una mierda absoluta..simplemente soy un vicioso..que se le va a hacer..

marian dijo...

Y aquello de.........
-Me pones un ron cola
-Si claro
-No, no de esa botella no
-¿Pero me has dicho ron?
-Ya pero si coges la botella de allí al agacharte disfruto de tu culo guapa
-Aaaah muy bien majo, pues voy a darte el gusto porque me temo que con lo gilipollas que eres es lo máximo que vas a conseguir esta noche con cualquier mujer.

Se fue, no me dió tiempo de coger la otra botella ayyy estos hombres, angelicos.

Yo también tengo un punto borde y esa noche yo salía de fiesta no a currar de camarera pero le fallaron a mi amigo todos los camareros por una nevada.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Jode Moli, con lo borde que puedes llegar a ser y de camarera...¿acabó cerrando el garito?

Gárgamel dijo...

No te imaginaba yo en plan "Bar Coyote"... :P

Ana dijo...

Este post me recuerda mis 18 años, trabajando en verano en un bar.
Por lo menos no estaba mi madre para echarme la bronca,jeje

Me despertaba a 2 - 3 de la tarde comía un bocata y entraba de nuevo a trabajar a las 6. La playa solo la vi de noche,jeje

Besitos

javi dijo...

Que mania con poner opciones excluyentes. Podrias haberte ido a Bruselas... a trabajar en un bar. (En el cafe Delirium tenian 2000 birras diferentes, snif...)

littleEmily dijo...

Bueeeno... yo nunca he trabajado en un bar pero me crié en uno y soy practicámente abstemia, ¿no es raro? Eso sí, reconozco el olor a bar en cualquier sitio y es imposible despegarse de él, sí...

Totoro dijo...

Que sabia tu madre.. pero que ingenua!! jiji.
Eso si, creo que aunque tuvieras el mejor "tipin" del mundo ese verano, no compensa con el tute al higado...jeje.. pero es una experiencia mas!

PD: he venido rebotada de otros blogs.. y me he quedado. Ya he hecho repaso de todos tus posts (atracon que llevo).
Un placer leerte. Seguire por aqui.
Saludetes desde el norte
PDII: veo que no soy la unica que hace fotos a casas en Benasque que gustan... en mi caso es en Torla, cerquita-cerquita!

Anónimo dijo...

Que sabia tu madre.. pero que ingenua!! jiji.
Eso si, creo que aunque tuvieras el mejor "tipin" del mundo ese verano, no compensa con el tute al higado...jeje.. pero es una experiencia mas!

PD: he venido rebotada de otros blogs.. y me he quedado. Ya he hecho repaso de todos tus posts
(atracon que llevo).
Un placer leerte. Seguire por aqui.
Saludetes desde el norte
PDII: veo que no soy la unica que hace fotos a casas en Benasque que gustan... en mi caso es en Torla, cerquita-cerquita!
TOTORO

YoMisma dijo...

Jolín! Me siento como si el post era mio, quitando que donde yo curraba no había aperitivitos, y eran otros horarios, desde las 23 hasta que saliera el sol.

Yo lo llamo mi año (un año entero, si hija si) sabático, y no lo borro por nada :)

Y la tolerancia al alcohol cuanto más mejor.

Saludines
YoMisma

Oriana dijo...

"o asaltas la barra o te tomas otra caña" jajaja...
bueno, la opcion b tambien es buena; saber decir eso en el momento adecuado es preparacion para la vida (y lo demas son tonterias)
con la opcion a tamb la acabas diciendo pero cuesta mas, y luego el frances, tampoco sirve para tanto
un beso

El Diablo dijo...

Joder, tú sí que molas y no otro que yo me sé.

Cristina dijo...

¡Yo conozco ese bar! ¿Seríamos nosotros algunos de los que te daban la brasa con los canapés? ;)

Lola Pérez dijo...

Molyy me ha encantado!! Yo estuve 3 veranos en el bar de la piscina con mi hermano y dos amigos !! Y fue màs o menos así!! Me lo pasê en grande!! Nunca he trabajado tanto!! Pero saltarnos la valla de la piscina por la noche para bañarnos todos despuès de las copas era divertisímo, lo recuerdo con mucho cariño. Madre mía qué tiempos!

Gracias por recordármelo!!