viernes, 23 de octubre de 2009

UNA SEMANA NEFASTA

Llevo una semana de aburrimiento laboral que está acabando conmigo. Cuando tienes mucho curro, estás tan acelerado, vas con tanta prisa y tienes tantas cosas en la cabeza que no te da tiempo a nada más, incluido hacer estupideces. Todo se reduce a trabajo, trabajo, que no se me olvide, tengo que hacer, tengo que llamar etc. La actividad me salva del ridículo.

El aburrimiento laboral me lleva a la más absoluta de las desidias en todos los aspectos de mi vida y de la desidia al ridículo hay un paso muy corto. Esta semana ha sido el colmo y estoy empezando a preocuparme:

Lunes. Me pongo un vestido ideal de la muerte, comprado en los chinos, (esta es la típica cosa que según mi madre no hay que decir nunca porque pierdo prestigio, a estas alturas ¿qué prestigio?). Me miro en el espejo del vestidor, estoy ideal y superflaca, los zapatos pegan con el vestido y las medias son nuevas. Me peino. Resultado satisfactorio. Dos horas y media después, voy de camino al baño en el curro y al mirarme en una de los dos millones de ventanas que hay en mi edificio, veo que algo cuelga por detrás, pero ¿qué coño es eso?, mierda ¡ la etiqueta de los chinos!, me he estado paseando con la etiqueta colgando. Lo que me lleva a preguntarme: ¿ la gente no me mira? ¿ me mira y les doy tanto miedo que no se atreven a decírmelo? ¿ me miran, lo han visto y se están descojonando? No creo que se atrevan.

Martes. Normalmente desde que desayuno hasta que llego a mi maravilloso puesto de trabajo pasa una hora y media. Mi vegija está programada para aguantar durante esa hora y media el zumo, el café y la leche de los cereales. Si tardo más, empieza a protestar. El martes comenzaron unas obras en la carretera que cojo normalmente y que tienen pinta de durar toda la eternidad, el caso es que esas obras retrasaron mi llegada al curro en 20 minutos durante los cuales casi no pude ni hablar con mis compañeros de ruta porque estaba concentrada en mi control de esfínteres. Llegamos al curro, salgo corriendo del coche sin despedirme ni nada..corro y cuando llego al baño me doy cuenta de que llevo las bragas al revés. ¿ Cómo es posible? Joder, si me visto a las 8 y media de la mañana con la luz encendida. Soy un desastre. Por lo menos de esto no se ha dado cuenta nadie. Valoro la posibilidad de quitarme los zapatos, las medias y ponérmelas correctamente y decido que me da pereza.

Miércoles. Llego al trabajo y según voy por el parking, me acerco a una papelera y tiro los restos que quedan del cinturón de la chaqueta que llevo puesta y que ha ido rozando con el asfalto mojado 86 km.

Jueves, me pongo unos pantalones y según entro en el despacho el botón cae rodando. NI siquiera me molesto en buscarlo. A media mañana al ir a tirar el líquido asqueroso de mi yogur, no calculo la fuerza de la gravedad y por tanto inclino demasiado el envase y veo como el líquido y posteriormente el yogur se desliza suavemente hasta explosionar debajo de mi mesa de despacho. ¿ se puede ser más inútil?

Viernes. Marco mecánicamente el teléfono, da el tono:
- Diga.
-Hola cariño ¿que tal llevas el día? Yo hasta el moño de estar aqui.
- ¿ Moli? Soy Jefe Supremo.
Escribo un post completamente imbécil porque no se me ocurre nada más y no sé estar callada.

20 comentarios:

Antonio José Fernández dijo...

Hola
Encantado de conocerte. Con tu permiso voy a enviarte información sobre el libro de trenes a tu email. Se puede pedir en cualquier librería, pero supongo en que no habrá problema en mandártelo a casa si lo prefieres. Ya te cuento.
Por cierto, vaya semanita que llevas. Anímate y sigue escribiendo :-)

Aspective dijo...

Ja ja ja jajajaja.
Sí supongo que ja ja ja ja ja tú lo has pasado mal pero ja ja ja jaja la verdad es que es de coña, joer. Todos y cada uno de los éxitos de la semana... je ja ja jaj

Biónica dijo...

Jajajjja, consuélate que yo llevo toda la mañana dormida con los ojos abiertos frente al ordenador. Se sabe porque bizqueo... dior, qué aburrimiento. No tengo pinta de concentrarme xD.

Bueno, pues a leer blogs xD.

(Me solidarizo con lo de las bragas al revés. Es mucho más fácil de lo que parece. Un día de estos lo cuento)

Pétalo dijo...

Una semanita bastante chunguita, si...pobreta!

Misia dijo...

¡Jo! ¡vaya semana! ¡el guardarropa se te ha rebelado!

(PD. yo también suelto a las primeras de cambio es de los chinos/ baratísimo en rebajas/ es de la tienda cutre de Chonilandia. Así no puedo mantener pose de elegante ni dos minutos).

Ramón dijo...

¿Obras? No jodas. ¿Más? Siento decirlo, pero me alegro taaaanto de haberme librado de esa carretera infernal. jajajajajajja. Bueno, aunque la carretera en sí, no es mala, lo malo es la gente que transita por ella.

Lo del yogur a mí me ha pasado un par de veces. Lo bueno es que a mí se me cae al fregadero. :D

Y luego, la gente está tan ocupada consigo misma que le es imposible percibir a los demás. Eso y que te tienen miedo, todo hay que decirlo.

:D

Saludicos parisinos.

molinos dijo...

Ramón..eres malvado.

YoMisma dijo...

Me mondo!!

jajaja

Lo del Jefe Supremo ya es el remate de la semana... como un fin de fiesta espectacular!

Saludines,
YoMisma

Jezabel dijo...

Hubiera pagado por ver tu cara en la llamada al jefe. Y la suya.

Bichejo dijo...

Estoy con Biónica, no es tan difícil lo de las bragas...aunque dicen que si te pones la ropa interior al reves accidentalmente, es que te van a hacer un regalo.

Yo no me lo creo, pero...ya nos dirás si te regalaron algo o no

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Seguro que tus compañeros se dieron cuenta de que llevabas la etiqueta..."Mira la borde esta, lo que lleva colgando...¿se lo digo?. Bah, con lo borde que es

Anónimo dijo...

Hora y media para ir al trabajo........ Como diría Asterix "Están locos estos madrileños"

Er-Murazor dijo...

Hombre, no soy yo el único de la ropa interior al revés, menos mal. Aunque en mi caso es porque la lavo, la tiendo y luego me la pongo directamente del tendedero (no, no plancho mi ropa interior, ¡denunciadme!). De hecho, ahora que lo pienso, lo raro es que me haya pasado sólo una vez...

Aspective dijo...

Bueno, pero lo de la ropa interior al revés tiene la conocida ventaja de que cuando está sucia... le puedes dar la vuelta y aguanta otro par de semanitas, ¿no?

Rocío dijo...

¿Los zapatos pegaban con el vestido? Jajajaja... entonces es que esta semana no has sido tú misma, jajajaja

¿Te quedaste todo el día con las bragas del revés????????

Por fin es viernes...

Cris dijo...

Ya tenías que haber previsto que la semana laboral iba a acabar mal después de ese inicio ;)

Encanatada de conocerte, tienes por aquí una asidua lectora...

Estoy deseando sabe cómo acaba tu semana.

Salud. Cris.

hitlodeo dijo...

Vaya semana Moli. Y yo que pensaba que la mia había sido mala por un par de días de discusiones.

Sobre "Lo que me lleva a preguntarme: ¿ la gente no me mira? ¿ me mira y les doy tanto miedo que no se atreven a decírmelo? ¿ me miran, lo han visto y se están descojonando?". Siento decirte que lo normal es que la respuesta sea la C (cuando paseas por la calle). A no ser que la gente a la que te refieras te conozca (en el trabajo, ...), con lo que dependerá del grado de confianza (en este caso, si es alto, te avisarían y se reirían), o del miedo que des (en este caso pasarían el día decidiendo si decírtelo o no y, en caso afirmativo, eligiendo las palabras adecuadas).
Siento lo de tú mala semana. No te preocupes, todo pasa.

Anónimo dijo...

Siento mucho lo de tu semana nefasta, pero me has hecho pasar uno de los mejores ratos leyendo tu post. Las filigranas que he tenido que hacer para no reir a carcajadas en el trabajo.

Me encanta tu blog. Soy tu fan incondicional y me reconozco en muchos detalles, así como tú.

Saludos.

JuanRa Diablo dijo...

Pase lo de la ropa en el chino, pero como tu madre se entere que también nos cuentas lo de las bragas...

Semanas así son las que dan vidilla a este cotarro :D
Por nuestro bien, sigue tan gafe, Molinos!

Anónimo dijo...

Anda ya! cómo te va a pasar todo eso en 1 semana??? jajajajaja

Lo de las bragas es muy frecuente...