miércoles, 14 de octubre de 2009

NOMBRES ABSURDOS

Entra Juan, jardinero, hace un curso y sale Juan, especialista en restauración
del medio natural.

Entran Pepe y Puri, peluqueros, hacen un curso, salen Pepe y Puri, especialistas en belleza aplicada a la salud.

Si vives en Madrid y para tu desgracia pones la radio, es inevitable escuchar esta cuña de nuestra excelsa comunidad sobre unos supercursos que ofertan.

Me pongo enferma cada vez que la escucho. La primera vez, pensé con mi habitual mente calenturienta, que no era posible, que seguro que yo, que soy mala, me lo había imaginado, no podía ser que publicitaran un curso para ser “especialista en belleza aplicada a la salud” para peluqueros. La segunda vez me quedé tan flasheada con lo de “restaurador del medio natural” que no consiguí escuchar lo de los peluqueros. Resultado, no conseguía quitármelo de la cabeza y como soy tan obsesiva zapeaba en el dial para intentar escuchar la cuña completa. Y sí, es así y además hay otro que es informático y hace el curso y sale Bill Gates…alucinante.

El caso es que la cuñita de las narices me ha hecho pensar en cómo ahora todo el mundo le pone nombres rimbombantes a su curro, como si el hecho de definir su actividad laboral con más de una palabra le diera más categoría. Una gilipollez.

Lo lógico es que si tienes algún interés en demostrar lo importante que es tu curro, esa importancia venga dada porque eres el mejor en lo que haces o porque lo haces fenomenal. Soy el mejor portero, la mejor secretaria, el mejor camarero, el mejor jardinero o el mejor vendedor de fotocopiadoras. Lo que sea, da igual. Haces tu curro, lo haces bien y te pagan por ello. Ya está, no hay más.

Pues no, ahora se trata de ponerle un nombre absurdo a lo que haces, cuanto más ininteligible mejor, que dé “categoría” a lo que haces.

Es una gilipollez por varias razones. Sigamos con el ejemplo del jardinero.

Primero, un jardinero es un jardinero. Parece obvio pero no lo es tanto, es un tío que se dedica a cuidar, mantener y llevar el día a día de un jardín, puede que incluso sea capaz de crear un jardín de la nada. Esto engloba que sepa cortar el césped, fumigar, podar, rastrillar, plantar, arrancar malas yerbas, etc. Si tú llamas a un jardinero, quieres alguien que sepa hacer todo eso. Si te haces llamar “especialista en restauración del medio natural” lo único que consigues es crear confusión y desconfianza. El que ve el nombre piensa que no vas a podar los árboles, porque por debajo vas a contratar al podador ( o especialista en el manejo del artilugio mecánico que secciona ramas de las especies arbóreas), no vas a plantar porque contratarás a un “plantador” ( especialista en colocación de semillas) y así con todo. Esto quiere decir que serán dos sueldos, serás más caro y el que está buscando un jardinero pasa directamente al siguiente en las páginas amarillas. Así que como reclamo publicitario es fatal.

Segundo, llamarte por un nombre rebuscado no dignifica lo que haces. Lo bien que hagas tu curro es lo que hará que la gente te llame y te contrate. Parece obvio, pero no lo es. Si eres un buen jardinero para Fulano, éste se lo dirá a Mengano, y éste a Zutano y así conseguirás una clientela. Nadie recomienda un “especialista en restauración del medio natural”. Es pedante y poco práctico.

Ponerle un nombre estúpido y que nadie entienda a tu curro, no te hace mejor trabajador, ni más serio, ni más importante ni nada por el estilo. Es la manía de aparentar y la manía de infravalorar lo que somos o lo que tenemos frente a lo que los demás piensen.

Dentro de esta manía por los eufemismos está la supuesta especialización que conllevan.

Si eres conserje, pues estupendo, es un trabajo tan malo o tan bueno como otro cualquiera, hacerte llamar “auxiliar polivalente” es un eufemismo y una gilipollez. “Auxiliar polivalente” ¿qué quiere decir eso? Auxiliar, de auxilio…de ayudar…¿ayudar a qué? Eres el tío que lleva los sobres de correo interno de un lado a otro del edificio, ¿ayudas a alguien a llevar los sobres? No, los llevas tú solo porque es tu trabajo. “Polivalente”, esto significa que vales para muchas cosas, pero como la gente es imbécil y no tiene ni idea, le llamas y le dices que en vez de llevar un sobre, tiene que ir a recoger un jarrón y te dice que él no está para eso. Si, si estás, eres polivalente, tú lo has querido. Haberte pedido ser el “auxiliar de sobres”, o mejor “el tío que lleva los sobres de la planta 3 a la 5”. Porque esa es otra, dale un nombre tonto a un trabajo simple y la gente se cree que desciende de la pata del Cid. Si son conserjes vendrán a por el jarrón, si son auxiliares polivalentes: ellos no están ahí para eso.

La gente con curros más “elevados” también se pone nombres absurdos y a ser posible que ocupen un par de líneas en la firma del Outlook. “Servicio de estudios financieros aplicados y public policy”. ¿Qué quiere decir esto? ¿Por qué la mitad de la firma en castellano y la otra en inglés? ¿Es necesario? ¿Me dice algo esa firma sobre si eres un buen currante? No, me dice que eres un pedante que no has parado hasta que has conseguido dos líneas en tu firma. ( F. te he cogido de ejemplo pero tú eres el más mejor del mundo mundial).

Todo esto está llevando a una situación ridícula. La gente se especializa, que no me parece mal, pero la base de la especialización está en conocer lo general y luego uno se decanta por una faceta de ese todo más general. Por poner un ejemplo, estudias económicas y luego te especializas en economía de las habichuelas. Ese es el proceso lógico. Ahora no, ahora estudias el proceso de las habichuelas y no tienes ni puta idea de nada más. Si te preguntan por la economía de los garbanzos, dirás: “ ah no..es que yo soy especialista en habichuelas”. Tú lo que eres es tonto.

Antes había trabajo y la gente estudiaba para encajar en lo que se buscaba. Ahora como los trabajos tienen nombres absurdos, los estudios tienen nombres absurdos. Es decir, vas y te haces un curso de “especialista en belleza aplicada a la salud” y te sientas a esperar que alguien cree un puesto de trabajo para ese superperfil en el que tu encajas. Te sale pelo esperando..porque por supuesto tú no haces ni caso a las ofertas para peluqueros.


Me recuerda a este sketch de Faemino y Cansado: “ Yo quiero ser Subcampeón”…mucho mejor que “campeón”…”Subcampeón…es más, suena más importante”.

Absurdo.


25 comentarios:

Laia... dijo...

A finales de año seré, si todo va bien, Ingeniera Técnica de Telecomunicaciones especialidad en Telemática.

Estoy haciendo un Master en Gestión de las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

No entiendo el nombre de la mitad de las asignaturas que hago, yo lo único que se es que soy telemática, y que hago un máster para poder ser jefe de proyecto en lugar de técnico. No debería ser tan difícil...

sara dijo...

Tienes toda la razón pero claro, al final no dejamos de ser unos bananeros con corbata ( por favor que no se ofenda nadie) y nos encanta aparentar y a la gente le encanta ponerse cargos en las tarjetas de presentación "asesor rich media consulting junior" por ejemplo y que es eso, pues una gilipollez pero aparenta, todavía nos queda que evolucionar en este tema, me parece a mi claro.

Respecto a Tony Soprano que me contestaste ayer yo le adoro me encanta es lo más, y por último segui tu recomendación de el libro xk corre Sammy, me ha encantado.

Me voy corriendo a apuntarme al curso de belleza aplicada a la salud que creo ya no quedan plazas.

lolo dijo...

Especialista Universitaria en Antropología que trabaja como Directora de Recursos Humanos y Financieros en Pequeña o Mediana, según se mire, Empresa Doméstica, plantada como una Seta de Interior Decorada con Hijos...reivindica el tranquilo y honroso "mis labores".

Mucho más bonito, dónde vas a parar.

Bichejo dijo...

Pues si estuvieras en mi GRAN empresa (no mía, en la que trabajo, vaya) nos fusilarías a casi todos, porque creo que no hay ni un sólo puesto del que puedes adivinar qué hace sabiendo sólo el nombre!!

Aspective dijo...

Como dice Bichejo, ese es el truco. Que nadie pueda exigirte nada, porque nadie tiene ni idea de lo que haces ni en qué consiste tu trabajo.

Además, hay un ranking: cuanto más largo sea y más palabras en inglés contenga, más idiota es que lo lleva.

Siempre he pensado que en una empresa la única tarjeta que merece la pena llevarse tiene, en el cargo, una o dos palabras:
- "Dueño" o bien
- "Puto amo"
lo demás son tonterías.

Como siempre un post acertado y divertido. Gracias

Elvira dijo...

"Primero, un jardinero es un jardinero. Parece obvio pero no lo es tanto" Jajaja!!!!

Te doy toda la razón.

molinos dijo...

Adivinad donde hay un mogollón de "auxiliares polivalentes"....no penseis que tengo tanta imaginación como para inventarme una gilipollez así.

Y se me ha olvidado hablar de mis amigas las "controladoras de accesos"...las recepcionistas vamos.

Biónica dijo...

Ah, este es un super temazo. Me acuerdo que empecé a ver ese fenómeno cuando presentaron a los concursantes del engendro de GH (sí, lo sé...). Todo el mundo era empresario... una cosa...

Anónimo dijo...

Yo he visto una tarjeta de un especialista en cirugía arborea, que no te enteras, que ya no hay podadores. Gonzalo on tour

YoMisma dijo...

Genial el post, a mi también se me quedó cara de sorpresa cuando mi el anuncio. Porque existe su versión para la televisión.

En estos tiempos en los que nos movemos parece muy poco "cool" ser peluquero, jardinero, señora de la limpieza, albañil.

Eso es de pobres! supongo...

Nos inventamos nombres estúpidos para poder alzar el pecho, simplemente por no sentirnos orgullosos de lo que hacemos.

Tengo gente que me mira raro, porque me paso el día delante de un ordenador...

Que le vamos a hacer, a mi me gusta.

Y no tengo ningún inconveniente en simplificar mi trabajo, por mucho que pueda perder caché a ojos de un no entendido.

Saludines,
YoMisma

Anónimo dijo...

Jajajajaja, ¡¡pero que razón tienes Moli!!. Resulta que mi 2º hijo nos dijo que quería hacer Ingieniería de la Edificación, y mi costillo desesperado porque no sabía que era semejante cosa (el es Ing. Aeronático, osea que algo del tema sabe). Pues bien, resulta que es APAREJADORES de toda la vida.

Mi jefe el otro día dijo a una visita que yo ere su ADJUNTA A LA DIRECCIÓN, ¡coño! pues me sigue pagando igual que cuando era Secretaria de Dirección. ¿Es justo?

Por último, buscando asistenta (la mía esta de baja) se me presenta una diciendo que ella era Auxiliar de Tareas Domestícas....evidentemente quedó descartada (a saber como me cobra la hora con semejante titulación.
CLARA

molinos dijo...

Así me gusta Clara, comentaristas que apoyen mis teorias:

Ingeniera de la edificación? ¡Que es eso?? Aparejadores coño.

Sobre el tema secretarias/ayudantes/asistentes/adjuntas..tengo muchisiiiimo que decir..lo dejo para otro dia.

Y la auxiliar de tareas domésticas...es el típico ejemplo de como un nombre complejo ahuyenta a la clientela.

La editora estupléndida dijo...

Pues no es por hacer la pelota al público en general, pero si el post es bueno, muchos de los comentarios están bordados. Y lo digo con conocimiento de causa.

Monipenny dijo...

Me encanta, tienes que escribir uno sobre las cartas de los restaurantes: Cuanto mas largo el nombre del plato, mas te clavan, aunque el "crujiente de merluza sobre tuberculos confitados al aroma de ajo" sea una merluza rebozada con papas a lo pobre. Igual de rica, el doble de cara. Cada dia somos mas estúpidos.

Mil Violetas dijo...

Dime de que presumes, y te diré de que careces....

Yo creo que a las personas que son tan tontas y que usan nombres tan absurdos y rimbombantes les tenemos que aplicar este refrán.

Besos!

Sílvia dijo...

Llevo dos días intentando ponerme al día, hay que ver que prolífica!!! no puedo ni irme de vacaciones!!!!

Sobre el tema, no me resisto a contar el real caso de una empresa pública (en la que yo no trabajo) donde nombraron un "Gerente de apoyo a la penetración del producto". Como el nombre era muuuuuy largo, en la tarjeta de visita pusieron "Gerente de apoyo a la penetración", con el consiguiente cachondeo del personal.....

Os juro que es real, pero yo no habría cogido un cargo así ni de coña.

hitlodeo dijo...

Hola Moli:
Yo también he oido la cuña. Y siempre me recuerda a un peluquero (bastante cachondo), que en la puerta de su peluquería tenía un cartel que ponía: Asesor de imagen personal.
Por cierto, ¿no has oido los de reciclar? ¿Alguien puede decirme la diferencia entre cristal y vidrio? Según esos anuncios no se tiran en el mismo sitio. Y, ya ves, estoy en un sin vivir desde que lo escuché. Según la enciclopedia la diferencia es que uno tiene plomo y el otro no. Pero a parte de tener dieciocho cubos de basura, no me apetece comprarme un laboratorio portátil para analizar el vidrio/cristal.
Un abrazo

molinos dijo...

Silvia..ya sabes..se me ocurren un mogollón de chorradas y encima me leis, pues me crezco y a publicar como una posesa.

Hitlodeo, la cuña es la pera, hoy he vuelto a escucharla y no es especialista en belleza, es "especialista en estética aplicada a la salud"..que es aún peor.

Lo del reciclaje da para otro post. Pensaré en ello.

Montse dijo...

Pues estos anuncios de los jardineros y Pepe y Puri, vistos en las paradas de los autobuses son desternillantes. Cualquier día se nos descuajeringa alguien con el jartón de reír, si no fuera porque es casi para llorar ;-)

Saludos

JuanRa Diablo dijo...

Nunca he tenido claro si soy conserje, ordenanza o subalterno, lo que tengo claro es que no me llamaré auxiliar polivalente.

Desde hoy te propongo al Nobel de la Risa: lo de los garbanzos y las habichuelas me ha matao!!! jajajaja

C.E.T.I.N.A. dijo...

Te recomiendo el blog de un amigo obsesionado con este tema:

http://totbarcelona.blogspot.com

Echa un vistazo a la columna de la derecha, en le apartado "Cuando no tengas ideas, procura inventar palabras".

littleEmily dijo...

Este septiembre he acabado Historia y estoy harta de que buscando trabajo sólo me salgan nombres rídiculos de los que el 80% ignoro que son. Al final perderé el norte...
Asesorame, querida Moli, no quiero acabar de controladora de accesos / portera.

molinos dijo...

Little Emily, yo estudié historia...no quieras saber como terminé en la empresa de libros por colores.

peibol dijo...

Grandioso el post. A mí uno de los que más me rechinan es el de "experto en tratamiento de residuos", porque decir "basurero" es poco estiloso. Además, un experto en tratamiento da a entender que luego trata la basura, y no, lo único que hace es recogerla. Cuánta imbecilidad por el mundo y cuantísima razón tienes.

Marta Pilar dijo...

Me encantan el post y los comentarios. Aporto un par de cosas: una anécdota y una reflexión.
Anécdota: un amigo mío licenciado geólogo (que ahora es Ciencias de la Tierra), estuvo trabajando en verano de albañil con su padre y su hermano, aparejador de toda la vida. Cuando le pregunté qué tal estaba, me lo contó y me dijo que, si tuviera que ponerlo en el CV, seguro que una empresa lo contrataba si ponía "Técnico superior en elevación de productos mezclosos", todavía nos reimos al recordarlo.
Reflexión: otro tema de post es el de los nombres ingleses para llamar a objetos y cosas de toda la vida, suelen mandar varios FW a los correos con listas de palabras que, como dice uno de los comentarios, suelen sonar más 'cool' (guays, modernas, molonas...): tupper/fiambrera, etcétera.
Ánimo y sigue escribiendo, nos encantas,
Marta Pilar