viernes, 21 de agosto de 2009

MATERNITY (XXXIV): Cómo yo lo veo.

Nuestros padres tenían hijos casi sin saber cómo, sin planearlo y sin organizarlo, les caían y ahí que se las apañaban. Nadie decía “ me siento realizada desde que he sido madre” ó “ ser madre me ha permitido darme cuenta de lo que es importante en la vida”. Nadie decía majaderías , se vivía como algo natural. Llegaba y ahí te las apañabas. No es que nuestros padres no nos quisieran pero no lo veían como lo que daba sentido a sus vidas.

Ahora a la gente se le llena la boca a decir esas cosas y a mi me suena falso. Me suena a que la gente lo dice para autoconvencerse de que ha hecho lo correcto y lo mejor y está encantada. Algo así como cuando de pequeño decías “ no tengo miedo, no tengo miedo, no tengo miedo” cuando estabas cagado de miedo a oscuras en tu cuarto. A ver si diciéndolo en alto te lo crees.

Nos casamos/arrejuntamos/emparejamos más tarde porque claro antes nos tiene que dar tiempo a: estudiar, ser joven, cogerme un año sabático, acabar la carrera, hacer un master, viajar, saber en qué queremos currar, viajar, currar y ganar pasta y gastarla sin preocupaciones y luego independizarte con casa, coche y asistenta. Así llegas a los 30, y te sientes joven…y luego dices “ podíamos tener hijos”, tú deja de ponerte la gomita, tú deja de tomar pastillas, ponte así, hoy no, mañana si, levanta las piernas….uy.."a rizzo le han hecho un bombo". Todo planeado.

Y luego resulta que no es cómo te habías creído que iba a ser, y te das una leche con la realidad del 15, pero queda feo decir que la maternidad está muy bien pero que no da sentido a tu vida.

Yo no soy la mujer del ingeniero y la madre de las princesas. Primero soy yo y porque soy yo puedo ser la mujer del ingeniero y la madre de las fieras.

No es fácil seguir siendo YO. Está mal visto decir que te quieres incorporar antes de la baja de maternidad porque estás hasta el moño de estar en casa o que no quieres reducir jornada o que te apetece dejar a tus hijas un fin de semana e irte de copas a muerte. Yo necesito hacerlo y porque lo hago soy más YO cuando estoy con ellos. Si dejara de hacer las cosas que me gustan sería más inaguantable de lo que soy y sería peor para ellos.

Me gusta hacer cosas sola, sin el ingeniero. Me gusta tener algunos amigos que él no conoce y salir sin él; no tengo problema. NO somos la misma persona por muy bonito que quede, somos dos y vamos a seguir siendo dos siempre, porque que él sea como es y yo sea como soy es lo que hizo que estuviéramos juntos ¿ si dejo de ser quien soy querríamos seguir juntos?

Me gusta irnos de viajes sin las princesas. No me da pena, ni remordimiento de conciencia, ni sufro. Me voy porque quiero y porqué sé que cuando vuelva seré mejor para ellas. No creo que necesiten estar conmigo 24 horas al día y no me remuerde la conciencia currar y llegar a casa a las 7. No creo que me lo vayan a echar en cara, yo no creo que mi padre no me quisiera o no me atendiera porque llegara a casa a las 10 de la noche.

Mi teoría es que la gente deja de hacer las cosas que le gustaban cuando es padre porque se siente culpable de no sentir que ser padre es lo mejor del mundo. Y no es que no lo sea, es que hay que saber vivirlo.

Yo lo intento.

18 comentarios:

Rocío dijo...

OLE, OLE y OLE.

Ser tú. Como tu rol principal. Ser la de siempre. Y luego añadir roles o lo que sea.

No puedo entender, como te pasa a tí, ese cambio radical que produce la maternidad en muchas mujeres. Ese abandonar TODO. Ese olvidar TODO. Esa resignación a veces.

¿He dicho OLE?

Elvira dijo...

Muy de acuerdo, sí, otra cosa es que todos puedan hacerlo, pero hay que intentarlo, creo yo. A veces no hay suficiente dinero o salud o personas de confianza con quien dejar a los hijos, pero es bueno tener vida propia, claro que sí.

Y respecto a la pareja, eso de las medias naranjas es odioso, mucho mejor ser una naranja completa cada uno de los dos. Dos naranjas bien avenidas. :-)

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Perfecta como siempre en el fondo y en la forma. Me horrorizan las parejas que dicen "a nosotros nos gusta..." o "nosotros no ...". A la gente tenian que obligarle a leer la página 83 de "Corazón tan blanco" de Javier Marias antes de emparejarse, y en las bodas religiosas sustituir con ella la Carta de San Pablo a los Corintos.

Bichejo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo...aunque para mi desgracia proliferan a mi alrededor cantidades industriales de "mononeuronales" para las que la vida no tenía sentido antes de la maternidad.

Si algún día me decido a lo de tener hijos, espero tomármelo como lo haces tú, con normalidad y sentido común.

Besos (y nos leemos el 14!!!)

peibol dijo...

Genial el artículo; eres de las mías.

Yo por el momento estoy en esa fase de: "Padre ni de coña", pero nunca se puede decir "De este agua no beberé".
Siempre me ha dado por saco que la gente pierda su individualidad e identidad cuando se empareja, ¿es que son imbéciles, o qué?
Dejan de hacer cosas por sí mismos, pierden a los amigos que no le gustan al otro, y si alguno de los dos es invitado a algo, al final siempre aparece de pegoste el complemento. El amor debe ser algo muy bonito, pero si vivirlo implica dejar de ser tú por completo, lo siento pero no me interesa.
Me encanta hacer cosas solo, disfrutar de mis filias o salir a la calle por mi cuenta, y no me gustaría que nada de eso cambiara por emparejarme, entre otras cosas porque quienes hacen eso y rompen con sus parejas, luego se mueren del asco; se ven sin amigos y absolutamente incapaces de valerse por ellos mismos. No, gracias.

Lo de los hijos es más de lo mismo, ¿por qué pasar a un segundo plano como persona por el hecho de tener hijos?
Debería haber más gente que pensara como tú.

Un saludo ;)

coro dijo...

Hoy, después de haber ido de copas a muelte ayer, te digo que entiendo por qué todavía no tengo hijos o cómo me gustaría que fuera si algún día los tengo, y sí, ciertamente, se parece mucho a lo que tú intentas. Claro que ahora mismo, el resacón no me deja pensar con claridad... Sigo poniéndome al día con tus historias como habrás visto y sigo pasándolo de cine... chata: eres la pera.

Capitán dijo...

Vidas planeadas, y los sentimientos planeados, pero despu´´es nada es como se planea.

Yo soy padre y no pasa nada por dejar a los niños e irse de viaje, ni por estar cansado un dia y no hacerles ni caso, ni...

Nosotros somos 6 hermanos, y a ver quien le decia a mi madre entonces si se sentia realizada por ser madre, nada de nada, mandaba mas que un coronel.

Sílvia dijo...

Totalmente de acuerdo, lo que pasa es que desde la experiencia te sugiero que sigas intentando ser tú y que no lo dejes, porque volver a ser tú cuesta mucho, mucho...

No es sólo porque no sepas vivir la maternidad, también es porque es lo más socialmente aceptado. El hecho de salir sola sin tu pareja, de dejar a los niños para irte de viaje, puede no ser muy bien visto, incluso por tu pareja, que también tiene que opinar lo mismo que tú....

No se si imprimir el post y pegarlo en la puerta del armario para leerlo varias veces al día.

Cata dijo...

Totalmente de acuerdo. Creo que el dejar de hacer cosas que hacías solamente por "ser buen padre" solo trae frustración, seguirás sin ser buen padre y encima frustrado. Ser buen padre no creo que sea que tu vida se empobrezca y gire exclusivamente en torno a tus hijos...
Esto tiene mucho que ver con la peña esa que se cree que lo máximo de la felicidad es casarte y tener churumbeles y claro... luego prueban y se meten unas leches del quince... porque no digo que ser madre en muchos aspectos no llene (que no lo dudo) pero es un poco limitadito pensar que esa es la única opción.

JuanRa Diablo dijo...

Eres muy auténtica, Molinos. Escritos como éste te retratan cada vez con más fuerza ante nosotros, tus lectores.
Me ha encantado, aunque yo no lo hubiera englobado en la serie Maternity pues aunque tocas el tema de la maternidad no tiene el espíritu refunfuñón que la caracteriza, es más serio, tiene identidad propia.

Anónimo dijo...

Hola. Llego a este blog de rebote y me ha gustado. Escribes de muerte. Muy directa, muy sincera. Muy gancho al mentón.

Y esta entrada me ha hecho pensar....

No lo tengo tan claro.
¿Qué es ser yo?¿Cuál es mi identidad?.

Rocío dice: "ese abandonar TODO. Ese olvidar TODO. Esa resignación a veces.".......

¿Se abandona TODO?. ¿Se olvida TANTO?

...............

¿Sigo siendo yo?. Evidentemente no puedo pretender ser la misma persona que con dieciocho y si lo pretendo......¿Porqué?.

Saludos a todos. Sin más acabo diciendo que no lo tengo claro. Me ha hecho pensar.....

Lola dijo...

Hola,

Enhorabuena, estoy de acuerdo en todo. Se lo he pasado a todas mis amigas y les ha encantado!OLE!

Perdón por no comentarlo antes...pero últimamente no paro....

Maria dijo...

Totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Yo fui madre y tenia muy claro que cosas me gustaban hacer antes de ser madre, el problema mio ha sido que mi pareja me ha cargado a mi con TODAs las actividades asociadas a la maternidad, lo que me ha impedido durante mucho tiempo disponer de tiempo libre. Cuando pedia tiempo libre para hacer algo (deporte, tomar un café et) sistematicamnte era ignorada y plantada. No se puede generalizar pero es el mal de muchas parejas. Yo he sobrevivido gracias a mis padres. Ahota mi hija cada vez es mas mayor y puedo compartir con ella parte de mi cio, pero sigu siendo responsabilidad mia practicamente todo (medicos, deberes, llevarla a los cumpeaños..etc). Elegid bien al padre de vuestros hijos !!!

Kuin dijo...

No tengo pareja, no tengo hijos ni planes a corto plazo, tengo 33 años y soy feliz con mi vida y haciendo lo que hago.

Me gustaría encontrar a alguien y tener prole (creo...) pero si no llega pues no pasa nada.

Lo que si tengo claro es que quiero ser yo antes, durante y después de tener hijos. No me gustaría anular mi yo por el hecho de tener prole, y dejar de hacer lo que me gusta(trabaja, viajar, quedar con amigos, salir a tomar copas...) Creo que es simplemente una tarea de organización. La gente que lo abandona todo por el simple hecho de tener hijos, creo que son unos pésimos planificadores.

Me ha encantado este post, moli.

Un besote!

pseudosocióloga dijo...

Estoy de acuerdo en que no hay que dejar de ser yo, pero yo tuve una hija sola sabiendo perfectamente donde me metía, quizás siempre he sido muy "niñera" y me había quedado días y noches con los hijos de mis amigos para que ellos se dieran un respiro, pero a mi sí me da cargo de conciencia si la dejo un fin de semana, el caso es que como por trabajo ya lo tengo que hacer, por placer soy incapaz.Probablemente sea porque tampoco hay una relación de pareja que se pueda resentir, o un tío celoso al lado.
Pero es que a mi si me gusta estar tooodo el día con mihija, también hay gente que le cargan los niños porque sencillamente los tine porque es lo que toca, no lo que quieren.

Malena dijo...

Te descubrí hace una semana y estoy leyendo los post en orden cronológico. En mucho me he quedado con ganas de comentar y si no lo he hecho es porque ya hace mucho tiempo que escribiste el post. En general estoy de acuedo contigo pero es que en este le he hecho la ola al monitor del ordenador. ¡Madres desnaturalizadas unámonos frente a cursis y realizadas! Por cierto, no has hecho mención a las parejas que se llaman entre ellos, papi y mami, cuando les oigo un escalofrío me recorre la espalda...

Araceli dijo...

Añado este a la lista de favoritos y cómo ha dicho Silvia estoy por imprimir varias copias y pegarlas por casa….no es fácil y ahí me pillas ahora mismo, intentando organizarme mejor por recuperar poco a poco aquello que me encantaba de mi vida antes de ser madre y que abandonas bruscamente pensando que en breve retomaras. ¿en breve? más bien es al revés, cada vez te privas de más cosas sin darte cuenta y al final te has olvidado de todo lo que te gustaba, te has abandonado completamente a tí misma. Y ahí (ahora) llega el momento de hacerlo por narices, porque sino es que no disfrutas de nada y se hace demasiado cuesta arriba. Es obligatorio y necesario, que luego la faena es tuya "recuperar tu yo y tu tiempo"... lo que pasa que al principio todo esto no lo sabes.

Mejor no se puede explicar!

Marta dijo...

No Marta dixit:

De acuerdo al 100%. Yo tengo una princeza de 4 años. La adoro y además me costo dos años y medio llegar hasta ella, pero una tarde a la semana es "mi tarde" y cuando salgo de trabajar hago lo que quiero, normalmente ir a comer por ahí y después al cine sola. Y una vez al año me reúno 4 días con mi mejor amiga en Madrid, las dos solitas. Y vovemos nuevas, oye.