martes, 19 de mayo de 2009

E.

E. es tres años más joven que yo. Acaba de cumplir 33. Es más alta, más delgada, más guapa y mucho más lista que yo, pero nos parecemos. Es una versión 2.0, una versión mejor, con más prestaciones y que funciona mejor. Es la tercera ( muchos treses ¿no?) que dentro de la problemática de los hermanos es una posición estupenda, no tienes la presión del hermano mayor, tus padres no experimentan contigo, lo tienes todo hecho y además no eres el pequeño al que todos supuestamente mangonean ( quejas de mimados). Durante 6 años disfrutó de ser la pequeña, la princesita, la favorita, luego nació G. y se le estropeo el plan. Todavía ahora, 27 años después se acuerda de que odió a ese bebé pequeño y regordeto que llego a casa a robarle protagonismo.

Hemos compartido cuarto toda la vida y nos odiábamos. Nos sacábamos de quicio la una a la otra. Yo era buenísima y una pringada absoluta, de esas que creía que si eras buena tu madre se daría cuenta y tendrías tu recompensa. Ella era malísima pero cariñosa y dulce; así que se llevaba todos los premios. “ mamá, ser mala es mucho más divertido”. Y se llevaba todos los premios, como ya he dicho antes siempre fue muy lista.

Ella es la prueba de que ser cariñosa y tener una sonrisa deslumbrante tumban a cualquier padre. Yo soy la prueba de que ser buena pero protestona no lleva más que a la frustración. Lo curioso es que ahora hemos evolucionado al contrario, yo me he vuelto mala y efectivamente lo encuentro mucho más reconfortante que ser buena y ella sin embargo ahora corta las alas a mis maldades: “tía no seas mala”.

De canis, nuestro día a día era una batalla continua. Ella se aliaba con B y me hacían todo tipo de putadas. Lo peor que yo le he hecho a ella fue una noche de reyes en que de los nervios vomité la pizza. Lo mejor fue que dormíamos en litera, me asomé desde arriba y se lo eché todo encima. Todavía recuerdo a mi madre quitándole trozos de jamón del pelo…jajajajajaja. Seguro que se acuerda.

Ella era mala con todos, menos con B, tiene una conexión especial con él. Algo aparte del resto de la gente. Con G. fue malísima durante años, le esperaba en la esquina del pasillo para darle sustos y el pobre se hacía pis del miedo, otra vez le echó cera de una vela en un ojo y se le pegaron las pestañas. Lo mejor es que la bronca me la llevé yo por no haberlos vigilado….que dura es la vida de hermano mayor.

Durante años compartíamos asiento de delante en el coche cuando mi padre nos llevaba al colegio. Yo le ponía la falda porque ella no sabía. Ella era rosa y yo azul. Ella tenía los cajones impares del armario y yo los pares. Nos robábamos la ropa mutuamente. Nos metíamos en la cama y leíamos. Al cabo de un rato decía ¿ estás despierta? Me asomaba y estaba roncando con el libro encima de la cara. Miles de noches tenía que bajar a apagarle la luz, quitarle el libro de la cara y taparla. Creo que todavía le sigue pasando.

Es una máquina de dormir. Durante una etapa de su vida consiguió dormir 16 horas al día, de las otras 8 dedicaba 2 a comer, 4 a ir a la facultad y 2 a darse unos baños de los que salía tan relajada que tenía que volver a dormirse. Era espectacular.

Ella es alta y delgada pero dice que yo tengo mejores rodillas. ¿ Qué tipo de consuelo es ese? ¿ mejores rodillas? ¿ Quién se fija en las rodillas? Supongo que sólo ella.

Ahora nos llevamos fenomenal, por algún extraño fenómeno de la naturaleza me ve como una madre con superpoderes. Me llama con todo tipo de preguntas como si yo tuviera alguna idea seria y fundamentada sobre la maternidad, y lo mejor es que mis respuestas le suelen convencer.

Es muy lista y una triunfadora en su curro. Sabe mogollón de hipotecas, números, leyes y organismos con nombres raros. Tiene un genio de 3 pares pero yo creo que últimamente lo controla más, está más calmada y más pausada.

Compartimos aficiones, la lectura, Bruce, el odio al deporte, Los Molinos. Tenemos el mismo sentido del humor, ese que mi madre no entiende. “ De verdad hijas, que no sé de qué os reís”. Como yo, tiene mucha memoria aunque yo creo que le da mejor uso, no solo almacena datos inútiles. No tiene un pasado traumático con los disfraces, a ella le tocó ir de Madame Pompadour mientras a mi me clavaban las frutas en la cabeza. Su vocación frustrada es ser actriz. Es una mentirosa profesional, cuenta las más increibles trolas y siempre acabas cayendo como un pardillo. Se fía de mi criterio para los libros y yo de ella para la ropa. Es una crack de la moda y los complementos.

Me lee desde el princio y le gusta. Nos ha costado pero por fin, somos amigas.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

masme: yo también me fijo en las rodillas y a mi no me dedicas un post????? jajaja
elena te ha encantado este post eh??? moníiiiiiiisimo!
Eva

deRositas dijo...

Un estudio ha revelado que las mujeres que se crían con la menos una hermana mejoran su inteligencia emocional ¿ Como lo ves Moli?

Elvira dijo...

"Yo soy la prueba de que ser buena pero protestona no lleva más que a la frustración." Jajajajaja! Yo sé un montón de eso, no se lo recomiedo a nadie. Encima de pringada te llevas la mala fama.

JuanRa Diablo dijo...

Eso de "Ana, tia, no seas mala" ya lo debemos haber pensado en varias ocasiones más de un seguidor tuyo.

Por suerte la pizza no traspasa pantallas de ordenador, niña del exorcista. ;)

Lillu dijo...

No sé cuál es el secreto para llevarte fatal con una hermana toda la vida y de repente, con 30 años, entenderse. A mí me ocurrió lo mismo con mi hermana :)

saluditos

Cristina dijo...

"E." debe de estar encantada con esta entrada, te ha quedado de maravilla. (Y, lo siento por ella, pero lo de la pizza la noche de Reyes me ha hecho reírme a carcajadas).

Y sobre Los Molinos... me ha sorprendido, ¿viene de ahí tu "nombre" del blog? Yo pasé todos mis veranos, de esos que duraban tres meses, (el primero lo pasé con sólo una semana de edad) hasta los 18 años en Los Molinos. Qué casualidad.

Cristina dijo...

Qué sorpresa lo de Los Molinos, ¿verdad? Yo estoy bautizada allí y he ido también a unas cuantas bodas y demás. Y ya te digo, de 0-18 años, todos los veranos (y la Semana Santa de cada año también) se pasaban allí y tan ricamente.

Ahora hay gente de la familia que continúa yendo, pero yo hace siglos que no voy. Pero no sé si lo reconocería, porque por lo visto ha crecido mucho en estos años.

Cristina dijo...

Ya he leído las entradas sobre Los Molinos. Debo admitir que hay más de un sitio que no conozco pero otros son totalmente conocidos. Lugares comunes en el sentido estricto de las palabras.

Qué pequeño es el mundo, por favor...

koldo dijo...

Pero se casa E.??
O la foto es para despistar??

Sea como sea, gran post, eso de ser hermanos tiene su miga

molinos dijo...

E. ya se casó pero es que la foto mola mucho.

Kuin dijo...

La foto es preciosa, Moli! y el post tambien! Me ha hecho pensar en la relación que tengo con mi hermana mayor. Nosotras tambien compartimos habitación la tira de años, nos peleábamos sin parar, ella y mi hermano se aliaban contra mi (la pequeña) en fin...lo importante es que desde hace ya bastantes años, nos llevamos estupendamente. Eso si, ella nunca me vomitó pizza en la cabeza...jiji.

Besos

Aspective dijo...

Que me atraganto, coño. ja ja ja jajajajajajajajajajaja.
Me he partido con lo de la pizza, pero carcajadas en voz alta, que mi hija me mira pensando que me he vuelto loco del todo.
joer...

Ah, y yo también me fijo en las rodillas. Síp, marcan mucho la forma de las piernas, pero solo si llevas falda, of course

ZaXX dijo...

Yo tambien me fijo en las rodillas...
No, es mentira.
Me fijo en las tetas.

Soy un poco primario (o primate) en depende qué aspectos.
:P

Me han encantado los post en los que hablas de tus hermanos.
Creo que ya te lo he dicho "n" veces, pero ahí va otra vez:
Me gusta mucho como escribes, como describes. Es como un torrente (no el personaje de santiago segura, sino la tromba de agua).

No se describirlo mejor, simplemente se lo que me hace sentir.
Y mola.
(:

Se feliz!