lunes, 9 de febrero de 2009

¿PARA QUÉ PREGUNTAS?

Yo soy muy borde. No puedo evitarlo, bueno si puedo, y lo intento pero no siempre lo consigo.

Estoy a favor de esa cualidad, que tenemos las tías, que es saber lo que el otro quiere que contestemos cuando nos pregunta algo. Si tu amiga viene y te dice.."¿me queda bien este vestido morado con lunares verdes?" sabemos que la respuesta que ella quiere oir es “estás estupenda”…pero como es demasiado incluso para una tia..decimos algo del tipo “hombre, a mi esos colores no me van, y yo creo que te favorecería otra cosa”, nunca diríamos lo que dice un tío, a saber…”¿no es lo mismo que llevabas ayer?” o “ estas horrible”. ( Inciso, si va a ir a los goya hay que decirle " estas espantosa, entra y cambiaté ahora mismo")

Creo que soy bastante equilibrada en la valoración de los problemas. Es decir, me puede joder muchísimo que se me rompan las escobillas del coche viniendo al curro…pero no es un problema. Puedo estar dándole vueltas a la cabeza a que tengo que llevar a M. al médico 5 semanas seguidas y a ver como me organizo en el curro..pero no es un problema. Son circunstancias de la vida. Pueden suponer quebraderos de cabeza pero no son problemas. Así que no doy la brasa con ellos. Por eso me jode que la gente te monte un número dramático por chorradas. Si todo es un problema enorme pierdes perspectiva. No es lo mismo que se te rompa una uña, que tu niño tenga 38 de fiebre o que te echen de tu casa. Lo de la casa es un problema gordo, lo demás son gilipolleces. El problema es que la gente no tiene criterio y pretende que tu compartas esa tara.

Bien, pues ser borde y estar a favor de la empatía me produce conflictos. Nunca dije que fuera coherente. Si además tengo un criterio para valorar los problemas…voy de mal en peor en mis relaciones sociales.

Ya dije que no sirvo para la terapia de la consolación. Soy más de “espabila coño” y resulta que a mucha gente no le mola. Se acercan a mi esperando que haya consuelo y compasión y sensibilidad a flor de piel y comprensión total…y yo soy más…”joder, se te ha roto una uña tampoco es para ponerse asi…ya te crecerá”. Y no, resulta que al que se la ha roto la uña..se siente ofendido porque he sido brusca. Yo sé que el de la uña rota quería que yo hubiera dicho algo del tipo “Vaya por dios, que drama..bueno, no te preocupes encontraremos una solución y todo se arregalara…y blablablabla”…pero a mi no me sale.

A lo mejor es una tara que tengo, la falta de empatía superficial, no digo que no. Pero joder..si me conoces…¿ para qué preguntas?.

Además joder, un poquito de aguante, que es que ahora todo el mundo quiere que le pasen la manita por el lomo todo el santo día.

De todos modos, para un problema grave y aunque me quede mal decirlo, soy un gran apoyo.

6 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Yo ya me estoy estudiando este Manual de Molinos que estás conformando con tu blog, para que el día que te conozca no meter la pata y no me pegues un bufido de maligna.
Bueno, te dejo, que voy a seguir estudiando...

51.PROBLEMILLAS TONTOS
No vayas a llorarle porque se te haya roto una uña. Ni siquiera del pie...

José Antonio Calvo dijo...

¿Por qué la mayor parte de las preguntas que hace la gente son tontas?, ¿son insípidos o quieren tocar las narices?, ¿por qué nadie les para los pies y les dice: "vaya chorrada que estás diciendo"?, ¿por qué me molesta tanto que me pregunten?

Elvira dijo...

Si no das la brasa por situaciones molestas o quebraderos de cabeza (que no son verdaderos problemas), entonces no eres tan protestona y quejica como decías, ¿no?

molinos dijo...

Soy encantadora pero protesto mucho..pero no espero que los demás me apoyen ni me pasen la mano por el lomo...jijiji....

Elvira dijo...

O sea que lo tuyo es como la olla a presión que necesita liberar vapor, y ya está. A veces hace falta.

Sílvia dijo...

Yo creo que debería inventarse un "detector de la categoría del problema". Hace mucha falta...

Por cierto, yo prefiero, si es que algún dia nos conocemos, que me des caña... la compasión, sobretodo si es falsa, no mola y, además, se nota....

Ahhhh y yo también tengo tendencia a ser un poco animal... pero me controlo.