viernes, 27 de febrero de 2009

BOCACHANCLA.



Hablo mucho, a veces demasiado y eso no está bien visto. Ser hablador tiene sus ventajas y sus desventajas.

Si hablas mucho las ocasiones para meter la pata se multiplican y eso es malo. Por eso no hay nada peor que un tonto hablador. Es mejor decir “lo mismo digo una tonteria pero…” o “ no tengo ni idea pero creo que” a “OS DIGO QUE…” y cagarla.

La solución es fácil, pero no hay más que escuchar las tertulias en la radio para darse cuenta de la cantidad de gente que es tonta, no lo sabe y además habla de todo sin tener ni puta idea. Yo soy una gran habladora pero si la conversación va sobre la fusión nuclear, fútbol o filosofía existencial me quedo callada antes de decir cualquier majadería. Si eres periodista es fácil que tengas la opción “callarte” deshabilitada porque sino no me explico como son capaces de decir tantas chorradas.

Si eres un charlador nato es importante tener memoria. Ser consciente de a quién le has contado qué historia para no repetirla n veces. Además hay que saber contar las historias, anécdotas o argumentos con gracia, salero e interés. Si encima de que te repites cuentas las cosas de angustia la gente saldrá corriendo despavorida.

Esto puede parecer fácil, pero es importante contar lo esencial añadiendo los detalles que resulten necesarios pero no todos. Mi tía M, te cuenta un película y lo hace en tiempo real. Su resumen dura lo mismo que la película. Yo soy muy amena contando historias, como dice mi amiga G. “ cuéntamelo como tú sabes, con detalles pero bien”.

Hablar mucho no significa que no escuches. La mayoría de la gente no escucha nunca, te oye pero no te presta la más mínima atención. Puedes contarle 20 veces la misma cosa y siempre pondrá la misma cara de asombro, sorpresa, horror, incredulidad o lo que corresponda. Me fascina esa memoria pez de la gente. A pesar de ser una bocachancla, soy también una gran escuchadora, si alguien me cuenta algo, presto atención y no lo olvido.

Mi capacidad de escucha tiene también su lado negativo. Soy incapaz de sustraerme a lo que dicen en la radio. Si vamos en el coche y G. va “oyendo” la radio yo voy a su lado y me voy crispando poco a poco…hasta que al final salto “PERO COMO PUEDEN HABLAR TAN MAL Y DECIR TANTAS CHORRADAS”…o “PERO COMO PUEDE SER TAN MALA ESA CANCIÓN”. G. me mira y me dice…"¿qué han dicho?”, “¿qué canción?”…no lo escucha.. se limita a oir y a veces ni eso.

Ser hablador está mal visto porque lo que mola es ser misterioso, pero los misteriosos son aburridos y cansinos. ¿ Si no me dices que cojones te pasa como coño voy a saberlo??. ¿Quién te crees que soy??..¿ un periodista?.

6 comentarios:

Xinax dijo...

Mi muy querida Molinos:
Después de mucho tiempo sin poder tener el lujo de comentarle, debido a múltipes, intensas y complicadas labores...me dirijo a usted, a fin de poner en su conocimiento mi admiración profunda por su extraordinaria manera de referirse a la locuacidad, la verborrea, el sinsentido, la exageración del "porque me creo que lo valgo". También me ha causado una enorme y grata sorpresa esa, por otra parte, acertadísima disertación sobre esa capacidad (casi siempre tipo XY) de oir sin escuchar. Por supuesto, quiero aprovechar este momento, para confirmar que usted tiene mucha capacidad verbal (la oral la desconozco, porque como bien sabrá son diferentes...obvio que no dudo de su sin par inteligencia), y desde luego su también magnífica memoria. Su disco duro funciona, porque no sólo archiva, sino que además lo hace de la forma correcta. La admiro, y sin embargo, la aprecio. Dicho lo cual, aprovecho para saludarla y desearle un estupendísimo fin de semana. (Y que no pringue mucho el domingo...jijij).
PD. Creo sinceramente que peco de bocachancla, pero lo llevo con orgullo.
Ea.

isaac dijo...

está mejor visto hacerse el interesante porque normalmente detrás del cortinaje... no hay mucho que ver...

JuanRa Diablo dijo...

Como diría Boris Izaguirre:
"Ese momentaaazo en el coche oyendo la raaadio !!".
Anda, dile a G. que se ponga, que he empatizao con él...

Elvira dijo...

Sí, eso de hacerse el misterioso y esperar a que los otros adivinen lo que les pasa... no sé por qué queda bien, porque es pesadísimo!!!

anicabonica dijo...

Yo escucho,pongo toda mi atenciòn,empatizo,olvido todos mis prejuicios e intento ver las cosas desde la perspectiva del que las cuenta....pero tengo que reconocer que mi memoria es de pez,de huevito de pez.Lo reconozco.
Anda que "bocachancla".Eres ùnica para bautizar a las distintas especies que pululamos por el mundo.

Sílvia averiada dijo...

De parte de una bocachancla, y como nos conocemos si no nos hablamos? Y de qué nos reimos si no hay opiniones disparatadas?

Otra cosa son algunos "periodistas".... qué pena....