martes, 16 de febrero de 2016

Mi nueva adicción, los podcasts

El sábado fue el día de la radio. Recordé mi post de hace una eternidad en el que comentaba que a mí la radio no me gusta. Lo releí, me reí y confirmé lo que pensaba hace seis años: la radio no me gusta. No es que me parezca un horror ni un espanto, pero no le tengo veneración. Podría vivir sin radio y no me pasaría nada. 

Que no me guste no quiere decir que no la escuche. Tampoco me gusta poner la lavadora, echar gasolina o sacar la basura y son cosas que hago a diario. Lo de la radio es igual. Enciendo la radio cuando llego a la cocina para desayunar. Cuando llego, porque, sólo la pongo mientras estoy calentando el café y haciendo la tostada; cuando está todo preparado, la apago y desayuno en silencio, leyendo. 

Vuelvo a encenderla cuando me meto en el coche. Si voy bien de tiempo llego justo a escuchar las noticias sobre Madrid que me interesan entre cero y nada. Después viene la cuña y el saludo del opinador mañanero que menos me chirría y que más tolero. Su saludo viene empaquetado entre cuñas sobre brindar con Rioja, pastillas para la pesadez de estómago y alarmas de seguros. Hace un par de meses le puse un tuit diciendo que las cuñas no dejaban ver el anuncio y al día siguiente casi me estampo por la M50 cuando le escuché decir "Y ahora unos consejos publicitarios especialmente dedicados a una oyente que se llama Molinos y que sé que está muy atenta". 

Aguanto unos 15 o 20 minutos antes de notarme hervir la sangre. Voy calentándome yo sola, indignándome con los tertulianos de chichinabo. No entiendo que el opinador mañanero tenga a ciertos personajes sentados a su mesa sin que se le agrie el café con leche que se debe meter en vena desde las seis de la mañana... pero supongo que por eso le pagan. Yo no podría, ni siquiera los aguanto más de 10 minutos. 

Ese ha sido todo mi consumo radiofónico hasta hace 4 meses. Lo confieso, me he enganchado a dos podcasts. Confieso también que empecé con poca fe, tenía nula confianza en ser capaz de engancharme a un programa de radio y seguir el hilo durante la hora de ida y la hora de vuelta que conduzco a y desde los libros de colores. Pensé que me pondría nerviosa, que me parecerían un coñazo, que perdería el hilo y lo tendría de fondo como quien oye llover... pero no. 

La primera de mis adicciones se llama La cultureta. Es exactamente lo que se intuye por el título. Una reunión de listos, de gafapastas hablando de cosas de cultura, de culto casi, de las que nunca hay tiempo para hablar en programas generalistas. El mismo opinador mañanero conduce este programa; por cierto es Alsina. Tiene cuatro acompañantes que por alguna extraña razón, supongo que monetaria, al cabo de unos meses son captados por la Ser y desaparecen del mapa. De la alineación original solo queda uno, Ruben Amón, un tipo que me mola y con el casi siempre estoy de acuerdo o por lo menos en desacuerdo interesante. El resto de la banda lo componen ahora mismo Rosa Belmonte, un tal JF que no sé quien es pero que sabe bastante de música, Rafael Torres, que ha sido el último en llegar y todavía habla como con vergüencita y el director de cine Rodrigo Cortés, que sabe muchísimo de cine y, además, le encanta oírse. Sabe mucho pero creo que necesitaría un programa para él solo. 

El podcast va de series, de pelis, de libros míticos y libros nuevos, de curiosidades de la historia que vengan a cuento, de música... Todos ellos tienen el tono justo de "parece que estoy improvisando" pero en realidad la noche anterior estuvieron brujuleando, buscando información.  

Es entretenido, se aprende y se descubre un montón de cosas que ver y que leer... y otro montón que sé que no tengo que tocar ni con un palo. Esta semana he descubierto a Norman Corwin, pionero de la radio y autor de este maravilloso pasaje escrito para un programa de radio y que denunciaba los bombardeos de Gernika por la aviación alemana.

"Supongamos que es por la mañana, ya saben cómo son las mañanas, han visto ustedes miles de ellas. Se levantan desde el este, enormes como el Universo y se mantienen de pie en el cielo hasta el mediodía. Han visto ustedes todo tipo de mañanas. Algunas vienen con la cara sucia, como si hubieran pasado la noche en un arroyo entre dos estrellas. Algunas son desafiantes y blanden grandes vientos. Algunas, al amanecer, son como un hilillo de sangre dónde la noche se reúne con la fatalidad. Algunas son todo inocencia, sorprendidas de ser la misma mañana en un planeta tan pequeño."


La segunda adicción es de troncharse. No porque sea de humor sino por lo que estoy aprendiendo. Un buen día, hace tres meses o así, se me ocurrió preguntar: "Alguien puede darme una lista de spotify sobre música clásica para completos incultos musicales". 

"Música y significado" fue la respuesta de mi gran amigo Dani. Ese es el nombre de un podcast de Radio Nacional absolutamente maravilloso sobre música clásica. 

El conductor, locutor, erudito de la música que conduce esta nueva adicción se llama Luis Ángel de Benito y mi relación con él, con su voz y su programa atraviesa ahora la fase que en un ligue se definiría como "me río tanto con él a pesar de lo raro que es". 

Luis Ángel sabe muchísimo y lo cuenta muy bien. Lo mismo te desbroza una sinfonía de Mahler que te hace un programa sobre Música y cine o sobre Música que cura heridas. Gracias a él y a su programa he descubierto que Schuman me aburre y me he vuelto superfan de Sibelius, compositor que hasta hace un mes no sabía ni que existía. 

La música que pone Luis Ángel es siempre interesante, pero no lo es menos todo lo que él cuenta, el contexto histórico, personal y sentimental del compositor en cuestión. Opiniones y teorías de expertos y, luego, lo mejor: sus propios chascarrillos. Todo aderezado con las coletillas que repite siempre y que si bien al principio me chirriaban un poco, ahora, en mi fase de descubrimiento, me hacen sonreír. 

Luis Ángel siempre dice "amigas y amigos", cuando dice el nombre de un compositor o un erudito repite siempre el nombre y dice "tal y como suena", "Bloom...escrito BlOOM con dos Oes". Y, a veces, se enreda él solo y yo me troncho sola en el coche:
"Aquí uno opina que la película está genial, que Charlton Heston está genial, es un tío además guapísimo. Todo funciona estupendo. Además, bueno, yo soy hetero, que lo digo con esa perspectiva. Soy bastante hetero, así que bueno pues... Bueno, bastante hetero, soy normal de hetero pero quiero decirles que no lo digo con otro ánimo". 

Fuera de bromas, he aprendido muchísimo de música clásica y estoy aprendiendo a distinguir lo que me gusta de lo que me deja indiferente.  

Estos dos programas de radio, La cultureta de Alsina y su banda y Música y significado del genial Luis Ángel de Benito han conseguido lo que ninguna radio había conseguido hasta ahora; que esté deseando que llegue el momento de sentarme a escucharlos, que espere con emoción el sábado para descargarlos sabiendo que el lunes será un poco menos horrible pudiendo meterme en vena dos dosis más. 

Os los recomiendo muchísimo. 



21 comentarios:

Diana dijo...

Pues el tema podcast es algo a lo que me tienta volver. Me los descargaba hace mil años para el mp3 y ahora que voy en coche ya no me acuerdo nunca de ellos.
Buena pinta me tienen esos, saludos!!

Anónimo dijo...

Siempre me ha acompañado la radio, y me gusta. Apunto tus recomendaciones.
Caracola.

Ana María dijo...

Rubén Amón habla de ópera y de música clásica en uno de los blogs que tiene que da gloria leerlo.

Y de Radio Clásica, casi que te recomiendo cualquier programa divulgativo que tengan, porque he aprendido más de Caravaggio y de la música de su época en una hora que en muchas clases de la carrera.

Bichea si tienes tiempo, alguna de tus noches de insomnio maldito, que hay unas joyitas por ahí escondidas... Que vas a flipar.

Besos gordos, tocaya :******

Pablo dijo...

Cada vez escucho menos la radio, pero por lo que cuentas es imposible no acordarse de los geniales Fernando Argenta y Araceli González Campa, que nos hacían llorar de risa mientras nos ilustraban con sus "Clásicos Populares". Son recuerdos de la vuelta del cole a casa. Inolvidable y entrañable.

escritoalmargen dijo...

Con la radio me pasa como con la tele. No poder elegir el tema que voy a ver o escuchar me pone nervioso. Me gustan las series, pero quiero poder verlas cuando a mi me apetezca. Me gustan algunos programas, pero los echan en mal horario para mi.
¿La solución? Netflix y podcasts. A día de hoy pongo pocas cosas a lo random. Me ahorro mucha mala leche al escuchar a tertulianos y disfruto mucho más de lo que veo y oigo.

Anónimo dijo...

""" Todos ellos tienen el tono justo de "parece que estoy improvisando" pero en realidad la noche anterior estuvieron brujuleando, buscando información. """

Me gusssstasssssssssss querida. Eres tannnnn transparennnnnte ...

HombreRevenido dijo...

Gracias por la recomendación. Soy demasiado inconstante con los podcasts, pero intentaré darles una oportunidad.

Anónimo dijo...

Lo de Luis Angel de Benito suena genial. Según lo cuentas dan ganas de escucharlo YA, Moli. El otro me he enganchao menos

Di Vagando dijo...

YO ya he dicho mil veces q soy una adicta a la radio, desde la adolescencia. SE puede decir q spr q estoy haciendo algo q no requiere concentración, estoy escuchando la radio.

Para los q vivimos fuera, los podcast fueron la salvación, es mi manera de seguir unida a Ejpein. Os podría recomendar programas de la BBC super interesantes tb... y no sé si conoceis CARNE CRUDA.

http://www.carnecruda.es/category/crudoteca-2/

me acabo de ssucribir a La Cultureta... ya te cuento.

muxus!

di

sonia dijo...

Qué bonito lo de Norman Corwin, yo hace mucho que no la escucho,pero recuerdo un programa de Carlos Alsina que me acompañaba mientras preparaba las cenas.Si me vuelvo a aficionar,tendré en cuenta tus podcasts.

Amor dijo...

Lo de Luis Ángel es flechazo al instante, es un cachondo mental, no te librarás de él, :)

Probaré la Cultureta.

Abrazo.

A.

Anónimo dijo...

Di Vagando, por favor haz las recomendaciones de programas de la BBC, please. Yo por mi parte os recomiendo los podcast de Levando Anclas (temas de viajes). Te transporta a mil viajes por el mundo. Saludos.

lo+ dijo...

Que sorpresa! Gracias al todos por las recomendaciones. Yo no tengo práctica con la radio pero me he dado cuenta que el podrás me gusta para hacer ejercicio (andar, bici estática, poca cosa) y me gusta que hablen, que me cuenten cosas. Probaré con las recomendaciones.

ELISA dijo...

Fantásticas y enriquecedoras recomendaciones.









C. S. dijo...

¡Y yo esperando los viernes hasta las tantas para oir el programa de Luis Ángel! Ahora ya sé cómo puedo oírlo a una hora razonable. ¡Gracias, guapa!

Oswaldo dijo...

¡Me gustan las mañanas! (También las tardes y las noches, pero eso es tema de otro asunto) Y, en particular, de las mañanas me gusta mucho verlas nacer, aunque odie que para hacerlo haya que levantarse tan temprano (Claro que también pudiera uno acostarse suficientemente tarde, pero así no puede uno seguir la evolución de la vida de la mañana de la que ha visto el parto)
Ahora bien, jamás había visto que las mañanas desplegaran tan maravillosa gama de potentes personalidades como lo percibido al leer el magnífico párrafo de Norman Corwin.
Gracias.

María 7 dijo...

Yo empecé con los podcasts con el inglés de la ABC y el de carne cruda . Ahora escucho ser aventureros en la ser , y a Julia Otero . Los escucho siempre caminando o conduciendo . Me apunto los tuyos .

Hermano E dijo...

Tengo mucho que comentar, lo advierto.

En primer lugar, la frase de Norman Corwin, es absolutamente genial, me ha encantado.

A mi si me gusta mucho la radio, a pesar de los anuncios y de que en los días que hay fútbol (que son casi todos de la semana) es insoportable. Me gusta oir al Alsina por las mañanas mientras desayuno y voy al trabajo, y lo de La Cultureta lo he oido algunas noches. No se me había ocurrido lo de descargarme los postcast pero lo haré. 100% de acuerdo contigo en cuanto al Ruben Amón.

Si me descargo postcast de Radio 3, sobre todo del programa de Carlos Galilea "Cuando los elefantes sueñan con la música".

Respecto a Luis Ángel de Benito me encanta. No se si sabes que presenta unos concierto didácticos en el Auditorio Nacional, con una pantalla gigante donde Luis va poniendo una presentación explicando la obra al mismo tiempo que toca la orquesta. ¡Y al final hay una copa con los músicos. El próximo es el próximo 6 de marzo, con la Patética de Tchaikovski.

http://ocne.mcu.es/programacion/detalle-de-concierto/content/malditos-descubre-la-patetica-de-chaikovski/

Todavía no he sacado las entradas, pero posiblemente lo haga ¡anímate y vente, puedes traerte a las niñas! Así nos saludamos y nos quitamos el mal sabor de boca de no haberlo podido hacer en el concierto de Glen Hansard :*(

 

 

Anónimo dijo...

Llevo poco tiempo pasándome por aquí pero entradas como esta son las que me hacen volver. Recomendaciones interesantes y honestas que te descubren cosas que no conocías. El párrafo de Norman Corwin es una exquisitez. Tienes mucho talento. Un abrazo, Mar.

Anónimo dijo...

Me apunto el podcast de "Musica y significado" y te recomiendo Todopoderosos http://www.ivoox.com/podcast-todopoderosos_sq_f1147805_1.html es tipo la Cultureta, de hecho la primera temporadas de Todopoderosos cuenta con Rodrigo Cortes. Tambien han participado en el i-Redes y esta segunda temporada traen a invitados varios. https://mobile.twitter.com/tpoderosos?lang=es

Me ha encantado la entradas! Saludo!

sasadogar dijo...

Ciao Molinos,
me apunto ambas sugerencias. Yo si que soy muy de radio, pero también en momentos determinados; desayuno, con noticias y sus señales horarias para despegar al trabajo siempre corriendo y música de los 40 en el coche, para empezar el día con alegría, y que mis niñas se vayan acostumbrando a la música, a oir de todo. Aunque siempre me piden nuestra propia lista de spotify.
me apunto lo del programa de clásica en la que soy una lega,
besetes bonica desde valencia