miércoles, 14 de octubre de 2015

¿Has dicho mindfulness?

No puedo más con la moda del Mindfulness como varita mágica para resolver problemas. El "mindfulness" ha venido a sustituir a la autoayuda en la moda de juguetes para adultos. Primero tuvimos la autoayuda, luego el coaching y ahora tenemos el mindfulness que por supuesto viene disfrazado con todo el kit de remedios milagrosos: unas gotitas de anglicismos, otras gotitas de sabiduría milenaria (budismo), un ligero barniz médico y unos cuantos expertos salidos de la nada que llevan (según ellos) una eternidad practicando estas técnicas milenarias. 

¿Tengo algo en contra de que la gente haga mindfullness o se concentre plenamente? No. Tampoco tengo nada en contra de que hagan el pino puente con doble rondanda para relajarse, se traguen 20 episodios de los simpsons o hagan cupcakes como para alimentar a media provincia. 

El fanático del contorsionismo, el adicto a la teleberza y la reposteréxica realizan todas esas actividades simplemente porque les gusta, les relaja o yo qué sé. 

El problema de los adictos a concentrarse es que no contentos con tener un vicio relajante han decidido disfrazarlo de virtud y venderlo al planeta como la panacea para los problemas diarios. 

¿Que tienes estrés? Mindfulness.
¿Que quieres aumentar la autoconciencia? Mindfulness
¿Que tienes síntomas físicos y psicológicos del estrés? Mindfulness.
¿Que tienes el sistema inmunológico débil? Mindfulness.
¿Que tienes la tensión arterial un poco alta? Mindfulness.
¿Que tu niño va reguleras en el colegio? Mindfulness educativo.
¿Que el curro te estresa? Mindfulness ejecutivo.
¿Que tu relación de pareja fracasa? Mindfulness de pareja.

Cambia mindfulness por cupcakes y verás qué ridículo es todo.

Paparruchas. Todas. Y no lo digo yo, que lo digo, lo dice un estudio científico que llega a la conclusión de que la meditación tiene un efecto mínimo o nulo en rebajar el estrés, ayudar a curarse de una depresión o relajar. Las evidencias de que mejore el sistema inmunológico, te haga dormir, comer o tener mayor bienestar son inexistentes. 

Hacer mindfulness, concentrarte plenamente o prestar atención al momento presente no mejoran tu vida para nada. ¿Estoy diciendo que no haya que pensar? No, claro que no. Conviene dedicar un rato de vez en cuando a mirarse un poco, volverse del revés, y pensar con calma saliendo de las prisas diarias. Yo lo hago todos los días en el coche pero ni creo que eso vaya a solucionar todos mis problemas ni vendo motos.  Pensar, y cualquiera que lo haya hecho lo sabe, jode bastante. Pensar la solución a un problema laboral, darle vueltas a un conflicto en el curro no mejora en nada tu bienestar ni nada por el estilo. Solucionarlo es lo que relaja un huevo. 

Concentrarse en uno mismo, desgarrarse por dentro hasta conocerse tanto que te dé miedo no es para nada relajante, ni empatizante ni ninguna de esas majaderías. Jode bastante, aunque hay que hacerlo. 

Pensar y conocerse no es bonito, ni relajante, ni mejora tu vida, ni te hace dormir mejor. En realidad para  conocerte hay que ser muy valiente y tener los huevos de decir "vaya mierda de pavo que soy" o "menuda putada he hecho" o "cómo pude ser tan idiota". Y hay que tragarse eso, con todas las espinas, digerirlo y tirar para adelante. 

Con los problemas no hay que hacer bolitas de plastilina de tanto darle al mindfulness. La vida tiene mil aristas finas que raspan y rozan y desgarran y hay que arañarse y herirse con ellas. Dedicarse a transformarlas en bolitas suaves de plastilina para engañarse a uno mismo pensando que ya no pinchan es una memez, una infantilidad pasmosa y una irresponsabilidad. Esas bolitas tan monas de plastilina tienen dentro una bola de plomo. Prueba a tragarlas. 

Los problemas se pueden pensar en círculo eternamente, sentado con las piernas en cruz y haciendo ommmmm y creyéndote que estás en comunión con lo que sea. Pero cuando tengas agujetas en las piernas, estés afónico de hacer omm y se te haya quedado el culo helado el problema seguirá ahí. 

Lo que soluciona los problemas es pensarlos y después levantarte, cogerlos, despedazarlos e ir tragando los trozos  poco en poco para ir solucionándolos. 

¿Quieres hacer mindfulness? Por mi estupendo. Pero no me vendas motos. 

Y si quieres relajarte, ser consciente de ti mismo al 200 %, ser consciente del momento presente,  bajar tu tensión arterial y dormir como un bendito, nada como el sexo. 

Y eso sí que es una práctica milenaria, se llama follar. 


76 comentarios:

Anónimo dijo...

La protagonista de "todos" tus post, de manera excesiva, eres tú. Piénsalo.

molinos dijo...

Anónimo es un blog personal que se llama Cosas que (me) pasan y que sólo escribo yo. Es una obviedad que yo soy la protagonista por activa o por pasiva.

txipi dijo...

Anónimo: esa es precisamente la movida de los blogs personales, ¿no? :D

palomamzs dijo...

Casi todo el que tiene un blog habla de sí mismo, aunque sea de manera indirecta. Y volviendo al tema del post: follar y meditar no tienen por qué estar reñidos.

Esther dijo...

jajaajaj cuando lees un blog que se llama Cosas que me pasan... ¿de qué coño te crees que va a hablar la que lo escribe? Me mata la curiosidad de verdad...

Albert dijo...

Creo que el anónimo del primer comentario quizá quería decir que lo pensaras en profundidad, a full, vaya };-{>

Anónimo dijo...

Hola, echo de menos tu entrada de lecturas del mes de septiembre.. sniff... sniff.. si, y solo si, el sexo desenfrenado te ha quitado tiempo de lectura te lo perdonaría ;-)

molinos dijo...

Anónimo que echa de menos las lecturas encadenadas....yo también echo de menos esa entrada pero es que ni en agosto ni en septiembre he terminado ningún libro. Ando con las 1000 páginas de Postguerra de Tony Judt y entre eso y la felicidad no me da la vida. Pero prometo terminarlo YA.

Gracias!!

MATT dijo...

Ay Dios lo que me he reído. Hoy has estado sembrada, hay cada frase de mearse.
Un beso

Alberto Secades dijo...

Es evidente que el uso de términos en inglés es una forma de provocar confusión muy extendida.
Pero también lo es cuando se mezclan las técnicas y sus aplicaciones.
Tengo claro meridiano ("cristalino") que el problema no está en la técnica en sí; por cada estudio que diga una cosa te presento yo dos que afirman lo contrario.
Me molesta bastante ("hostiliza") escuchar a alguien hablar de asuntos que desconoce; creo que no has profundizado para conocer en qué consiste la TAC ("Terapia de Activación Conductual"). Es posible que no tengas interés en conocerla, pero es una falta de respeto manifiesta despreciar a quienes están teniendo problemas, del tipo que sea (y no han encontrado forma de resolverlos).

Por norma general, me gusta la forma despreocupada y divertida con que abordas algunos temas del blog; en mi opinión, en este caso concreto, burlándote de quien se sienta débil me has parecido cruel y retorcida, porque te dirigías contra quienes trataban de encontrar remedio, o ayuda, no contra quienes se estaban lucrando con el sufrimiento ajeno.

Sentía que alguien tenía que decirlo. Me he requeteconcentrado para ser yo.

HombreRevenido dijo...

Rechazas el mindfulness porque intentas vendernos tu propias modalidades: el carthinking y el empotrismo milenario.

Pero me ha encantado lo de las bolitas de plastilina. Tipo escarabajo pelotero. O como el trajín de Sísifo, arrastrando los problemas hacia lo más alto de la montaña sin poder deshacerse nunca de ellos.

Bal dijo...

Te juro que no lo había oído. Estoy fatal....

Anónimo dijo...

La guerra de los estudios científicos es un poco absurda. Hay otros tropocientos estudios que demuestran que la meditación sí funciona en el manejo del estrés...

Por otra parte, mindfulness (o meditar, que para el caso es lo mismo) es justo lo opuesto a "darle vueltas a cómo solucionar algo en el curro" o "meterte a conocerte a ti mismo".
Es conseguir dejar de darle vueltas a las cosas y apagar el coco un rato. Que hay gente que lo consigue haciendo deporte, o cocinando, o follando, o durmiendo... pero hay quien no, y esto le va bien. Y realmente le funciona.

Es cierto que no va a resolver tu vida, pero con la tendencia general de darle a todo más vueltas de la cuenta, que haya quien se acerque a una disciplina que te obliga a parar, sentarte, dejar de pensar y concentrarte en cómo se mueven tus pies o simplemente en la música que tienes puesta, es una buena herramienta.

Y no le quita aristas a la vida, pero a lo mejor te ayuda a quitarle tú importancia a eso. O no. Pero es muy atrevido asegurar que no mejora la vida de nadie. Sobre todo cuando ni siquiera tienes claro qué es.

Que me parece estupendo (y lógico) que estés aburrida de que te lo metan en todas partes, pero criticarlo sin conocerlo se me queda un poco insuficiente... No hace falta ser experto, pero lo mínimo es saber de qué va.

Porque hay gente seria dedicada a esto, porque hay a quien sí que le mejora la vida (aunque sólo sea por enseñarles a desconectar) y porque es, en cualquier caso, una afición o una herramienta como otra cualquiera.

Sonia.

molinos dijo...

Alberto, yo no falto al respeto a quienes tienen problemas, faltaría más. Es más, me parece fabuloso que la gente haga mindfulness o lo que quiera, terapia o lo que crea que le venga bien. Pero que algo te haga un bien a ti no lo convierte en la varita mágica para resolver los problemas del mundo y de eso va el post, de las modas absurdas por las que buscamos un botón mágico que lo resuelva todo y que nos venden como tal.

Sé algo de terapia y conmigo no funcionó. Pero eso no quiere decir que desprecie al que acude a ella y le funciona. Tampoco me parece mal el que para sentirse mejor, concentrarse, relajarse o lo que sea corre 40 km...o hace lo que sea.

Pero me pongo mala con los vende motos que se aprovechan de los problemas de la gente para venderles remedios milagrosos que NO existen. No creemos en los reyes pero nos creemos que con un curso de 3 dias a 180 euros vamos a solucioanr nuestra vida. De eso va el post.

Marcos dijo...

Llevo muchos años siguiendo este blog y últimamente cada vez me da más tristeza entrar... Antes me transmitía buen rollo, había post de buen rollo, otros interesantes...

Pero últimamente tus post-pataleta contra casi cualquier cosa que se salga de lo que te mola (sin conocerlo) me empiezan a cansar. Que por supuesto es tu blog y puedes escribir de lo que te apetezca, y ninguna opinión te tiene que importar.

Pero a mí me da pena que antes aquí me encontrase buen rollo y ahora todo sea ridiculizar, criticar y mandar a la mierda cosas que no conoces sólo porque a ti no te molan.

No sé, es una pena. Pero en fin, con dejar de leerlo se acaba el problema.

Laurita dijo...

Soy super fan de Anónimo n.º 1. Tía (perdón por la confianza), tu blog personal habla de ti. O sea. Qué fuerte.
Y sobre el mindfulness, igual a alguien le funciona, pero yo lo intenté en una etapa un poco chunga de mi vida y casi me da un mal, porque no me soportaba a mí misma. Irme de cañas o jugar a hacer el animal con mi hija me va mucho mejor, dónde va a parar.

SuperWoman dijo...

Me he molestado en leer el link al artículo científico que proporcionas y las conclusiones son justo lo contrario a lo que pones. A ti no te funcionó, tú misma. Pero por eso mismo se hacen estudios con diferente gente antes de concluir nada. Porque yo tuve un tío que se murió con 95 años y sanísimo fumando tres paquetes de tabaco diario, pero jamás se me ocurriría decir que fumar es saludable por eso.

molinos dijo...

Marcos, siento no darte buen rollo. Me hubiera encantado que en todos estos años leyéndome lo hubieras dicho y no que comentes para decir que te da pena. Escribo lo que me surge cuando me surge, no voy más allá y lamento que no te de buen rollo pero no es verdad que ultimamente todos sean de mal rollo. El de Mankell no lo era, el de soy una chica con suerte tampoco lo era, el de Irene te quiero tampoco lo era, el de solterismo no lo era, la crónica de mi viaje a Bilbao tampoco lo era....¿qué hay varios que no te han dado buen rollo? Puede ser, pero no digas que son lo que no son.

Lamentaría que dejaras de leerme...pero es tu decisión.

Gracias.

molinos dijo...

Obviamente no me he explicado bien.

Hacer mindfulness me parece estupendo. Venderlo como la solución a todos los problemas es lo que me parece absurdo. ¿Mindfulnes infantil? ¿copmo ser un padre mindful?

Anónimo dijo...

Una interpretación: quizás el post anterior debería haberse titulado "YO YO YO y ... Mankell". Y lo mismo con otros post. El anónimo 1 habla de tu protagonismo de "manera excesiva" . Creo que eso te hace perder, cada vez más, pie.

Con cariño

Marta

Crónicas de una española en Viena dijo...

Entiendo perfectamente el fondo de tu post y comulgo con él. Me parece también muy bien escrito. Solo difiero en una cosa: la meditación no es para resolver problemas, es para "no pensar", se trata de parar el cerebro y sus efectos positivos sobre la salud están demostrados. Que a ti no te vaya es otra cosa, yo sin ella no puedo vivir y no me ha costado un duro, aprendí sola y la llevo practicando años y años. Y cuando la he dejado algo de lado ha sido catastrófico porque yo sí necesito parar la mente , pensar en blanco al menos diez minutos al día. Eso deberías corregirlo porque ahí, siento decírtelo , has hablado desde la ignorancia. En lo demás, cien por cien te suscribo.
Saludos

Salamandra dijo...

Uala, ha dicho "follar"!!!!!!!

Al infierno vas :-)

Por cierto, reina, que yo no es que quiera contradecirte, allá tú (últimamente me leo tus broncas en diagonal porque al igual que Marcos, pienso que pontificas un poquito de más. Y obviamente es tu casa y te cagas en quién/lo que quieres, faltaría más, pero como los comentarios están para comentar, valga la rebuznancia, pues mira, ejerzo :-)). Sin entrar en polémicas, solamente puntualizar que, como bien dice el anónimo de más arriba, la meditación consiste en hacer exactamente lo contrario a lo que tú dices (eso que has puesto de "pensar en uno mismo, desgarrarse" y toda esa sarta de desinformaciones que has escrito). Por tanto, esa sentencia lapidaria de "concentrarte plenamente o prestar atención al momento presente no mejoran tu vida para nada" no ha lugar, puesto que no has entendido ni profundizado en nada de lo que se supone estás "rebatiendo".

Y que conste que lo digo de buen rollo.

Follemos mejor, que eso todo el mundo, más qué menos, sabe en qué consiste.

molinos dijo...

Gracias a todos. No tengo ni idea de meditación. Me alegro de que os funcione a muchos.


Crónicas de una española en Viena dijo...

Si me disculpas, vuelvo a comentar. Estoy un poco desconectada del mundo, pero acabo de ver que el mindfulness no es otra cosa que lo que siempre se ha llamado meditación. Y la meditación no arregla nada,nadie nunca ha prometido que se te arreglen los problemas, pero a muchas personas nos ayuda un huevo. Meditar sí es buenísimo para la salud física y mental, no lo digo yo, lo dicen hasta los médicos. Creo que no te has informado. Yo conozco gente a la que no le va la práctica, al parecer a ti tampoco, pero de ahí a cargársela de esa manera. Hombre, es tu blog y puedes contar lo que quieras, pero yo creo que hay que ser un poco más responsable porque habrá gente que te hará caso,y el problema que yo veo aquí es que estás despreciando algo que es muy válido. Sé que en el otro comentario he dicho que te suscribía todo y te suscribo que no hay nada que te vaya a resolver los problemas y si alguien te lo intenta vender, miente. Pero la meditación es fabulosa sí o sí para muchísima gente , yo incluida.

HombreRevenido dijo...

La meditación funciona porque la autosugestión funciona. Y eso es magnífico. Pero convertir en trascendente un placebo a lo mejor (sólo a lo mejor) es un poco exagerado.

En mi opinión, creo que Molinos se burla de los vendeburras que explotan una moda (ahora toca mindfulness y mañana será la petánca interior). Ellos son los que de verdad pervierten la meditación.

En ocasiones la gente se va a reír de cosas que os gusten. Tampoco nos pongamos melodramáticos. Pasa en las conversaciones entre amigos constantemente. No es "pontificar", es polemizar con un poco de mala leche. No pasa nada por reírse de uno mismo, es más, es sanísimo. Como decís de la meditación: "a mí me funciona".

Alberto Secades dijo...

Con todo el cariño del mundo (y sin ninguna ironía), por los momentos que me has regalado leyendo tu blog y tu libro, me permito dejar una cita de Chesterton, que considero apropiada:

"Nadie que se tenga por un hombre deja que sus estados de ánimo alteren sus convicciones, pero dichos estados de ánimo son lo que nos permite entender las convicciones ajenas. No es intolerante quien sabe que tiene razón (eso lo sabe cualquiera que esté en sus cabales), sino aquel cuyas emociones e imaginación son demasiado frías y débiles para comprender que los demás se equivocan".

No se puede leer a GK sin tener que obviar su sexismo; no te quedes en eso.

Gracias.

Anónimo dijo...

Sinceramente, un post necesario para MEDITAR. Ni más ni menos, pues es el estilo del blog en alguna que otra entrada. El estilo de la autora, por cierto, y puesto que es un blog personal y del que se aprende de todo un poco. Hasta, como digo, meditar y reflexionar. Vivimos en una sociedad de consumo en que incluso el lenguaje tiene un precio: se nominaliza todo con tal de venderlo. Relajarse, muy bien, hágalo. Meditar, de acuerdo, adelante... Haga lo que quiera, pero, por el amor de Dios, cuídese de quienes le venden la moto con nombres megachuliguays. Y el mindfullness es un rollito de esos. "Yo ahora estoy en esta onda, me funciona". Ya, pero amiga, como el régimen de la alcachofa, cuando dejes de estar en esa onda, recuperarás diez kilos de problemas. ¿No sería más conveniente que repensaras mejor tus hábitos (o vicios) y, mejor aún, repensaras qué es lo que realmente quieres hacer con tu vida? Digo yo. Más que entregarte a las modas de cuatro listos ("expertos") en mindfullness, coaching o su puta madre.
Pero, vamos, que el post critica claramente a los vendedores de humo y da un toquecito a quienes sucumben (o sucumbimos, que aquí nadie está libre) a estas farsas.
Yo te seguiré leyendo. Y los últimos posts, una delicia, por cierto.

Voz en off dijo...

Le llaman así y es sólo psicología?

Cabrónidas dijo...

¡Hola, Molinos!

Voy a meditar sobre esto que dices.

Anónimo dijo...

Pero bueno... A estas alturas del contrato... ¿No conocéis a Moli? Parece mentira que se te saque punta de esa forma a todo lo que dices. Y sí, puede sonar buenista, pero después de todo lo que has contado es curioso que haya tantos comentarios que parecen no enterarse de nada... No lo compras, y ya está. Pero no demonizas a quien lo practica, de ninguna manera. Y reconoces que en tu caso no fue la panacea que te "vendían", y lo quieres compartir. Me parece noble por tu parte.

Que hay quien sigue tu blog a rajatabla? (o cualquier otro)... En fin, sin palabras!

Tienes mucho mérito. Ojalá no te canses.

Creo que cada día te superas. Y sí, hablas de ti, y lo haces a tu manera...(por eso es tu blog) para ver el telediario ya tenemos más opciones...

...y en tu conclusión final...ahí me has dao!

Un abrazo!
Enja

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Crónicas de una española en Viena dijo...

No, hombrerevenido, no es la sugestión. La meditación funiciona porque dejar la mente en blanco ( no es moco de pavo y requiera muchísima práctica) es desconectar hasta de ti mismo y del hartazgo de ti mismo que tienes. Baja el pulso ( lo notas de inmediato o al menos que casi ni respiras), es la hostia en vinagre, y no porque te sugestiones, en realidad haces todo lo contrario: pasas del mundo, de ti y de tu puta madre, y eso no lo tiene ni el sexo. Lo recomiendo cien por cien. Mi marido lo ha intentado pero no puede quedarse en blanco, yo digo que no tiene la disciplina para intentarlo una y otra vez. Totalmente de acuerdo en lo de la peña que da miles de nombrecitos para sacarse el parné. Hay gente que lo enseña gratis, yo aprendía autodidacta y funciona igual. Besos

Mere dijo...

De acuerdo contigo. Harta de vendemotos.

Matilde Matarredona Martinez dijo...

Pues a mi eso del milfudnees ese me suena a lo que decían las monjas en el cole ... "¿has hecho examen de conciencia? .... Se nota que no has hecho examen de conciencia ...¡vete a confesar!"... en fin nada nuevo bajo el sol... Para lo demás un poco de Psicología de la Atención que por muy básica que sea algo hace....

Anónimo dijo...

Hola Moli,

Primero, qué bien verte contestando los comentarios del post! :)

Segundo, tu post me ha recordado este artículo que leí el fin de semana: http://www.nytimes.com/2015/10/10/opinion/can-we-end-the-meditation-madness.html?emc=edit_tnt_20151009&nlid=12889162&tntemail0=y&_r=1 Creo que estoy más en la línea de lo que dice este artículo que en la de lo cómo lo has descrito tú, pero en realidad creo que venís a decir lo mismo!

Y un par de apuntes. Para los comentarios que dicen que por cada artículo que dice que no yo te traigo dos que dicen que sí, sólo señalar que este al que te refieres es un meta-análisis (es decir, es un resumen de otros estudios ya publicados) publicado en JAMA, no es cualquier cosa. La calidad científica de las investigaciones también tiene que contar.

Por otro lado, también quería comentar que cuando se habla de una terapia/tratamiento/etc específico, no vale sólo con tener en cuenta el qué, si no también el para qué. Por ejemplo, es el ibuprofeno un buen tratamiento? Pues para mis dolores de cabeza sí, pero para tratar hongos, por ejemplo, pues no. Esta revisión habla de usar la meditación para el estrés psicológico y el bienestar (well-being), no lo mezclemos con la utilidad que tiene o pueda tener para otras cosas como los trastornos mentales (ansiedad, depresión, etc) porque no es lo que se está mirando aquí.

Gracias!

Lou Perea dijo...

La de gilipolleces que tenemos que aguantar con tanto iluminado, mucho pensar y poco actuar, pero piénsalo, es que en esta vida que nos ha tocado es lo que se lleva, divagar sobre lo humano y lo divino, siendo plenamente consciente de que no estás haciendo ni el huevo por resolver un problema mientras esperas que llegue otro menos reflexivo que lo solucione para tener algo que criticar.
A la mierda el mindfulness
Lou

drama mamá dijo...

No soy una experta pero meditar es otra cosa distinta a pensar, es lo contrario, es vaciarte de pensamientos. No sé si tiene beneficios científicos pero mi breve experiencia es la leche, es lo más relajarte que he hecho, y ya te digo que solo lo he intentado de manera autodidacta y un día que fui a una cosa de trabajo y de verdad, fuera de mística, es la leche. Si eres nerviosa, agitada, rumiante, activa... Si consigues aunque sea un rato parar de pensar, te sientes bien, sin ruido. No creo que me haga más longeva, ni siquiera que me reduzca el nivel de estrés, pero solo se me ocurre algo que me haga sentir parecido y es nadar. Meditar se parece mucho a nadar: respiración, ritmo, y tranquilidad. Lo del mimdfullness no lo manejo.

Anónimo dijo...

Jajajajajajajaja.
Plasplasplasplas

Crónicas de una española en Viena dijo...

Y qué tendrán que ver las churras con las merinas? Quien sabe de medita. ción jamás te va a decir que no actues, eso es una soplapollez, es que parece que no lo queréis entender. Una cosa son los charlatanes vende terapias-de-todo-tipo y otra la meditación en sí: NO PENSAR mientras se medita, luego sí, por dios y actuar sobre todo y el que no es que es gilipollas. Ay, es que estáis mezclando lo que no hay que mezclar.

Anónimo dijo...

A mi tampoco me atrae la meditación, alguna vez lo he intentado y no consigo concentrarme. Pero creo que es debido a que soy mas de acción que de reflexión.
No obstante, desde que leí las experiencias de Carlos Castaneda, como discípulo de un Chamán, siento una gran atracción por el tema del poder de la mente. Poder que alcanza sus niveles altos cuando el cerebro es excitado por sustancias químicas externas o producidas por el mismo cuerpo. El ejemplo mas común es la generación de endorfinas capaces de producir cambios mentales y físicos en las personas en la etapa del enamoramiento (Por cierto, he leído por ahí que dura sólo ocho semanas)
Por eso no descarto que haya personas que sean capaces de generar endorfinas mediante un gran capacidad de concentración y llegar así a conseguir esos beneficios.

Pablo dijo...

¿Pero qué coño es eso del mindfulness?. ¿Por qué hay que usar putos palabros anglosajones con lo rico que es el castellano?. ¿Es "meditación"?. Pues decidlo, ¡coño!, ¡que la palabra existe!, como "seguidor", "tema", "entrada", "gestor de proyecto"...
Sé que es batalla perdida, pero es que siempre he sido del Estudiantes...
A los indignados con la entrada de hoy de Moli os recomiendo que hagáis "ooooooommmmm". A veces conviene meditar ;-)
Saludos cordiales.

Lhotse dijo...

Jo macho, pues meditar no es ni dejar la mente en blanco, ni eliminar los pensamientos. Meditar es ser testigo, objetivo, de todo lo que pasa en tu interior sin juzgarlo. Ramiro Calle lleva toda su vida meditando y los pensamientos siguen estando ahí. Meditar es volverse más compasivo con uno mismo y con los demás, darle otro prisma a las cosas, aprender a vivir a otro tempo. Y tampoco, por cierto (Buda se arrancaría la cabeza) tiene nada que ver con pasar un ratito a gustito y relajado. Para eso está la relajación "piensa en un prado con montañas al fondo, estás muuuyyy tranquilo..."

Pero en eso estoy contigo Moli (a pesar de que has sido osada y has pecado de aseverar algo que no es cierto), a día de hoy todo se nos envuelve en una funda bonita y nos lo venden como el "resuelvetodo". Y a mi, que me ha costado un huevo llegar a donde estoy, porque mi cabeza me ha dado tralla fina, me jode soberanamente eso, porque sé que estar bien es el resultado de miles de pequeñas cosas. Y sobre todo de mi esfuerzo y mi ahínco por estar bien.

Además, como seres humanos únicos que somos en nuestra individualidad, nunca a dos personas les sirve la misma cosa.

Yo te sigo leyendo, porque eres auténtica y escribes de puta madre :)

Tita dijo...

El yoga es viejuno, ahora se llama mindfulnes, y es tan bueno como el aceite de oliva virgen extra, el actimel cada día, la copa de vino y follar con preliminares tipo aquí te pillo aquí te cepillo mientras te tomas un gin-tonic-lentejas-al aroma de jengibre.
¿Qué será mañana? ya veremos.

Y que no nos pille muy viejunas para refunfuñar por las novedades, y sepamos disfrutarlas un poco.

el chico de la consuelo dijo...

Escribir un blog es mainfulnes en toda regla.Te miras el ombligo atentamente, te olvidas del mundo, mientras sueñas con ser otra cosa.

Le doy mis ten points a HombreRevenido de guesconsin por el comentario mas acertado.
Esto parece cuando letonia le da diez puntos estonia, pero bueno así es.

Muaksssss

lo+ dijo...

Jajaja cambia mindfulness por cupcakes y veras que ridiculo es todo...me parto....aviso a mercachifles, me flipa los 45 comentarios...Moli, tu si que sabes, Reina....
y gracias a los que nos aclaran a todos tus lectores el concepto, la traducción del anglicismo....me estaba costando...mindfulness....llenar la mente de nada...osea...vaciarla de todo pensamiento ... soy hiperactiva y me cuesta
Me estresa la quietud, cuento minutos no puedo no contarlos...a mitampoco me va
Lamentablemente.

Calamares en su tinta dijo...

Dharma de mercadillo y pseudociencia no difieren mucho.

Anónimo dijo...

No nos olvidemos de esta frase de la revisión sistemática publicada en JAMA

«Mindfulness meditation programs had moderate evidence of improved anxiety (effect size, 0.38 [95% CI, 0.12-0.64] at 8 weeks and 0.22 [0.02-0.43] at 3-6 months), depression (0.30 [0.00-0.59] at 8 weeks and 0.23 [0.05-0.42] at 3-6 months), and pain (0.33 [0.03- 0.62]»

Más información sobre las posibles aplicaciones terapéuticas de la técnica:

Effects of mindfulness on psychological health: A review of empirical studies http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S027273581100081X

The efficacy of mindfulness-based stress reduction on mental health of breast cancer patients: a meta-analysis. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=22961994

Mindfulness-based stress reduction for breast cancer—a systematic review and meta-analysis http://www.current-oncology.com/index.php/oncology/article/view/1016/1032

Un saludo.

Gerardo Lacouture dijo...

Mindfulness y meditación no son lo mismo; por lo menos en lo que a Budismo se refiere... en el momento en que intentas un resultado se acabó la meditación. En el momento en que la usas como técnica, estás haciendo otra cosa.
Un monje Zen está meditando, y el maestro le pregunta: "¿para qué meditas?, y el monje responde: "para lograr la iluminación". Luego el maestro toma un ladrillo y empieza a rasparlo; por lo que el discípulo pregunta: "para qué raspa ese ladrillo?, y el monje responde: "para hacer un espejo".

Anónimo dijo...

Esto de los ejemplos de los maestros Zen está muy bien, el maestro raspa un ladrillo para hacer un espejo, y al día siguiente observa una sardina en su aceite para subir a la montaña.

Todo cuela.

NáN dijo...

Mi experiencia: he meditado desde hace muchísimo tiempo. Llegué ahí por casualidad y nunca se lo he recomendado a nadie. Como mucho, cuando ha surgido el tema, he dicho “oye, a mí me va bien”. Pero soy un meditador discontinuo: medito 4 o 6 meses y cuando estoy de puta madre lo dejo (uno, dos... 4 o 5 años), hasta que de pronto vuelvo.

Nunca he pagado para meditar, ni hace falta que te transmitan “conocimientos”: la técnica es tan sencilla que hasta todos los niños, hasta los dos o tres años, la ponen en práctica de manera “natural”. Todo lo más, a veces en algunos grupos he dejado unos 3 euros en cada sesión para pagar entre todos el alquiler del local. Practiqué varias técnicas, hasta que llegué al zazén, cuya práctica en grupo abandoné porque tiene un pequeñísimo componente budista que me molestaba, así que desde hace mucho tiempo medito solo (es un poco peor, pero me compensa), en mi casa. Para mí el zazén es el grado máximo porque, te lo dicen bien clarito... no sirve para nada... ya que consiste en hacer nada: estar sentado, controlar la respiración, mantener la espalda recta y mantener la relajación de todo el cuerpo. Es ¡endiabladamente difícil! controlar la respiración y la espalda recta y, al mismo tiempo, estar físicamente relajado, así que te concentras en eso y cuando suena la alarma que habías preparado y “vuelves en ti” te das cuentas de que, pensando en eso, habías dejado absolutamente de tener otros pensamientos. Estabas tan a gustito en lo que yo (y repito, yo) llamo un no-tiempo en un no-espacio. Cuando suena la alarma te das cuenta de que las piernas te duelen horrorosamente: ¿dónde estaba el dolor un segundo antes, en ese “tan a gustito”? Si hay un misterio en esto, es únicamente ése.

Del mindfulness tenéis cumplida información en la wikipedia (en inglés). Y uno de sus pioneros, Jon Kabat-Zinn, escribió un libro en 1994 titulado “Wherever You Go, There You Are” que se ha hecho famosísimo. No es más que una trivialización de la meditación unida a una serie de mensajes de filosofía oriental. Un “downgrading” de la meditación. Pero parece que a la gente le va bien. Incluso se ha puesto de moda en los últimos años entre los altos ejecutivos de empresas globales: ¡qué cabrones!, se tranquilizan, están más alertas y cumplen mejor su objetivo de fastidiarnos la vida.

Algunos de estos mindfulnesistas SÍ ESTÁN INTENTANDO vendernos la moto de que se ha descubierto la fuente de la eterna juventud por un precio (en dólares) aceptable. Y es desde ahí donde entiendo a Molinos al cabrearse. No sabe mucho de meditación, cierto, pero sí de vendehumos, así que quizá solo ha contado unas ideas de alguien que cuenta las cosas que le pasan; quizá confunda un poco la meditación con el mindfulnes... ¡pero su “mosqueo” de gente de la calle es válido!

Eso sí, a los que meditamos (incluso a los que como yo nos cansamos de estar tan alerta y ecuánimes, y por un largo tiempo cambiamos el zafu por un taburete de bar donde beber whisky)... dejadnos tranquilos. De verdad que no queremos vender ninguna moto a nadie.

(No) siento la extensión, porque no he sabido sintetizar más.

Rísquez dijo...

"Y si quieres relajarte, ser consciente de ti mismo al 200 %, ser consciente del momento presente, bajar tu tensión arterial y dormir como un bendito, nada como el sexo.

Y eso sí que es una práctica milenaria, se llama follar."

No puedo estar más de acuerdo...Cada vez que oigo a un mercachifles vendiendo chorradas temo por la cantidad ingente de incautos que caen en semejantes majaderías.

Anónimo dijo...

El problema no es que no te guste el mindfulness o que no te guste que se venda como solución " para todo":

El problema es, como otros han detectado, que al leer el artículo se nota que no sabes lo que es.
Precisamente es lo contrario de darle vueltas a las cosas.

Ahí es donde pierdes credibilidad.

marthabaz dijo...

Moli, generalmente me reconozco en todo lo que escribes. En esto no, pero claro que respeto que no te guste algo (faltaría plus!), y me encanta que tu blog hable de ti, yo te leo porque me interesa cómo piensas. Sólo me gustaría decirte que me ha saltado a la vista leyéndote lo que dices sobre pensar, pensar excesivamente, etc., porque el mindfulness, como cualquier meditación, consiste precisamente en parar de tanto pensar, pensamos demasiado por defecto, el mindfulness es dejar pasar esos pensamientos y no engancharte a ellos. Confundimos a veces conciencia de uno mismo con repensarse a uno mismo, y en este caso es todo lo contrario, no pensarse, sino sentirse. Besos!

Blanco Humano dijo...

No sé absolutamente nada de mindfulness, pero tiene pinta de ser otra de esas modas clínex que están diseñadas para decir que lo curan todo, vender cuatro libros y durar tres meses. Y a por otra.

De hecho parece una adaptación mala del Zazen que consiste precisamente en todo lo contrario, en tratar de no pensar. Claro que es Zen y nada en el Zen es fácil. De todos modos, los budistas tampoco dicen que el zazen cure nada por sí mismo, lo que sirve de algo es el satori (despertar). Y tampoco dicen que cure el sistema inmunológico.

Marcos dijo...

Por alusiones, respondo de nuevo.

Es cierto que no todos tus post son como éste. Si fuera así, te habría dejado de leer hace muchísimo. El problema (para mí, claro) es que la tendencia va hacia aquí. Que antes los post hostilizados, o críticos, eran divertidos, no pretendían tener la razón absoluta, y muchas veces se documentaban en cosas reales. Ahora son destruir por destruir.

Y que, en general, en cualquier comentario de cosas que no te molen, en cualquier idea que no te guste, incluso dentro de un post a priori positivo, hay una agresividad que antes no estaba, o yo no veía.

Que tampoco es que me tenga que justificar. Tú escribes, a cada uno nos transmite una cosa, y punto. Pero sí veo una tendencia hacia el mal rollo. Igual que veo una tendencia a ridiculizar cualquier comentario que no comulgue con lo que piensas. Y me da pena. Porque en otras entradas mega polémicas no he visto ese rollo.
Puede que también sea consecuencia de seguirte en redes y ves cómo allí haces sangre de lo que aquí no te gusta.

Cosas como lo de que tu blog es muy personalista, por ejemplo. Es cierto no que hables más de ti (eso es lógico, es tu blog, es personal, etc) sino que de todo lo que hablas lo haces sentando cátedra, desde tu opinión como verdad absoluta en vez de simplemente como opinión. Es algo que ha ido a más con el tiempo, y es obvio. Y choca, porque a veces (como en esto del mindfulness) metes mucho la pata por desconocimiento. Cuando si simplemente dijeras por qué a ti no te mola, pues no hay conflicto.

En cuanto a cosas como "Me hubiera encantado que en todos estos años leyéndome lo hubieras dicho y no que comentes para decir que te da pena." (y su versión burlona en Twitter), comentar es algo que se decide cuando surge. Si no me ha surgido antes, o lo he hecho en anónimo o con otra cuenta, es algo totalmente independiente de lo que he decidido escribir en este post.

En cualquier caso, es lo que dije, con no leer lo que me dé mal rollo me vale. En vez de seguirte, entrar de vez en cuando a ver si hay algo agradable, y listo.

Que ya te digo, lo mismo no eres tú y soy yo, que últimamente aguanto menos la agresividad gratuita ajena, y esto siempre fue así, pero el caso es que ya no me mola, que efectivamente me da tristeza ¡y también es mi derecho!

Que tengas buen día.

Coccinellidae. dijo...

Jajaja, lo sabía! Me puse a leer los comentarios porque sabía que en esta entrada habría muchos más suceptibles que en la de los runners...será que hay más gente que prefiere enfriarse el culo para relajarse que salir a correr?

Primero que sepas que me has dado idea para una entrada, que el tema de poner nombres ingleses a las cosas hace que sean más chachispirulis y vuelve gilipollas a la gente...da para un post.

Y no sé qué entienden los demás, yo solo veo que estás un poco rabiosa por los que venden algo que no le funciona a todos...y que te da envidia cochina los que consiguen desconectarse tan facilmente como sentarse en el suelo diciendo ommmm! Pero es cierto que yo lo que tenía entendido de estas técnicas de relajación que en algún curso (gratuito) nos dieron el tema era no pensar en nada, concentrarse en respirar, imaginar cosas pero nada que tuviera que ver con nuestra vida o problemas diarios. Y la gente te critica por eso...y lo mismo es que te hemos entendido mal...está algo ambiguo...

CiriKaerMorhen dijo...

Madre mía, la que se ha montado con este post, no?

Me recuerda a cuando probé la antigimnasia y la profesora decía que con eso íbamos a resolver prácticamente cualquier cosa, desde nuestros conflictos con nuestros padres hasta con nosotros mismos. Yo, francamente, dejé de verle la gracia a las tres sesiones y lo dejé, porque no me gustaba (la profesora dijo que el hecho de que lo pasara mal con las posturas que nos hacía adoptar era bueno... yo le dije que si me pagaba la fisio para arreglarme las contracturas que me hacía, seguía sin problemas xD). Para otra de mis amigas es la panacea y ahí sigue, y cumple con las expectativas que se ha marcado para ella.

Con la meditación y el yoga me pasa lo mismo. Soy incapaz de relajarme, de hacer movimientos fluidos. Me han dicho que tengo que respirar, que me centro demasiado en mí misma y en mi cuerpo, blablabla... A otra de mis amigas le va de maravilla el yoga.

Finalmente, decidí ponerme a nadar. ¡Qué maravilla! Me hago 50 largos cantando mentalmente (no puedo ponerme mp3 porque necesito usar tapones y además soy sorda, así que de poco me valdría) o pensando en qué me voy a hacer de comer, o en cualquier cosa que no tenga nada que ver con las clases o trabajos mil... Y salgo de allí nueva. Soy la única de mis amigas a la que la piscina le relaja.

¿A dónde quiero ir a parar con esto? A que creo que he captado lo que dice Moli: todas estas cosas le pueden ir bien a una persona o a dos, pero no se puede generalizar. Yo no puedo decir que la antigimnasia no funciona, sólo que a mí no me funciona, igual que tampoco puedo decir que la piscina es lo más relajante que hay en el mundo porque de la gente a la que conozco, soy la única a la que hacer ese ejercicio le relaja. Y tampoco está bien que otros pretendan venderte esas cosas como lo más de lo más, cuando muchas veces ellos ni las practican (mi profesora de antigimnasia jamás se puso a hacer esas posturitas y nunca he visto a una monitora o monitor de yoga hacer yoga delante de mí).

molinos dijo...

Marcos,

He dicho que "me hubiera encantado" no que tuvieras que hacerlo. Obviamente cada uno comenta cuando quiere y como quiere, no he exigido nada de nada.

Sigo sin estar de acuerdo con que todos mis posts ultimamente sean de mal rollo y me remito a la lista que te di ayer. ¿Que estoy más hostil en algunos? Puede ser. No puedo ser la misma persona que era hace 8 años ni hace 5...Y claro que meto la pata, mogollón. Muchísimo. En el blog, en el día a día y en mi casa...y el blog lo vivo como mi casa.

Pero repito estás en tu completo derecho a leerme, a que no te guste y a comentar. Y yo autorizo todos los comentarios y estoy en mi derecho a no estar de acuerdo...

Gracias.

Anónimo dijo...

Hola,

Hice un curso mooc sobre mindfulness hace tiempo para ver de que se trataba y no estaba mal. No es una panacea pero algunas herramientas me resultaron interesantes y útiles. Estoy de acuerdo con que si tienes problemas lo más lógico es que acudas a un profesional pero lo dicho hay cosas que si están bien. Aunque si piensas que te va a solucionar la vida, eres un poco ingenuo.

Gyzman dijo...

Llevo tiempo leyendo tu blog, es la primera vez que comento... Por no redundar suscribo lo dicho por Marcos.

albaencai dijo...

Yo también te leo desde hace tiempo, aunque creo que he comentado solo una vez. En general me gusta mucho como escribes, me pareces una tipa lista y divertida, a veces me parece que hablas por mí o de mis cosas, creo que eres más sensible de lo que quieres dar a entender, y a veces me tocan muy dentro algunas cosas que cuentas. Pero algunas entradas, como esta del mindfulness, me resultan muy cargantes: pontificas, sí, y hablas como si estuvieras en posesión de la verdad, muchas veces con argumentos traídos por los pelos y sobre cosas que es palmario que no conoces bien. Estoy de acuerdo con otros "comentaristas": a veces se te va la mano, usas un tono tajante, sobrado y arrogante y después de un post de estos se me queda muy mal sabor de boca.
Evidentemente, es tu blog y escribes lo que quieres y como quieres, faltaría más. Pero los que te leemos nos quedamos o nos vamos, según lo a gusto que estemos leyéndote.
Así que esta vez me desuscribo. Me dejaré caer de vez en cuando para ver lo que cuentas, pero ya no te seguiré asiduamente.
Mucha suerte.

Anónimo dijo...

Me ha encantado tu post. Yo lo que veo es que, cada equis tiempo se cambia de nombre a las cosas... Por ejemplo, salir a correr se cambio por la palabra footing y ahora lo llaman running... Meditar, ahora lo llaman millnosequé... Es como de risa. Sip. Suena a vender... Creo que tienes mucha razón: a Dios meditando pero con el mazo dando... Yo meditó y me relaja y aclara la mente pero no quita para que también tenga que meter codos para analizar y solucionar mis problemas, sólo meditando nanai de la China.
A mí me ha parecido muy divertido el post. Lo he leído en el bus después de meditar en el metro y me ha encantado. Salía con la cabeza como un bombo del curro y me he dicho: a poner la mente en blanco que si no reviento... Pero si, er mirar para otro lado...porque el mogollón que tengo que solucionar en el curro sigue latente...La idea es,después de meditar un rato, tener fuerzas para acometerlo.;)
Follar, follar!!! La guinda después de meditar.
Elena de Troya

David C dijo...

Recomiendo fervientemente este texto.

Un análisis crítico sobre el ‘Mindfulness’, la meditación de moda | Eparquio Delgado - http://www.eparquiodelgado.com/index.php/un-analisis-critico-sobre-el-mindfulness-la-meditacion-de-moda/

Hay que leer más.

NáN dijo...

Excelente artículo, David C. Da informaciones pertinentes sobre muchos aspectos de esta técnica de moda (a favor y en contra, pero razonándolo y apoyándose en papers). Muy útil para que nos orientemos (pero no nos "orientalicemos" necesariamente, en el sentido de que porque algo funciona tengamos que aceptar la filosofía que hay detrás... o esparcida como juguetes de adorno).

Ainhoa dijo...

Moli, totalmente de acuerdo con tu post. Hay gente deseando probar soplapolleces nuevas que le saquen de su mierda, cuando lo único que te saca de ahí es tú mismo. Queremos creer en remedios milagrosos para todo. Cuando te dicen que te pones egocéntrica y bajonera ni caso, eres auténtica, igual que cuando estás de subidón. Tienes la capacidad de transmitir perfectamente ambos estados. Gracias y sigue ahí!.

Hele dijo...

voy a leerme todos los comentarios porque seguro que esto da para un mundo...

yo la verdad es que soy también del club de las escépticas e incluso de las que no acaban de entender que es eso del mindfulness.

Pero siempre he dicho que la única autoayuda en la que creo es la masturbación. Mee temo que en eso también coincidimos

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que existen muchos desaprensivos deseando lucrarse a costa de personas que buscan una forma de salir de su sufrimiento. Pero eso ocurre en todos los ámbitos de la vida, aunque es muy triste. Pero no tiene que ver con el hecho de que la meditacion sea una técnica eficaz cuando se aprende bien y se practica con constancia. Al igual que el ejercicio físico es indispensable para mantener el cuerpo en forma, para mantener una mente sana hay que ejercitarla. Y un buen ejercicio es la meditacion. Meditar no es pensar intensamente, ni conocerse a sí mismo, ni pasar un rato agusto desconectado de todo, ni sugestionarse, ni evadirse... Al contrario, es aprender a ver las cosas tal y como son, mediante la observación de la respiración y las sensaciones, las agradables, las desagradables y las neutras, dándonos cuenta de que no permanecen. Esto que parece sencillo nos ayuda a ser en la vida cotidiana mas ecuánimes, compresivos, compasivos, conscientes... Yo llevo casi 20 años meditando mediante la técnica "vipassana" y te aseguro que me ha ayudado a conocerme mejor, a mantener la calma en etapas difíciles de mi vida, a aceptar situaciones...
En cuanto a estudios científicos a lo mejor te interesan algunos sobre el efecto de la meditacion en el cerebro, realizados mediante resonancia magnética. Son impresionantes y bastante objetivos.
Un beso. Paula.

Pep dijo...

Curioso la cola que ha traído el en principio inocente post.

Porque en principio es un post como otro cualquiera de la moli.

En algunos posts despelleja las meteduras de pata (léase vestuario) de estrellas en la alfombra roja, lo que les deja un poquito más en personas normales en aceras llenas de cacas de can, y en otros, como este post, despelleja hábitos/modas de personas normales, que nos deja un poquito más en lo que seguimos siendo. Sospecho.

Y tiene todo el derecho a criticar lo que le dé la gana.

Y en ser tan mono temática como Taylor Swift (bueno, si además se vuelve tan Taylor Swift como Taylor Swift, mejor para ella y el personal de alrededor).

Y respecto al mindfulness, para mi el primero que lo practicó fue Sócrates con aquello del "conócete a ti mismo" y ya Descartes con el "pienso, luego existo" lo bordó. La prueba es que varios siglos después se sigue hablando de ellos. Veremos si el "mindfulness" pasa la prueba.

Y para el
anónimo de arriba, la resonancia magnética también muestra unos efectos sobre el cerebro acojonantes y totalmente objetivos cuando hacemos cosas como comer, leer, hablar, ver una película, el amor o nos meten un balazo del calibre 7.62. (Te lo dice un físico que por cierto supervisó un trabajo de fin de carrera sobre la mejora de las resonancias magnéticas).

Diego dijo...

Hola Moli,

La conclusión que sacas del estudio, como han mencionado otros, es errónea. El metanálisis incluye ensayos en su mayoría controlados, es decir, con grupo control que anule el efecto placebo (que, dicho sea de paso, es un efecto terapéutico real y cuantificable). En este caso el grupo control se sometía a actividades alternativas que ejercían de placebo, aunque no especifican en qué consistían estas actividades. Cabe mencionar que dadas las características de la intervención, los estudios incluídos no podían ser doble ciego -lo que introduce potenciales sesgos-, pero asumamos que la metodología ha sido lo más rigurosa posible.

Al final, lo que se concluye es que el mindfullness no mostró diferencias estadísticamente significativas a la hora de reducir estrés, ansiedad, etc. con respecto a placebo. Es decir, no es superior a culaquier otra actividad, pero SÍ existe un efecto neto de beneficio.

De modo que no tienes razón en la interpretación que haces del estudio, pero sí la tienes cuando afirmas que el mindfullness no es mejor que cocinar cupcakes o sesiones repetidas de pino puente.

En cualquier caso, un post interesante. Yo sí que te seguiré leyendo.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Con la iglesia hemos topado, hermano Sancho.

No lo digo por tu postura,lo digo por las reacciones del personal, sobre todo por las rasgaduras. Para algunas personas cambia el objeto de culto pero no el culto. Pues así. Mucha ignorancia y tontuna es lo que hay.

Me entra una risa con estas cosas...

A mí me funciona cantar a gritos en el coche. Y no práctico la meditación pero si le sirve a alguien pues genial, pero sin pontificar ni vender motos, por favor, que está muy feo, de verdad.

Marga.

Oswaldo dijo...

¡¿Setenta?!
Hasta Moli hizo VARIOS comentarios a ESTE post...!

Anónimo dijo...

¡Hola Moli!

Aquellos que se aprovechan de cualquier mal ajeno deberían ser colgados.
De meditación no sé nada pero me has recordado el punto. Eso sí lo he probado pero el objetivo era hacer un regalo, una manta pequeña, y con todo lo que me estresó seguir el patrón, girar las agujas para cazar dos puntos del revés y el dolor de espalda que tuve aún me resqueman ver los cartelito de "el punto es el nuevo yoga".
Lo que sí está claro es que con tanto bombardeo interno y externo a veces hay que parar y otras darle vueltas a las cosas y actuar. Para lo primero mi método es jugar con mi gata. X'D

¡Un saludo!
Historias de gata

Anónimo dijo...

Creo que eres una persona encantadora y súper inteligente, con mucho que aportar. Pero por desgracia en este post has pecado de hablar sobre un tema que se te ha quedado corto y del cual hablando así demuestras que no conoces a fondo. Es una pena, pero bueno es tu visión.

Anónimo dijo...

Hola,
No sé si el post es para tomarse como anédocta o si es pura ignorancia sobre el tema , lo es normal cuándo algo no nos interesa no buscamos mucha información sobre el. No he leído el estudio que has nombrado pero no me parece bien interpretado... hay muchos que comprueban con claridad los cambios que la pratica continua de "tocarse" tienen, hasta pueden cambiar tu cerebro.
Besos

Mary dijo...

Me encanta! Has conseguido dispersar a todos los centrados...

Magdalena dijo...

Acabas de ganar una seguidora por este post.