jueves, 15 de mayo de 2014

Madrid me sienta mal.

No me gusta Madrid por lo mismo que no me gusta el calor, la primavera y los pimientos rojos. Son cosas que me sientan mal, fatal y me hacen peor persona. Hacen que sea la peor versión de mí misma. 

Me parece fabuloso que haya gente que suspire por sol los 365 días del año, que crea que mayo es un mes precioso, que idolatre los pimientos rojos y crea que como Madrid ningún sitio, pero yo no. 

No soy idiota (o no del todo) y por supuesto se que Madrid tiene muchas cosas buenas y que hay miles de sitios peores para vivir, por ejemplo la ciudad imperial donde llevo 14 años trabajando; pero saber que hay sitios peores para vivir no hace que me guste.  También se que ver llover 300 días al año puede ser agotador, que las flores son preciosas y que los pimientos rojos están deliciosos pero saber esas cosas no hace que me guste el calor, la primavera ni los pimientos rojos (bueno, estos me gustan , pero literalmente me convierten en un gremlin). 

Madrid es una gran ciudad con todo lo bueno que eso tiene, es bastante amigable, tiene el Retiro, la Gran Vía, muchos museos, unos bonitos cielos y hay unos cuantos garitos dónde comer y beber bien y pasar una noche divertida. 

Nací en Madrid de padres madrileños y abuelos de sitios tan dispares como Cuba, Canarias o Toledo. Sólo mi abuelo favorito era de Madrid. Mi familia y la mayoría de mis amigos viven en ella y llevo 41 años viviendo aquí y debería estar acostumbrada o haberle encontrado el gusto, pero no. 

No me gusta Madrid. De hecho, odio Madrid. 

No me gusta Madrid porque cuando estoy en ella siempre tengo un poso de tristeza. Siempre. me ha pasado desde que era canija y ésta es una las pocas afirmaciones vitales en las que coincido con Molimadre “Hija, a ti Madrid te  pone triste”. No puedo concretar por qué pero es una sensación que está ahí. Lo he pasado muy bien en Madrid. Me he reído, he hecho grandes planes y algunas de mis mejores noches han sido en sus calles...pero muy pocas de mis mejores mañanas han sido en ella. 

No me gusta Madrid porque me apaga. Hacer cualquier cosa en Madrid me cuesta un mundo, todo me da una pereza brutal, aunque sea algo que esté deseando hacer.  Madrid quema mis baterías de energía física y mental. Conseguir hacer cualquier cosa me exige un esfuerzo mental titánico. En Madrid, miro por la ventana de mi casa y me imagino en cualquier otro sitio. En otros lugares, miro por la ventana y fantaseo con no volver nunca a Madrid. 

No me gusta Madrid porque cuando estoy en ella siempre me percibo a medio gas. Me doy cuenta de que vivo pensando en cumplir el mínimo para llegar al día en el que me pueda escapar unos días, pensando en cuándo llegará el fin de semana, la navidad o mi adorado veraneo franquista. 

No me gusta Madrid porque me agobia que sea tan grande, me agobia el tráfico, no me gusta coger el metro y me da una pereza mortal salir. Odio el calor pegajoso que se instala de repente y que cae sin dejarme escapar. Odio el sol que pega en sus calles desde mayo hasta septiembre y que hace que salir a la calle sea una pesadilla. Odio que no llueva más. Odio sus días interminables sin una nube en el horizonte.  Odio la marabunta de gente y no me hace ninguna ilusión que pueda comprar en ella casi cualquier cosa que se me ocurra. 

No me gusta Madrid porque después de 41 años en ella no he conseguido establecer ningún vínculo afectivo con esta ciudad. Madrid me hace llorar. Si estoy mal, siempre estoy peor en ella y si estoy bien, siento que estaría aún mejor en otro sitio. (otro sitio que no fuera más al sur, por supuesto)

No me gusta Madrid porque cuando pienso en mi futuro nunca me imagino viviendo en ella.  Sé que no la echaré de menos y ella a mí tampoco. 

No me gusta Madrid y creo que yo a ella tampoco, tan sólo nos aguantamos.


77 comentarios:

HombreRevenido dijo...

Ay, la gran ciudad. Cuántas posibilidades y cuántas incomodidades.

Tú es que en el fondo eres de pueblo, como yo.
Y eso que yo soy veranófilo empedernido.

Ana María dijo...

Madrid es como un mal amante para mí, ni contigo ni sin ti. La echo de menos en determinadas cosas, como el agua, y los museos, pero hasta ahí. De vez en cuando me desintoxico, que me hace falta, y me escapo a donde sea. Da igual el destino, no se queda el olor de la ciudad pegado a mi ropa y a mi pelo.

Me da pereza regresar. Es automático. Aunque piense en mi casa, en mi cama, en el vasazo de agua que me beberé del grifo.

La única vez que me gustó Madrid fue el pasado septiembre, pero de manera tangencial. Lo único por lo que me sacrifico es porque en Madrid viven casi todos mis mejores amigos.

Un besote :*

Aurora dijo...


A mi me pasa como a muchos otros, como en la canción "una ciudad invisible, pero insustituible".

Es una ciudad que me encanta a ratos, que tiene esos rincones que me apasionan, podría perderme por el retiro cualquiera de los días de mi vida, o tomar una caña en alguna de sus plazas, pero por lo general su zona gris mediocre me deprime muchísimo.

Ahora mismo estoy con la nostalgia de ver el mar, de mojarme los pies en el agua y ver esos cielos encapotados del norte.

Aun así, luego quiero volver...

Besos

El niño desgraciaíto dijo...

Pues yo no me veo viviendo en otro sitio, la verdad. Finalmente me siento madrileño (después de 23 años) y me gusta.

J. Lozano dijo...

Yo nací en Madrid también, aunque viví muchos años en Fuenlabrada. Pero sinceramente, no podía aguantar las aglomeraciones, el bullicio, la contaminación... Así que me vine a vivir al campo, en el medio del campo en Toledo.

Pero cometí el error de ir de visita a Asturias, a pasar unos días. Y desde entonces, hace ya 10 años, no hago más que pensar en mudarme allí.

Quizá 300 días de lluvia son insoportables para quien no está acostumbrado, pero 3 meses de calor sofocante y 100 días sin llover también lo son.

J. Lozano dijo...

Y donde he puesto 100 días sin llover, quería poner 300.

Jen dijo...

Y yo que soy del norte...
De Cantabria ni más ni menos, en la que pasan los meses siendo los días grises, y la lluvia demasiado presente... Lo mío es un amor odio sin duda. He vivido 20 años levantandome cada mañana y viendo el mar mientras desayunaba y eso no hay dinero que lo pague, ahora me levanto y lo que veo son prados verdes y las montañas al fondo y también es un privilegio. Pero me podría acostumbrar el buen tiempo de Madrid, su bullicio, las mil cosas que se pueden hacer, aunque no sé por cuánto tiempo. Al final la tierra tira, y no hay nada como estar en casa.

Michelle Grey dijo...

Fíjate, yo pensaba que eras del norte.

A mí tampoco me gustan las ciudades tan transitadas y agobiantes, odio el metro y esas historias. Nunca me he visto en la situación y ni falta que hace. Me estresa la vida entera una ciudad así. Me gusta visitarlas fugazmente con algún fin, y ya.

Yo soy de una ciudad que no es tan poblada ni hay tanto tráfico, pero tampoco he logrado tener una conexión con ella. No me siento de aquí. Sé que no la echaré de menos si me voy. Por suerte, vivo en un pueblo de las afueras, y eso convierte mi relación con esta ciudad algo más amena. Pero ni tengo sentido de pertenencia ni me gusta este lugar.

Carlota dijo...

Yo he vivido casi 13 años en Madrid... he vivido momentos geniales, pero también los peores de mi vida...
Cuando me tuve que ir, me alegré, porque sentía que necesitaba salir se allí. Pero ahora lo echo tanto de menos, cuando voy me cuesta tanto irme.
Quiero, necesito volver a Madrid.

Javier dijo...

Yo soy asturiano y no soporto Madrid. Pero aquí no llueve tanto como cree la gente. El verano es cojonudo, sol, calorcito, playas....de todas formas, a mi me gustaría vivir en otro sitio. Si tuviera que elegir fuera de España, sería en el condado irlandés de Kerry. En nuestro país, en mi Comillas del alma o en San Pantaleón de Aras si tuviera que ser un sitio sin mar

My cute bride dijo...

Uff, a mi es que Madrid me encanta, me chifla, me fascina, la adoro. Tiene todas las cosas que me gustan de una ciudad (salvo mar). Pero entiendo un poco lo que dices, a mi marido le pasa igual con Barcelona. La solución fue irnos a vivir a Narnia, que queda a 20 minutos en tren pero es como otro mundo.

Anónimo dijo...

Viví 16 años en Madrid, llevo dos años fuera y no pasa un día sin que la eche de menos. He vivido momentos de todo tipo pero nada de lo que allí he experimentado lo he hecho en otro lugar. Yo no me quería ir pero me tuve que ir. Es mi ciudad y lo seguirá siendo. Lejos de quitarme la vida, a mi me la daba.

Anónimo dijo...

Viví 16 años en Madrid, llevo dos años fuera y no pasa un día sin que la eche de menos. Allí viví buenos y malos momentos pero ninguna ciudad es como Madrid por muy grande, abarrotada y agobiante que sea. No sé si volveré a vivir allí o no pero que es mi ciudad, eso si que lo tengo claro.

Voz en off dijo...

Hey Moli, tranqui, ven para Vigo.Aquí tendrás toda la lluvia que quieras.Podrás alucinar con cad puesta de sol, suplicarás por ese sol que te agobia de mayo a septiembre, porque aquí cada rayo es un regalo que no puedes desperdiciar, y sobre todo aprende a disfrutar de lo que tienes porque cuántos matarían por vivir en Madrid!

My name is Peggy Sue dijo...

Amo Madrid. Y adoro las canciones que hablan de Madrid. Mil besos!!

V dijo...

Soy Madrileña y siempre he adorado Madrid (o eso era lo que creía ) hasta que me fui, he estado en varios puntos del país pero aunque mi familia y amigos siguen en Madrid, yo ya no echo de menos la ciudad, cuando voy me agobia, me estresa y me siento muy "paleta", he aprendido a amar las ciudades pequeñas, sobre todo las del norte, que miras por la ventana, y ves el monte, y a nada tienes el mar, que respiras un aire más puro y en concreto en Galicia, huele a eucalipto, huele a lluvia. A mi tmabién me molestan los 300 dias al año de sol, me gusta la lluvia (aunque a veces agobia) me gusta ir a los sitios andando y olvidarme del metro. A mi me gusta Madrid, pero creo que como a ti, me sienta mal.

Aquello noerayo dijo...

Me pasa algo parecido a mi también, porque el acabar aquí fue imposición.
No hay término medio, o te deslumbra o la odias.

Jatz Me dijo...

A mí nunca me había gustado Madrid. Me parece muy grande y muy estresante para vivir. Aunque tiene muchas ventajas también.
Las últimas veces que he estado, con gente de allí, me han ido mostrando partes de la ciudad que no conocía, y, aún sin ser mi ciudad favorita, ha dejado de darme repelús.
También te digo que Zaragoza se me hace pequeña. Echo en falta cosas que me gustaría tener a media hora y no a 3.

Anónimo dijo...

Vaya! no esperaba semejante sintonía. Como otros, 12 años en madrid. Ya casi 20 desde que me fuí. Ya voy olvidando los nombres de las calles y se van desdibujando mis recuerdos de cuando vivía allí.
A mí también me ponía triste. Hoy vivo en medio dle verde, el mar, la lluvia y la brisa.

Soy feliz!

abuelo Pepe dijo...

Para amar a alguien o a algo hay que conocerlo. Me temo que estando todo el día trabajando fuera y los fines de semana te los pasas en la sierra, no conoces Madrid.

Madrid es más que esa ventana por la que miras cerca del Retiro, muuuucho más.

Rísquez dijo...

Es curioso cómo la misma ciudad y razones similares pueden llevar posiciones completamente opuestas. Yo soy madrileño casi de pura cepa (dos de mis abuelos nacieron aquí e incluso una bisabuela) y me encanta mi ciudad, incluso con todos sus defectos...No me veo viviendo en otro sitio que no sea éste. De hecho hace poco he leído un post relacionado con Madrid y con el que me he sentido plenamente identificado:

http://www.traveler.es/viajes/mundo-traveler/articulos/sabes-que-eres-de-madrid-cuando/4550#!guide_map

NáN dijo...

De lo que has escrito, y de los comentarios, se deduce que las personas humanas (y también las inhumanas) se dividen en dos grupos: los Heidis y los X-Men/Woman.

A los segundos nos va de puta madre en Madrid.

Anónimo dijo...

Yo soy del norte, con sus 300 días lluviosos al año y su chaquetilla "por si acaso".
Llevo 14 años en Madrid y no lo cambio por nada.

Aquí me han pasado cosas que en otro sitio son impensables, aquí me siento más yo, aquí todo es posible. Es una ciudad insustituible.

PD: Y lo mejor de Madrid, que pocas veces se dice, es el caracter de los madrileños.

G. dijo...

Te entiendo al 100%, a mí me pasa lo mismo. Pienso en Londres, Ámsterdam, Bruselas, París o mil sitios más con muchísimo más encanto y calidad de vida y donde vivir sin este maldito calor, los atascos, lo cutre que es todo aquí... Y lo peor es toda esa gente pobre de espíritu que cuando te escuchan comentarlo te sueltan: "Pues vete". Y odio más aún a los que me rebaten diciendo: "Pero allí hace frío y en Madrid (o en España) tenemos mejor clima". ¡Claro que sí, "clima" gana a todo lo demás! ¿Gobierno de mierda? ¡Pero tenemos buen tiempo! ¿Corrupción? ¡Aquí hace sol todo el año! ¿Abusos constantes del poder, facherío, alcaldesa estúpida, ranciedad, toros, paro? ¡¡EL CLIMA, EL CLIMA!!

Diva Gando dijo...

Yo cada vez entiendo más a mi padre cuando decía: "Aunque me regalaran Madrid entero (o Barcelona), no lo querría".

Mucho mejor la vida rural.

Hablo de VIDA.

Anónimo dijo...

Chicos que suerte tenéis, desayunando viendo mar o montañas, paisajes maravillosos.
Yo vivo en una ciudad pequeña donde todo el mundo se conoce, desayuno viendo la cocina del vecino y de mi habitación veo el piso de otro vecino. Mi ciudad no me da museos, teatros ni gran vida cultural.
El clima para mí es bueno.
Un día de lluvia es un día perdido

Anónimo dijo...

Yo vivo en una ciudad pequeña.
Desayuno viendo las cocinas de los vecinos.
Me acuesto viendo los pisos de los vecinos. Me acuesto viendo los pisos de los vecinos.
Y vivo en las afueras por lo que no tengo muchos servicios.
Todo el mundo conoce a alguien que tu conoces.
Te lo cambio.
Para siempre

Anónimo dijo...

Para G
En serio te gusta el invierno en Amsterdam o Bruselas?

abuelo Pepe dijo...

Leyendo a G corrobora lo que dije el otro día que igual si había un gobierno "progresista" le gustaría más Madrid.

aras dijo...

Cada vez que voy a una gran ciudad (tipo Madrid o Barcelona), me doy cuenta de que nunca podría vivir allí. Demasiado grande, demasiado tráfico.
A pesar de que en la isla, la mayor ciudad no tiene ni punto de comparación con Madrid, desde que me mudé a un pueblo soy feliz de la vida. Oigo el gallo del vecino por la mañana, por la noche, a todas horas. No tengo tantos servicios como en la ciudad, pero no los necesito. Salgo a la terraza por la noche y veo estrellas y estrellas. No hay tráfico. No hay aglomeraciones. Puedo aparcar en la puerta de casa. Me encanta.
Madrid me gusta para un finde.
Nada más.
Eso sí, necesito el mar cerca. No podría vivir lejos del mar.

G. dijo...

Anónimo de las 11:45: ¿Por qué no me iba a gustar el invierno en Ámsterdam o Bruselas? Tienen un invento fantástico que se llama calefacción.

Abuelo Pepe: El verbo que utilizas en la frase está mal conjugado, es "si hubiera". Seguramente seguiría sin gustarme Madrid como tal, pero no me cabe duda de que ganaría bastante. Igual a ti te encanta la gestión de la Botella, no sé.

Yo y mis mini yos dijo...

Te entiendo MUY bien! A mi, mi ciudad, tambien me sentaba fatal y ni siquiera me habia dado cuenta hasta que me fui... de eso ya hace mas de 15 años, y si que me gusta visitar, pero volver-volver no volveria... Asi que, si puedes, sigue tu instinto, organizate, sal de ahi, y SE FELIZ, que la vida son dos dias.... Animo! (PS: Por cierto estaré en Madrid el 24/25 de mayo, no quedamos no? jajaja!)

abuelo Pepe dijo...

Bien o mal conjugado creo que tengo razón.

Bichejo dijo...

A mí me encanta vivir en Madrid. Pese a todo.

Igual sería un poco más feliz en un sitio con mar, pero de momento no lo cambio por nada.

Crecí en otro sitio pero siempre he sido madrileña, de Chamberí.

Laura von Atomarporkulen dijo...

Yo adoro Madrid. La echo terriblemente de menos, aunque soy consciente de que A tomar por kulen hay más calidad de vida, al menos teórica. A mí Madrid me carga las pilas, es llegar y tener ganas de todo. Nunca he estado en Madrid demasiado cansada para algo. Aunque suene un poco idiota, el momento "señores pasajeros, bienvenidos al aeropuerto de Barajas" saliendo de la pista es para mí equivalente a girar el pomo de la puerta y entrar en casa. Con los olores de casita, con la luz del vestíbulo, el calor. Madrid siempre me da la bienvenida.
Puedo vivir en otros sitios, pero para mí es "de Madrid al cielo". Pensé que la sensación de nostalgia se iría diluyendo a medida que construyese una vida aquí, pero la verdad, llevo casi 6 años viviendo Atomarporkulen y aún me muero por volver.

Laura von Atomarporkulen dijo...

@G, no se trata del frío. Es que las horas de luz y la gente pueden hacer mucho, aunque suene a topicazo.

Javier de Lara dijo...

A mí me encanta Madrid. Me encanta pasear por sus calles llenas de gente, pasear por sus parques y visitar todos los museos y exposiciones. Me encanta repasar qué restaurantes nuevos han abierto o si organizan algún concierto o evento.

Me encanta lo caótica que es y lo rápida que va la gente, pero cómo siempre tienen tiempo para sentarse en una terraza y pasarse una tarde tomando cervezas. Me encanta porque es una ciudad que tiene alma, que está viva.

Y además, te plantas en cualquier parte en un plis, si quieres hacer una escapada a cualquier parte de España.

Yo me quedo en Madrid.

Anónimo dijo...

Cada cual tiene su historia, faltaría más. Yo soy de una ciudad no fea ni desagradable del todo llamada San Sebastián. Y ahora no vivo en Madrid (tampoco en Donostia) y la echo de menos TODOS los días. Años en la Prospe que extrañó desesperadamente. Con su metro, sus atascos, su calor en verano (que odio también horriblemente), su Botella (yo no quiero que cambie el color, quiero que se vaya ella)... Madrid me mata y me resucita, amo esa ciudad sobre cualquier otra, y conozco (casi) cualquiera que se os ocurra, alguna de ellas viviendo también. Pero cada uno es cada uno, unos aman Albacete y otros odian Albacete también, tal vez no tan apasionadamente como a Madrid.

Faltaría más, aquí la autora del blog tiene todo el derecho a pelar la ciudad, que para eso es suyo el blog y lleva 41 años en la Villa y Corte. Pero yo me volvía a Madrid mañana y para siempre (cosa que no me pasa con Barcelona, que me encanta para estar pero no para vivir en ella, cosa que hice durante un año)

El Anónimo de la Lámpara.

P dijo...

Adoro Madrid. La luz que tiene. Los cielos. La vorágine. La oferta cultural. La mezcla entre lo antiguo y lo contemporaneo. La cordialidad (de la que no se habla lo suficiente).
Es una ciudad abierta en todos los sentidos.
Me encanta viajar pero cuando vuelvo de fuera de España y aterrizo en Barajas y me inunda esa luz intensa y blanca me siento taan bien.
Sí. Mucho calor es odioso y cuando hay mucho asfalto muchísimo mas. Pero en otras ciudades también hace mucho calor y no molan tanto.
Me he reido mucho con el anonimo que vive en una ciudad donde todo el mundo conoce a alguien que tu conoces. Me identifico mucho pero mucho. Las ciudades pequeñas están sobrevaloradas.

Pau dijo...

A mí me pasaba lo mismo hasta el 2004 (llamame boba, pero es lo que hay) ahora la adoro... y me he ido a Granada, que tiene narices.
En cualquier caso, estoy con Sabina... es una ciudad invivible, pero insustituible

saraolenchero dijo...

Si te tomas una Mahou amarás Madrid

palomamzs dijo...

Identificadísima, Moli y además me hace gracia porque creo que a mí también me pone triste, de hecho me cuesta una depresión cada vez que vuelvo después del verano, qué mal huele, qué calor hace y cuánta gente en circulación. Nací aquí, siempre he vivido aquí pero nunca la he sentido como algo mío, más bien como una enemiga. Se salva El Retiro entre semana y a primerísima hora de la mañana y el Prado. Lo demás, como el padre de esa otra comentarista, lo regalo. Por cierto también odio la primavera y el cielo sin nubes. Qué bien me estás cayendo aunque me da envidia tu casa de Los Molinos.

Tocaweb dijo...

Que bien todo el sur para mi. Jejeje

Anónimo dijo...

Madrid+tortilla francesa+esquijama
beige=desesperanza absoluta.
¡Qué risas me eché el otro día con
el ensayo sobre la tortilla!
Gracias,por hacernos sonreir,Moli.
Sonia.

Di Vagando dijo...

"Si estás cansada de Madrid, prueba Vetusta" (cualquiera de ellas)... :)

... se sabrá q estoy parafraseando el famoso... "si estás cansado de Londinium, prueba Reading" :)

muxus

di

Anónimo dijo...

La (mala) calidad del aire influye muchísimo en todo lo q dices.

Anónimo dijo...

Yo creo que uno es feliz donde logra establecer la gran mayoría de sus afectos, sea Madrid o la conchinchina. Donde amarran sus recuerdos felices y tristes y donde está la mayoría de gente que necesitas para pasar los buenos y malos momentos.

Para mi ese sitio es Madrid, aunque me escapara al terruño en cuanto podía. Ahora, viviendo por obligación a más de 9000 km de distancia sin vistas de poder volver pronto, incluso añoro las cosas que más odiaba de Madrid...

P.

Bionda dijo...

Yo sin embargo estoy total y absolutamente enamorada de Madrid y siempre sueño con volver, en Madrid soy feliz. Pero para gustos los colores claro.
Besos

RS dijo...

Anónimo que eres de una ciudad "no fea ni desagradable del todo", jaaaaaarrrrr, ¿dónde has dejado tu ñoñostiarrismo? ¿Quién te ha abducido?

Moli, a Madrid le falta el mar. Yo no podría vivir sin el mar, aunque habrá días que no lo veo, lo huelo.

Lo bueno del norte es que el día que sale el sol, es casi fiesta nacional.

Anónimo dijo...

Ayyy Madriz, Madrizzz, Madrizzzzzz
A mí, como han comentado por ahí, me encanta, pero lo que más me condiciona son los afectos. Los míos están aquí, así que...
Yo vivo en un barrio tranquilo, cómodo para ir a mi trabajo, así que no me siento agobiada. Y de vez en cuando me encanta ir al centro o disfrutar de las muchas cosas que tiene Madrid, una de ellas, irte fuera.
Madrid, como la familia, la pareja, los hijos y todo, hay que desconectar de vez en cuando.
Marta.

Anónimo dijo...

Jajajaja hacia tiempo que no oía lo de "ñoñostiarra". Como en el post más reciente, Donostia es Charlize y Madrid es Scarlett. Y me voy con Scarlett ya mismo. La verdad es que bien pensado SS no es Charlize, es... Grace Kelly en los 50. Y era espectacular.

El Anónimo de la Lampara

Tita dijo...

Siempre que voy a Madrid me deja boquiabierta, y es cierto. Porque me encanta, como la primavera, como el calor, como los pimientos rojos. De día, o de noche. Espectacular por breve.

Porque cuando el santo vivía allí, y yo iba, al contrario que todo el mundo, a pasar los fines de semana con él en Madrid, en vez de al revés, y me asomé al balcón, y para ver el cielo hube de echar la cabeza hacia atrás...y ademá no se veía ningún árbol...supe que de visita sí, pero que si viviera allí cada día, moriría por falta de espacio abierto y de verde y de silencio, igual que un pez fuera del agua.

Desde todas las ventanas de mi casa veo sitios similares a los que tú ves desde Los Molinos.
No podría vivir sin ellos.
Aunque Madrid sea bonito de visita.

Marisa dijo...

Hola Moli!

Jamás he vivido en Madrid, no la conozco bien pero cada vez que voy me siento mal, no le cojo el punto. No es por el calor, a mi me gusta el calor,también me gustan las ciudades grandes, de hecho siento una amor irracional por Barcelona, París y Bruselas, entre otras, pero Madrid me pone de mal humor y no se porque.

Viví un año en Londres, y a pesar de que es una ciudad en la que tampoco me siento cómoda jamas me puso de tan mal humor como me pone Madrid. Tengo familiares que viven allí, he ido a veces por trabajo , y es llegar y ponerme refunfuñar y a quejarme por todo.

Yo soy del sur y me siento cómoda aquí, sobre todo por el clima, y aunque a veces me veo un poco fuera de lugar debido a mi carácter(mis amigos dicen que soy como muy del norte, vete tú a saber si eso es bueno o malo)he tenido la suerte de crear un vinculo afectivo con mi ciudad, Sevilla, y eso que hay muchísimas cosas de ella que no me gustan; no me gusta la Semana Santa,no me gusta el carácter rancio e hipocritilla de alguna gente(ni toda, ni mucha) de por aquí, no me gusta que sólo pueda ir a ver una obra de ballet clásico una vez al año, o que sólo hay un cine en VOS,tampoco me gusta que el centro de mi ciudad sea una especie de Disneylandia y sobre todo no me gusta que durante los únicos tres meses que llueve y hace frío nos convirtamos en unos inútiles incapaces de conducir o caminar con paraguas, a Sevilla le sienta fatal el Invierno, y aunque podría vivir en cualquier otra ciudad más al norte o más al sur y ser feliz, me siento bien aquí. Por eso yo creo que el tema de las ciudades el tema amor-odio funciona como con las personas, hay personas que no tienen mucho que ver contigo, incluso que tienen cosas que no te gustan y sin embargo sientes una irresistible atracción por ellas, sin embargo, otras, que a priori tienen más virtudes que defecto no te hacen ni fú ni fa.

En fin, disculpa por el rollo y espero que puedas vivir algún día en un sitio que te haga feliz.

Marisa.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, única capital europea sin un gran río (y no el desagüe que tenemos) o playa. Insoportable, calor, contaminación atascos. La odio con toda mi alma y soy madrileño de cuarta generación. Afortunadamente vivo en el extrarradio, no sería capaz de volver. Lo peor que llevo es el calor africano, no hay nada peor en el mundo que pasar un verano en Madrid, para cortarse las venas.

Javier dijo...

Hola!! soy de Santander y llevo casi tres años viviendo aquí.Te entiendo perfectamente,yo antes era un chico que hacía piragüismo,salia a correr aunque granizara y siempre estaba dispuesta a salir a hacer deporte o cualquier otra actividad a la calle.Aquí he engordado 7 kilos y temo que va a ir a peor,es cierto esta ciudad tiene algo que te absorve la energía vital, que te hace entrar en un estado de tristeza inmenso. Sólo espero que me salga una oportunidad para volver a mi tierra y no volver aquí jamás. Y eso que vine con un montón de ilusiones pero la realidad de esta ciudad me las ha quitado del todo.

Óscar dijo...

No podía ser más acertado el título, "Madrid me sienta mal", también podríamos decir: "Madrid, qué gran ciudad, si eres rico...". Ya veo que no es a mí solo a quien le entristece enormemente Madrid, he nacido en esta ciudad y en cualquier sitio soy más feliz. En Madrid todos hablan de todo, sin saber. Desconfiamos siempre de las personas, por precaución y aprendizaje que lo justifica. Hay mucha agresividad por metro cuadrado, si te hacen una faena mientras conduces, os recomiendo poner la otra mejilla ya que es muy probable que aún llevando razón encima cobres. Es una lucha y competencia continua, desde que te levantas hasta que te acuestas, es así más de lo que debería ser. Te cobran hasta por respirar, siendo el aire de la peor calidad. Todo esto, quizás, cobrando 4.000 €/ mes, sería más llevadero lanzándote en caída libre hacia los más vacíos entretenimientos consumistas. Es la religión con más seguidores en esta "gran ciudad", gastar y ser el mejor comprador del universo. Con unos ingresos normales solo aspiras a estar en casa viendo la tele, en el caso de tener casa propia. Si amigos, a mi también me sienta mal Madrid, me entristece, me frustra y me hace peor persona y como no, más infeliz. Suerte a todos para sobrellevar esta pesadilla de cemento y comercios.

saraolenchero dijo...

Ay rojillos míos, no perdáis la esperanza. Difícil, pero igual en el siglo que viene ganáis Madrid.

Muxus

Anónimo dijo...

Odio Madrid y a los madrileños. Son chulos, prepotentes,
Antipaticos. Odio todo lo que respire a Madrid. Me equivoqué viniendo aqui y ahora no se como salir... Que asco!

Anónimo dijo...

Jamás en mi vida pensé que iba a encontrar a alguien que sintiera exactamente lo mismo que yo hacia Madrid, es que la odio, no encuentro nada que me guste. Si salgo a cenar con mi marido se estropea la magia porque estamos 45 minutos atrapados en el tráfico, si vamos a hacer algo chulo con los niños otras 100000 personas también lo han pensado, y así continuamente, cada vez salgo menos de casa porque es que sinceramente no hay ningún sitio de Madrid en el que realmente me apetezca ir. Ahora estoy buscando piso y es que no me gusta ninguna zona. Ni el super pijo mejor barrio de Madrid más IIIDEAAAAL de MAdrid me gusta, por qué me va a gustar un barrio en el que la unica zona verde en 10 km a la redonda es el retiro? Es el Retiro en serio un super parque de una capital de país? Yo soy de provincias (eso me lo dicen los madrileños) y mi pueblo me parecía feo y sin posibilidades, luego vivi 8 años en Barcelona (bendita ciudad) y ahora llevo 4 en Madrid y sinceramente creo que en cualquier otro sitio tendriamos una calidad de vida infinitamente mejor. Mi marido que si es madrileño enamorado de Madrid siempre me pregunta qeu es lo que más me gusta de madrid y solo me viene a la cabeza el hospital de La Paz porque hay muy buenos médicos, muy triste.
Ojalaá algun dia me pueda ir y encuentre me sitio en el mundo

Anónimo dijo...

yo vivo en Madrid desde siempre, he sido transportista con coche, furgoneta, cañón y moto. odio Madrid con todo su expendedor. la gente no tiene educación. me voy a ir de aquí en cuanto tenga oportunidad.

Cansada dijo...

Cuanto te entiendo. Después de vivir en varias ciudades, ahora vivo en Madrid, llevó algún año y estoy deseando irme. Has dado en el clavo con lo de la pereza. Aquí todo me da pereza, y es cierto que me agota la energía. También odio el calor y amo la lluvia y los días nublados. Mi meta ahora mismo, irme de Madrid.

asijero dijo...

Hola, me siento totalmente identificado con este artículo. Soy un joven de 22 años y a mí me gusta Madrid por su agua tan buena que bebemos. Algunos cocineros dicen que es un agua tan dulce que se reservan sus postres más dulces para cuando vienen a Madrid a competiciones gastronómicas. Nada que ver con las amargas aguas de otras zonas arcillosas.

Pero sinceramente, yo que soy un veinteañero, tengo la sensación de que voy a envejecer prematuramente por lo que rezan en el párrafo que cierra el artículo: "No he conseguido establecer ningún vínculo afectivo con nadie".
Madrid es tan grande que la gente se piensa que cuando te acercas a alguien, te ven como alguien indiferente, y no soy el único a quien me pasa. Hablo con otras personas que vienen de otras partes de España y les pasa lo mismo. Yo nací y me crié en un barrio no muy lejos del centro, por el oeste, pero he de expresar mi franco y rotundo hartazgo que padezco porque la gente no te respeta ni como eres ni nada. Te acercas a cualquiera y luego cuando quieres establecer algún vínculo afectivo con alguien te tienen miedo porque además de pensar que pueden buscar a más gente, cunde el pánico porque Madrid tiende a ser una ciudad cada vez menos segura y luego la gente cabal como yo, pagamos justos por pecadores.
Basta ya. Mis padres, que también nacieron y se criaron en la capital del país, también llevan unos meses pensando a dónde orse a vivir que no esté tan lleno de podemitas y divas que se creen si me permiten la expresión, "los amos del universo" que no respetan tus ideales o no aceptan cómo es la persona que intenta tener una amistad. Esa palabra ya no existe en el diccionario de los madrileños y si bien en Valencia diría lo mismo, sorprendentemente, los catalanes pensé que eran más cerrados, pero igual les doy un voto de confianza. Lo único que echaré de menos serán sus dulces aguas y su sanidad, que cuando haya que operarse de algo ya he tenido ocasión de tener a mis médicos que me lo hicieron temprano y bien apenas a un cuarto de hora andando de lo que todavía es mi casa.

Tan solo se salva algún barrio del sureste de la ciudad y una ciudad pequeña cerca de Colmenar Viejo, donde la gente valora bien las relaciones y te trata como alguien a quien le importas mucho. Pero hay poca gente y si me tengo que limitar a establecerme en esas zonas no tengo mucho que hacer para la edad que tengo la verdad.

No voy a consentir que mi juventud acabe tan pronto por culpa de no ser capaz de huir de una ciudad hecha por y para insociables.
Lo siento, pero tenía que decirlo. Madrid ya no es que me haga triste, es que ha colmado la poca paciencia que me quedaba.

Antimadrileña dijo...

Cuanta razón asijero, para mí, antes de venir a vivir Madrid (siendo yo de provincias como dicen por estos lares, y por ende se me entiende con menos capacidad para apreciar las "maravillas" de Madrid) ésta se me presentaba como un lugar donde uno puede llevar a cabo los sueños laborales y personales de su vida sin necesidad de utilizar el pasaporte, una especie de tierra prometida a tiro de piedra.

Sin embargo, pocos meses hicieron falta para darme cuenta de mi error. Al poco tiempo de mudarme, la ciudad aparecía frente a mí fría aún a 42º, triste, agobiante, sucia... pero lo que me hace querer hacer las maletas para no volver nunca no es el aspecto sino sus gentes, las mismas gentes que se consideran a mucha honra (y no lo dudo) "orgullosos madrileños de pura cepa" y que se presentan como el mayor baluarte de la ciudad, esos mismos que presumen de recibir a la gente que viene de fuera con los brazos abiertos para que se sientan como en casa, un mantra que recitan como de memoria y que al parecer se pasa de una generación a otra sin que ninguno de los miembros de estas familias de casta se paren a evaluar.
Porque lo que me he encontrado tras esos brazos abiertos han sido cuchillos en la boca, intereses tras cada movimiento, necesidad de aparentar constantemente lo que no se es (y que no se necesita si se tiene una estabilidad emocional aceptable), falsedad en grado sumo, hiriente e innecesario, miedo profundo a establecer vínculos reales con otras personas y a hacer amistades (que no "contactos", la diferencia entre ambos términos debería ser mas estudiada en la educación madrileña para no llevar a error a los futuros anfitriones).

¿Qué mas puedo decir? Odio Madrid, pero me alegro de no ser la única.

Estefanía dijo...

Cuanto te entiendo. Mis padres emigraron a Madrid antes de que yo naciera y viví allí durante toda mi niñez y adolescencia. Es una ciudad que nunca me ha gustado ni de donde me he sentido jamás, comparto todos y cada uno de los puntos a los que haces referencia.

Hace más de año y medio que me mudé de allí, pero a veces se me viene a la cabeza ese "y si volviera", ya que allí viven mis padres y mis hermanos. Pero no, no sería capaz. Para nada. Soy muchísimo más feliz desde que huí de Madrid.

Saludos.

Glo dijo...

Yo no soy madrineño sino vizcaíno. Madrid me atrajo en un principio por el contraste con el clima de mi lugar de procedencia: principalmente por la luz, el sol y el aire transparente de sus mejores días. Socialmente era lo mismo que ya conocía: una mezcla de personas de muchas procedencias y sus descendientes. Después comencé a trabajar allí y a darme cuenta de sus otras facetas.

Es una ciudad agotadora, sólo apta para personas jóvenes. Vivir allí suele conllevar un error de percepción de la escala. Que haya metro en Hospital Infanta Sofía y en el Parque de los estados, no significa que ya pueda ir de uno a otro a diario. Porque, aunque mentalmente crea que eso es posible, mi cuerpo tiene una resistencia y llego completamente agotado al fin de semana.

Y ese error de percepción geográfica, esa forzada unidad geográfica, lleva implícitos otros problemas, muy graves, de tipo político (polis=ciudad). Y es que los antiguos griegos ya habían sospechado que el ámbito social que le corresponde a una persona tiene un límite de tamaño, si lo que se pretende es su participación plena en la vida pública.

Anónimo dijo...

Madrid me parece una mierda de ciudad. La chulería madrileña no es más que prepotencia disfrazada sólo que se engañan ellos mismos, no a los demás.
A parte de un millón de tiendas, espectaculos y museos, ¿por qué cojones querría alguien pasar el resto de sus días aquí? Bajo la capa de mierda de nube tóxica que se respira. Una pregunta retórica, ¿dónde quedaron las estrellas? En Madrid ni siquiera se ven.

En serio esta ciudad me tiene hasta los cojones. No existe la humanidad, ni la empatía más mínima. Aquí he visto hasta un suicidio y la gente pasar como si nada.

Se acentúa el egoísmo, la avaricia, la mala educación...
Son tantas cosas que es imposible concentrarlas en este comentario.
Miras a la peña en el metro y cada cuál con más cara de amargado.
Esta ciudad acaba con la salud física y mental. Me cago en Madrid joder puta mierda de ciudad. Y ya de paso bajad un poco el bono transporte que se lo estamos pagando a los jóvenes y a los ancianos. Mierda de ciudad, políticos y su puta madre.

paralisispermanente dijo...

Madrid es una ciudad de paletos que solo habla castellano con una contaminación estratosférica, no aguanto más que tres días en esa mierda de sitio y me vengo con el paladar lleno de NOx, con lo que me espera un periodo de desintoxicación en provincias para poder hacer vida normal.

admini dijo...

Cuánta sabiduría acumulada en este post y sus comentarios! Salvo cultura, que la hay por doquier, muy buena y para todos los gustos, Madrid no me gusta nada más que para un fin de semana o una semana a tope.

Anónimo dijo...

Yo estuve un año en 2012 y ahora he vuelto a pasar otro año por Madrid. Cada vez que vivo aqui acabo con depresión. Al principio vengo con mucha ilusión, ya que me encantan los museos, teatros, cines de v.o, y todas las cosas culturales que te puede ofrecer Madrid. Y yo que vengo de una ciudad pequeña, pues esas cosas que nunca he tenido las aprecio.
Pero por alguna razón, Madrid me come mi energía, mi motivación, mi ilusión, pasados unos meses, comienzo a deprimirme, hasta el punto que ya ni me apetece hacer nada, solo quedarme en casa.
Al final acaba agobiandome tanta gente en todos los lados, el metro que en horas punta no puedes ni respirar me crea mucha ansiedad, tanto trafico y tanta distancia para todo. Me da pereza ir a los sitios, me siento muy cansada.
Pero lo que mas me deprime, es la soledad. Intento por todos los medios hacer amigos, apuntarme a cursos, a eventos, foros,.. pero aunque la gente en un principio suelen ser sociables el primer dia, luego te das cuenta que pasan de quedar, que van a su bola, que no les interesa crear vinculos emocionales y que tienes que estar detras de ellos todo el dia si quieres que queden contigo, si tu no les llamas, pasan, les da igual. Incluso aunque tu les llames tambien a veces pasan de quedar y te dan largas. No se que pasa, no lo entiendo, a mi me encanta conocer gente, hacer amigos, crear vinculos, pero veo una pasividad que no es normal. todos te dicen que estan ocupados, que no pueden y te van dando largas. No se...
Y podreis pensar, tal vez tu eres el problema, pues siento decir que no. He vivido en Londres, en Dublin, en Roma y en algunas ciudades mas, y jamas he tenido tanta dificultad para hacer amigos, para crear vinculos, es verdad que a veces tienes tus momentos tambien de soledad, eso en todos los sitios, pero lo que me pasa en Madrid no, aqui siento una soledad que se me clava como un cuchillo, no soy capaz de crear vinculos con nadie, y no porque no quiera, no me dejan, la gente no se abre y van a su bola. Aqui en Madrid me siento desconectada de todo. Ahora tengo una depresión del copón que no se si podré salir, muchisima ansiedad. Para mi es un misterio, siempre que vivo aqui, me sucede. Siento un vacio profundo que no puedo explicar, estoy muy sensible, me molesta todo, me molesta hasta que me miren por la calle. Supongo que porque no puedo establecer vinculos con nadie y encima tengo que soportar miradas todo el tiempo, porque otra cosa no, pero mirones son super mirones y curiosos. Y al final ves gente y gente y tu estas mas sola que la una, es desesperante.
Tengo una amiga de un pueblo de tarragona, que le sucedio lo mismo en Madrid, aguanto un año, se largo, me dijo que se sentia sola y no habia conseguido hacer amigos, y no es la primera que me lo ha dicho.
Pero yo llevo un año sola, con una vida de mierda, encerrada en casa los fines de semana ya cansada de intentar conocer gente para nada. He tenido un año vida de abuela y todavia soy joven. Salia a pasear yo sola por hacer un poco de ejercicio, me iba al cine sola, a cenar sola, todo sola, ya no lo aguanto mas. Y cuanto mas sola estoy mas deprimida estoy y mas me cuesta salir. Tengo que salir ya de esta espiral.
Entonces ya estoy cansada, solo estoy esperando a tener fuerzas para poder irme a otro sitio y poderme desconectar de este año, lo necesito mucho.
Siempre he hecho amigos en todas las ciudades donde he vivido, y he estado en bastantes sitios, soy sociable y hablo siempre con la gente, en ese aspecto no me da verguenza, pero en otros sitios te dan la oportunidad de conocerte y aqui no. Madrid siempre es el sitio donde no hago amigos, ni logro conectar emocionalmente con nadie, siempre soledad en esta ciudad, me siento siempre sola.
Incluso en Roma que es una ciudad dura y cansada, despues de 6 años conservo amistades bastante buenas. Logré hacer algunas buenas amistades.
Cuando me vaya de Madrid, será como si nunca hubiera estado, nadie se acordará de mi, ya que estuve siempre sola.Es una pena.
Un saludo

Corroto Jones dijo...

Esto es curioso. He llegado a ti por casualidad poniendo en Google las palabras "odio Madrid" y no puedo parar de reír. Según leía me preguntaba, pero ¿cuándo he escrito yo esto y por qué no me acuerdo? No puede ser, ¡soy yo escribiendo!

Nací en el 82 y crecí en Madrid pero yo no soy de aquí. Este no es mi sitio. Tengo una antipatía tan grande por esta ciudad que desde que me levanto hasta que me acuesto, mentalmente estoy fuera constantemente. Solamente soy feliz cuando tengo la suerte de marcharme fuera de fin de semana, vacaciones o cuando de repente, me digo, tranquila, te quedan dos telediarios aquí.

No me identifico con nada. Cuando estoy fuera, tengo ganas de comerme el mundo y aquí, este pequeño mundo me come a mí. Me chupa la energía esta ciudad aún siendo rabo de lagartija. Soy una persona activa, cabezota y me empeño en que funcionen las cosas y en salir para adelante pero aquí, es imposible y me he dado por vencida. ¿Hacer amigos? Imposible. ¿Quedar con la gente del trabajo? Impensable. ¿Experimentar y salir el fin de semana? Nooo, siempre a los mismos sitios porque estoy "acobardada" y si puedo quedarme en casa, mejor, pero ¡no soy así! ¿Que la gente no te quiera pisar? ¿Que no te juzguen? No lo concibo, esto es una jungla de sin valores y más en los últimos años. Todo aquí cuesta al menos 10 veces más de lo normal, lograr cosas sencillas, es harto complicado.

Aquí no he conseguido amistades, todo es soledad aunque la ciudad sea grande. Sí he conseguido trabajo, que para muchos es una suerte porque la cosa está mal, "siéntete agradecida" me dicen, pues bueno siéntete agradecido tú también por el coche que tienes y que te funciona perfectmente, no sucumbas al plan PIVE.

Que llueva me pone contentísima y es casi igual de emocionante a que me toquen 2 euros en el reintegro de la lotería. ¿Por qué cuando sucede el milagro no para de diluviar durante 6 meses seguidos?

Tu resumen es perfecto, es justo lo que necesito que vean todos aquellos que no comprenden cómo me siento. Gracias.

Anónimo dijo...

Me alivia ver que no soy la única que se siente así.
Yo cansada de no encontrar trabajo en mi tierra ni en sus alrededores de absolutamente nada,(norte de España) me surgió una oportunidad en Madrid. Llegué hace un año con muchísima ilusión, a cumplir mi sueño, porque no me imaginaba conseguir trabajar de lo que he estudiado nunca, ya que es una profesión muy minoritaria. Y ahora tras un año aquí tengo una depresión terrible. Madrid me deprime. Tardó una hora en ir a trabajar, me siento sola rodeada de millones de personas, para ir a cualquier sitio es horrible, ya ni me molesto ni en ir de compras, que me encanta, se respira tensión, agresividad e indiferencia en cada rincón, lleno a rebosar de personas, ni un alfiler cabe en ningún sitio...

Le estoy muy agradecido a Madrid en el sentido de darme la oportunidad de trabajar en lo mío, pero Madrid es una amante muy exigente...
Aquí prima la ley es de "tonto el último".
Y tras un año, desdeando volver a mi tierra que es prácticamente imposible, sueño con al menos ir a otra ciudad, aunque amo mi trabajo que tengo aquí...Difícil dilema,pero Madrid me va a acabar convirtiendo en una persona gris, sino lo soy ya...
Ánimo a tod@s...

Anónimo dijo...

Pensaba que era ese blog que alguien hace y ya ha olvidado, pero veo que sigues escribiendo post, por lo que aportaré mi comentario sobre Madrid;

yo soy de Madrid, y mis padres son de Madrid, mis abuelos paternos eran carabancheleros y los maternos de Tetuan de las Victorias; mis bisabuelos, hasta donde se: de Algeciras, de León, Puertollano, y ya no me sé mas;

errores de Madrid; efectivamente, la falta de educación, el ir todo el mundo a su rollo, el incivismo de los cocheros, los moteros e incluso algunos ciclistas, contaminada (aunque ahora ya se aplican los protocolos anticontaminación), y efectivamente, está atestada, y lo guarra que es la gente en general;

resumido, estiercol puro;

pero yo soy como las plantas, necesito el estiercol para crecer; y al final te das cuenta que Madrid es una ciudad que no enseña sus encantos a primera vista, y no se los enseña a todo el mundo; he aprendido a conocer su historia, sus casas, sus rincones, sus plazas;
me ha terminado seducciendo, y yo era también de los indiferentes hacia Madrid, siendo de esta ciudad, pero Madrid es como esa chica que no es la guapa del grupo, que la ignoras, pero que un día empiezas a conocer, y al cabo del tiempo acabas completamente enamorado de ella; y lo que es peor, te duele lo injusta que se es con esta ciudad;

¿los madrileños prepotentes?; es nuestra forma de hablar, pero tenemos un don, y es que nunca preguntamos a nadie de donde es; aquí da igual que seas rumano, marroquí o chino; convivimos, y nos es una ciudad que haya tensión racial como si la hay en otras ciudades "europeistas";
tengo una conocida de Huelva, que probó Sevilla a nivel trabajo y decidió venirse a Madrid; y me dijo una cosa que me quedé con la copla: en Sevilla te dejan claro que ellos son los sevillanos y que tu eres de fuera; en Madrid no me ha pasado eso;

a mi me encantan las ciudades pequeñas, las estrellas, el mar, la lluvia, todo eso, pero al poco tiempo me doy cuenta, cuando pienso si viviría en una ciudad de provincias, y creo que al mes estaría aburrido;

como las plantas necesito el estiercol, y soy urbanita, y a mi me gusta los empujones, el gentio, el metro abarrotado, y el calor infernal; eso si, soy anticoche ( me dan asco los atascos) y soy de caminar y transporte público, que es como una ciudad se mete en el cuerpo; metido en un atasco diario, te da asco cualquier ciudad del mundo;

y por supuesto Madrid es preciosa; es mi amante; mejor que no descubráis su belleza, porque solo la quiero para mi;

como decían Septimo sello: todos los paletos fuera de Madrid;

Victor dijo...

Te acabas de definir, diciendo TODOS LOS PALETOS FUERA DE MADRID. Ahora entiendo porqué te gusta tanto Madrid...

Anónimo dijo...

¿hablo de Madrid y te quedas con la última frase?;

¿has entendido porque la he dicho?;

Con ello quiero decir lo poco que se la quiere y lo mal que se la trata; solo la valoran bien la gente que viene a visitarla;

teniendo en cuenta lo poco que se la quiere y que el 80 por ciento de la población es de fuera, .....pues me he acordado de la canción;

¡¡¡que piel mas
fina y que poca comprensión!!!;

Dudo que seas capaz de delatarme con una frase; con respeto ¿que eres un genio?;

Anónimo dijo...

No se si saldrá el otro comentario;

la ciudad donde nací, crecí, me casé, donde vivo y donde moriré;



de Madrid al cielo y un agujerito para verlo;

Anónimo dijo...

Me siento TOTALMENTE identificada con todo lo que dices de Madrid. Madrid me apaga, muestra mi peor versión, en Madrid siempre estoy a medio gas.....Yo no soy de aquí y procuro escapar todos los fines de semana que puedo y cuando no estoy en Madrid, soy otra persona, bueno, en realidad, soy yo misma. Y al volver otra vez, es como una sombra que se apodera de mí. Como tú dices, no nos gustamos, simplemente nos aguantamos.
Me gustaría saber algo ¿sigues viviendo en Madrid?

Anónimo dijo...

No me gusta Madrid, por eso he llegado a esta entrada. Su clima en verano es odioso. Mis padres son del norte y no entiendo cómo cometieron el error de venirse aquí. No hay calidad de vida con sueldos de mileurista. Es una ciudad cara y sucia. Y un tanto gris. Su río no llega a tal, es un riachuelo. La oferta cultural sí es interesante, pero con mi sueldo no me da. Por cincunstancias personales no veo factible irme.