viernes, 25 de octubre de 2013

UNA DOCENA DE RAZONES PARA LEER A ANTONIO MUÑOZ MOLINA


Hoy le entregan el Premio Príncipe de Asturias de las Letras a Antonio Muñoz Molina. 

Un premio literario y más uno tan mediático como el Príncipe de Asturias provoca una oleada de noticias, reportajes y sesudos análisis sobre el autor agraciado.  Expertos, amigos, editores, colegas, portales especializados, periódicos y demás...se lanzan a escribir las loas sobre ese autor. Su editorial prepara las máquinas para echar a la calle nuevas ediciones de sus obras y las librerías cambian los escaparates para poder colocar toda la obra de ese autor a la vista del posible cliente. 

En muchas ocasiones esta saturación mediática  puede ser contraproducente, la gente se cansa y decide pasar de ese autor...y en el caso de Muñoz Molina eso sería una pena. Intentado salir de las loas indiscriminadas y los sesudos análisis literarios voy a  dar una docena de razones convincentes para conocer y leer a Antonio Muñoz Molina.

1.- Es español. 
Ser español no es un mérito en sí mismo, vamos que tiene el mismo mérito ser español que camboyano, pero desde 1998 no se le concede el Premio Príncipe de Asturias de las Letras a un autor de nuestro país.  15 años sin que un autor español consiga este premio tan reconocido  y con tanta proyección son muchos años y hay que leer a Muñoz Molina para comprender porqué de entre todos los autores españoles que pueden merecerlo ha sido él el elegido para terminar con la tendencia de 15 sin un premio a un español. 

2.-Su web. 
Antonio Muñoz Molina  tiene una web estupenda. Una web currada, sencilla, cómoda, amigable y en la que recoge toda la información que un lector  pueda querer conocer sobre su vida y su obra. Hay un completo perfil biográfico, más bien autobiográfico escrito por el propio autor para satisfacer la curiosidad que siempre levanta la vida de un escritor, hay fotos de toda su vida, están recopilados todos sus libros publicados, noticias, premios, traducciones disponibles y hasta dispone de una sección donde publica escritos de sus lectores. 

Muñoz Molina además, utiliza twitter. Y lo hace muy bien.  Su perfil de twitter es igual de sencillo que su web, con poco dice  todo lo que hace falta decir y saber, tal cual.  No es pesado, no pontifica  ni se dedica al autobombo. El título de su entrada del día y el enlace. No hace falta más.  

La web incluye además un maravilloso blog al que es necesario dedicar en exclusiva uno de los puntos de la docena. 

Como ya he dicho antes lo mejor de su  web es su blog. Es un blog cuidado, que escribe diariamente y que es un lujo para los lectores. Escribe con la extensión justa y necesaria para empezar y acabar, para transmitir lo que quiere. Escribe sin grandes artificios, da la sensación de que al final del día te has sentado con él y te está contando qué es lo que más le ha llamado la atención en la jornada. Puede ser una reflexión provocada por una noticia, por un paseo en bici, por una rutina escritora, por una exposición, por una canción, por una lectura, un pensamiento vital.  Tiene un registro cercano, amable. 

“Escrito en un instante” es un blog personal maravillosamente escrito y un lujo para los lectores. 

“Escribo sobre lo que me gusta y sobre lo que encargan, escribo sobre lo que veo, escribo sobre lo que me cuentan, escribo sobre lo que me entusiasma y sobre lo que me escandaliza. Escribo sobre lo que me da la gana”  (De su anotación Memorial Day) 

4.- Vive en Nueva York la mitad del año. 
 ¿Por qué el hecho de que viva en Nueva York es un motivo para leerle? Pues por lo bien qué cuenta como es Nueva York, por cómo describe en sus artículos la vida en la ciudad, como es vivir allí, no ir de visitante o de turismo sino vivir en la ciudad pero sin perder nunca el asombro por esa ciudad y el recuerdo de cuándo llegó por primera vez allí. Muñoz Molina cuenta todo sobre Nueva York: cómo florece Central Park en primavera, cómo son las noches de invierno, el tráfico, los taxis, montar en bicicleta, los conciertos a los que asiste, las exposiciones que visita, la relación con sus alumnos, las visitas de amigos que van a visitarles, los sonidos de la ciudad y también cómo se ve España desde la distancia, con esa perspectiva que sólo dan los kilómetros de por medio.

No todos podemos vivir en Nueva York seis meses al año pero leer a Antonio Muñoz Molina es estar un poquito allí por como lo cuenta. Escribe sobre la ciudad no contándote lo que ve, sino haciéndote sentir lo que ve. No es un reportero, es un escritor.   

5.- Vive con una escritora, Elivra Lindo. 
Vivir con alguien que escribe puede ser un infierno. Escribir es una actividad sin horarios y que no termina nunca. Escribir invade. Muñoz Molina  y Elvira Lindo comparten profesión, y parecen llevarlo muy bien. De hecho tal y como lo cuenta parece el plan perfecto, eso sí...nunca escriben en la misma habitación.  Dos escritores juntos puede ser una lucha de egos pero también tiene el beneficio de que el otro comprenda tus bloqueos, tus horarios extraños, tus ataques de creatividad y tu sequía. Tienes a tu primer lector al lado y sobre todo puedes compartir las horas de trabajo y las horas de ocio.  

Si escribes y vives con alguien que escribe seguro que jamás tienes que escuchar la pregunta “¿Pero no puedes dejar de escribir un rato?”

6.- Monta en bici. 
Monta en bici que no es lo mismo que “es ciclista”. Muñoz Molina monta en bici para moverse por Nueva York y por Madrid, pasea en bici. Los escritores siempre parecen gente rara. Tendemos a imaginarlos todo el día sentados, concentrados en sus escritos, leyendo y sin moverse mucho...y Antonio Muñoz Molina resulta que se mueve en bici. No es un maniático del deporte, ni de la bici...no es como Murakami que se puso a correr y se le fue de las manos hasta hacerse un ultramarathon de 100 km. Con Muñoz Molina  no hay peligro de esos extremismos, monta en bici como podríamos hacerlo cualquiera.  

7.- Descubrir nuevas lecturas.  
Comparte muchas cosas de las que experimenta y lo hace muy bien. Compartir la crítica o las cosas que no gustan, un mal comentario convence casi inmediatamente pero transmitir el entusiasmo por algo, conseguir que el lector sienta la necesidad de correr a experimentar lo que se está recomendando es complicadísimo y él lo consigue. 

Sus comentarios sobre libros (también sobre exposiciones o películas) provocan la necesidad casi inmediata de correr a buscar ese libro del que habla, de descubrir a ese autor nuevo o de releer ese clásico a la luz de esas apreciaciones que Muñoz Molina ha compartido con él.  

8.- Descubrir música. 
Si es complicado transmitir el entusiasmo por algo, transmitir la música escribiendo es algo prácticamente imposible y sin embargo Antonio Muñoz Molina lo consigue. Es un gran melómano, un amante de la música casi de cualquier tipo y  un enamorado de la música clásica y del jazz en particular. En muchos de sus escritos la música es fundamental y tiene algunos fragmentos en los que no solo consigue que el lector casi oiga la música, además consigue que se sienta como si la estuviera escuchando.  

“Escuchada tan cerca, sin amplificación, en esta sala forrada de paneles de madera, la música suena con una claridad, con una transparencia suprema: la mano derecha y la mano izquierda en el piano, sus cuerdas vibrando bajo los golpes de los martillos, la pulsación del contrabajo, el aire resonando en la concavidad de la caja, los golpes graves del pedal en el bombo de la batería, las escobillas deslizándose sobre la piel tensada de los tambores pequeños, provocando ondulaciones metálicas en los platillos, como si un puñado de arena fuese cayendo poco a poco sobre ellos y se pudiera distinguir el choque exacto de cada uno de los granos.”

9.- También descubre y describe el arte (la pintura) de una forma magistral. 
En sus artículos  te hace ver y entrar en algunos cuadros. Sus descripciones de cuadros, fotografías y dibujos te transporta al interior de esos cuadros. 

Da igual que hable de un maestro de la antigüedad como Caravaggio del que es un gran admirador: 

Allí estaba el cuadro, La resurrección de Lázaro, mucho más alto de lo que yo había imaginado, con una crudeza y una presencia que no sugieren ni de lejos las reproducciones, con esos negros de Caravaggio en los que la mirada va encontrando poco a poco tantas veladuras como en los campos de color de Mark Rothko. Sólo estando delante de él se recibe el impacto de sus dimensiones, el desequilibrio audaz entre la parte inferior que ocupan las figuras y todo el espacio en negro que queda por encima de ellas. Recién sacado de la tumba después de varios días en ella Lázaro no es el emblema esperanzado de la resurrección sino un cadáver de una rigidez y una palidez pavorosas, un despojo que en ese instante de recobrar la vida no puede ser más que la inminencia de un monstruo. El roce de la mano de Cristo parece que lo sacude con una corriente eléctrica más propia del laboratorio del doctor Frankenstein que de una escena evangélica.” 

O hablando de Rothko y como son sus cuadros, aparentemente sencillos pero en los que se adentra como espectador y comparándolos con Hopper. 

10.- Une ciencia y letras.
Por si fuera poco todo lo anterior, es un escritor, un 'hombre de letras' que sabe y aprecia la ciencia. Muñoz Molina se acerca a la ciencia con respeto y curiosidad y a veces casi con un poco de algo que podríamos llamar “precaución”. Cuando después escribe sobre ella o da conferencias consigue que la gente de letras sienta curiosidad y ve la ciencia más accesible. Pero  no sólo eso, sino que escribe y habla de ella con gran profundidad despertando el respeto y admiración en muchos científicos y eso tiene mucho más  mérito.  

11.- Sus libros. 
Mi consejo para acercarse a Antonio Muñoz Molina y su escritura, es empezar por su blog y sus artículos. Cogerle el gusto, el gusanillo y después lanzarse a sus novelas donde ya aviso es bastante más denso.Confieso que yo no soy muy fan de sus novelas, pero sí muy muy fan de uno de sus libros: Ventanas de Manhattan, un libro maravilloso sobre Nueva York. Si se le coge el gusto, es un escritor muy prolífico con novelas muy famosas con las que disfrutar: El invierno en Lisboa, Plenilunio, El jinete polaco, Sefarad...etc.  

12.- Es un hombre normal. 
Muy normal. No es la alegría de la huerta ni un tío con un atractivo físico espectacular pero tiene pinta de ser un gran conversador, no en el sentido de ser el centro de la conversación. Parece alguien ( y lo parece por como escribe) con una gran curiosidad por todo lo que le rodea, alguien con interés en escuchar y hablar, alguien con capacidad de interesarse por lo que le cuentan y por establecer conexiones.  Alguien que te escucha con atención al hablar, y que no habla por hablar... Alguien con el que apetece salir a cenar y charlar.  Esto lo aprecia uno en su autobiografía (o autorretrato) que también aparece en su página web.

Hay que acercarse a Muñoz Molina porque es un tio normal y corriente, que empezó escribiendo porque tenía que escribir, porque sentía que tenía que escribir. Ha dedicado su vida a la escritura y ha conseguido vivir de ello.Habrá sido director del Instituto Cervantes en Nueva York, es Académico de la Real Academia de la Lengua desde 1996, ahora Premio Príncipe de Asturias de las Letras..pero continúa siendo un tío normal y corriente que comparte su escritura diariamente con sus lectores. 

Hay que leer a Antonio Muñoz Molina  porque es un lujo al alcance de todos. 

Hay que leer a Antonio Muñoz Molina para emocionarte cada día. 


Republicación de Unadocenade

15 comentarios:

Livia dijo...

Veo tus doce y subo tu apuesta con una más: su forma de ver el mundo cargada de sensatez, que lleve toda la vida diciendo lo mismo y haya acabado teniendo razón... Mmmm la última parte lo hace admirable, pero no es que sea muy bueno XD

Anónimo dijo...

Yo, después de haber leído 2 de sus libros, sólo tengo 1 motivo para recomendar a alguien que lea, al menos 1 de sus novelas: Por cultura general. Sólo.

Carmen dijo...

Sí, cuando lees "Todo lo que era sólido" no hay ningún hecho de los que relate que te sorprenda. Lo que sorprende es la lucidez que mantuvo en momentos de ceguera colectiva y lo bien que lo cuenta.

Y otra razón es su "santa" y el retrato que ella hace de él. Creo sin duda que Elvira Lindo es otra razón para llegar hasta AMM.

Cristina dijo...

Como dice Elvira, "donde esté él está su casa".

Anónimo dijo...

Qué rabia me da lo bien que escribes y los errores de acentuación que tienes, coñe! Sobre todo los de como/cómo, donde/dónde, etc.

Bichejo dijo...

A mí me gusta mucho más cuando escribe en corto que en largo. He leído dos novelas suyas y se me hizo un poco pesado, en cambio los dos ensayos me han gustado mucho.

Dani Torregrosa dijo...

Además, AMM cuando escribe sobre ciencia, lo borda.

Saludetes

NáN dijo...

Qué susto me había dado el título. Porque no tenía la menos intención de leer sus aburridas novelas. En cambio, es encantador como comunicador y procuro leer sus columnas. Bueno, lo hacía hasta que, contra el consejo de decenas de premios Nóbel, Coetzee entre ellos, aceptó el premio Jerusalem y lo castigué dejando de leerle.

Gracias por lo del blog. Quizá eso sí lo lea.

Anónimo dijo...

De acuerdo con el anónimo de las 21:46...

Que sí, que escribes demasiado bien como para permitirte esos fallos.

Desmerece, y lo sabes, no?

Por otro lado muy buen post, y a mí por lo menos me abriste los ojos a este gran escritor...y a su blog.

Gracias!!!

@blusonic dijo...

Ay, no puedo estar más de acuerdo con todo..

Descubrí a AMM gracias a un viaje a Nueva York y a mi pareja que me compró el libro de Elvira Lindo sobre Nueva York, "Lugares que no quiero compartir con nadie" Lo leí y quise conocer a Antonio (y NY por supuesto), encontré un video en que presentaba el libro y en el que él leía una parte y me conquistó..

Después leí Plenilunio y eso me alejó un poco de él, pero después descubrí el blog a través de twitter y me reenganché..

Daré otra oportunidad al relato largo (aunque me conformaría también con el corto), porque él se lo merece!

Y con este ya van dos repasos de alguno de mis puntos débiles, el otro, John Cusack ;), una gozada!

Anónimo dijo...

He visitado el blog de Molina; buen blog, buena recomendación. gracias.

Anónimo dijo...

tendré que pasar a visitarte, seguro lo haré, hasta pronto

RS dijo...

Sólo he leído un libro de Muñoz Molina. Uno que relata su paso por la mili. Ni recuerdo el título. No me impactó especialmente porque cuando eso ocurre, corro a devorar más libros del autor. Y no fue el caso.

En cambio Elvira Lindo me encanta, especialmente en su faceta de columnista.

El caso es que me has picado la curiosidad y puede que le dé otra oportunidad a Muñoz Molina.

Ire dijo...

Es tocayo mío. Eso me da cierta parcialidad para opinar. Me gusta desde que le oí decir algo tan trivial como sensato, que el "Madrid" que pintan los políticos no es Madrid de verdad, que ese se descubre pateándoselo.

Anónimo dijo...

Hola moli, yo estoy en su blog de lectores. Soy una gran admiradora y como he leído también de un anónimo, sólo por cultura general se deberían leer sus escritos y sus libros.