miércoles, 2 de octubre de 2013

¿QUÉ HACES CON TU DÍA?


Coaching emocionales, claves para mejorar tu vida, claves para aprovechar tu tiempo, como conseguir éxito en lo que te propones, los diez pasos para empezar a cambiar tu vida. Las revistas, los periódicos, los medios, las redes están llenos de artículos, posts y referencias de este tipo.

¿Una fiebre nueva provocada por la crisis? ¿Una ola de buen rollo bienintencionado aunque un poco inocente para intentar mejorar el ánimo de la sociedad? ¿Una manera de dar esperanza haciéndonos creer que podemos cambiar algo?

Este fin de semana he descubierto que no.

En 1910, ¡¡1910!!  Arnold Bennett publicó "Cómo vivir con 24 horas al día" un libro de escasas 100 páginas que se lee en un rato. Comienza con un breve ensayo que se titula "Apuntes sobre el éxito".

Lo primero que hace Bennett es explicar como hay una oleada de artículos en la prensa de Reino Unido, (en 1910 repito) sobre el tema del éxito y que prácticamente cualquier periodista ha escrito sobre ello. Advierte también que él no está muy de acuerdo con esa idea y que sabe que sus opiniones contrarias a esta corriente de propagación del éxito no van a ser bien recibidas. (Exactamente igual que ahora)

«La mayoría de quienes opinan sobre el éxito tienen un corazón tan inequívocamente bueno que terminan escribiendo cosas perversamente falsas. La base de su argumentación es que prácticamente cualquiera que se lo proponga pueda tener éxito. Esto es, en una palabra, mentira. Precisamente el meollo de la noción de éxito consiste en un alejamiento de la masa de las personas corrientes, acaso la única característica común a los distintos tipos de éxito. Dirigirse a toda la población, como hacen estos escritores y decirle a la masa cómo alejarse de sí misma es una soberana estupidez».

Estoy en parte  de acuerdo con Bennett y en parte no. Creo que mucho de lo que se escribe ahora sobre éxito y emprendimiento no va asociado a gente de buen corazón, sino directamente a la oportunidad de negocio. En una época de crisis, desesperanza y desánimo...cuando hay poco margen de maniobra, uno se agarra a lo que puede y por eso todos esos consejos, listas, artículos y posts florecen. La gente, el público, la sociedad desesperada demanda alguna solución y si se la dan mascada mejor. Muchos de esos escritos y autores lo hacen por que han visto la oportunidad de negocio...y no me parece mal, cada uno se intenta solucionar la vida como puede, pero no creo  en el buenismo como espíritu motivador de ese tipo de artículos.

«No hay peor consejero en materia de cómo tener éxito que el típico triunfador. Raramente entiende las razones de su propio éxito. Cuando una revista generalista le pide que cuente sus experiencias para que sirvan como guía a la juventud de todo el país, le resulta imposible ser natural y sincero. Sabe el tipo de respuesta que se espera de él y cuenta que llego a Londres sin un céntimo en el bolsillo o alguna heroicidad de esta índole. El periodista lo publica y queda contento con el tono edificante de la entrevista, pero la verdad está en otra parte».

¿Quién no ha leído un millón de artículos que empiezan "desde su humilde origen en....?

Bennett se está refiriendo al éxito de "triunfador" por llamarlo de alguna manera que es básicamente el mismo concepto que tiene la mayoría de la gente actualmente. Bennett distingue entre el éxito en las ciencias, el éxito artístico, el poder político y "amasar un dineral".

Con respecto a esto,  creo que estamos peor que hace un siglo. La mayor parte de la población asocia éxito a tener una pasta gansa que le permita una vida de lujo y cero preocupaciones. Además, se aspira a conseguir ese dineral de la manera más superficial posible: jugando al fútbol, saliendo en la tele y cosas por el estilo. No estoy diciendo que todo el mundo opine eso, pero lamentablemente si salimos a la calle y preguntamos qué es éxito muchas respuestas irán asociadas a "tener mucho dinero" o "ser famoso". Poca gente considera una vida exitosa ser un gran científico o el hecho de que tu trabajo te encante y te de para vivir.

Hay sin embargo otro tipo de éxito que Bennett si considera al alcance de todo el mundo pero que sin embargo poca gente quiere o si quiera considera.

«Si la naturaleza humana fuera más perfecta de lo que es, el éxito significaría lograr un profundo conocimiento de uno mismo y una filosófica paz interior, objetivo que quizá estaría al alcance de la mayoría de los mortales».

En el resto del libro Bennett explica como conseguir ese conocimiento de uno mismo o esa filosófica paz interior intentando aprovechar nuestro tiempo. Lo primero que explica es una obviedad, algo tan obvio que se nos olvida todos los días.

«Los filósofos han explicado el espacio. No han explicado el tiempo. Es la materia inexplicable que da forma a todo. Con él, todo es posible. Sin él, nada. El suministro de tiempo que recibimos cada día es realmente un milagro, un asunto asombroso si se examina con detenimiento. Resulta que te levantas por la mañana y ¡tachán!...como por arte de magia te embolsas veinticuatro horas más del tejido puro del universo de tu vida. Es tuyo. Es la más preciada de las posesiones. Una materia prima única en su especie, que te llueve encima de un modo también único. Fíjate. Nadie puede quitártela. Es a prueba de ladrones. Y nadie recibe ni más ni menos que tú».

Con un tono irónico y mucho humor inglés, Bennett va desmontándonos (un siglo antes) todas las excusas que nos damos diariamente para no enfrentarnos al hecho de que no estamos "viviendo" y "aprovechando el tiempo", sino sencillamente pasando por la vida con la excusa de que tenemos mucho trabajo, muchas cosas que hacer y que cuando terminamos con todo, estamos demasiado cansados.

«¿Quién de nosotros no se dice a sí mismo, se pasa la vida diciéndose "Cuando tenga tiempo cambiaré esto y lo otro"? Nunca tendremos más tiempo. Tenemos todo el tiempo que hay».

¿Qué propone Bennett para no "pasar por la vida"? Pues dedicar un poco de tu tiempo a pensar, a ejercitar la mente. A leer, a ir a conciertos (es 1910...el mundo del ocio no era un parque temático como ahora,  había menos opciones) Dedicar tiempo a lo que sea que te sirva a ti mismo para no estar trabajando ni pasando las horas.  Encontrar algo que te guste y te apetezca hacer o a lo mejor no te apetezca de primeras porque te da pereza, porque no tienes tiempo, porque el sofá mola más o porque perder el tiempo en twitter es más descansado...pero dedicar parte de tu tiempo a algo que te llene y te haga "vivir". 

«Ahora bien, en el cultivo de la mente, uno de los principales factores es precisamente experimentar ese esfuerzo o resistencia, ocuparse de una tarea ante la cual parte de nosotros nos urge a realizarla y parte de nosotros nos urge a escaquearnos». 

Bennett lo explica muy bien pero yo añadiría que la balanza entre querer hacer algo que sabes que te va a molar y sentar bien y escaquearte en el sofá...no ocurre solo con el cultivo de la mente. Ocurre lo mismo si te aficionas a correr, nadar, el scrabble o el submarinismo. Y también ocurre si tienes que planchar...

Y por último Bennett nos advierte contra el fracaso si decidimos intentar tener un poco más de "vida" y menos de "pasar por aquí". Es bastante sabio y sabe que la fuerza del sofá, la tele y el Candy Crush es poderosa...así que nos dice que nos tomemos con calma el intento de aprovechar mejor nuestro tiempo y estemos preparados para fracasar al principio y empezar poco a poco...sin muchas ambiciones.

«No estoy de acuerdo con aquello de que en todo caso es mejor fracasar a lo grande que obtener una victoria pírrica. Soy fan de las victorias pírricas. Un fracaso glorioso no conduce a nada. Una victoria pírrica puede conducir a una victoria no tan pírrica.

Me encanta la frase "soy fan de las victorias pírricas". Lancémonos hacia objetivos pequeños que nos den pequeñas satisfacciones, puede que al acumular muchas de éstas consigamos algo más grande...mucho más grande.

«Existe toda una industria del éxito que se nutre de engañar a la mayoría con la complicidad tácita de la minoría»

Hay que leer a Bennett para darnos cuenta de que todo lo que nos pasa ya ha pasado antes y disfrutar de una buena lectura que nos enseñe algo sin sentir que nos están timando.

25 comentarios:

Nemo dijo...

"(...)engañar a la mayoría con la complicidad tácita de la minoría". Muy buena frase, Moli. Un genial resumen de la brutal manipulación que nos afecta hoy en día.

Me sorprendes siempre con lecturas interesantes de las que no había oído hablar, y me entran unas ganas locas de irme directa a Amazon a comprar el libro de turno. También me ha pasado esta vez con Bennett. Pero no puedo! Aún tengo sin empezar una decena de libros del expurgo de Benasque! Acabé muy contenta con mi compra, pero a la vez me he condenado a unas cuantas semanas sin salirme de ese montón :(

En cuanto a la recomendación de hoy, diferenciar que si bien hace ya un siglo parece que había tantos libros sobre el éxito como ahora, parece ser que algunos todavía no habían perdido de vista qué es en realidad el éxito que deberíamos perseguir, y no hablan de quesos que se han llevado ni de gente realmente efectiva... Genial que nos lo recuerden, no se trata tanto de Gestión del Tiempo para hacer más cosas, sino de simplificar nuestras vidas y volvernos hacia lo realmente importante.

Me ha encantado la entrada de hoy.

Anna JR dijo...

Uff. Me ha caído como una bofetada este post. Instalada en un mal humor intenso por el nuevo horario, la falta de tiempo, la desorganización vital, familiar, laboral... Tener que leer 'Nunca tendremos más tiempo. Tenemos todo el tiempo que hay"... Plas!!
Es un post muy muy bueno. El libro también tiene muy buena pinta. Gracias!!! Y ahora voy a llorar un rato.

javi dijo...

Ehm, una victoria pírrica no es eso para nada, es una victoria a costa de grandes pérdidas, que al final la tornan en inútil o incluso en derrota.

Y respecto al éxito profesional mejor no digo nada, que me he hecho un downgrade de 12 años y diez mil euros solo para estar haciendo algo que me gusta.

Burbuja dijo...

Siempre se ha dicho que la felicidad está en las pequeñas cosas.

Pero normalmente esto que como bien dices es tan obvio, se nos olvida.

Me ha gustado, da que pensar que ya en 1910 Bennett tuviera tan claro uno de los problemas que tiene la gente en general y que no ha cambiado ni un ápice después de un siglo...

NáN dijo...

A los yankis les gusta decir que "en EE.UU. cualquiera puede ser Presidente". Desde Europa pensamos que eso significa que hasta Reagan o Bush Junior pueden serlo, pero "ellos" lo ven como una posibilidad real.

Aunque lo sea, no conviene perder de vista que en un siglo viven aprox. mil millones de estadounidenses, pero solo habrá aprox. 15 Presidentes,

Así que solo 15 cualquieras de mil millones de cualquieras podrán serlo.

Pues lo mismo con todo: nos falta una visión estadística natural de la vida.

Item: no tenemos ni puta idea de lo que queremos hacer con la vida. O en los raros casos en los que sí lo sabemos, como es mi caso, que creo que podría ayudar bastante al mundo con 10.000 asesinatos bien elegidos, me falta experiencia (no es cuestión de bondad).

Paz dijo...

Ves, Moli, cómo todo está en los libros? jejeje
Yo podia exprimir mi día a día antes de los dos peques...que lo sigo aprovechando, pero de otra forma.
Por ejemplo, lo del cultivo de la mente y el cuerpo, ahora no podría encajar la escuela de idiomas y el pilates con los horarios que gasto. Probablemente aunque volviera a poder pagármelo.
Siempre me hace ilusión cuando alguien me dice que se ha apuntado a algo, por ejemplo, una auxiliar de la pelu donde voy, que era esteticista, se decidió a hacer peluquería, me encantó y la animé muchísimo. Le dije: estos dos años van a pasar, hagas peluquería o no, pero si lo haces, eso que tienes ganado.

Anónimo dijo...

jajaja, "rompe tu zona de confort" de Gregory Cajina, "ÁgilMente" de Estanislao Bachrach..... hablan también en esa línea, y claro que aportan nuevos impulsos, a veces en nombre de la neurociencia o de la biología molecular, pero siempre acaban pidiendo que nos paremos a pensar, y a DESAPRENDER.

yo sigo quedándome con MI principito, que decía que si tuviera media hora ahorrada por comer píldoras que quitan la sed, caminaría despacio hacia una fuente...

gracias por el post.
un saludo.

Ana María dijo...

Por mucho tiempo que viva, me sigue alucinando el hecho de que no hemos inventado absolutamente nada. Nada de nada.

Ahora todo el mundo va de moderno, de "yo hago yoga y pilates y meditación y blablablá que me viene fenomenal para el karma", y al final son las pequeñas cosas las que nos hacen felices.

Volver a hacer cosas que me hacían feliz hace mucho tiempo ha sido lo mejor que he podido hacer. Como nadar. Como formar parte de un coro amateur.

Más despacio...

:*

regaliz dijo...

Uf! Disiento.
"el éxito significaría lograr un profundo conocimiento de uno mismo y una filosófica paz interior, objetivo que quizá estaría al alcance de la mayoría de los mortales". Disiento de la última parte. No creo que esté al alcance de la mayoría de los mortales, creo que no hay nada que nos guste más a la mayoría que engañarnos sobre cómo realmente somos.
"Encontrar algo que te guste y te apetezca hacer o a lo mejor no te apetezca de primeras porque te da pereza...pero dedicar parte de tu tiempo a algo que te llene y te haga "vivir". "
"uno de los principales factores es precisamente experimentar ese esfuerzo o resistencia, ocuparse de una tarea ante la cual parte de nosotros nos urge a realizarla y parte de nosotros nos urge a escaquearnos".
Disiento de nuevo, pero no entiendo el concepto de algo que te llene y te haga "vivir", seré una seta total pero desde hace mucho tiempo lo que me apetece en mi tiempo libre, mucho o poco es tirarme en el sofá, ver Divinity, jugar a los candy crush o como muchísimo leer un rato y desde luego pesa muchísimo más en mi ánimo escaquearme que realizar el más mínimo esfuerzo.
¡Ya digo una auténtica seta y encima vagoneta, total!

Hermano E dijo...

Muy de acuerdo con Bennett, y muy buen post. El problema es que te lo dice alguien que ha salido de casa a las 7:30 y ha vuelto a las 20:30.

:'(

Disfrutando la treintena dijo...

Muy buen post. Siempre estamos intentando apretar y apretar más para que el tiempo nos sea más rentable, y siempre estamos con esa fatidica frase... cuando tenga tiempo... la frase "nunca tendremos más tiempo. Tenemos todo el tiempo que hay" es brutal.

Quizás deberíamos mentalizarnos en aprender a vivir con 24 horas, como dice el título del libro, siendo consciente que no se puede hacer todo. Lamentablemente, la sociedad no está creada para este tipo de vida, así como está el mundo laboral, conciliar trabajo y familia con cierta calidad es muy dificil. Pero si podríamos esforzarnos en lo que esta en nuestras manos y aprender a simplificar nuestras vidas.

Yo siempre me debato entre estas dos visicitudes: aprender a optimizar cada minuto de mi tiempo o simplificar mi vida para que todo sea más fácil... dificil, dificil

Saludos

Jesús Miramón dijo...

Todo está perdido y, en consecuencia, sólo podemos vencer, no existe otra opción. Cada respiración, cada mirada, cada orgasmo, cada experiencia por nimia o espectacular que resulte, es una victoria.

Vivir es un triunfo y el éxito, a su lado, una patraña.

Recuerda aquel haiku de Borges:

¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?

Miss Hurry dijo...

Me ha gustado mucho el post. Ea.

Portorosa dijo...

Qué interesante, y qué buena pinta el libro. Habrá que leerlo.

Un beso, Moli.

ELIZONDA dijo...

Coincido en hallar la felicidad en el conocimiento de una misma y en las pequeñas victorias pírricas. Felicidades por el blog y pasaré a menudo por aquí :-D

María José - Honey and Figs dijo...

Me ha encantado. Yo también voto por mejor frase del post: "nunca tendremos más tiempo. Tenemos todo el tiempo que hay"
Un beso.

Alma dijo...

"Soy muy fan d las victorias pirricas" genial..y apuntado en la lista.

Lhotse dijo...

Muy bueno Moli, muy bueno

Bichejo dijo...

Ya te lo dije en tuiter...me ha gustado mucho. Sobre todo porque de un tiempo a esta parte pienso mucho en qué hago con mi tiempo libre. Al final es lo único realmente mío, mi tiempo libre, y me da rabia pensar que no lo he aprovechado. Aprovechar no es tanto que todo sea útil o provechoso, sino hacer cosas que me apetecen o me ponen contenta.

Dani Torregrosa dijo...

¡Menudo descubrimiento! Y genial. A mí cuando alguien, que seguramente me conoce poco, me pide que le recomiende un libro de 'autoayuda' (odio esa palabra) le recomiendo las Meditaciones de Marco Aurelio. Y ya si me cae bien y eso, pues 59 segundos de Richard Wiseman.

Bennett..., me lo apunto :)

Gracias

Anónimo dijo...

Al final, todo está en los libros....

Perri M. dijo...

Gracias por este post.

Javier dijo...

Con semejante reseña y consejos no puedo más que dedicar tiempo a leer ese libro, al menos!
Muchas gracias! :)

Dacia dijo...

Muy buen post! He encargado el libro!
He comprado una libreta para apuntar tus recomendaciones... Gracias Moli

Anónimo dijo...

Tengo esta entrada guardada en fav y se lo he pasado a una chica, gracias Molinos por escribirla!