lunes, 13 de mayo de 2013

QUERIDOS CIENTÍFICOS (IV): TELEVISIÓN Y DIVULGACIÓN

Hay una necesidad apremiante de un mayor conocimiento público de la ciencia. La televisión no puede proporcionarlo todo sola. Pero si queremos que haya mejoras a corto plazo en la comprensión de la ciencia, la televisión es el sitio ideal para empezar”. Carl Sagan. “El mundo y sus demonios”.

Hace casi dos años escribí sobre la tendencia actual a considerar la televisión el peor medio de comunicación, una especie de demonio poseído por seres malignos que solo programan bazofia y que es mejor tener apagada para no acabar con el cerebro achicharrado.
Cualquier otro medio de comunicación tiene mejor fama...y menos influencia en la sociedad.
¿Es la televisión un medio adecuado para divulgar no ya ciencia sino cultura en general?
En mi opinión SI. De hecho es el mejor que hay. Todos los que leemos blogs, estamos enganchados a twitter, facebook o cualquier otra red social y sabemos manejar internet y you tube tenemos todo un mundo de posibilidades de conocimiento y de información a nuestro alcance y tendemos a creer que está posibilidad está más extendida de lo que realmente está.

Para bien o para mal, la televisión es el medio de comunicación más importante para la mayoría de la población y es por tanto y como dice Sagan el mejor sitio para intentar hacer divulgación.

El medio más eficaz, con ventaja, para provocar interés en la ciencia es la televisión. Pero este medio enormemente poderoso no hace apenas nada para transmitir las satisfacciones y los métodos de la ciencia, mientras que su ingenio de “científico loco” sigue resoplando”. Carl Sagan. 

No es fácil. De hecho es muy complicado por varios factores.

No hay ciencia en televisión. EL problema no es que no haya "ciencia" en televisión, el problema es que no hay "cultura" y con esto me refiero a englobarlo todo, no hay programas de literatura, historia, arte igual que no hay de física, química o biología. Empeñarnos en diferenciar ambas cosas es tirar piedras contra nuestro propio tejado, contra la idea y la pretensión de conseguir que en televisión haya espacio para contenidos culturales de calidad, atractivos y "ENTRETENIDOS".

¿Cómo conseguir ese espacio? ¿Cómo conseguir que la televisión considere la divulgación del conocimiento como algo “deseable” para emitir en sus parrillas?
A mí me vale (casi) cualquier cosa y a Sagan también.

“Yo sostengo que la divulgación de la ciencia tiene éxito sí, de entrada, no hace más que encender la chispa del asombro. Para ello basta con ofrecer una mirada a los descubrimientos de la ciencia sin explicar del todo cómo se lograron. Es más fácil reflejar el destino que el viaje”.
Con esto quiero decir que si el espacio que te dan es para hacer “ciencia espectáculo” en El Hormiguero, o lo que se emite es Redes con Punset dando la brasa o tienes un tiempo en la 2 a cualquier hora del día para poder colgar tu formato hay que aprovecharlo. Ojalá hubiera un nicho en la programación claramente diferenciado para la divulgación y para programas de cultura pero como no lo hay, hay que jugar con lo que tenemos y son esos espacios. Si las gilipolleces que hacen en El Hormiguero hacen que algún niño o algún adulto de repente tenga curiosidad por conocer eso que han enseñado y se pone a buscar información...a mí me parece un buen comienzo. Si ver Redes y a Punset con sus entrevistas surrealistas consiguen que alguien se interese por la neurociencia o la nanotecnología...también me parece un buen comienzo. Creo que es más inteligente aprovechar esos resquicios para intentar hacer algo en la televisión que hacerse el digno y despreciar al medio.

No hay dinero para hacer divulgación. Las televisiones no pagan por esos contenidos.

Espero que nadie me considere excesivamente cínico si afirmo que un buen resumen de cómo funciona la programación de la televisión comercial y pública es simplemente este: el dinero lo es todo. (...) Especialmente desde principios de la década de los ochenta, la televisión se ha convertido en algo motivado casi enteramente por el beneficio. Eso puede verse, por ejemplo, en el declive de los informativos y programas especiales de noticias o en las patéticas evasivas de los canales principales para burlar la orden de la Comisión Federal de Comunicaciones de mejorar el nivel de la programación infantil”. Carl Sagan.

Nunca ha habido dinero para la cultura. Llorar ahora pensando que hubo una época dorada dónde siempre había pasta para hacer divulgación de cualquier clase es irreal. Ahora hay menos. Ni TVE, ni las autonómicas porque no tienen dinero, ni las privadas porque no les interesa van a pagar por un programa de divulgación científica. Correcto. No digo que sea fácil, no digo que sea sencillo, ni siquiera digo que sea posible, pero me parece que lo único que se puede hacer es intentar buscar otras fuentes de financiación: organismos públicos, grandes empresas que patrocinen...lo que sea.

Por supuesto, si se consigue ese dinero hay que pensar muy bien qué se va a hacer y cómo. Y tiene que ser algo TELEVISIVO.
¿Qué quieres contar y para quién? No todo se puede contar en tele. No toda la ciencia, ni la historia ni la literatura, es adecuada para ser contada en televisión. Poniendo un ejemplo de ciencia, un descubrimiento en un laboratorio que sea fundamental para el desarrollo de la física cuántica es algo que puede ser tremendamente importante pero que pueda no tener un reflejo en un contenido televisivo adecuado. Vamos a ver, es que no se tiene por qué contar todo en la tele. Hay que empezar por lo básico. La función de la tele no es mantener a la población al día de lo que ocurre en ciencia, de los descubrimientos en historia o de si se ha descubierto una nueva especie marina. La función de la tele es hacer un programa TELEVISIVO con esos contenidos culturales para conseguir acercarlos al público de masas que es el que tiene la tele...y a partir de ahí conseguir que ese público lo conozca, se interese y al tener curiosidad, busque otros canales para informarse. Es muy posible que esos programas televisivos de divulgación se queden “cortos” para un público especializado, pero eso no es a mi modo de ver un problema. Si yo soy especialista en historia del arte y veo un programa de televisión sobre Picasso es posible que no aprenda nada, pero seré capaz de saber si ese programa me ha enganchado, es correcto en lo que cuenta aunque sea básico y ha sido capaz de acercar la figura de Picasso a alguien que no lo conozca. La función del programa televisivo es por tanto acercar la cultura, la ciencia a un público que no la conocería de otra forma...no es su función hacer de vocero de los descubrimientos científicos entre especialistas porque para eso hay otros canales.

¿Cómo se puede hacer un programa de divulgación que sea “serio” y a la vez televisivo?

Esto es un obviedad como la copa de un pino pero hay que decirlo: haciendo que trabajen en ese programa gente que sepa de la disciplina a divulgar y gente que sepa de televisión. Se que parece que cualquiera puede hacer televisión y sí, cualquiera puede hacer televisión igual que cualquiera puede entrar en un laboratorio o ponerse a decir qué ve en un cuadro...pero para hacer un programa de televisión bueno hay que tener profesionales de televisión en el proyecto.

Para empezar y una vez que sabes qué quieres contar y para quien, tienes que tener un guionista de televisión. Alguien que sepa manejar los tiempos de la televisión y sepa coger todo el conocimiento que tú quieres contar y adaptarlo al formato y al público que ve la televisión. Hay mucha mística con programas de televisión de divulgación que todos hemos visto y que tenemos encumbrados al olimpo de la comunicación televisiva: El hombre y la tierra con Feliz Rodríguez de la Fuente, Cosmos con Sagan o los programas de peces de Costeau. Los gurús los llaman programas “de autor” y parece que esos programas eran cojonudos porque estaban allí esas tres eminencias científicas.

Obviamente Sagan, Felix Rodríguez de la Fuente y Costeau son referentes, pero sus programas son buenos no solo porque salgan ellos, sino porque llevan un trabajo televisivo detrás de mil pares de cojones. Además, esto es tele, ellos funcionan porque son buenos comunicadores, dan bien en cámara y tienen carisma televisivo que no todo el mundo tiene. Se puede ser un puto crack en tu campo y no valer para tele y eso pasa mucho con los escritores, gente brutal escribiendo que en tele no vale. Cosmos, “El hombre y la tierra” y los docus de Costeau hubieran funcionado igual de bien con otro "comunicador televisivo" con sus mismas aptitudes y conocimientos. Un comunicador televisivo cualquiera, como por ejemplo Buenafuente, su programa gira en torno a quién es Buenafuente y como cuenta las cosas, Cosmos tiene su potencial en lo QUÉ cuenta Sagan. Es distinto, muy distinto. Sobre esto del autor además hay mucho qué decir, yo sé quién es Sagan o Felix Rodríguez de la Fuente, pero si le pongo los docus a mis hijas ellas no saben quienes son, ni les importa y sin embargo se quedan a verlo...con esto no quiero decir que el autor no sea importante, pero a mi modo de ver no determina la diferencia. Y tampoco para mal. Redes es un buen programa de divulgación...a pesar de ser Punset el autor.
De hecho hay miles de documentales de divulgación científica, de historia o de cultura en general que no tienen un “conductor” y son fabulosos. La BBC es especialista en este tipo de programas pensados para la televisión y perfectamente documentados y que enganchan desde el minuto 1. Pones la televisión y hay alguien explicando cómo nos engaña nuestro cerebro, cómo funcionan las emociones, como es el ecosistema en la selva de Polinesia o como fue orquestada la “solución final” nazi para los judíos y te quedas enganchado al documental hasta el final y cuando termina dices: “joder...ha estado genial, no sabía esto o aquello o lo de más allá”.

No digo que sea fácil, no digo que sea sencillo, pero es lo que hay que hacer. Sentarse a pensar qué quieres divulgar. Valorar si ese contenido es adecuado para la televisión. Contar con alguien que sepa de televisión y sea capaz de adaptar lo que quieres divulgar al formato televisivo. Conseguir la financiación para ese proyecto. Obviamente si tienes mucha pasta es más fácil hacer algo más espectacular...pero espectacular no quiere decir “mejor” y que no sea espectacular no quiere decir que no sea bueno. Hacer el mejor programa posible tanto en contenido como en formato. El guión, el contenido, el ritmo y adecuar el formato a lo que quieres es lo más importante. Olvidar la idea de que te vas a hacer millonario vendiendo ese formato a la televisión y conformarte por cobrar por ese curro. Presentarlo a las televisiones hasta que alguna encuentre un hueco donde emitirlo y esperar que funcione.
¿Qué no hay audiencia para esos contenidos?

Los documetales de "divulgación" de cualquier tipo que ponen en la 2, todos los días de 9 a 10 de la noche, tienen una media de audiencia del 2,2 que son 53.000 espectadores de media. A la hora de los informativos de todas las cadenas. ¿53.000 personas viendo documentales? Ahí hay una audiencia deseosa de esos contenidos, lo que hay que hacer es dárselos en el formato televisivo adecuado.
53.000 personas son un montón de personas deseosas de “saber”...deseosas de que algo les “encienda la chispa del asombro”. Y no lo digo yo, lo dice Sagan.

26 comentarios:

Maripuchi dijo...

Yo creo que el contenido es importante, pero también lo es el "líder" (comunicador) carismático...
No es lo mismo, ni una serie engancha igual...

desafectos dijo...

Estoy de acuerdo en que la Tv es un buen medio para divulgación científica, es más, muchas de las cosas que sé de ciencia y cultural, las he sabido y conocido por ese medio.
El problema radica en que hay muchos colectivos que no se engancharán nunca a este tipo de programas, y las cadenas privadas buscan audiencia como único fin, por eso entiendo que la Televisión Pública debería llenar ese vacío,(que las privadas salvo canales temáticos nunca cubrirán),y no generar programas de atolondramiento nacional para adoctrinarnos en sus ideologías.
Además una cosa importante para su seguimiento, son los horarios, a veces difíciles de seguir por emitirlos demasiado tarde o demasiado pronto, cuando mucha gente está trabajando.
Creo que hay bastante gente deseosa de ver programas que enseñen y divulguen ciencia y cultural.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Falta también publicidad de este tipo de programas, porque existen muchos muy buenos, pero al ser catalogados como programas culturetas la gente no los ve. Se les debería dar la publicidad adecuada.
Flo

Marta dijo...

No Marta dixit:

De acuerdo en lo que expones, pero no creo que resulte. La mayor parte de la población no sabe hacer la O con un canuto, ni le interesa aprender. Prefieren ver gritos, peleas, cotilleos etc... Muchos son semianalfabetos que no son capaces de entenderse salvo entre ellos mismos. Por muy sencillo que sea el formato no interesará. 53.000 personas entre 44 milones? es una gota de agua en el océano y eso no vende.

Anónimo dijo...

Sin tv a la carta, tivo, ocualquier otro sistema de control de programación ( grabar, pasar anuncios, detener, repetir...) la tv es infumable.

Que sería un magnífico medio de divulgación/ comunicación bien empleado??? Por supuesto ysin duda, yo diría que el mejor, por la combinación de imágenes visuales y acústicas, pero así como se usa hoy en día, es bastante limitado...

De acuerdo en que falta una buena programación, de acuerdo en que no se publicita correctamente, de acuerdo que estamos lejos de la tele del futuro ( la que se proyecta en cualquier sitio y se traslada enrollada), así que mientras tanto a buscarse la vida para sacarle el máximo partido.

Por cierto, se me hahecho un poco larga tu entrada...
Un saludo.

Albert dijo...

A veces tengo la sensación de que en la TV pública mantienen la emisión de este tipo de programas porque aún queda un responsable peleando cada minuto en antena de un programa cultural o científico. Y que se los dan por mantener las apariencias... Es una pena. De las 53000 personas que dices que ven los documentales de la 2 por la noche puedo nombrar a tres: mis hijos y yo. Ya sean de la evolución de la especie humana, del Big Bang, o sobre el final del Sol (este les angustió un poco), no hay manera de mandarlos a la cama. No hay un comunicador carismático detrás, es más una cuestión de guión o de realización atractiva. O que los niños tienen muchísima más curiosidad que los adultos (que tendemos a perderla con los años). Por eso creo que sería clave que hubiera programas divulgativos dirigidos a un público infantil o juvenil. Se crea un tipo de espectador que en el futuro puede ser consumidor de estos contenidos.

Juliet dijo...

Ostras! No tengo tiempo de leer el post ahora, tiene pinta de densito. Luego lo miro. Solamente quería apuntar que el de la foto parece Mou con pinta ochentera. jijijijiji

Ale, ahí lo dejo!

Ununcuadio Uuq dijo...

Muy interesante, oye, Moli ya participaste en un Carnaval de Humanidades, ¿te animarías a que este post entrara en la V Edición: http://worlderlenmeyer.blogspot.com.es/2013/05/bienvenido-carnaval-de-humanidades.html? Entra muy bien en el tema :)

El lector Indiscreto dijo...

¿Sabes que es lo terrible de esto? Que al ser la TV el medio de comunicación más influyente en términos de masas (sí, incluso más que el internet), y al estar la TV totalmente controlada por la mentalidad de mercado, esta situación es totalmente perjudicial.

Yo no estoy en contra de los programas basuras. Creo que la basura es necesaria de vez en cuando, pero el problema es el abuso indiscriminado de esto.

En mi país, Chile, hay programas de farándula y espectáculo barato desde la mañana hasta la noche. Los pocos programas culturales están solo porque el Concejo de televisión lo impone como ley. En mis tiempos, recuerdo que la TV era bastante más variopinta y ahora solo hay mierda y más mierda.

La televisión se está desaprovechando gravemente en materia de formación, difusión de información cultural, periodística y filosófica. Está segregando a la gente. Yo ya no puedo ver TV nacional por la simple razón de que no hay ningún programa que valga la pena.

EL Gran Hermano está cada vez más cerca. Y lo peor es que ni siquiera necesitan usar la fuerza: lo han impuesto y la gente lo recibe con gusto.

Una pena.

HombreRevenido dijo...

La clave es lo que dices: más importante que lo que dices es cómo haces que se sienta la gente.
Más importante que enseñar algo es fascinar, despertar la curiosidad.
A la curiosidad le seguirá la iniciativa, el deseo de saber, pero eso es siempre posterior.

Eso es lo que hecho muchas veces en falta, el anzuelo, que es labor del trabajo del profesional que sabe ponerse al nivel del espectador (o simplemente sentido común).

Enseñando menos pero haciendo soñar, entusiasmando, se siembra de cara al futuro.

Anónimo dijo...

El discovery channel hace una divulgación tecnológica de primera clase. (también cazasubastas, si, no iba a ser perfecto) y sin gastar mucho en producciones.

C. S. dijo...

Llevas toda la razón: en mi curro, que comparto con albañiles, carpinteros y todo tipo de currantes normales y corrientes, estamos enganchados a un programa de Discovery MAX que se llama "cómo se hace" Comentar los capitulos es la conversación estrella de la hora del bocata. Es un programa bstante modesto sobre el mundo de la industria y debe estar hecho con cuatro perras, pero la gente se pregunta cosas, mira en la enciclopedia o discute con otros las partes que no ha entendido...otro que nos chifló fue uno que se llamaba "los gigantes del gótico" ¡Si vieras lo que disfrutaron mis compis comentando lo que les había gustado! ¡Claro que podrían hacerse más programas de este tipo! Aunque "sólo" fuera para los 53.000 (más gente de la que hay en la provincia donde vivo)

Carmen J. dijo...

Yo estoy muy de acuerdo en que si a la gente le das un programa divulgativo de calidad, lo verá. La televisión es espectáculo, y la divulgación puede serlo, desde luego. Yo no creo que haya que dar guarrería porque la gente pide guarrería, se da guarrería porque es más barata.

En mi opinión, no se trata tanto de que cuesten mucho, sino de lo que le cuesta a una cadena producir o comprar un documental de calidad en relación a lo que cuesta un programa de pedorras. Es una cuestión de margen: para rentabilizar un programa de pedorras, necesitas X personas mirando y para rentabilizar un documental necesitas X+Y. Esta no es exactamente la misma variable que la de ingresos publicitarios, sino del margen de producto, que me figuro que será algo con lo que trabajan las cadenas. Y digo que me lo figuro porque yo, como los tertulianos, realmente no entiendo de esto.

Vaya chapa...

Anónimo dijo...

Tienes razon en lo que dices pero has entrado en bucle y se hace pesada la entrada.

Mussy

Dani Torregrosa dijo...

Bastante de acuerdo aunque tengo muchos matices que añadir. Hoy no, que no tengo tiempo. Volveré, pero por aportar algo interesante aquí os dejo una gráfica bastante reveladora de la situación % tiempo TV vs género:

http://elpais.com/elpais/2013/05/09/media/1368098081_169560.html

Saludetes

MedinaSidonia dijo...

Pero esto ya existe. Por un lado, tienes las TVs generalistas (La 1, A3, 4, T5, 6th y las autonómicas) y su picadillo infumable, cierto. Por otro tienes Discovery Max, Energy o Xplora, que con sólo darle al mando te llevan lejos de la mierda. Y luego si tienes Ono, Imagenio o alguna de esas TV de pago, te metes en el Canal de Historia, Discovery Channel, National Geographic... programación de calidad... y de pago, claro.
Olvidamos que las TVs son empresas que en gran parte cotizan en bolsa, tienen que dar beneficios o no hay tu tía. Necesitan publicidad, patrocinios, product placement y todo lo que les de dinero. Y gente que la vea, una masa informe de gente que se trague los anuncios para que las empresas paguen por ello. Si quieres tele gratis, hay que tragar basura. Y es normal, porque de 47 millones de personas, hay muchos más millones interesados en el páncreas de la Pantoja que en la construcción de galeones en España en el siglo XVI. Eso puede ser triste, pero es lo que hay. Y sí, podemos hablar de qué educación tenemos que conduce a eso, pero eso es una labor de décadas que además cada vez va peor, y yo hablo de lo que voy (o no) a ver dentro de un rato, esta noche, ya mismo.
Por otra parte, lo que habría que hacer con muchas es cerrarlas directamente, porque las autonómicas te ponen la misma basura, y la pagamos todos a precio de jamón de Guijuelo alimentado con bellota y caviar beluga.

MedinaSidonia dijo...

(para ser mi primer comentario, he metido un rollo espantoso)

NáN dijo...

Hace tres días apareció en los periódicos (sin mucho espacio, la verdad) la noticia científica más importante.

Nunca deberíamos pasar de 350 ppm (partes por millón) de dióxido de carbono si queremos tener un clima más o menos estable (si diferenciara aquí entre clima y temperatura, dejaríais de leerme).

Pero los políticos del mundo, movidos por los lobbies industriales, que son los que les pagan, han firmado acuerdos que admiten hasta 400 ppm para el siglo XXI (= una subida aproximada de 2 grados centígrados).

EL medidor del volcán de Mauna Loa, en mitas del océano, a miles de kilómetros de civilización, ha dado medidas de más de 400 durante un día entero. Es decir, el objetivo para todo el siglo se empieza a conseguir en el ¡2013!

Pregunta, ¿las televisiones han informado debidamente de eso? Supongo, viendo la prensa escrita, que no.

No vivimos en la Nada, Molinos, y las cosas se enseñan a no se enseñan por cuotas de mercado y, también, por ocultamientos obligados.

Estos convencido de que esa 56.000 personas a las que les gustaban los documentales se buscarán la vida.

No me gusta que las cosas sean así, pero lo son.

Biónica dijo...

Iba a decir "olé por la entrada!" (y lo digo), pero he pensado mejor "¡los niños! ¿es que nadie piensa en los niños?" xDDDD.

También creo que hay que asumir que siempre habrá un espectro de población a la que no le interese la Ciencia. Que parece que tuviera que gustar a todo el mundo... En fin.

Nisi dijo...

Cierto, nunca se le ha dedicado mucho dinero a la divulgación de la cultura (para mí la ciencia está incluida ahí), pero también es verdad que ahora más que nunca hay muchos canales sobre temas más o menos culturales, científicos y/o de divulgación y cada vez se hacen cosas más atractivas y llamativas. De esas de encender la chispa al espectador.

A mí las tonterías que hacen en el Hormiguero me parecen geniales, porque despiertan curiosidad al público en general. Creo que la clave es ésa: espacios pequeños que llamen la atención dentro de programas de más audiencia y canales/programas más especializados para los que buscan algo más que el simple entretenimiento.

Yo soy científica y me atraen CERO PATATERO la mayoría de documentales que circulan por la TV, de ciencia, de historia o lo que sea. Son un coñazo. Hay mucho sabio por ahí suelto que se piensa que pueden hacer un documental sólo por saber sobre un tema. Y no. Hacen auténticos tostones. La tele es un medio con un lenguaje propio y hay que saber jugar con eso.

Totalmente de acuerdo también con lo de la BBC. Justo el domingo vi un documental de la BBC sobre leones del desierto que descubrí por casualidad porque un amigo me habló de la existencia de esos leones. Me puse a buscar información por internet y me topé con el documental. Genial. Esta gente sabe lo que hace.

Anónimo dijo...

Enlace para un programa divulgativo en TV3 (está disponible en castellano)

http://blogs.tv3.cat/quequicom.php?catid=2015&blogid=583

Son los profesores de ciencias que hubieras querido tener.

MJBCN

Hele dijo...

Mierda, siempre llego tarde a comentarte y tengo laa sensación de que no me lees.
Tengo una propuesta de post: qué opinión te merecen los documentaes low cost??? (si me animo escribo algo de esto en mi bog), en vez de un programa de viajes de verdad le das una cámara y un billete ryanair a un becario y que te haga un "nosséqué por el mundo" consistente en tópicos y en enseñar mansionacas, o compras un montón de documentales de baratillo de cazadores de caimanes/serpientes/gamusinos...ya sabes a o que me refiero, ¿no?

molinos dijo...

Hele...te leo!!!!

A ver, los documentales de baratillo tienen su nicho de público y no son un mal producto. Lo que habría que hacer es aprovechar esas técnicas "baratas" que son posibles ahora para en vez de enseñar mansionacas, enseñar por ejemplo como se trabaja en un laboratorio de lo que sea, pero no en plan "sentar cátedra" sino en plan "somos científicos y esto es lo que hacemos, y esto es mi día a dia"....

Hele dijo...

ah!, por cierto, yo no estoy de acuerdo con eso de que se habla de la Pantoja porque es lo que la gente pide. Los documentales reguleros de los que hablo tienen bastante éxito y los buenos, también.

No sólo los ven 50.000 personas cutisimas o gafa pasta enteradillos, es que a mi hermano de 14 años mas de una vez me lo he encontrado viendo documentales de cosas que, a priori, no hubiese imaginado que le interesasen, pero, obviamente, si lo ponen a la hora de la Noche Temática, pocos documentales va a ver un niño/adolescente. Con unna buena programación y horario creo que la audiencia subiría

En economia decian los clásicos que todda oferta genera su demanda, obviamente, no es cierto, pero si no hay oferta no se le puede tomar el pulso a la demanda

SuperWoman dijo...

Sagan era único y sigue siendo único tras su muerte. Y sí, la audiencia para este tipo de contenidos existe, pero está cada vez más desenganchada de la tele (porque cada vez es más fácil acceder a este tipo de contenidos por DVD, internet, etc).
Un supersaludo

Kurt Friedrich Gödel dijo...

Como en Ciencia se hace, me gustaría cambiar ligeramente la idea: no parece que sea el asombro el motor del interés, sino la inquietud.

Dejar una semilla de «no sé qué». Algo que deje pensando en un «¿por qué?». Algo que intrigue, eso queda más arraigado que la mera curiosidad.

Porque la Ciencia se encarga de todo lo contrario, es decir, de desenmascarar aquello asombroso y explicarlo de una forma accesible y lo más coherente posible. ¿Por qué se hace? Porque hay cosas que inquietan a cualquiera.

Saludos. :D