lunes, 30 de enero de 2012

MATERNITY (LXXXIX): JUGANDO

Cuando uno decide reproducirse es inevitable visualizarse haciendo lo que uno cree que son cosas chulas: estar sentada tranquilamente en el sofá mientras tu bebé gorgojea regordete y feliz en su hamaquita mirándose las manitas, cunita o cualquier otra cosa que acabe en ita, mirar arrobados a nuestros hijos mientras se deslizan por el tobogán, empujarles en los columpios, correr por el parque jugando a polis y cacos, estar tirados en el suelo haciendo un puzzle, montando clicks o cualquier otra cosa….en fin..cosas molonas.

Por supuesto y como siempre no tienes ni idea.

Lo primero que hay que saber es el juego es una cosa muy seria.

Lo segundo es que juegas con los niños para que ellos se lo pasen bien. Si tú disfrutas estupendo, pero tú no eres la prioridad. Esto hay que tatuárselo a fuego en la piel, las uñas y toda tu ropa. Si crees que tu diversión es prioritaria vas a despeñarte por el barranco de la frustración.

Lo tercero, eres su padre no su amigo, ni Bob Esponja, ni un animador sociocultural.

Lo cuarto, a jugar se aprende…si te dejan.

De 0 a 2 años.
A esa edad los niños son un coñazo. De bebés interactúan poco aunque a ti que estás maravillado por tu creación te parece que son la pera limonera. No se entretienen solos, no saben y no tienen un concepto del tiempo. Pueden tirarse 10 minutos mirándose las manitas o toqueteando un cuento de cartón o pintando con un rotulador...pero nada más. Es decir, tú no vas a poder leer, ni mirar el correo, ni secarte el pelo en lo que ellos “se entretienen” a no ser que vayas a leer el cuento de cartón, no te escriba nadie y seas calvo. Por supuesto “jugar” con ellos cantando cinco lobitos, leyéndolos un cuento o pintando monigotes a ti no va a divertirte y tampoco alargará la actividad más allá de esos 10 minutos. Hay que pensar que a esa edad no saben jugar, que hay que prestarles atención para ir enseñándoles poco a poco y que tú no vas a tener tiempo libre mientras ellos estén despiertos.

De 2 a 5 años.
Para mí es el momento clave del juego. La mayoría de los churumbeles van a guardería y empiezan el colegio y ya son capaces de fijar su atención en algo durante periodos de tiempo más largos. Si les dejas...claro.

Es el momento además de que aprendan a jugar con sus cosas, que aprendan que pueden hacer con lo que tienen a su alcance. Si les dejas, claro.

Es el momento en el que tú tienes que controlar más tus delirios paternales y mirar los tatuajes que te has hecho con “no juegas para divertirte tú”.

Tus churumbeles a esa edad son capaces de tirarse por el tobogán 234 veces y eso no es malo, lo malo es que quieren que tú estés a su lado “por si acaso se caen” y tienes que estar. Sabes que no se van a caer, lo sabes por lo menos desde la vez 25…o a lo mejor no lo sabes, pero desde la vez 34 empiezas a considerar que si se cayera la opción no sería tan mala porque le cogería miedo y por fin podrías sentarte en el banco o irte a casa. Tienes que aprender que tus churumbeles son capaces de estar en los columpios 2 horas y medias y sí, necesitan que tú estés esas dos horas y media “dándoles”. Y a ellos les parece divertidísimo dedicar horas a pasarte la pelota en el pasillo de casa…actividad que para ti tiene tanta emoción que empiezas a añorar tu despacho.

Tienes que aprender a enseñarles a jugar solos y abstraerte. Por ejemplo, les das los rotuladores, las témperas, las tizas…y hojas para pintar. Déjales que pinten...no te estreses con que se manchen, pinten fuera de la hoja o se pinten unos a otros las caras. No se trata de dejarles hacer lo que les de la gana…No...pero no puedes estar como un sargento. Déjales y la próxima vez les dices: “A ver chicos…no os podéis pintar la cara como Hulk... y la plastilina no se come”. Y vas acotando poco a poco lo que se puede o no se puede hacer, pero si desde el primer momento les sacas un montón de normas con NO...” No Os manchéis. NO manchéis la mesa. No deis patadas al balón. No comáis plastilina”…pues piensan que ese juego, el que sea...es un puto coñazo y no querrán jugar más.

Es el momento de enseñarles a que sí, que vas a jugar con ellos un rato, vas a hacer un puzzle, ayudarles a montar los lego, tomar el té con los cacharritos, cocinar una tarta, hacer figuras de plastilina, luchas de clicks o lo que sea…pero no vas a jugar con ellos todo el tiempo. Tienen que aprender a jugar solos…a entretenerse con sus cosas, a jugar cuando tú no estás o sencillamente no puedes jugar con ellos o estás harto y necesitas un rato para hacer tus cosas. (Si es churumbel único es más chungo...pero no imposible…)

Esto se enseña. Y es tan obvio que no sé cómo hay gente que no lo ve. Si tú te acostumbras a hacer algo siempre con alguien...lo que sea…cuando tienes que hacerlo solo te parece que no sabes, que no puedes o sencillamente es que ni te lo planteas. Asocias esa actividad a esa persona y si esa persona te falta pues no concibes realizar esa actividad. Si tú juegas siempre siempre con tus hijos, si ellos no juegan nunca sin ti...no sabrán hacerlo cuando tú no estés.

A partir de los 5 años.

Empieza la juerga si te lo has currado en la etapa anterior.

Ahora interactúan mogollón. Les apetece hacer todo y jugar a todo.

Son capaces de pasar horas jugando a algo si les mola mucho. Pueden jugar mil horas a los clicks, pintar murales infinitos durante todo un fin de semana, echar partidas interminables al tragabolas, disfrazarse sin parar durante toda una tarde, hacer castillos, autopistas, monstruos y hoyos profundos en la arena de la playa sin sentir calor ni hambre, disfrutar de los columpios sin pánico y concentrarse en un puzzle o en el montaje de un lego hasta conseguirlo.

Todo eso pueden compartirlo contigo o pueden hacerlo solos, si les has enseñado.

Si decides jugar con ellos porque te apetece, tú te lo pasarás bien y ellos lo verán como una fiesta y como una ocasión especial, pero si no juegas con ellos, no pasearán como almas en pena sin saber que hacer…se les ocurrirán mil cosas. Serán capaces de imaginar que una caja de cartón es un coche, que el pasillo es una nave espacial, que la litera es una casa y las mantas son puertas...todo eso se les habrá ocurrido solos...pero tú te descojonarás cuando lo veas y los oigas. Te flipará que sean capaces de imaginar esas cosas, es la época de asombrarte con sus juegos y de pensar " no sé a quien coño han salido..yo no he tenido en mi vida esa imaginación...Dios mío..soy un padre coñazo".

No todo es juerga. En esta época hay que enseñarles a que competir cuando se juega está muy bien pero que si no ganas no pasa nada, hay que enseñarles las reglas de los juegos de mesa y que no hay que hacer trampas ( en teoría), hay que enseñarles a perder y a ganar. Hay que enseñarles a cuidar los juguetes, a compartirlos. Hay que seguir insistiendo en que mola muchísimo jugar pero luego hay que recoger…en fin...esas cosas tan coñazo, tan de padres y que te hacen pensar “dios mio…estoy hablando como mi madre”.

Pero es una época muy divertida, es cuando son capaces de pasarse 3 días “jugando a las bibliotecas”.

Veremos cuál es la siguiente etapa.

22 comentarios:

en TXABI dijo...

Incondicional de tus Maternity !

JuanRa Diablo dijo...

Lo de recoger y guardar después de jugar... uff, en esas estoy.

Incondicional de tus Maternity 2 !

Ana María dijo...

Moli, como hija única diré en mi defensa que yo jugaba solita en la edad de jugar solita. También diré que mamá me echó una mano en eso, que para algo hizo magisterio :)

Me alegra que vuelvan tus Maternity, ¡los añoraba un montón! Anoche me descubrí pensando en si los habías aparcado un poquillo en pos de otros temas, y ¡alehop! :D

Un superbeso :*

Sílvia, sin foto dijo...

Los avisos de la foto son geniales....

migremlinnomecome dijo...

Esto es extrapolable a otro tema que vengo observando: los deberes.
De acuerdo que hay que motivarles y ayudarles a que aprendan a estudiar. Pero hay niños que no se sientan hasta que no se sienta con ellos su madre/padre, porque solos "no saben".
Y luego, así nos va...

Pikifiore dijo...

Como bibliotecaria, me siento feliz de que hayan jugado tres dias enteros a las bibliotecas, y me mueve la curiosidad...¿qué hacían en su juego? jajaja.

Aprendiz dijo...

Me pareces una madre muy sensata y objetiva, más hoy en día donde los padres tienen dos extremos, o son esclavos de sus hijos o no les dedican tiempo.

Mi álter ego dijo...

Yo fui hija única la mayor parte de mi vida y sí, jugaba sola porque mi madre no estaba dispuesta a sufrirme las 24 horas jugando a cuanta chorrada se me ocurriera. Me acompañaba sólo de vez en cuando. No me siento en absoluto traumatizada por ello. Me lo pasaba muy bien yo solita. Besos.

Er-Murazor dijo...

Iba a decir lo de los deberes, pero se me han adelantado. Totalmente de acuerdo en todo, como siempre.

Carmen dijo...

Y no sólo todo lo que has dicho sino que también aprenderán a "aburrirse" y a "desaburrirse" y a no esperar que seamos su "parque temático"... Y con suerte, caerá en sus manos un libro y, con 6 ó 7, ya tendrán otro entretenimiento, deseablemente para toda la vida.

Anónimo dijo...

Hola molly. Te sigo desde hace tiempo porque me gusta mucho tu forma de pensar y de contar. Escribo ahora para pedirte algo. Me gustaria muchisimo que escribieras sobre lasrelaciones en el trabajo y los problemas que estan generan. Me refiero a abusos, atropellos, imposiciones injustas y otros machaques similares que, muchos, soportamos a diario y que van mermando, nuestra autoestima y nuestras ganas de seguir. Ojala que tengas ocasion de escribir sobre estas cosas....gracias

Anónimo dijo...

Hola molly. Te sigo desde hace tiempo porque me gusta mucho tu forma de pensar y de contar. Escribo ahora para pedirte algo. Me gustaria muchisimo que escribieras sobre lasrelaciones en el trabajo y los problemas que estan generan. Me refiero a abusos, atropellos, imposiciones injustas y otros machaques similares que, muchos, soportamos a diario y que van mermando, nuestra autoestima y nuestras ganas de seguir. Ojala que tengas ocasion de escribir sobre estas cosas....gracias

en TXABI dijo...

Coñe, si ya tienes hasta "entradas a la carta" !!! esto ya es lo más de lo más.

Tita dijo...

Discrepo con la edad 0-2. No sabes los minutos que da de sí un dame-toma-dame-toma-dame-toma, y lo que le gusta saber hacerlo. Y mete-saca-mete-saca un juguete de un sitio, y es feliz.

Y luego pasa de mi culo para intentar subir por la escalera sola.

Y la grande...las historias que se imagina y la oigo relatar entre dientes son...para escribirlas.

Tal vez lo haga ¡otra vez me inspiras!

BLN dijo...

Ya que otras piden, yo no me voy a cortar. A mí me gustaría que hablaras de como "jugar" con tus hijos en la edad del pavo, es decir, cuando los juegos no son tan inocentes.

¿Les ofreces una copa de vino con la comida o les preguntas si han bebido?

¿Les asustas conel sida o les invitas a condón?

etc...

Material para un post, si quieres...

Hans dijo...

BLN, Moli no puede contestarte a esas cosas, pues las Prinzezaz no han llegado todavía a la abyecta adolescencia... aunque pienso que dado lo bien que lo va haciendo con ellas, la adolescencia de M. y de C. no será tan correosa. O sí. O yo qué sé.
P.S.: Sugerencia: tratar de explicarles la diferencia entre beber razonablemente y enchufarse cienmil pelotazos de alcohol garrafón abyecto, darles indicaciones acerca de la relación causa/efecto alcohol-volante-hostión-muerte, tratar de explicarles lo imprescindible de los preservativos a ellos y a ellas, no sin antes tratar de dar razón de lo deseable y lo indeseable al respecto (sin orillar sus excelencias ni sus inevitabilidades). Y luego encomendarse al Altísimo, a Alá, a Buda, o a quien mejor le convenga a cada uno. Y ya. Vamos, eso creo yo (dicho sea con toda prudencia, mesura y ninguna voluntad de sentar cátedras imposibles al respecto)

Hans dijo...

...

Unknown dijo...

Moli, enorme, como siempre.
Recuerdo horas interminables jugando con un fuerte americano y haciendo emboscadas con los indios por todo el salón con mi hermano.
También recuerdo los ratos con mi padre jugando con el barco pirata, que derivo en la búsqueda del tesoro, plano incluido, por toda la casa, cuando nos daban las 100 pelas de paga (joooo, que mayor soy...)
Doy gracias a que me han enseñado a estar solita o con mi hermano para nuestros juegos y a tener ratos especiales con los padres.
Besos a las princezaz

La Perfida Canalla dijo...

Me ha parecido un post genial! Yo no tengo crios y aun asi me ha entretenido mogollon!
Con tu permiso me quedo por aqui dando un voltio

Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita

madamer dijo...

Yo a veces me siento mal por no tener ganas de jugar con mis hijos, pero luego pienso que deben saber jugar solos que los padres no estamos para entretenerlos las 24 horas, que he visto agendas de fin de semana que ojo!!

Lo mismo que con los deberes, este año el mío mayor navega solo, pero el año pasado fue un horror :(

Madre primeriza dijo...

¡Me han encantado tus reflexiones! Te linko para mi post de mañana y te sigo, mua!

javi dijo...

Los chicos. Ve preparandote.