jueves, 20 de agosto de 2009

VECINOS

Tengo una memoria prodigiosa, ya lo he comentado otras veces, soy especialista en almacenar todo tipo de fechas y datos estúpidos que no sirven para nada, también recuerdo algunas cosas importantes pero soy incapaz de reconocer a mis vecinos. Es una tara que tengo de nacimiento.

Necesito que mis vecinos lleven un cartelito que diga: Sra. López 3º C, estudiante alquilado 4º B, presidente comunidad 6ºH. Llevo 4 años viviendo en mi casa y no sé quienes son mis vecinos. ( a lo mejor si fuera a las reuniones de vecinos conocería a alguno, pero eso es tarea el ingeniero, yo voy a las de padres). No es cuestión de cuanto tiempo lleve viviendo en la casa, da igual, tampoco conozco a los vecinos de la casa dónde vivía con mis padres.

- Hija, se ha muerto la Sra. De Seseña.
- ¿ y quien es esa? ¿ una amiga tuya?
- No, la del 5 º A de toda la vida.

Rebusco en mi cerebro y visiones de distintas ancianitas adustas se mezclan en mi cabeza, pero no tengo ni la más remota idea de cual se ha ido al otro barrio. Es más creo que se me han cruzado unas imagenes de la mala de Falcon Crest y de la Duquesa de Alba.

De mi vida de soltera sólo me acuerdo de los Font. Eran la familia que vivieron encima nuestro hasta que tuve 13 ó 14 años. Me acuerdo porque era imposible olvidarlos, la madre quería tener una niña y no cejó en su empeño hasta que tuvo 5 chicazos que no paraban de correr por el pasillo: fulanoooooo deja de correr…mengano como te coja te vas a enterar…zutano no pegues a perengano. Era maravilloso, nos hacían parecer buenos a nosotros. De los Font me acuerdo porque no eran solo vecinos, iban con nosotros al colegio y nuestras madres se turnaban para recogernos.

En Los Molinos tenemos unos vecinos desde hace 27 años de los que desconocemos el nombre, son conocidos como los “ceutís” porque hace 27 años venían a pasar el día a la parcela embutidos en un “mercedes de subcontratista” ( el ingeniero dixit) con matrícula de Ceuta que era una cosa muy exótica. Llegaban a la parcela con la tartera, la abuela, y los niños. En nuestro primer contacto con ellos, el ceutí padre le dijo a mis padres que en breve se iban a construir una casa. Han pasado 27 años, en su parcela hay pinos, muchísimos pinos, un tippi indio, una caseta prefabricada y una manguera, ya no vienen en el mercedes de subcontratista y son tropecientos..pero de casa nada de nada. Cuando ardieron nuestros coches se le chamuscaron unos cuantos pinos pero ni eso sirvió para que a mi se me fijará en la mente que cara tienen. Podrían entrar ahora en mi despacho y serían completos desconocidos.

Al otro lado de la calle tenemos unos vecinos muyyyy siniestros. Son conocidos como los “vallecanos” ( ignoro el motivo). Llegaron un día, compraron la parcela y se hicieron una casa muy fea. Desde nuestra casa no se ve, la tapan los árboles del jardín así que no nos preocupamos de ellos. Empezamos a preocuparnos cuando sólo los veíamos entrar y salir por una puerta pequeña y nos dimos cuenta de que jamás abrían las persianas ni siquiera una rendija. Yo sólo he visto a una chica que en teoría es la hija, pero yo creo que se ha inventado una familia imaginaria o que secuestro una y la tiene encerrada…ahora debe tener 30 años o así y da miedo. A esa sí la reconozco para apartarme si la veo venir. Yo creo que planea asesinaros y quedarse con el jardín con piscina. Ellos se hicieron los guays y pusieron grava y cactus..y claro aparte de que no pega en la Sierra del Guadarrama el minimalismo japonés, pasan un calor de tres pares.

Otro vecino de Los Molinos es “palomar”, sospecho que se apellida así. Llegó un día, compró la parcela y se construyó una casa. Y se fue. Nunca ha vivido en ella, nunca la ha amueblado. Creemos que viene de vez en cuando porque oímos ruido de una motosierra y mi madre dice: “palomar está podando”, mis hermanos y yo nos miramos suspicaces porque nunca hemos visto a “ palomar”.

No sé qué me da más miedo si la motosierra o la sospecha de que mi madre tiene amigos imaginarios.


Y hablando de vecinos raros, si alguno tiene curiosidad por lo que fue de MAK y su increíble historia os informo que estamos a la espera de resolución judicial y entrar en el piso a ver qué tenía guardado allí.

10 comentarios:

Rocío dijo...

Pues sí, a ver qué pasa con MAK...

Yo vivo en un edificio con 10 viviendas y creo que conozco a 7 de los vecinos. Claro que a mí me toca ir a las reuniones de vecinos, no tengo escapatoria...

Qué vecinos más raros tenéis en los Molinos, no?

molinos dijo...

Rocio he intentando dejarte un comentario en tu post de escribir pero no se si es mi cuenta google o tu página que no me deja...me mata la curiosidad..¿ en que eres experta?

Jezabel dijo...

Dentro de dos o tres generaciones habréis convertido a Palomar en vuestro hombre del saco particular, ya lo verás.

Rocío dijo...

Moli... y si te digo que soy experta en coaching???

molinos dijo...

No me lo creo...no hay cursos de coaching para FP...jajajaja

Rocío dijo...

Jajajajaja. Tenía que intentarlo.

En Servicios sociales y atención a la dependencia. Concretando un poquitín más... en gerontología.

Mad Hatter dijo...

Si te sirve de consuelo, te diré que a mi me pasa exactamente igual, incluida la visión fugaz de Ángela Chaning ¡Juas!

anicabonica dijo...

Jamás he sabido,mientras viví en un edificio,como hacen los demás para conocer cual es el piso de todos los que suben en el ascensor.Al quinto,verdad?o directamente te marcan tu piso...¿cómo es posible?
Ahora vivo en una urbanizaciòn de tan solo 18 casas y he necesitado 3 años de estudio intensivo no para conocer los nombres de todos,eso sería imposible! sino para almenos ubicar a los niños en sus respectivas casas,y solo por propio interés,así se a qué timbre he de llamar si tengo que localizar a alguna de mis hijas.
Por cierto,estoy en Colombia con el diablo y te manda recuerdos.

Sílvia dijo...

Pues ya te iba a preguntar yo por MAK! Cuando haya algo nuevo, explica, explica.

Respecto a los vecinos, mi política es: cuanto menos mejor (menos relación, menos conversaciones....). Eso no quiere decir que sea borde, suelo ser educada, pero no me interesa la vida de los demás ni a los demás les interesa la mía.

Aunque a mí lo que de verdad me da miedo son los porteros....

littleEmily dijo...

En mi caso, del 3º hacia arriba sólo hay viudas. Como comprenderás, mi padre está convencido de ser el siguiente.

A ver como sigue Mak