martes, 13 de junio de 2017

Dublín y las puertas de colores

El primer beso de mi vida fue con un irlandés. Tenía un nombre impronunciable que a mí me parecía mitad rusa, mitad nombre de mujer. Aquel irlandés besaba muy bien y se me llenó la camiseta de arena fría de playa irlandesa. 

Aquel irlandés era moreno y con los ojos marrones y, por lo que he comprobado este fin de semana, eso es bastante peculiar. En mi búsqueda de "frescos", mientras paseaba por Dublín, he observado que la mayor parte de la población tiene los ojos azules. He comprobado también que ellos, los hombres, han crecido mucho en estos últimos treinta años, son todos grandes, algunos demasiado, con cuerpo de estibadores de película de los años cincuenta. Con un traje parecerían fornidos gansterns y creo que podrían llevarme bajo el brazo como el que carga una barra de pan. 

Dublín es pequeño, es una de esas ciudades que se terminan. Caminas por una calle y, de repente, ves campo. Es tan pequeña que el plano turístico que te dan parecen haberlo hecho para impresionar, lo que en el plano parece estar a una distancia considerable se convierte en un «¿ya hemos llegado»? cuando coges una bici y te pones a pedalear. 

En Dublín las puertas son de colores y eso me ha parecido maravilloso. ¿Qué criterio sigues para pintar tu puerta de rosa, verde, azul o morado? Las casas se parecen todas y es, quizás, por eso por lo que las puertas brillan para saber cual es la tuya. 

En Dublín en cuanto te paras en una esquina con cara de despistado se te acercan cuatro o cinco personas para ofrecerse a ayudarte. Parecen desilusionados cuando les contestas que no hace falta, que sabes dónde estás y a dónde vas. 

En Dublín todo está húmedo por defecto. De partida, su estado vital es mojado y creo que por eso motivo parecen inmunes a la lluvia. El viernes de madrugada, al salir del concierto de Eddie Veder en un estado de euforia rayando el amor verdadero jarreaba en Dublin. Nosotros llevábamos jersey, calcetines, zapatillas y ¡tachan! chubasquero. Los irlandeses, por contra, miraban la lluvia consternados y sorprendidos «It´s raining» decían ellas en sandalias de tiras y ellos en pantalón corto. ¿En serio les sorprende que llueva en Dublín a las mil de la noche cuando llevaba todo el día cubierto de nubes grises? Fascinante negación de la realidad la suya. Tras observarlos atentamente he elucubrado la teoría de que por alguna extraña razón, los irlandeses tienen arraigado en su Adn más primigenio querencias de nuestros ancestros africanos y, a pesar de llevar milenios viviendo en una isla en la que jarrea sin cesar, cuando llega el mes de junio se quitan los calcetines, se ponen pantalones cortos y van en sandalias aunque haga 12 grados y jarree a cántaros. He comprobado también que según van haciéndose mayores y a base, supongo, de superar media docena de pulmonías en la edad adulta, a partir de los cincuenta años se visten de acuerdo con el tiempo que hace. Eso sí, les puede el amor a las sandalias de brillis aunque sean para pisar charcos. 

En Dublín hay pocos árboles en las calles pero muchos parques muy verdes, paseando por ellos y admirando sus praderas perfectas que invitan a tumbarte a retorzar, mi absurda mente se iba a Asterix en Gran Bretaña «Creo que con 2.000 años más de cuidados esmerados, el césped estará aceptable» 

A Dublín he ido a ver a Eddie Vedder y ha merecido la pena. Fue una noche mágica en un sitio de conciertos estupendo y hubiera sido muchísimo mejor si los irlandeses no bebieran como auténticas máquinas de succionar. Un ejército de curris alcohólicos yendo y viniendo a por cervezas continuamente, como lemmings hipnotizados mientras Eddie y Glen cantaban y me ponían los pelos de punta. Yo no bebí nada, cuando voy a un concierto me concentro tanto que no tengo ninguna necesidad fisiológica; suspendo el hambre, la sed, la necesidad e ir al baño, todo, estoy a lo que estoy y más con Eddie. Es bajito, canijo al lado de los irlandeses estibadores, y toca la guitarra regularmente, pero qué voz, madre mía, qué voz. Hay hombres con voces para el sexo y Eddie tiene una de esas. No hace falta ni que me toque. 

Paseando en bici por Dublin, descubriendo sus callejas que casi parecen decorados abandonados de televisión, haciendo fotos a sus mil puertas de colores, entrando en los pubs a comprobar que los irlandeses salen a ligar sin disimulos, visitando la impresionante cárcel, descubriendo graffitis callejeros o los retratos de Lucien Freud en una exposición en la que estábamos solos, paseando por el Trinity College he recordado a aquel chaval irlandés de nombre impronunciable que me dio mi primer beso. Quizás ahora haya crecido, quizás lleve sandalias cuando llueve a cántaros y quizás se acuerde de mí y mi camiseta llena de arena cuando oye hablar de España. 


40 comentarios:

Anónimo dijo...

Humildemente: o profundizas o va a ser muy difícil leerte dentro de seis meses.

Un abrazo muy fuerte

Anónimo de la bombilla

Meri jane dijo...

Me encantaaaa Eddie (desde los 15 y todavía no lo he visto en directo)
Y me encantaaaa como escribes
Un placer leerte
💜

molinos dijo...

Humildemente Anonimo de la bombilla, leerme no es ninguna obligación. Puedes dejarlo cuando quieras si lo que escribo no te convence. Hay millones de cosas profundas por ahí para leer, no pierdas el tiempo aquí.
Gracias

Anónimo dijo...

Soy el anónimo de la bombilla: me encanta como escribes, ya puestos. Eres la mejor , sin duda.

Anónimo dijo...

Y tu ego creo que es "gigantesco". Creo que no conozco uno igual. Agur, Vivir en Madrid es poco para ti, deduzco.

molinos dijo...

Meri Jane ¿te puedes creer que yo descubrí a Eddie hasta hace un par de años o tres? Fue chulísimo el concierto, muy entrañable.
Gracias

molinos dijo...

Anónimo, no sabes nada de mi ego pero puedes tener la opinión que quieras sobre él y sobre mí. Vivir en Madrid no es poco para mí, odio Madrid con todas mis fuerzas y hasta he escrito sobre eso. No me gusta Madrid y yo no le gusto a Madrid. Mira, eso que tienes en común con mi ciudad, no os gusto a ninguno. Gracias.

Anónimo dijo...

Me gusta la gente de izquierdas, como tú. ¿A que es increíble, que seas de izquierdas? Estoy por invitarte a los conciertos en mi barrio, mucho menos pijos que aquellos a los que tú sueles ir. Creo que eres bastante ciega. Corramos un tupido velo.

Un gran abrazo

A.

Anónimo dijo...

Soy mujer, como tú, y me chocan tus ideas asumidas. Mi tiempo libre es limitado. Mi trabajo, a pesar de mis títulos, es mucho menor que el adecuado, y el sueldo lo mismo. ¿A quién te diriges cuando escribes de esa manera tan sobrada y pontifical?

Reconozco que es difícil escribir para todos, como si fueras una autora de best-seller, pero ten más cuidado, ya que pareces escribir, ya que has renunciado a hacerlo como literatura, para un grupo numeroso de gente con educación inferior.

Graciela. desde Arequipa

Anónimo dijo...

Bueno, creo que esto se ha acabado: me voy a trabajar. Mujer, como tú.

Anónimo dijo...

Pero la gente qué desayuna??

Yo sigo esperando explicación exhaustiva, que lu sepas!!

Beso
Nanu

Anónimo dijo...

Yo también.

Beso, Nuna.

Anónimo dijo...

Supongo que no tengo títulos suficientes para apreciar tanto matiz en esta entrada... ego, escritura sobrada y pontifical...
Debo ser muuuuuuuy simple porque después de leer esto solamente tengo ganas de ir a Dublín y escuchar a Eddie Veder.
Eso sí Moli, no te perdono que odies Madrid ;)

Pepa (también mujer y obviamente de Madrid)

Anónimo dijo...

Obviamente de Madrid: debes cultivarte. Lo de Molinos es circunstancial, no creo que permanezca nada en el futuro.

Y lo siento, por lo que la aprecio, aun sin conocerla.


Anónimo del Candil

molinos dijo...

Nanu, ¿qué quieres saber? El concierto fue muy chulo y muy emocionante porque toda la familia dw Glen Hansard wstaba alli y habia muchisima complicidad con el público. Eddie es fabuloso y cuando canta lo llena todo.

Pepa, gracias :) No dejes de ir a Dublin si puedes. Te encantará.

txipi dijo...

Anónimos: ¡a pastar (a Dublin, por ejemplo :D)!

Para ego, el de quien cree que un blog personal debe satisfacer sus necesidades y no las de quien lo escribe.

No perdáis el tiempo aquí si no os gusta, nadie os obliga :P

Anónimo dijo...

Para una licenciada, o graduada, en Historia del Arte, tus comentarios son más bien deficientes. Pero ya sé: bla, bla, bla... Creo que debo buscar otros blogs.


Anónimo dijo...

Txipi: acudo aquí desde Arequipa, vía Tegucigalpa,, por su fama. Pero luego es decepcionante. Es un blog con mucha autopandereta, sin cierto pensamiento de calado. Y lo siento mucho, no sé si hay derecho.

Anónimo dijo...

Creo que será mejor que me despida para siempre. Mis comentarios no suelen agradar a tus fanáticas seguidoras.

Desde Tegucigalpa, Adriano.

Anónimo dijo...

Una última pregunta, discúlpame, por favor. Tú, ¿cuándo trabajas, si siempre pareces dispuesta a platicar en el blog?

Anónimo dijo...

Soy el anónimo (anónima, más bien) de las 11:13, y sí sé sobre tu ego, ya que te he leído durante cierto tiempo: es gigantesco. Creo que estás encantada de conocerte y eso te ciega. Por lo demás, como siempre, puedo, debo, leer otros blogs de señoras con menos ego, claro. Y señores también.

Un fuertísimo achuchón

Anónimo dijo...

Me encanta el silencio como respuesta: tantos años de evolución y se llega a esto, Molinos.

Un fuerte abrazo desde La Hiruela

Anónimo dijo...

¡Uf, muchos frentes, Molinos, no sé si serás capaz!

Saludos desde Malasaña y La Latina. Tú puedes con todos y todas.

txipi dijo...

Más que leer blogs de gente con menos ego, quizá lo que deberíais hacer es escribir menos comentarios malmetiendo por deporte. ¿Qué pretendéis? :-P

Ana escribe sobre cosas que le pasan, no engaña a nadie con su propuesta.

Al final, es un tema de expectativas. Parece que aquí hay gente que está esperando textos a la altura de García Marquez, Borges o Dostoyevski y a la vez tener la humildad del Dalai Lama. También parece que por tener que hacer un esfuerzo como viajar para poder leer esto, la autora se debe esforzar más... No, perdona, Ana da lo que promete (y más) a un coste imbatible, pero si no os gusta, no vengáis.

En general, todos estos comentarios en Internet se responden siempre con lo mismo: Don't feed the troll, pero es tan difícil no dar de comer a un troll. Yo, como veis, no lo consigo :D

Anónimo dijo...

¡Ja, ja, ja!. Ana es una crack efímera, y tú otra de sus seguidoras y defensoras, ya ves. Txipi: vas de Quijote ( o de Marcela, vete a saber...) Supongo que tienes un blog muy interesante y original. Seguro que sí.

Un abrazo muy fuerte a las dos, hasta siempre. Si es que no se os puede tentar, flojas que sois las dos.
Abrazos desde Tegucigalpa, Arequipa y Buitrago de Loyoza...

Voz en off dijo...

A mí me gustas mucho Moli. Escribes cosas entrañables que a todos nos pueden pasar. En tu blog encontramos tus opiniones, tus sensaciones. A mí me gusta. Si no me gustase no lo leería y menos aún comentaría. Me parece que por ahí hay mucho amargado anónimo, lo raro es que haya caído tanto por aquí. Un beso gordo Moli!!

Anónimo dijo...

¡Y tú que sabes sobre las amargadas anónimas, "Voz en Off!". Creo que tienes bastante con lo tuyo, no hace falta que te pongas a defender causas perdidas. Me parece.

Agur, ahora sí que definitivamente.

Saturada Grasa dijo...

A mi me gusta casi todo de aquí, lease:
Me gusta que hables ex-cátedra, porque tus ideas son firmes, claras e innegociables. A quien les guste bien y a quien no también.
Comparto tu gusto por el frío y la lluvia, algo difícil de que la gente entienda. A mi siempre me ven muy rara por eso
Una de mis grandes pasiones es la lectura, también, y me has descubierto unos cuantos escritores y escritoras, pues tu criterio me parece confiable
Comparto pasión por Bruce Springsteen, los Gyn Tonic, el vino y media docena de cosas más. Y ahora ya me veo buscando por YouTube a este tal Eddie Veder, al que no conozco de nada.
Ya ves,si soy influenciable!!!!!

Maika Martinez dijo...

Estoy un poco alucinada con los comentarios a este post de Moli. Te puede gustar o no gustar cómo escribe y los temas que trata, y estás en todo vuestro derecho a comentar sobre el tema, tanto a favor como en contra, para eso está la sección de comentarios. Lo que me parece totalmente fuera de lugar y una falta de educación y respeto son los ataques personales. ¿A cuenta de que sale a relucir el ego grande o pequeño de la autora del blog? Y lo que más me molesta es que ese tipo de comentarios faltones y maleducados se extienden también a los que te rebaten los argumentos. Estás provocando y metiendo cizaña por el gusto de crear polémica, lo cual no estaría mal si lo hicieras sin faltar. El retrato que estás dibujando de ti mismo con tus comentarios..... En fin, no dan ganas de saber más de ti precisamente

Anónimo dijo...

Hola Moli, me ha encantado el post. La fascinacion por la sandalias con brillis, en Manchester, donde vivi, se estilaba a partir de Enero, era un flipe ver a las mozas con los pies morados. Desconozco al cantante que fuiste a ver, pero lo voy a buscar a ver que tal. Me alucinan los comentarios ( muy locos) de la gente. El mundo es libre, si alguien no le gusta, que no lea. Venga, buenas y calurosas noches.Por cierto, yo tambien odio Madrid, y voy mas alla, creo que me sienta fatal. A. enganchada.

Anónimo dijo...

Y solo voy a añadir que como lectora de este blog, para mi entrar aqui es un poco como estar en casa. Leer tus post me reconforta, este o no de acuerdo ( no necesito que la gente sea un calco a mi para apreciar un buem texto) Otro saludo!

Anónimo dijo...

Hola Moli,

Me ha gustado el post, como casi todo lo que escribes.

Casi nunca comento, pero hoy tengo que explicar lo de los irlandeses con el tiempo porque en Galicia, de donde soy yo, pasa lo mismo! Veras, en Galicia, por defecto, hace mal tiempo. Llueve unos 200 días al año, que se dice pronto, y unos 10-15 en los meses de julio y agosto. Bien, pues nos sorprendemos terriblemente cuando llueve en julio o agosto, porque "no toca". Tengo la teoría de que dado que julio es similar en temperatura y precipitaciones a febrero o mayo la única diferencia entre las épocas del año es la fecha en el calendario, así que durante julio y agosto los gallegos vamos a la playa aunque llueva y tengamos que usar la sombrilla como paraguas y somos los únicos que hacemos nudismo en camiseta para no morir congelados. Y, por supuesto, nos ponemos sandalias en julio pero jamás en mayo aunque estemos a 25 grados.

Los irlandeses se nos parecen por lo que veo.

Un abrazo,

Montse

Tita dijo...

Por lo visto por allí tu vas al ayuntamiento y te dan unos planos gratis para hacerte tu casa que son los mismos que los de tus vecinos. Dicen las malas lenguas que las puertas de colores tienen como objetivo que cada borracho encuentre su casa sin demasiada dificultad.

Me ha encantado. Como siempre

Anónimo dijo...

Viví una temporada en Dublin. Me acuerdo de las canciones de Kodaline, de las Guinnes, el Mulligans y los chupitos de Jameson, la biblioteca y la cantina del Trinity College, Hawth, me acuerdo de mi barrio: Goldenbridge, de lo cara que era la tarjeta de transporte y de los amigos para siempre...irlandeses. Qué tipos!...y que borrachos!!

P.d. Y de la humedad y de las patatas. ....Me costó pillarle el aire...luego. ..lo recordaré siempre. Dublin!!!...pero. ..las irlandesas...no son mi tipo. ;)

Saludos Molinos!

Fdo. Aquel viejo blog marlei.

Oswaldo dijo...

¡Qué problemita con lo anónimos que son los anónimos agresivos!
¡Hay tal olor a cobardía en el anonimato!

Oswaldo dijo...

Googleando a Eddie Vedder encontré la curiosa noticia de que el 9 de junio en Dublín, Eddie se pasó de la hora prevista para el final del concierto ("went past curfew")así que para poder llevar su concierto hasta el final, sencillamente hizo un cheque pagadero al "local" (3Arena) por 25.000 Euros para que se lo permitieran.

Anónimo dijo...

Si, lo del anonimato y el lanzamiento de pullas con enquina que retratan a una persona altamente amaragada, está correlacionado. Pero también hay anónimos majos que escriben y otros tantos que leen sin escribir!

...Iniciandome en Eddie Vedder gracias al post.

A.,enganchada.

:( dijo...

Pero, ¿qué hombre sería ese, existirá alguno, que pueda no recordar a una moza española, y su camiseta llena de fría arena?

No era española, es cierto, y la arena era cálida bajo su camiseta, pero aún así -a mi moza- no podría jamás olvidarla. Aunque hayan pasado más de treinta años...

Anónimo dijo...

Si lo de el lanzamiento de pullas, o dar tu opinión, claro cuando no te gusta lo que te dicen son pullas... fuera cierto la misma autora del blog estaría dando su opinión en algunos temas o criticando habitualmente ...

Sólo son opiniones igual que les gustas a unos a otros les disgustas.

Anónimo dijo...

Lo que me alucina es que tantos saquen la cara, como si fueran familia..
ME SUPERALUCINA que comente que siguen este blog xk es famoso...
En fin alucinante así va el país