viernes, 31 de marzo de 2017

Lecturas encadenadas. Marzo

Marzo ha sido un mes de grandes contrastes. Ha pasado volando y se ha hecho eterno. Ha nevado y ha llegado la odiosa primavera. He leído sobre drogas, rupturas, educación, un comic mítico y un libro ilustrado. Me ha cundido.

Al lío.

Fariña, de Nacho Carretero. A este libro llegúe por Enric González, en algún sitio, en algún periódico daba su lista de mejores lecturas del año y yo las apunté todas. Me lo trajeron los Reyes.

Fariña es la crónica pormenoriza del contrabando y el narcotráfico en Galicia. El armazón de realidad sobre el que podría construirse el guión de una serie de ficción como los Soprano o Camorra, siempre que el material estuviera en manos de un guionista al que le dejaran hacer un producto que no fuera para público "familiar". Nacho Carretero proporciona toda la información necesaria para que alguien como yo que no tenga ni idea del tema se pueda hacer una composición de lugar de lo que el narcotráfico ha supuesto para Galicia. ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Quienes? ¿Por qué Galicia? En el quienes da la sensación de que falta gente, de que se pasa de puntillas por las implicaciones, enredos y conexiones políticas que sin duda existen. Por supuesto, lo entiendo, heroísmos los justos. Por esta misma razón, supongo, se  habla con muchísimo más detalle sobre el narco de hace veinte años que sobre el de ahora. La primera parte fluye perfectamente engrasada, Galicia en la posguerra, el contrabando, los primeros narcos, la riqueza sobrevenida a la región y aceptada de buen grado por casi todo el mundo, etc. Después, cuando se llega a las grandes operaciones contra el narcotráfico de las que todos hemos oído hablar en las noticias, creo que Carretero se da cuenta de que hay demasiado para contar y la última parte se convierte en una relación, casi un simple recuento de operaciones, detenciones, condenas y alijos. 

Mientras leía no dejaba de pensar en Los Soprano porque Carretero hace un esfuerzo por no dotar a los narcos de ningún tipo de mística. No son héroes, no son pobrecillos, no son desfavorecidos, no son interesantes. Son simple y llanamente criminales avariciosos y crueles. 

Casi lo olvido pero merece la pena decirlo, la edición de Libros del K.O con mapas, dibujos y aprovechando hasta la faja para dar información sobre las planeadoras es estupenda.

Piel de Lobo de Lara Moreno. Un regalo de cumpleaños que cogí con muchas ganas porque un buen amigo me había hablado maravillas de él. Enseguida me di cuenta de que no es un libro para mí. Choqué con el lenguaje, con su interés en ser bonito, en ser escritura. Soy tan consciente de la escritura que me salgo de la historia. El equilibrio entre el continente y el contenido es complicado de conseguir, yo no sabría hacerlo pero cuando el peso se decanta de manera abrumadora por el estilo acabo saliendo de la historia por completo y me enfado. 

La protagonista es demasiado intensa para mí, me desespera, no me creo nada. Mientras leía iba pensando en cómo la historia de una ruptura semanal, la relación entre unas hermanas, las sensaciones de la maternidad cuando desbordan, experiencias todas ellas que he vivido, me resultaban totalmente increíbles. Pensaba en cómo, sin embargo, otros libros con historias no sólo ajenas a mí sino completamente absurdas me habían llegado muchísimo más. 

Aún así, la primera parte, la separación, los sentimientos de desamparo cuando todo sigue igual, las ganas de desaparecer y de escapar me gustó más. Desde el momento en que aparece la hermana, los flashbacks a su pasado común, los recuerdos al pasado de la pareja con sus secretos oscuros, mi interés empezó a flaquear, comencé a aburrirme. No me creo absolutamente nada y, alguna vez, me encontré diciendo "venga ya".  

Me da rabia porque quería me gustara. 
«¿En esto consiste la tragedia? Las cosas pansa, les pasan a otros, hasta que de pronto un día le pasan a uno y zas, somos espectadores del drama ajeno hasta que somos protagonistas de nuestro propio drama, de nuestra pobreza, de la más profunda debilidad, y  resulta que es así, así como del de otros, exactamente igual de terrible». 
Una cosa curiosa de este libro es que imaginé la casa donde transcurre todo muy parecida a  La Casa del comic de Paco Roca que leí hace un par de meses.

Las pequeñas virtudes, de Natalia Ginzburg. A veces hago cosas nuevas, cosas que pensé que jamás haría y una de esas cosas ha sido apuntarme a un taller literario en la Libreria Muga. ¡En qué consiste? Consiste en leer libros e ir allí a charlar con otra gente sobre esos libros bajo la dirección de orquesta de Santiago Gerchunoff. Llegué a saber de este taller sobre ensayos y relatos porque sigo a Santiago en twitter y me apetecía el tema y charlar con él de libros. La primera sesión era sobre Natalia Ginzburg y había que leer Las tareas de la casa y otros ensayos, que ya había leído y reseñado y este pequeño librito con ensayos y relatos autobiográficos.  

De Natalia Ginzburg ya lo he dicho todo. Ojalá escribir como ella, con esa clase, ese ritmo, ese atrapar las ideas y darles forma encajándolas en su lugar en una secuencia de pensamientos inteligente, meditada y brillante. Ojalá hubiera muchos más autores así. 

He doblado muchísimas esquinas y copiado muchísimos párrafos. He subrayado, puesto notas y papeles de colores. Leed a Natalia Ginzburg, malditos. 
«Los sueños no se hacen nunca realidad, y en cuanto los vemos rotos, comprendemos que las mayores alegrías de nuestra vida están fuera de la realidad. En cuanto vemos rotos nuestros sueños, nos consume la nostalgia por el tiempo en que bullían dentro de nosotros. Nuestra suerte transcurre en ese alternarse de esperanzas y nostalgias».
Ginzburg habla de todo; de tener hijos, de tragedias personales, de la pobreza de tener solo unos zapatos rotos, del oficio de escribir, de la amistad, del amor, de la educación. Y consigue siempre algo muy dificil que es que todos nos sintamos identificados con lo que cuenta; sino con la experiencia con la repercusión que vivir tiene en cada uno de nosotros. Quizás no lo hemos pensado nunca, quizás no somos conscientes pero lees a Ginzburg y piensas «es justo así». 
«Ahora somos verdaderamente adultos, pensamos, y nos asombramos de que ser adulto sea esto y no todo lo que habíamos creído de niños, la seguridad en sí mismo, una serena posesión sobre todas las cosas de la tierra». 
El regreso, de Alberto Manguel. Nunca había leído nada de Manguel, más que columnas, artículos y alguna entrevista y tenía ganas. Este brevísimo relato me lo envío Navona porque acaba de reeditarlo en un formato bastante chulo; cuadrado, tapa dura.

El regreso es un viaje de vuelta que parece un sueño. O quizás es un sueño que parece un viaje de vuelta.  Nestor Fabris, argentino exiliado en Roma, vuelve a su ciudad y al llegar todo es conocido y extraño a la vez. Cercano y remoto. Reconocible y diferente. La ciudad le anima y le agota. Le provoca alegría y una amarga tristeza. Manguel, con su estilo corto y preciso, va dibujando el ambiente. Al ir leyendo me parecía que Manguel más que escribir iba dibujando la ciudad con un carboncillo en la mano, reconstruyendo y construyendo, las luces y las sombras de los lugares que Nestor va reconociendo y desconociendo al mismo tiempo. Una atmósfera irreal y onírica, como los grabados de Gustave Doré, se va creando alrededor de los pasos de Fabris. 

No quiero destripar más pero El regreso es una lectura curiosa. Se parece a caminar de la vigilia al sueño y de éste a una pesadilla para finalmente llegar al despertar pegajoso que sigue a las noches con sueños intensamente reales que se paladean, después, durante varios días.  Podemos huir de la realidad, correr lejos física y mentalmente de aquello que nos aterroriza, que nos asusta, que nos sobrepasa, pero no podemos escapar de nuestros propios sueños en los que habita todo lo que recordamos, lo que creemos recordar, lo que no sabemos que recordamos, lo que imaginamos, lo que jamás nos atreveríamos a pensar conscientemente y lo que no queremos recordar. 
«Pachorriento como moscardón de verano. Nunca un deber bien hecho».
Pachorriento es una de mis palabras favoritas a partir de ahora.


Viaje al corazón de la tormenta, de Will Eisner. La vida está llena de coincidencias, o la mía lo está. Confieso que no sabía quién era Will Eisner y un buen día de marzo empecé a leer en twitter sobre él porque era el aniversario de su  nacimiento o de su muerte, no lo recuerdo. Un par de días después en La Cultureta, Rodrigo Cortés habló de él pormenorizadamente y al día siguiente charlando con un amigo sobre mil cosas y sobre comics porque él es muy friki acabamos en Eisner de nuevo. Y al día siguiente mi amigo me prestó este comic.

Viaje al corazón de la tormenta es un comic autobiográfico, como Maus, como Blankets, como Fun Home, como Persépolis, como El árabe del futuro... sólo que fue el primero de ellos. Eisner cuenta la historia de su padre y la suya propia, desde que la juventud de su padre como pintor en la Viena anterior a la I Guerra Mundial. He pensado que así como los padres en los cuentos infantiles son siempre personajes secundarios que o bien están muertos o sólo están para casarse con madrastras terribles, en los comics autobiográficos son siempre presencias muy potentes.  

Viaje al corazón de la tormenta es la historia de Will Eisner y es, un poco, como ver una novela de Philip Roth hecha dibujo: judíos, familia, trabajo, antisemitismo, dinero, amor, sexo. Me ha gustado muchísimo y los dibujos son impresionantes.  

El desván, de Saki. No sé el tiempo que hacía que no leía un libro ilustrado, ni me acuerdo. Este ha llegado a mis manos directamente desde sus editores, los dos intrépidos lectores de este blog que han montado una pequeña editorial. (Son intrépidos por la aventura editorial, no por leerme). El desván es el primer lanzamiento y es un libro maravilloso. La historia es pequeña, es un cuento que hemos leído mil veces pero que empiezo a dudar que las próximas generaciones lleguen a conocer nunca, ahora que los cuentos "positivos" y políticamente correctos parecen ser lo más buscado. El pequeño Nicholas no es muy obediente y su tía y él tienen desencuentros que terminan casi siempre con Nicholas castigado a no hacer algo que, en teoría, debería apetecerlo mucho pero que en el fondo a él le da igual. 

«-No vas a ir al jardín de las grosellas-dijo la tía cambiando de tema.
-¿Por qué no?-preguntó Nicholas.
-Porque estás castigado-dijo la tía altaneramente.
Nicholas no admitió lo implacable del razonamiento. Se sentía perfectamente capaz de estar castigado y en el jardín de las grosellas al mismo tiempo». 

El cuento es una historia sencilla, sin aspavientos, sin mensaje pero lleno de magia y de evocación. La historia se crea sola en la cabeza del lector pero lo mejor de este libro es la perfecta combinación entre la historia de Saki y los dibujos de Eduardo Ortiz que son MARAVILLOSO. Ilustrar un cuento, una historia, un relato es muy complicado. Hay que sugerir, mostrar, evocar sin contar, limitar, ni predisponer al lector. Las ilustraciones deben ser un soporte, un ambiente, una atmósfera pero no deben poner límites. Los dibujos de Ortiz son para quedarse a vivir en ellos. 


Leed El desván. Leedlo vosotros, a vuestros hijos, a vuestros sobrinos, a vuestras parejas. 

Y con esto, un bizcocho y las Entrevistas breves con hombres repulsivos de David Foster Wallace, hasta los encadenados de abril. 


29 comentarios:

Marta dijo...

Esta vez me apunto sólo Fariña y Viaje al corazón de la tormenta (que por tu culpa leí Maus y nunca te lo agradeceré suficientemente).

Marta dijo...

Por cierto, he vuelto a leer tu post de libros encadenados donde estaba Maus y he visto tu opinión de La Regenta, que no recordaba. Totalmente de acuerdo, abofetearía a la tonta de Ana durante toda la historia. Creo que el personaje, que no la novela, ha envejecido fatal...

Luxindex dijo...

¡¿Qué ya está en el mercado El desván?! Por cierto, Molinos, ¿crees que el pesudónimo Saki tuvo el mismo origen animal que el nombre de la interesante y joven editorial que ahora lo publica: Yacaré?

De ellos he leído, y contemplado (también están magníficamente ilustrados), los dos primeros libros que sacaron: Gaspar Ruiz (Joseph Conrad; ilustrado por Inma Serrano) e Yzur / La lluvia del fuego (Leopoldo Lugones; ilustrados por Carlos Cubeiro). Pero, ya digo, no sabía que ya se podía comprar El desván

Grrr, está claro que los lectores de pacotilla somos los últimos en ser tenidos en cuenta. En fin, comprendo que no todos podemos ser trendsetters celebrities.

Tita dijo...

Me voy a apuntar Fariña de momento, y todo Natalia

Besos

Sr. Snoid dijo...

Querida Molinos,

Mil gracias. Eres un encanto.

Querido Lux,

Nosotros tampoco lo sabemos. Borges especulaba con que podía ser el nombre de un copero que sale en los Rubbaiyat de Omar Khayyam. Los expertos británicos en H. H. Munro están mayoritariamente a favor de la teoría del macaco. Lo cual nos deja como estábamos, pues Borges se inclinaba siempre por la hipótesis más bizarra y los británicos por el darwinismo más salvaje...

Francis dijo...

Yo no leo casi nada dd Twiter, pero me has pillado. Te voy a seguir. Me ha gustado mucho tu firna de criticsr-escribir sobre estis libros. He leído algunos de ellos y bada, que te voy a seguir! Es como un estreno en Twiter!

Francis dijo...

Qué pena de comentario! Entre las correcciones y mi dedo loco..... no voy bien.
Repetimos!
Yo no leo casi nada de Twiter, pero me has pillado. Te voy a seguir. Me ha gustado mucho tu forma de criticar-escribir sobre estos libros. He leído algunos de ellos y nada, que te voy a seguir! Es como un estreno en Twiter!

el chico de la consuelo dijo...

Ni uno.
Aunque como Larga Moreno es una intensa igual me gusta, o que?
Muaks

C.S. dijo...

¡¡Qué mona, Mo!! Me alegro de que te haya gustado. Y sí: Eduardo Ortiz es genial...y muy noruego...

MG dijo...

Me apunto a Natalia Ginzburg

Anónimo dijo...

El post que si leemos;)
Apunto Fariña y sigo con Ginzburg
Nati

Luxindex dijo...

Gracias por responderme, Sr. Snoid. Si hay que decantarse me quedo con Borges, pues sea verdad o mentira su interpretación siempre será más bonita.

Inmaculada dijo...

Voy a retomar a la Ginzburg a la que descubrí en mis tiempos de estudiante de italiano.
Soy poco de novela gráfica aunque me apasionó Persépolis y puede que me atreva con Maus. Poco a poco.
Saludos

Elena Rius dijo...

Ma apunto lo de Eisner, me encantan las historias de padres e hijos. Conste que solo leo cómics de toda confianza (y algunos me han gustado muchísimo). En cuanto a Saki, creo que hay en Anagrama una recopilación de sus cuentos. Es un cuentista excelente, aunque tal vez algunos cuentos resulten ahora un tanto "antiguos".

Anónimo dijo...

Ginzburg es estupenda. Comics no leo desde Mortadelo y la verdad es que no me llaman la atención en absoluto aunque al leerte me pica un poco el gusanillo. ¿Por dónde empezar?...

Francis dijo...

Inmaculada, a mi Maus me encantó.

molinos dijo...

15 comentarios en el post de libros. ¡Qué ilusión!

Marta, te gustarán los dos, pero que quede claro que Fariña es como un reportaje periodístico largo. De Eisner ya me dirás, a mi me ha gustado mucho. Y sobre La regenta es que no hay manera de conseguir no hostilizarse con la protagonista, me saca de mis casillas.

Luxindex, tengo mis recursos pero no puedo contártelos porque tendría que matarte.

Tita, Natalia te va a encantar. No me canso de recomendarla.

Sr. Snoid, un encanto de serpientes ¿o era encantadora? Gracias a vosotros.

Welcome Francis, ya me contarás cómo me has encontrado en twitter. ¿Cuáles has leído ya?

EDC, Lara Moreno te va a encantar seguro.

C.S es norueguísimooooo... que ya le he buscado :) Me gusta su norueguismo y sus ilustraciones me han encantado. Por cierto, no tiene twitter ni nada de eso y por eso no he podido hacerle llegar mi entusiasta recomendación.

M.G. Sí. Las pequeñas virtudes es un buen sitio para empezar.

Muy Nati, ya me dirás que tal Ginzburg.

Inmaculada, si te atreviste con Persépolis, te gustará Maus. Prueba.

Elena Rius, el de Eisner te va a gustar, ya lo verás. Eso sí no s fácil de encontrar, a mí me lo han prestado.

Anónimo, empieza por Maus. Yo era como tú, no había leído cómics desde Mortadelo y Asterix, y con cuarenta empecé con Maus. Ya me contarás

Di Vagando dijo...

ELENA RIUS, déjame anotar que, con todo el respeto a Anagrama, la gente debería comprar "El desván" de Saki de Yacaré. Es MáGICO, y toda una experiencia leerlo en el formato Yacaré.

De verdad que hay que entrar en https://yacarelibros.com/, y no podréis salir. Cuando los tengáis en las manos... buf, entonces os acordaréis de mí.

UN abrazo

di

Francis dijo...

Pues Maus y Persepolis un encanto. A mi siempre me han gustado los cómics. Saki me gusta pero lo encuentro un poco trasnochado. Le ha pasado el momento. Pero igual lo releo y me encanta! Y no he leído a Ginzburg pero está en primera linea.
Te he encontrado así, sin mas. Lees algo y te interesa y vas a ver que es... Gracias!!! Te sigo con ganas! Jajajaja

Elena Rius dijo...

Gracias, Di, por la recomendación de Saki. No conocía esa editorial.

NáN dijo...

En los libros de Yacaré he encontrado algo que había perdido: la felicidad de tener un libro en las manos.

He leído a Saki desde hace tiempo. El mejor relatista de historias de niños de la literatura. Siempre me identifiqué con él: salen unos adultos y unos niños, como dos clases sociales diferentes, que me recuerdan la sensación que tenía yo con esas dos clases.

Y el Desván es el que he leído más veces... ¡nunca con la felicidad que da acompañarlo de esas ilustraciones! ¿Quizá porque me devuelve a cuando, de niño, leía libros ilustrados? He leído los otros de esta editorial, que es una bendición.

Francis dijo...

Bueno le voy cogiendo el puntito. He leído posts anteriores y hay dos escritores que a mi tambien me gustan . Una es Margareth Atwood. El asesino ciego me encantó. Otro es Raymond Carver. Good!! Quiero aportar un libro que a mi ne pareció precioso "La maravillosa vida breve de Oscar Wao" de Junot Diaz. Un lenguaje chicano, un tema muy actual y un encanto de libro. Y agradezco un pequeño comentario sobre Elena Ferrantes... argggg!!!

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francis dijo...

Luxindex, que delicia de post. Una conferencia tan serena con Arrabal es para decir 'mátame'. Que divinos eran todos!

David Pardo dijo...

Una cosita. Dices que el corazón de la tormenta es la primera novela autobio-gráfica de las que mencionas, pero Maus comenzó en el 80 y la de Eisner se publicó en el 91. En todo caso, fantástico artículo y gracias por las recomendaciones.

Luxindex dijo...

Gracias, Francis, y lamento haber borrado el post al que te refieres: pensé que a nadie le había interesado.

Efectivamente, el showman Arrabal tiene mucho, pero que mucho, teatro (en todos los sentidos), pero sin focos y sin alcohol (condiciones, una y otra, que en él es didícil que se cumplan) es un tipo de lo más sensato. Y siempre, así o asá, de muy entrañable trato.

palomamzs dijo...

Natalia G. es una de mis escritoras preferidas.
Me gusta todo lo que ha escrito aunque mi preferido es Léxico Familiar.

lo+ dijo...

Despues de un tiempo, vuelvo a pasearme por aqui y lo hago encantada. Me apuntaria casi todos, que bien! Muchas muchas gracias por estos post.

Laura von Atomarporkulen dijo...

¡Hola, Moli! Yo tengo una sugerencia para alguna futura lectura encadenada. El libro se llama "we have no idea", y es un cómic sobre divulgación científica. Uno de los autores, Jorge Cham, es quien dibuja phdcomics, que viene a ser el Dilbert de los doctorandos. El cómic en sí es muy divertido, y además ha tenido "invitados", donde la gente le explica su tesis y él hace un cómic para que más gente se entere de qué va el asunto. Ahora se ha animado a hacer un libro, y - aunque no ha salido todavía y por tanto en realidad no sé si estará bien, pero confío en que sí - te lo dejo por si al echarle un ojo te animas:

http://phdcomics.com/noidea/#about