viernes, 17 de febrero de 2017

Conciliar, o todos o ninguno

Buscamos conciliar en el diccionario, que para eso está, y descartamos la primera acepción, "asistir a un concilio". Nos vamos a la segunda y nos encontramos con esto. 

«1. tr. Poner de acuerdo a dos o más personas o cosas.
2. tr. Hacer compatibles dos o más cosas. Conciliar la vida laboral y la vida familiar.
3. tr. Granjear un ánimo o un sentimiento determinados»

«Hacer compatibles dos o más cosas. Conciliar la vida laboral y la vida familiar». 

En ninguna parte pone hijos, ni padres, ni madres ni nada de nada. Llevo días dándole vueltas a esto porque parece que la conciliación es un derecho en exclusiva para los que tienen (tenemos) hijos, como una especie de prerrogativa especial que hay que concedernos por habernos reproducido y no estoy de acuerdo. 

O la conciliación es para todos o no es. Todos tenemos derecho a un horario de trabajo que nos permita tener tiempo libre y disfrutar de nuestra vida de ocio. Me da igual que tu vida de ocio sea cuidar de tu hijo, tus gemelos, tus trillizos, tu tribu de los Brady o que consista en salir a correr, ver marathones de serie, ir a clases de pintura o tumbarte en el sofá a contar las grietas de la pintura del techo de tu salón. Lo que hagas con tu tiempo fuera del trabajo no te da más o menos derecho a unos horarios o a tener unas determinadas ventajas.  

Sé que esta posición llevará a algunas personas a comprar piedras y prepararse para apedrearme en cuanto diga Jehová pero es que es así. La conciliación debe ser para todos y eso supone ventajas pero también inconvenientes que hay que estar dispuesto a aceptar. Lo ideal sería que todos trabajáramos en horarios racionales, pongamos de 9 a 5, pero eso es imposible. Hay empresas, sectores, actividades que necesitan horarios más amplios. Eso supone que hay determinados trabajadores que entran terriblemente temprano a trabajar o salen terriblemente tarde o trabajan mientras todos dormimos. Son horarios especiales con complementos salariales especiales (o deberían tenerlos) pero ¿por qué determinada gente que grita mucho sobre la conciliación está en IKEA a las diez de la noche comprando cucharillas? ¿o le parece fenomenal ir de compras los domingos? ¿o ir de rebajas a las nueve de la noche? ¿Son las cucharillas una necesidad imperiosa un miércoles a las diez de la noche? ¿El trabajador del comercio no tiene derecho a salir de trabajar pongamos a las 20 horas para conciliar? ¿No puedes ir de compras un sábado? o ¿solo tiene ese derecho si tiene hijos? 

Conciliar debe ser para todos. Conciliar no consiste en que la gente que tiene hijos a la hora de elegir vacaciones diga "yo agosto", o el que tiene pareja diga "es que mi pareja solo puede en junio". Corrijo, puede decirlo, es más debe decirlo, pero no pretender que su vida familiar cuente como un positivo para elegir las vacaciones. Ya veo las piedras volando contra mi cabeza. 

A mí me gusta pasar las vacaciones con mis hijas, claro, pero no creo tener más derecho a tener vacaciones en agosto o en diciembre que mis compañeros sin hijos o sin pareja. Mi vida personal es una decisión mía que debo gestionar sin comprometer o, mejor dicho, sin contar con que otras personas modifiquen las suyas a mi conveniencia. Y esto me lleva al diccionario otra vez:

Conciliar: Poner de acuerdo a dos o más personas o cosas.

Esgrimir el hecho de tener hijos como un estandarte de yo tengo derecho a salir a una hora más temprana, a escoger vacaciones, al turno más ventajoso, a irme en Navidad o cualquier otra cosa no es tener el ánimo de llegar a un acuerdo. Es abusar, es absurdo, es injusto y, además, es contra producente porque predispone en contra. Y lo digo yo, que tengo hijas, a mí me predispone en contra. 

La conciliación debe ser para todos o no lo será y para conseguirla convendría que nos pusiéramos de acuerdo todos o por lo menos tuviéramos el ánimo y el propósito de intentarlo. En ese ánimo es primordial que muchos de los que tienen hijos dejen de pensar que es algo que sólo les atañe a ellos y que los horarios racionales de trabajo son una prerrogativa especial que ellos deben tener por encima de aquel que no tiene hijos y quiere salir pronto para ir a clase de esgrima. 




44 comentarios:

Rosa dijo...

Bravo. No podría estar más de acuerdo :)

Eliahh dijo...

De hecho en muchos casos es bastante sencillo. Si la gente sin pareja no tiene tiempo libre fuera del trabajo, nunca va a pasar a ser de la categoría "gente con pareja" ni mucho menos de la de con hijos.
Hay que saber hasta dónde tiene sentido dar facilidades a los trabajadores y cuándo hay que evitar un abuso.
Muy buen post.

breadbimbo dijo...

Totalmente de acuerdo.

niños-niños, futuro-futuro dijo...

ay, pues sintiéndolo mucho yo te voy a apedrear.
Fuera de del hecho de creernos individualmente especiales, colectívamente las madres/padres deben poder conciliar su vida con la de sus hijos por el bien de la sociedad futura.
Sin planes de conciliación familiar (paterno-filiales), la natalidad de un país decrece y eso, a futuro, es un drama, no se puede sostener.
Si los niños, futuros adultos, crecen en su tiempo de ocio fuera de la atención de sus progenitores, se convertirán en futuros adultos desequilibrados (hablo en términos colectivos, no individuales)
por ahí van los tiros. Al gobierno le importa un pito que seas runner, lo que le interesa es tener futuros trabajadores.

Anónimo dijo...

Uy madre! Igual tu que tienes dos puedes decir algo asi en publico y no ser lapidada, pero yo que no tengo hijos se me ocurre decir algo asi y arde Troya...
Ya me montaron una buena hace poco porque me quejé del "si no tienes hijos no sabes lo que es estar cansado" y dije que yo tenía el mismo derecho a decir que estoy cansada que las demás...
Moli, la mujer sin miedo.

Anónimo dijo...

A niños-niños, ...
¿Entiendo entonces que usted es un ciudadano de primera por tener hijos, porque está "aportando a la sociedad", y los que no tenemos hijos no?
Por favor.....

Feli

Irene dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo.
Es más, creo que esa diferenciación es la que hace que en las empresas se tenga más en cuenta a la gente que no pide ciertas ventajas por tener hijos.

Ana, princesa del guisante dijo...

Los niños tienen 175 de colegio y sus padres 225. Empecemos por ahí, por ejemplo. A mí me apedrearán lis maestros y los buenrollistas de niños que sufren mucho.

Alberto Secades dijo...

"Hacer compatibles dos o más cosas".

Ya sé que no se arreglaría todo, pero algo ayudaría si se pudiera entender que hay que hacer "compatibles" más de dos cosas: la vida laboral, la familiar y la personal.
Y eso no implica que una deba primar sobre la otra, sino que deba buscarse un equilibrio armónico entre ellas que, según la RAE, "puedan funcionar o coexistir sin impedimento", y ser compatibles, que una de las partes no sea una traba para las otras.

Un asiento con tres patas siempre es más estable que uno que sólo tenga dos; nuestra tendencia a polarizar hace que se enfrenten.

Y cómo se organicen cada una de esas patas debe quedar en el ámbito de la libertad individual. Siempre recuerdo que mi padre decía que tener más alternativas es tener más libertad.

Sí, claro que debo poder comprar los domingos, eso redundaría en mayor libertad.

Alguien tenía que decirlo.
No me gusta haber tenido que ser yo.
Lapidadme. Por disidente.

Gracias.

Javier Calvo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, aunque entiendo que las facilidades "oficiales" a los padres tienen como objetivo fomentar la natalidad, para que así no se acabe la especie. Cosa que, por otro lado, a mi me importa más bien poco.

Sobre esto de los hijos, tengo una amiga cuya madre está mayor y fastidiada. Empieza a requerir cada vez más cuidados. En total son tres hermanos, mi amiga, que no tiene hijos, y sus dos hermanos, que son padres, uno de ellos recientemente. Pues ahora que les toca cuidar a su madre, los dos que son padres se desentienden más, alegando que mi amiga al no tener hijos tiene más tiempo para cuidar de su progenitora.

No sé si me ha quedado muy clara la explicación, pero en definitiva quería señalar lo que se exige a la gente por no tener hijos, o lo que nos creemos por tenerlos.

Anónimo dijo...

No es conciliar tiempo de trabajo y tiempo de ocio. No pensaba en una tumbona al sol el que promovió esa legislación. Ni en padres estresados, sino en niños desatendidos. De lo que trata la ley es de conciliar responsabilidades laborales y responsabilidades familiares, para frenar la desesestructuracion familiar, el fracaso escolar, la delincuencia juvenil y otros efectos perniciosos de que los niños crezcan "solos". Añadir el tiempo de ocio personal a esa ecuación, en el caso de padres que trabajamos y tenemos niños en edad escolar, es una quimera. Dichososos los que puedan planteárselo. O tienen poco trabajo, o alguien les cuida los niños.

Voz en off dijo...

Tienes toda la razón, los sin hijos no podemos ser el comodín de los demás.

Anónimo dijo...

¿Pero porque se ofenden?Pues según lo que entiendo el artículo no está demeritando la tarea de " cuidar hijos " !!! que algunas personas se planteen la posibilidad de que por tener hijos merecen gozar de derechos extras a los comunes que gozan el resto de las personas a mí también me parece que está de pensarse y es lo expone muy bien este artículo !! Pues no se trata de comparar si " cuidar hijos " es mejor o peor " que " cuidar de tu mamá o familiar enfermo" o de lo que sea ! Aquí lo que se trata es de ser justos , si queremos derechos peor supuesto, pero para todos !!!! No entiendo el afán de utilizar nuestra "bandera maternal" como estandarte para sobrepasar por encima de los derechos que también deberían de gozar otros ( que no tienen hijos )

Anónimo dijo...

Pues yo discrepo. Quizás lo que buscas con tu post es el debate y supongo que lo has conseguido. Yo soy, por este orden, mujer, madre (de familia numerosa, por cierto)/hija, profesional y sí, reivindico la conciliación de mi vida laboral y familiar ; con la personal ya sería “la repera”. Creo que la conciliación debería ser un derecho en nuestra sociedad. Porque cuando hablamos de conciliación estamos hablando de cuestiones tales como compatibilizar horarios, flexibilidad… para realidad ambas tareas de manera armónica sin llegar a la extenuación, en absoluto creo que se trate de establecer prioridades o privilegios por una condición personal, que creo que es lo que relatas en tu post. Por cierto, como alguien apunta, en un futuro no muy lejano en el término compatibilidad vida laboral-familiar debamos incluir a nuestros mayores.

MV

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Claro que el espíritu de la ley es el que comentan por aquí pero no por eso deja de ser injusta.

Todos tenemos derecho a tener una jornada laboral razonable y que se respete. Por eso ya no vela nadie y así nos va.

Anijol de anónima

Sílvia dijo...

Lo siento pero no.
Desde el momento en que no puedo coger vacaciones fuera de la temporada escolar (que es lo que siempre había hecho antes de tener hijos) la situación hijos-no hijos no es comparable.
Y sí, podría pedir las vacaciones en mayo, pero independientemente de que quiera pasar mis días festivos con mi familia, mi sueldo no da para pagar las vacaciones de mayo y 3 meses (3!!!) de casales.
Todo el tiempo que pasamos en el trabajo fuera del horario escolar es un gasto (extraescolares, canguros, talleres,...) Por eso muchos optamos por reducción de jornada (y de sueldo) aun teniendo que asumir los gastos de otra(s) personitas.

Enrique dijo...

Estoy de acuerdo con el fondo del mensaje: la conciliación debe ser una lucha de todos y todos tenemos derecho a que los horarios sean más racionales. Ahora bien, ¿significa eso que las necesidades de todos son equivalentes? ¿Deberíamos suprimir entonces los derechos a excedencia o reducción de jornada por cuidado de hijos / familiar? Porque son herramientas de las que no todo el mundo puede hacer uso…

Yo entiendo que, de la misma manera que existen ayudas públicas pagadas entre todos que van destinadas a quien las necesita (becas para estudiar, ayudas para el acceso a una vivienda, ayudas a la dependencia…), también aquí deben existir ciertas herramientas protegidas por ley para quienes necesitan cuidar de otras personas. Peco seguramente de idealista, pero pocas cosas me parecen tan importantes como ayudar o cuidar a las personas de nuestro alrededor que no pueden hacerlo por sí mismas, sean niños, enfermos o mayores.

¿Por qué tenemos si no derecho a permisos por enfermedad de familiar, por fallecimiento…? ¿También habría que suprimirlos porque hay compañeros que no tienen hermanos o padres en edad avanzada? Son solo ejemplos de cómo los límites no son fácilmente definibles.

Todos tenemos derecho a tener tiempo cada día para leer, tomar algo con los amigos, hacer deporte o lo que nos plazca, pero no creo que esas actividades tengan menos flexibilidad o facilidad organizativa que el cuidar de unos hijos cuyo horario escolar no depende de nosotros, o de enfermedades de familiares que siempre son una desgracia impredecible.

Y sí, a mí nadie me mandó tener hijos, pero tampoco nadie mandó a un estudiante becado estudiar, a un fumador enfermo de cáncer fumar, o a una pareja joven querer adquirir una vivienda en lugar de vivir de alquiler. Al final, una sociedad avanzada debe saber reconocer la complejidad y el grado de las necesidades de cada uno, y si las que tienen que ver con las personas más débiles no son prioritarias, no sé qué tipo de sociedad queremos ser.

Tita dijo...

Ahora a lo práctico, porque vamos a seguir comprando a las 21.45 unas
gafas graduadas, o una barra de pan a las 22.00 en domingo, porque para eso tenemos derecho y para eso está abierto y para eso les pagan, porque la ley lo permite, y nos aprovechamos.
Porque nos beneficia y nos toca un pie que el cajero, que por cierto parece amargado, sólo libre entre diario y nunca desayune con sus hijos y sólo tenga un domingo al mes, y un fin de semana cada trimestre. Esto es real, pero podéis ignorarlo y seguir comprando en domingo, y compararlo con un servicio como el de los bomberos o los hospitales como mucha gente se atreve a hacer.

Como cuando nos metemos con los profes por sus largas vacaciones, olvidando que están corrigiendo las barbaridades de nuestros hijos mientras nosotros vemos el telediario, comentamos en FB o escribimos un post.

O como cuando llega un compañero nuevo y sin contar con nadie para apañar los turnos de vacaciones (en los que por cierto, aunque podamos, nunca hemos hecho valer nuestro derecho por tener responsabilidades familiares ni la antigüedad, simplemente lo ponemos en común intentando que nadie salga perjudicado) y repito, sin contar con nadie se apaña casi 50 días de vacaciones entre su mes, días de asuntos propios y a compensar, obligandonos con ello a varios padres del curro a recurrir a escuelas de verano previo pago de más días de los previstos porque con ese roto nos tenemos que apañar. Eso sí, sin hijos, y con todo su derecho válgame santa Constitución a juntarse 50 dias por sus cojones cuando no podemos dejar los turnos desatendidos.

Así que no se nos puede olvidar que hablamos de responsabilidades familiares, de menores, de incapacitados, de mayores. Que vivimos en una sociedad y un estado que no apoya a los cuidadores. Y que voy a tener que tirar de esta injusta ley si mi compañero sigue siendo igual de insolidario no sólo con los conhijos, sino también los sinhijos.

Y vuelvo a recordar, no nos amparemos en la ley para perpetrar nuestros propios abusos (ir a urgencias a que me miren esta tos de hace 3 semanas ya que paso, comprar en domingo porque es mi derecho y demás...)

Y quede claro que para mí, como dice Molinos, lo ideal sería una sociedad en la que tuviéramos jornadas razonables, todos pudiéramos conciliar...pero nos queda mucha Lili cuando aún siguen despidiendo a mujeres a los 10 minutos y a los hombres a los 3 segundos de pedir una reducción de jornada. Criticados y presionados en primera instancia por los compañeros.

Eso es lo que pasa. Ni leyes ni leches. Insolidarios que somos.

Tita dijo...

Mucha mili!!!

no mucha Lili jajajajaja

Anónimo dijo...

Como colega que se toma unas cañas contigo, te digo que si, a todo tu post. Como experta en Seguridad Social, te digo que no a una parte. Tener hijos es necesario para un pais y para su tesoreria. Y debe, de algun modo, protegerse, o asi lo hacen los sistemas con el estado del bienestar mas envidiable y las cuentas mas saneadaa. Hay decisiones individuales ( tener hijos, cuidar de un familiar) que son buenas en si mismas para la sociedad.

Anónimo dijo...

ah! se me olvidaba. Super a favor de reducir a todo el mundo la jornada de trabajo ( un medida que se esta haciendo en muchos sitios ya) y que cada cual haga con su tiempo lo que quiera, si total no hay trabajo para todos. Pero, por la virgen, hay que tener hijos porque alguien tiene que pagar las pensiones de los que no los tienen. La situacion es muy critica, en serio. Por cierto, tengo 45 años y sin hijos. Soy la tecnica de la seguridad social de antes. Espero que tus hijas, Moli, y las de todos los que escriben pagen mi pension en el futuro. En serio, nos viene una muy gorda encima y a veces fantaseo con pinchar condones en este pais con estas tasas de natalidad inversa que tenemos....

Vesper dijo...

Iba a expresar mi desacuerdo con tu post de hoy, pero no lo sabré hacer mejor que Enrique, que ya se ha explayado más arriba.

Anónimo dijo...

Siempre me ha fascinado la capacidad de autoconvencimiento que otorga la paternidad a ciertas personas: soy padre ergo estoy contribuyendo a supervivencia de la sociedad y al mundo del futuro. Cuando uno es profe , es cuando se da cuenta de que la sociedad del futuro haría bien en prescindir de muchos de estos sujetos tan trascendentes y de unos cuantos de sus retoños. Quizá ya es hora de plantearse que una sociedad menos numerosa, mejor organizada y con un reparto del trabajo más equitativo puede ser también un futuro deseable y que el deseo de trascendencia de muchos junto con su incapacidad para tomar decisiones que no estén relacionadas con sus miniyos es el principal obstáculo para alcanzarlo. Estoy de acuerdo en que hay decisiones individuales que deben ser protegidas porque son buenas en sí mismas para la sociedad: escribir un libro por ejemplo, o descubrir una vacuna, o inventar un nuevo sistema de depuración del agua,etc. Muchas de estas las cosas las hace gente que no tiene hijos también, gente que además ya paga impuestos para que los hijos de los demás vayan a la escuela y tengan una educación y sus padres puedan luego tener prioridad de paso a la hora de pedir vacaciones en la empresa. Cuidado con el futuro porque el futuro nunca va de cuantos somos, sino de qué queremos y de qué estamos dispuestos a hacer para alcanzarlo.

El hermano gafotas dijo...

Oye, ya no tienes eso de los muñequicos que le das a seguir y salen todos los seguidores??? En tu caso los 3500 o más?? Me hacia ilu afiliarme al neomolinismo. Y dejar para mi hermanico su militancia debota en el molinismo clásico de poligonera y empotrador!

Me dice el ciudadano viveiro que te pregunte si ya te has leido Patria. Ignoro el porqué!

Luego le digo a mi hermanico el de la consuelo que se pase a comentar este post que yo me tengo que largar a conciliar mi rol de papi de deportistas con el de bloguero de nueva cuña.

Besos

Maggie H. dijo...

Qué bien explicado!! No puedo estar más de acuerdo!!!
Yo no tengo hijos, pero sí dos ancianos a mi cargo. Pero eso casi nunca se tiene en cuenta. Parece que los hijos te revisten de unos derechos incontestables y ultraterrenales de los que los "sin hijos" no podemos disfrutar...

Anónimo dijo...


Suscribo todo lo que dice Enrique de pe a pa, y le alabo por haber sabido expresar tan bien lo que me pasa por la cabeza y no hubiera sabido plasmar.

Todos tenemos derecho a nuestro tiempo libre, pero hay cosas que puedes elegir hacer o no hacer, o hacerlas en un momento o en otro, mientras que hay otras que requieren nuestra presencia sí o sí, en el momento en que se nos necesita. Y atenderlas no es ser egoísta, es ser responsable.

Luego está el tema de los horarios laborales, y la necesidad REAL de estar en la oficina a según que horas y en según qué sectores. Tampoco comulgo con el 24/7 ni con el comercio abierto 365 días al año. No me parece que la libertad sea eso.

Pablo dijo...

Según el Estatuto de los Trabajadores y el Básico del Empleado Público todos tenemos derecho a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral. En este caso, como en todos, hay que tener claro que nadie regala nada, y que hay que luchar por lograr ejercitar tus derechos. Yo, a mis 45 añitos y sin niños ni padres supongo que no tengo derecho a vida familiar, pero si a vida personal, así que siempre he respondido a un "oye, acaba tú esto que me tengo que ir a por los niños" con un "ya lo harás mañana porque he quedado a patinar" y a un "agosto es mio que tenemos casa alquilada en Torrevieja toda la familia" con "y yo tengo un viaje muy chulo contratado a Nepal, ¿cara o cruz?". Aparte, como siempre, está el rendir mucho el tiempo en el que estás en la oficina y no joder por joder, pero lo dicho, nadie regala nada.

supaser dijo...

Completamente de acuerdo. Conciliación de la vida familiar si pero para todos, incluyendo todo tipo de cargas familiares, controlada y sin sin abusos. Tengo un compañero que ha pedido conciliación familiar con un horario muy chulo durante todo el año por cuidado de mayores, Sim embargo sus padres están ingresados en una residencia y solamente va a verlos los fines de semana. Tengo otro compañero separado y que a la hora de elegir vacaciones siempre tiene en la boca su convenio regulador. SIn embargo, alegando que tiene hijos reclama su derecho para pedirse vacaciones en Semana Santa, las semanas de navidad que más festivos tienen, todas las semanas santas y puentes, etc. LOs convenios reguladores siempre favorecen o perjudican al mismo progenitor? Y ya lo más de lo mas! Es política de mi empresa que los padres de hijos menores de 14 años puedan salir desde junio hasta septiembre antes por supuesto cambio de los horarios de colegio. Tenemos jornada continua todo el año, y con los horarios de muchos colegios que actualmente tienen jornada intensiva quien no pueda recoger a sus niños en junio tampoco podrá recogerlos en febrero salvo que el peque tenga jornada partida y de verdad les afecte el horario de verano de los colegios. ESto supone que todos los compañeros que tienen hijos trabajen durante tres meses muchas horas menos que los que no tienen hijos porque no son horas recuperables. Incluso ese compañero separado que no tiene la custodia de sus hijos y por tanto no va a ir a buscarlos al colegio. Es justo? Otra compañera tiene una madre dependiente al cuidado de una persona contratada que lógicamente tiene vacaciones. No puede acogerse a la reducción de jornada en verano ni tiene preferencia a la hora de compatibilizar sus vacaciones con el cuidado de una persona dependiente. Es justo? Por eso digo.... conciliación de la vida familiar controlada que hay mucho jeta y para todos que tus problemas familiares no son más importantes que los míos aunque yo no tenga hijos.

C. S. dijo...

¡Sí señora!

Laura dijo...

jehová, jehová!!

Carmina dijo...

Como siempre, tu sentido común es más que apabullante. En realidad es como un arma letal, así que no temas a las piedras, las superas con mucho. Sigue Moli, te necesitamos lanzando toneladas de verdades a las caras de tanto cretino como hay suelto

el chico de la consuelo dijo...

Es como protestar pq le den dias por fallecimiento de padres, si los demas no tienen padres. Las prioridades de maternidad paternidad tienen su función, lo que no quita para q se pida otro derecho para echar cervezas o para lo que sea. Cada cosa tiene su porqué distinto.

Como en eurovision Enrique tuelf points, tita ten points, seguridad social nain points.

madia leva dijo...

No sé cómo funcionan otros trabajos, pero en el mio va una rueda de prioridad de vavaciones en la que un año te tocan en julio, luego en agosto y al año siguiente en septiembre. No hay prioridad por hijos. Luego puedes pedir un permiso no remunerado para cuidado de un familiar (no solo por hijo) y si no siempre queda la excedencia por asuntos propios. Igual es que tengo mucha suerte con nuestro convenio, que es de personal laboral. Pero leo este post y no me veo en ninguna situación descrita. Tanto seas padre como no, siempre hay algun permiso al que acojerse.

Carmen dijo...

Yo no estoy nada de acuerdo contigo, pero no te voy a lapidar.
En Galicia a los trabajadores públicos, que sin llegar ni mucho menos al ideal, somos los que más conciliamos, los mayores priman mucho más que los hijos para los derechos. Mi derecho a escoger vacaciones por hijos nunca desplaza a otro trabajador, como mucho se pactan cambios en periodos no lectivos. Trabajo todos los días a domicilio y con cuidadores informales, y es verdaderamente aberrante ver cada día la verdadera economía sumergida: abuelos soportando jornadas eternas de nietos porque los hijos trabajan mucho por muy poco, mujeres que dejan trabajos para cuidar a los padres y con ayudas de risa... en fin...la familia no es igual que hacer esgrima Moli, ojalá lo fuera😅
Lo que tú afirmas solo se sostiene en una economía social mucho mejor que la actual y en una población menos envejecida y con más natalidad. Ah! Y si no vas al ikea a las 22 no se te ocurra tampoco tomarte unas cañas que igual el del bar a esa hora quiere hacer padel, y tú ahí consumiendo tontamente😉

Anónimo dijo...

Valentía y honestidad es lo que falta en España, y tu post tiene de ambas. Gracias

Anónimo dijo...

Yo estoy con Carmen. Creo que tu post como brindis al sol, es simpatico, y generoso al tener hijas. Pero es una opinion apresurada. Creo que con mas informacion es casi imposible pensar algo asi. Todos estamos de acuerdo en que los horarios deben ser racionales, tengas o no familiam Pero asi como estan las cosas, debe haber areas de priteccion para evitar situaciones jodidisimas para niños ( sobre todo para ellos mas que para los padres que no les veb) ancianos y enfermos. En sitios con jornadas mas racionales, paises like Suecia, siguen protegiendo el cuidado de los mas debiles y llamalos locos, pero no aparecen legisladas las clases de esgrima. Eso sin dejar de lado que por motivos estrictamente economicos la sociedad se fundamente en la solidaridad intergeneracional ( hijos que cotizan y pagan pensiones). Sospecho que este es un post fruto de situaciones amables,donde el mayor problema es ese; si dejas de ir o no a bares, no si dejas de no a ir a cuidar a tu padre enfermo. O si dejas de ver a tu hija. No es igual. Muy bien te tiene que ir para verlo igual.

Grace dijo...

En un mundo ideal todos deberíamos tener derecho a trabajar para vivir, lo que implica tener tiempo para vivir y no estar estresados con unos horarios terribles que no alcanza el cuerpo para todo, más allá de tener hijos o no.
También estamos las abuelas trabajadoras....y como podemos conciliar?
Ni que hablar de los mayores y otras situaciones.
Pero también quiero mencionar el tema de los "listillos" que usan a sus hijos para lograr lo que quieren. Personalmente tengo una compañera que siempre poner de excusa a su hija, pero casualmente prácticamente todos los fines de semana deja a su hija con los abuelos y se va de fiesta con su marido y amigos, no hace vida de fin de semana con su hija jamás; y así hay más casos.
Si no estuviesemos rodeados de tanta hipocresía el mundo sería mejor, y no pasarían tantas cosas desagradables que vemos día a día, pero.....así nos lo hemos montado, no?

Anónimo dijo...

Bueno, lamentablemente gente con morro, siempre hay. Yo tambien la conozco, cuando das ciertos privilegios y protecciones...la peña se anima y le echa cara. Eso da para otro post, por si Molinos se anima. Es posible que sea ese la que ha motivado este post; ver que la gente le echa cara y abusa de los demas por tener hijos. Pero por higiene, lo separaria del tema conciliacion, porque sino, simplemente no se podria otorgar ningun derecho ( bajas por enfermedad etc) porque casi todos se pueden mancillar.Son conquistas que deben existir, a pesar de los jetas, creo. Sin dejar de lado que todo el dispositivo de medidas concliliacion, ( al igual que ma ley de dependencia y sus malogradas ayudas) existem para facilitar la insercion de la mujer en el mercado laboral y evitar el absentismo y que tendria consecuencias negativas quitarlas. ¿ que debieran hacerlo los tios por igual? si pero...revisimos las estdisticas ( por ahora, la cosa cambiara y ya esta cambiando). En fin, a mi por mi curro esto me toca muy de lleno y por eso estoy en desacuerdo con el post. Y si hablara mi hermana pediatra de lo que se encuentra a diario en la consulta...( abuelos hiperexplotados, niños que van al cole malitos...) Y aqui paro, que soy la anonima participante mas brasas de este hilo. Un saludo a todo el mundo.

Carlos Moreno Serrano dijo...

Hey, que yo voy los viernes a clase de esgrima ¡y tengo hijos!

Sprocket, floretista (qué mal suena, pero lo de llamar tirador al que practica la esgrima es algo muy sorprendente; ¿a quién se le ocurriría?).

NáN dijo...

Los hijos, para quienes se los trabajan.

Has levantado ampollas.

Pero creo que es cuestión de organizarse, como en las orgías. Siempre hay gente queriendo trabajar en horarios distintos (en los últimos dos años de universidad pretendí, sin conseguirlo por culpa de mi aspecto, trabajar de noche en un hotel... sabía que tendría mucho tiempo libre para leer y estudiar... y que conocería muchas cosas de la vida que me interesaría para mi pretendida vida de escritor).

El problema de fondo, que lo arreglaría todo, es que con la industrialización, y luego las nuevas tecnologías, se nos auguró que "habría que trabajar menos": nadie nos dijo que unos trabajaríamos hasta el desmayo y otros se instalarían en el paro y la precariedad.

Organicémonos: es absurdo hacer una orgía de 18 tíos y dos tías. Necesitamos conciliarnos.

Gentzane Rojo dijo...

Tengo dos hijos pequeños y estoy de acuerdo en que mis amigos y amigas sin hijos tienen tanto derecho como yo a compaginar su vida profesional con la personal, sea la que sea... El único apunte que haría yo, es que es cierto que mientras yo tenga dos menores a mi cargo que son mi responsabilidad, no puedo ser tan flexible como otras personas, y si tengo que irme a cierta hora porque tengo que estar en la puerta del colegio a recoger a mis hijos menores de edad, por ejemplo,y es algo que no puedo postergar quince minutos, porque son mi responsabilidad y aún son muy pequeños. Ahora bien, es algo temporal, y que como mucho me da "derecho" a cumplir más a rajatabla el horario acordado o lo que sea, y como digo, es temporal y mientras tenga menores de edad dependientes a mi cargo (un chaval de 14 años puede esperar sin problema o ir a inglés solo). Pero eso no quiere decir que yo tenga derecho a salir a mi hora pero mis compañeros tengan que meter más horas que un tonto, o a que yo escoja las vacaciones sobre los demás... Ahí todos tenemos los mismos derechos, la vida personal de todo el mundo es importante, sea la que sea.

Anónimo dijo...

Yo lo siento, no estoy de acuerdo y además me parece una bobada....
No es lo mismo conciliar el poder recoger a tu hijo del cole que conciliar tu hora de padel.
No es lo mismo conciliar y poder llevar a tu hijo a una extraescolar (por ejemplo) deporte, que conciliar tu tarde de compras.
Yo no creo que tener hijos sea nada especial pero es verdad que tenerlos te complica la vida y la mayoría de cosas relacionadas con ellos coinciden en horarios con el tema laboral.
Que te lo pongan un poco fácil no me parece para tanto.
De todos modos, estos es hablar por hablar. En la empresa privada no hay conciliación; la única opción es reducirte el horario y cobrar menos (si te lo puedes permitir) y sino, ir corriendo a todas partes, pedir mil favores, etc...
Pilar

La Marmota dijo...

Yo creo que son temas similares pero distintos (a pesar de que en el diccionario sea la misma palabra). Por un lado está la conciliación laboral-familiar y esto está claro que vale para todos, a mí sin hijos me encanta contar las grietas del techo del salón y no pienso dejar de hacerlo. Por otro lado hay que entender que ciertas situaciones de la vida requieren un poco más de esfuerzo y tener hijos es una de ellas. Tampoco se puede argumentar que todos somos iguales y que allá se las apañen los padres con las vacaciones escolares, que ellos se lo han buscado. Se trata de encontrar el equilibrio y en el concilio también está el necesario entre compañeros de trabajo: hay que entender que cada uno tiene sus circunstancias e intentar que se adapten unas a otras en la mayor medida, evitando egoismos o prejuicios entre compañeros de trabajo y buscando encajar las vacaciones y las tareas.

Otro punto de vista del tema conciliar vida familiar y laboral es el contrario: igual que la paternidad no debería tener privilegios (pero sí se merece empatía), tampoco debería tener desventajas. Ser madre/padre no incapacita a nadie a asumir responsabilidades si así lo quiere, o a hacer carrera, pero eso en algunas empresas aún sigue siendo un imposible. Vivo en Alemania y miedo me da quedarme embarazada y escuchar los comentarios de mis compañeros sobre mi futura vida de ama de casa.

En fin, un tema muy complicado...

Anónimo dijo...

Menos mal que lo dices tú. Porque yo dije en una ocasión que también tengo derecho a poder llevar a mi perro al veterinario si está enfermo y que en el trabajo es impensable llegar contando eso y que de alguna manera me siento como "castigada" por no tener hijos... a mí sí que me cayeron piedras.
Todos deberíamos tener derecho a un horario decente y humano desde siempre y por supuesto eso incluye ANTES de tener hijos; después ya lo dedicaremos a lo que queramos: cuidar niños, plantar un huerto o no hacer nada. Así se eliminarían las diferencias y ya no haría falta la dichosa "conciliación" según su definición actual. Mientras sólo puedan conciliar los que ya los tienen, a los demás de alguna manera nos están diciendo: bah si tú total, no tienes nada que hacer cuando llegues a casa.