jueves, 30 de enero de 2014

Depilación, igualdad y feminismo.


Primero de todo y aunque sé que no va a servir de nada lo voy a decir cristalino una vez más:

Estoy completa y totalmente a favor de la igualdad de derechos y obligaciones entre hombres y mujeres.

Dicho esto, estamos completamente gilipollas y perdiendo el tiempo en majaderías absurdas que no van a ninguna parte. Peor, no es que no vayan a ninguna parte, es que hacen un flaco favor a los intentos de conseguir llegar a una sociedad donde todos tengamos, en la práctica, los mismos derechos y obligaciones.

Hay una movida absurda montada en torno a la depilación. Resumiendo, porque el tema es un coñazo, hace unos meses, una chica decidió dejar de depilarse y contarlo en un post que se publicó en el Huffingtonpost. ¿Interés del tema? Cero. ¿Repercusión mediática? Toda. Unos la llamaron fea, otros la aclamaron como revolucionaria frente a las presiones de los hombres contra las mujeres. La gente hablo de Rosa Parks y su pequeño gesto que cambio los derechos civiles en USA, de la lucha de las mujeres contra la rebelión de la estética, etc.  En fin, se les fue la pinza.

Y se les sigue yendo. Hay una campaña en twitter ahora mismo para que la gente mande fotos de sus sobacos peludos, Gwyneth Paltrow  ha dicho no se qué de su vello púbico, una compañía americana anuncia sus productos con maniquíes sin depilar y no paro de oír y leer opiniones enfervorecidas a favor de no depilarse como reinvindicación contra la sociedad machista. 

Me da igual que la gente se depile o no se depile. Me parece estupendo que cada uno haga lo que le de la gana con su pelo. El argumento de me he depilado siempre porque si no lo hago la sociedad me rechaza, me parece un absurdo...pero si te sientes más cómoda, más feliz y más todo por dejar de hacerlo, por mi estupendo. 

Para mi la depilación tiene exactamente la misma importancia que cortarme las uñas. Es decir cero. Lo hago cuando considero que la longitud de mis pelos ya no me mola y listo. Leo dramas vitales sobre "si no te depilas los hombres no te mirarán" y pienso que el drama vital es que te importe la opinión que un hombre con esas prioridades tenga sobre ti...

Todo este tema de la depilación si o no es una completa gilipollez.

¿La sociedad es machista? Si. 
¿Las mujeres tenemos menos derechos que los hombres? ¿En España? No. 

Lapidadme. 

¿Qué tal un poquito de autocrítica? ¿Qué tal un poquito de mirarse el ombligo y dejar de lado por un lado el tono "a las barricadas" y por otro lado el tono "lloriqueo"? 

¿Hacemos algo un poco constructivo y a ser posible sin insultar a nadie, hombres incluidos?

Desde mi humilde punto de vista de mujer, madre, trabajadora y con una depilación correcta y sin extremismos, voy a dejar aquí unas cuantas ideas que se me ocurren sobre este tema. Ideas que llevo mucho tiempo pensando. 

En España, los hombres y las mujeres tenemos  los mismos derechos y obligaciones. Legalmente es así aunque en la práctica no se cumpla. Peleemos por ello. Protestemos mogollón cuando por el mismo trabajo nos paguen menos, cuando no nos asciendan por ser mujeres, cuando nos llamen con diminutivos absurdos en el curro o cuando nos acosen por la calle. 

Persigamos y hagamos que paguen todos esos hombres que maltratan y matan a sus mujeres. No dejemos que ninguno nos   humille y ayudemos a esas mujeres a no dejarse humillar. Prestémosles toda la ayuda que necesiten y más. Lo que sea, lo que necesiten, lo que cueste. Ayuda, acompaña y anima a tu amiga que tiene una pareja que es un hijo de puta y que la está hundiendo a decirle que puede salir de ahí, que ella vale millones y que puede hacerlo. Todo es poco. 

Protestar y luchar por conseguir la igualdad práctica en los derechos no implica para mi: 

- insultar a los hombres. Que si, que ellos (algunos) son malísimos, faltones e insultones. ¿Y? Hay miles, millones de ellos que no. Tengamos clase y no caigamos en lo que criticamos, nos hinchamos a decir "es que ellos dicen que las mujeres somos todas unas..." y luego caemos exactamente en lo mismo. Mal. 

- lloriquear. Sí, se lloriquea mogollón. Nada de lloriquear. 

- emberrechinarse con pataletas absurdas. Si, son pataletas absurdas mal llevadas. Hace unos meses hubo un evento de divulgación en Bilbao muy sonado, muy importante y muy molón. Un par de días antes de empezar, se montó el gran follón porque de no se cuantos ponentes sólo había 2 tías. Muy muy muy mal por la organización. Sinceramente no creo que lo hicieran a mala fe, sencillamente ni lo contemplaron. ¿Les estoy excusando? Para nada. Lo hicieron de angustia. ¿Había que protestar? Si. Pero por favor, nada de actitudes de "No respiro y os hago boicot". Mucho mejor ser constructiva y decir "Eh, pandilla de tíos..¿qué tal si para el año que viene invitáis a alguna mujer más que las hay y muy buenas en divulgación y no  repetís este ridículo?" (No me creo que yo esté siendo constructiva...las cosas que tengo que hacer) 

- aprovecharse de la "condición de mujer". No se muy bien que es la condición de mujer pero el caso es que nos aprovechamos. Lo hacemos sí, no vale hacernos las que no. No todas y no siempre pero lo hacemos. El embarazo es ese gran momento donde cantidad de mujeres y cuando digo cantidad es que son muchas, se transforman de repente en pobrecitos seres humanos a los que hay que mimar como si se fueran a romper. Me niego a eso. Estar embarazada es tan natural como los pelos en las piernas, así que menos en casos graves de embarazos complicados que deben ser cuidados y mimados hasta el infinito, el embarazo no es un estado especial de gracia que nos haga más débiles. No vale hacerse la pobrecilla. 

- Es obvio y evidente para cualquiera con dos dedos de frente que nosotras estamos  y vivimos mucho mejor que nuestras madres y nuestras abuelas. Hace años (no tantos) las mujeres no estudiaban en la universidad, no podían tener cuentas bancarias sin el permiso de sus maridos, no podían por supuesto divorciarse y no tenían independencia económica porque no trabajaban. Ahora trabajamos y mucho y es jodido. Nadie dijo que fuera fácil, pero trabajar nos permite tener independencia económica y personal. ¿Trabajamos más que nuestras madres? Pues a lo mejor sí pero yo no lo cambio por nada. No quiero no trabajar y renunciar a mi independencia. Porque sí, porque si no trabajas por la razón que sea, estás renunciando a tu independencia económica. ¿Puedes hacerlo? Sí, claro que sí, pero es lo que estás haciendo y es un paso atrás en los derechos de las mujeres. 

- Queremos igualdad en todo. Eso es lo justo, pero la igualdad va en dos direcciones. Si tienes un hijo, la baja de paternidad/maternidad debe ser igual para los dos. Padre y madre, la misma duración y las mismas condiciones. Años peleando y quejándonos de que los hombres no se encargan de los hijos y de las tareas del hogar, pero cuando llega el momento..¿cuántas mujeres vamos a trabajar y se quedan ellos en casa? Muchos no quieren, cierto, pero ¿cuantos quieren y ellas dicen que ni de coña?. Para que esto no sea algo aleatorio y para igualar a todos en las condiciones de contratación y laborales, peleemos para que las bajas de maternidad/paternidad sean iguales y obligatorias para ambos. O es que ¿los padres son menos que las madres? 

- Más igualdad. Custodia compartida como primera opción. Nos queremos, nos casamos, tenemos hijos, ya no nos queremos...vamos a separarnos: yo me quedo con todo porque sí, porque soy la mujer, la madre y la esposa. Un planteamiento de mucha igualdad. Sí, ya lo sé....ellos no quieren. Vale, pues estupendo, si no quieren entonces custodia para ellas, pero ¿y los que quieren? Igualdad. 


Se que no todo es blanco o negro, que no es fácil, que hay cantidad de tíos que son unos cabrones, unos machistas y unos maleducados que creen que las mujeres somos inferiores. Lo sé y los desprecio por ello, pero no perdamos el tiempo con ellos. Son cerriles, son maleducados y son unos cretinos. 

Creo sinceramente que no lo estamos haciendo bien, que estamos perdidas en batallas ridículas y muy tontas ,desperdiciando esfuerzos y energías que podríamos enfocar en conseguir poco a poco la igualdad en la práctica. Dediquemos nuestro tiempo y nuestros esfuerzos a pelear para que la inmensa mayoría de los hombres que no son imbéciles,  vean las cosas como nosotras las vemos y la lucha sea compartida. 

Eso sí, y como dije el otro día..la igualdad era esto y hay cosas que no nos van a gustar.  


martes, 28 de enero de 2014

Seis años de Cosas que (me) pasan


Uno, dos, tres, cuatro, cinco y seis.

Seis años desde que empecé a escribir para probar. Seis años. Uno detrás de otro.

Han dado para mucho, para muchísimo. Para mucho más de lo que jamás hubiera podido imaginar.

Seis años de blog son todo esto.

Todas estas palabras son el blog, son Cosas que (me) pasan, que (me) han pasado. Libros que he leído. Películas que he visto. Son palabras que me he inventado, posts que he escrito. Expresiones que escribí un día y que ya se han quedado. Son mi familia hecha personajes. Son los sitios en los que he estado. Las tonterías que he dicho. Las reflexiones que se me han pasado por la cabeza. Las risas que me he echado....y son los descerebrados.







- ¿Por qué no pones la canción de Scarlett?
- ¿Scarlett? La odio. NI DE COÑA la pongo en el video de celebración de los 6 años.
- Tú sabrás.

No se me ocurría nada mejor para celebrar estos increíbles seis años que una recopilación de mis mejores momentos haciendo el tonto... con Scarlett de banda sonora.



Seis años de Cosas (que) me pasan from Molinos on Vimeo.



Gracias infinitas a todos por estos seis años. Moláis mil.


Un millón de gracias a Israel y Anna por la plantilla y el nuevo diseño.


lunes, 27 de enero de 2014

MOLIDOCUMENTALES: EL MATÓN DE TWITTER.

Twitter es un bar, pero no siempre es el mismo bar. Hay veces que es un bar tranquilo dónde tomarte una copa y charlar con amigos. Otras veces es la tasca dónde entras a tomarte un café rápido y ojear la prensa y otras veces, sin saber muy bien cómo se transforma en un bar de instituto, de instituto de esos chungos de las pelis. 

En esas ocasiones, allí está él: el matón de twitter. 

El matón de twitter es exactamente igual que todos los matones: un maleducado, un chulo y un prepotente que por alguna extraña razón ha conseguido destacar en algo. En twitter eso es fácil. 

Se pasea con las manos en los bolsillos mirando a su alrededor. Mira desde arriba, porque él se cree superior. Camina arriba y abajo contemplando desde su atalaya de matón a los que él considera piltrafillas. Le ves llegar, le oyes hablar y sabes que va buscando gresca. Se aburre, sus colegas no le hacen caso o le pica algo, pero el caso es que se aburre. Quiere gresca.  

Pulula por la red orgulloso, pensando que tiene la cola más larga (de seguidores) y que él manda. Detrás de él, lleva  su cola (de seguidores) dispuestos a jalearle o lanzarse a morder a quién él les indique. Busca, olfatea, rastrea la red buscando una presa. El matón de twitter es bobo, pero no tanto como para meterse con alguien de su talla. Así que elige una presa, alguien pequeño, indefenso, un desconocido que en su rinconcito ha decido escribir algo, una opinión personal, un comentario con una idea...Le ha apetecido hacerlo y lo ha hecho, sin más. Sin más y si tener una gran cola (de seguidores). 

Localizada la presa, el matón de twitter se lanza como un perro de presa. Primero llega y empuja al indefenso desconocido. Le insulta, le humilla, le ridiculiza y se ríe. Se ríe muy alto, con carcajadas de superioridad que sus hordas de seguidores le jalean. 

La víctima, que no sabe muy bien de dónde le llegan las leches, en unos casos trata de contestar explicándose "No, mira...lo que yo quería decir es", a lo que el matón responde con más malos modos, más risitas idiotas y más insultos pretendidamente ingeniosos e inteligentes. 

Otras veces la víctima no se deja tocar los cojones por el matón y le contesta en su estilo, poniéndose a su nivel e insultándole. 

El matón entonces se para, se gira y le dice algo como "No tienes ni puta idea de con quién te estás metiendo y quién soy yo". Y acto seguido lanza a sus huestes a por la indefensa presa, mientras sigue riéndose y retratándose ante el resto de twitter que le está viendo como el completo cretino que es. 

Una vez terminado el descuartizamiento de la víctima, cuando se ha cansado de jugar con ella, cuando considera que ya ha mostrado suficiente su poder o sencillamente se ha cansado de jugar, el matón de twitter se vuelve a su casa a hacer lo que sea que hacen los matones...nada interesante, me temo. 

A veces, la jugada le sale mal. Normalmente el resto de twitter, el resto de la gente del bar no se mete en la gresca. Le ven venir, saben que va a hacer, pero no dicen (decimos) nada. Unas veces por miedo, otras veces por pasotismo, otras veces porque no es nuestra guerra...pero a veces, algunas veces, llega alguien más poderoso a mediar en la gresca, a pararle los pies al matón. Ese alguien suele tener poder, autoridad, educación, una cola aún más grande (de seguidores que no de hinchas enfervorecidos) y mucha mucha clase.  

Mientras el matón está ahí con las mandíbulas apretadas en torno a su presa o dándole empellones contra la pared, ese alguien llega y le toca en el hombro. Con clase, con sutileza, con la autoridad que le da ser un señor y no un macarra de polígono. 

El matón se gira dispuesto a seguir repartiendo leches, insultos o lindezas supuestamente ocurrentes a quién sea que se ha permitido interrumpirle, pero al girarse y ver quién le interpela, se queda paralizado. Se le hiela la sonrisa y la cara y no sabe muy bien qué decir. No puede agachar la cabeza y retirarse a sus cuarteles. No es tan sencillo. Sabe que ese alguien puede hundirle, sabe que ese alguien es más listo, más inteligente y más educado...pero también sabe que se debe a su cola (de seguidores) y que no puede abandonar el bar sin más. Balbucea respuestas, trata de reconducir la situación. Mágicamente abandona el tono de macarra, los insultos y la prepotencia y comienza a contestar con educación. 

El alguien que ha aparecido para pararle los pies, le trata como se merece. Con distancia. Con educación, clase y contudencia, le contesta hasta que le pone en su sitio. Los demás, vemos como el macarra se achanta, como se hace pequeño en su chupa de cuero y como al final balbucea algo y se marcha con la cola entre las piernas. 

Normalmente no aprende y  al cabo de un par de días...repuesto su maltrecho orgullo y confiando en que nadie se acuerde de él, vuelve. Se pasea. Mira. Rastrea. Y busca gresca. 

¿Por qué le sigo? me preguntaba el otro día. Me produce hostilidad y ganas de matar. ¿Dejo de seguirle o le hago un post? Mejor aprovecho la inspiración y luego ya veremos....

 Por supuesto, matones de twitter los hay ellos y ellas. No se salva nadie.  


jueves, 23 de enero de 2014

¿POR QUÉ SE ESCRIBE? PRIMO LEVI Y LOS BLOGS.


La sabiduría de Primo Levi aplicada a los blogs. 

Dice Levi que se puede escribir por varios motivos:

1) Porque se siente el impulso y la necesidad de hacerlo. Esta es, en una primera aproximación, la motivación más desinteresada. El autor que escribe porque siente que algo o alguien se lo dicta no obra en pos de un fin: su trabajo podrá granjearle fama y gloria, pero serán un beneficio añadido, no conscientemente deseado: un subproducto en definitiva. 

Mmmmm...pues si, pero creo que cuando se empieza un blog, se hace más por imitación, rollo chimpancé amaestrado. No te levantas un día y dices "me apetece escribir un blog". De hecho, ahora que lo pienso, creo que la secuencia correcta e inevitable es: leo blogs - me pica la curiosidad - ¿podría hacer algo así? - vamos a intentarlo. 

Primero se leen blogs y luego se escribe (o se intenta) escribir el propio. 

Después y con el tiempo y suerte y ganas, es verdad que se siente ese impulso y necesidad de escribir como sino hubiera mañana. Escribir porque sí, porque se necesita, porque si no se hace no se puede hacer otra cosa, porque el impulso te parasita el pensamiento y el tiempo.  

2) Para divertir o divertirse. Afortunadamente, las dos variantes coinciden casi siempre: raro es el escritor que escriba para divertir a su público y no se divierta haciéndolo y raro es también que quién se deleita escribiendo no transmita al lector al menos una porción de esta diversión.  

¡Si! Hay grandes blogs con grandes posts escritos por gente con un talento increíble y que consiguen hacer reír, hacer reír hasta llorar. Es verdad que escribir algo divertido suele, a su vez, ser divertido, pero no hay que confundir esto con facilidad. Bueno, creo que más que facilidad... o se tiene el don para hacerlo o no se tiene. Creo que se puede aprender a escribir para contar cómo te sientes o una historia, pero no se puede aprender a ser divertido. 

Se puede fingir la tristeza...pero no la risa. 

3) Para enseñar algo a alguien. Hacerlo, y hacerlo bien, puede ser algo precioso para el lector, siempre que los pactos sean claros. 

Pues sí, hay cantidad de gente escribiendo blogs para tratar de enseñar algo a los que lleguen hasta ellos. Gente que se preocupa, que estudia, que sabe mogollón de un tema y que trata de contarlo de la mejor manera posible para que leerles sea entretenido, ameno y sobre todo...que el lector llegue hasta el final. 

Por supuesto, también hay gente que trata de enseñar algo a alguien en plan "listillo de los cojones", rollo aquí vengo yo con todo lo que sé a echártelo en la cara porque eres una piltrafilla que no tienes ni idea de nada. Inexplicamente el rollo listillo de los cojones tiene mucho más tirón publicitario que el que se lo curra hasta el infinito. Así va el mundo. 

4) Para mejorar el mundo. 

Esto creo que no. Nadie escribe un blog pensando que mejorará el mundo y si alguien lo hace, lo mejor es acercarse despacito, pasarle la mano por el pelo y dejarle en su mundo de luz y color. 

Otro rollo son los que creen que con sus posts de denuncia de todo y de crítica de absolutamente todo van a conseguir la revolución porque se convierten en gurús de opinión. Con estos, lo mejor es alejarse rápidamente porque es increíble lo lejos que se oyen sus gritos mientras están cómodamente sentados en sus sofás diciéndole al mundo lo que tiene o no tiene que hacer. 

Un blog no mejora el mundo, puede hacer sentir bien a alguien un rato, mientras lee el post y otro rato cuando lo recuerde, pero lamentablemente no hace el mundo mejor. 

5) Para dar a conocer las propias ideas. (...) Esta categoría coincide de hecho con la de los filósofos, ya sean estos geniales, mediocres, presuntuosos, amantes del género humano, diletantes o locos. 

Esto es lo mejor de la red y los blogs. Permiten que cualquiera pueda coger sus ideas sean éstas geniales, mediocres, presuntuosas, buenas, malas, o sencillamente locas y exponerlas al mundo. Lo más probable es que no las vea nadie, pero la posibilidad de que lleguen a mucha gente está ahí. 

Además, poder plasmar las ideas y colgarlas en la red, permite fijarlas y darles forma. Sí, se podría hacer lo mismo en un cuaderno...pero no es igual. Y además, si da la casualidad de que a alguien le interesan tus ideas, es posible que haya un enriquecedor intercambio de opiniones y crezcas. O no, es posible que alguien crea que tus ideas son idiotas y te las rebata...y es posible que aprendas o que te cabrees. 

En cualquier caso, la red nos permite a todos mostrar nuestras ideas. Serán buenas o malas, fabulosas o una majadería...pero son nuestras. 

6) Para liberarse de una angustia. A menudo escribir representa un equivalente de la confesión o del diván de Freud. No tengo nada que objetar a quien escribe apremiado por la tensión: es más, le deseo que consiga liberarse de ella, tal y como me sucedió a mí hace muchos años. Le pido, sin embargo, que se esfuerce por filtrar su angustia, que no la arroje tal cual, áspera y cruda, al rostro del lector: de lo contrario se corre el riesgo de contagiarla a los demás sin alejarla de uno mismo. 

El anonimato de la red permite eso, permite el desahogo de la pena, la tristeza o el agobio total. A veces es más fácil contarle tus mierdas a un desconocido que ni siquiera sabes si te leerá que contárselas a tu hermana. Escribir un blog puede servir de desahogo, pero como dice Levi...hay que limar tus mierdas un poco, tus mierdas son tuyas y un mal día lo tiene cualquiera, pero un blog lleno de pena suprema permanentemente no es bueno para el que lo escribe...ni para el que lo lee, que se acabará alejando porque lamentablemente todo el mundo tiene sus mierdas.

Analizar la pena y los malos momentos, incluso dejarse llevar por ellos no está mal. Es más, hay que hacerlo de vez en cuando, si además eres capaz de sacarlo fuera y contarlo, mejor para ti. Pero de eso a regodearse en el auto ombliguismo sufridor y pasarse el día mostrándolo al mundo va un trecho. El trecho que va desde el sano ejercicio que hace que el lector empatice...al punto donde el lector dice "eres un puto brasas y todos tenemos nuestras mierdas".

7) Para hacerse famoso. Creo que sólo un demente puede ponerse a escribir con el único objetivo de hacerse famoso; pero también creo que ningún escritor, ni siquiera el más modesto, ni siquiera el menos presuntuoso, haya sido inmune a esta motivación. Ser conocido, leer sobre uno mismo en los periódicos, oír hablar de uno, es dulce, qué duda cabe; pero son pocas las alegrías de la vida que cuesten tanto trabajo, y pocos los trabajos con un resultado tan incierto. 

Creo que hay mucha gente que empieza a escribir pensando, no tanto en hacerse famoso como en tener muchísimas visitas. La obsesión por las visitas mató al blogger. 

El afán por el famosismo bloguero acaba con cualquiera de las otras motivaciones que se puedan tener a la hora de escribir. Pensar qué escribo que me de visitas, que me haga famoso es un trabajo absurdo y con un resultado muy incierto. Si no se consigue es posible que la decepción acabe con el blogger, o peor, le haga pensar que lo que escribe no vale nada....y no vale nada mientras lo haga por el afán de popularidad. 

Otra cosa y lo he dicho cien millones de veces y el que diga lo contrario miente, es que no mole infinito escribir algo porque si, porque te sale, por enseñar, por contar tus ideas....y que resulte que eso le interese a mucha gente. Eso es otra cosa...y obviamente el ego bloguero aletea feliz. 

8) Para enriquecerse. 

Si alguien escribe un blog para ganar pasta hay que quererle mucho.  Probablemente todavía crea en los Reyes Magos, el Ratón Pérez, los unicornios, Indiana Jones y Mary Poppins. 

9) Por costumbre. He dejado para la última esta motivación, que es la más triste. (...) Que vigile con lo que hace: por ese camino no llegará muy lejos, acabará fatalmente por copiarse a sí mismo. Es más digno el silencio, temporal o definitivo. 

Yo no lo llamaría escribir por costumbre. Creo que es más bien escribir como un hábito, como una rutina. Se asume que es inevitable no repetirte, volver sobre lo mismo, copiarte y volver a repetirte, pero la alternativa es peor. 

Si te callas, si no escribes...es verdad que no te repetiras, pero también anularás la posibilidad de que haya un destello, de que una  idea  surja y sea original y diferente y puedas y sepas contarlo. 

Además, creo que aquí se vuelve al principio....llega un momento en el que puede parecer que escribes por costumbre, pero lo que realmente ocurre es que escribes porque sientes el impulso y la necesidad de hacerlo. 

Sencillamente, no sabes no escribir. 


Todo esto y mil millones de cosas más surgieron en mi absurda cabeza mientras leía y doblaba un millón de esquinas del fabuloso libro  El oficio ajeno
  Ya las iré contando. 

martes, 21 de enero de 2014

¿CÓMO SABER SI HAS TRIUNFADO?


Hay noches que sales y triunfas.

¿Cómo lo sabes? Hay una serie de señales inequívocas.

1.- Te despiertas y sonríes. Así, sin más, porque sí. Hasta te sientes un poco mema.

2.- Tienes el pelo como si fuera el centro de nidificación de toda la población de cigüeñas de tu ciudad. Pareces un gremlin. (esas películas, anuncios y fotos dónde las tías salen con cara de estar satisfechas sexualmente pero con el pelo completamente sedoso y liso...son ciencia ficción). Probablemente necesites medio bote de suavizante para dejar de parecer un gremlin enfurruñado pero ¡qué más da!

3.- Tersitud. Ni crema, ni lociones, ni serum, ni correr, ni nadar, ni nada de todas esas majaderías. Nada como un buen triunfo para tener la piel tersaaaaaa.

4.- Pérdida de ropa o / y complemento. Buscarás tu ropa en un radio de dispersión variable pero completamente absurdo y probablemente hayas perdido un calcetín, una pulsera, un pendiente, el cinturón o lo que sea. Lo mejor es que te da igual...

5.- Mirar debajo de la cama. Uno solo mira debajo de la cama a) para hacer limpieza de temporada b) para saber si las pelusas exigen un trato o c) para buscar su ropa interior después de una noche de triunfo. 

6.- Sonríes. Encontrarte cabeza abajo con el pelo colgando mirando debajo de la cama te hace sonreír estúpidamente. 

7.- Agujetas. Agujetas brutales. Aunque estés en forma, aunque hagas deporte...si es un triunfo de verdad, tienes agujetas. Y te da la risa. 

8.- Agujetas en músculos increíbles, que ni siquiera sabías que tenías. El músculo de la barbilla, ese gran desconocido. Puedes pasarte una semana masticando un mamut que tu barbilla ni se inmutará, triunfa por todo lo alto y descubrirás que se puede tener agujetas ahí.  

9.- Despellajamiento de barbilla. He oído leyendas urbanas sobre despellejamientos en codos y rodillas, pero frente a eso sólo tengo que decir que hay que triunfar en sábanas con suavizante. El esparto es mal. También me han contado cosas de moratones y marcas de dientes...pero yo eso no lo considero un triunfo. La efusividad descontrolada es peligrosísima...e innecesaria.  

10.- Al salir a la calle, todo se ve más nítido. No mejor, ni más bonito, ni más de color de rosa, no. Más nítido. 

11.- Más sonrisas, esta vez provocadas por los espasmos recordatorios que sufres cada vez que te acuerdas de algún momento concreto de la noche. Recuerdo-espasmo-agujeta-sonrisa. Esa es la secuencia, y se va repitiendo durante todo el día.  

12.- Al rememorar la noche, te das cuenta de que lo que más recuerdas de la habitación...es la lámpara. 


lunes, 20 de enero de 2014

LO DE FRANÇOIS. UNA REFLEXIÓN.


François es presidente de la República francesa. Está divorciado de Segolene con la que tuvo 4 hijos y que también  quería ser presidenta de la República. Hasta hace poco se suponía que tenía una relación (bonita o no...eso no se sabe) con Valerie, una periodista que dejó su curro para poder ser primera dama. Ahora se ha descubierto, o más bien los medios han contado que François tiene una relación con una actriz, Julie, a la que va a ver en moto. 

¿Qué interés tiene todo esto? Ninguno. Es una movida entre François, Segolene que supongo que está aliviada de no estar en el centro del embrollo, Valerie que la pobre anda como pollo sin cabeza y Julie que no tengo claro que estará pensando. A los demás, nos tiene que dar exactamente igual porque para empezar no tenemos ni puta idea de nada. 

El que crea que sabe lo que pasa en las relaciones de los demás, aunque sean sus hermanos, sus padres o sus amigos es un ingenuo o un cretino. 

Si no tiene ningún interés, ¿por qué escribo sobre ello?

Pues porque escuchando y leyendo esta semana las "noticias" sobre este tema, he flipado muchísimo con el tratamiento que se le ha dado al tema: "François Follande" escuché a un pedazo de comunicador mañanero, "¿Qué les das François?" o "con esa pinta de dependiente de Galerías Lafayette" y un montón de lindezas, chistecitos procaces y cositas de dudos gusto. Con dos cojones...y lo peor es que no he oído a nadie quejarse. 

Alguien puede pensar, esas cosas no son para quejarse, no son insultos, es humor y como personaje público te expones a ello. Correcto, pero ¿qué hubiera pasado si Hollande hubiera sido una mujer y hubieran dicho de ella esas cosas? Es más, ¿qué pasa cuando alguien dice de una mujer cualquiera de estas cosas? Se monta un pollo de mil pares de narices. Todo el mundo se indigna muchísimo y dice que es un ataque a la mujer, que es denigrante, insultante y no se puede permitir. Y estoy totalmente de acuerdo pero...¿por qué no montamos el mismo pifostio si se dice sobre un hombre? ¿No lo montamos porque teóricamente ellos hacen más estas cosas y por tanto se lo merecen un poco? Probablemente sea por eso, pero eso es ruin y rastrero. 

Estoy completamente de acuerdo en que a diario se insulta a las mujeres por su aspecto, lo que hacen, lo que dejan de hacer y si por ejemplo la protagonista de la noticia hubiera sido Angela Merkell  me imagino los chistes, hasta yo soy capaz de pensar algunos supuestamente graciosos e igualmente "ofensivos". Pero no protestar o indignarse cuando se hace lo mismo con un hombre, lo siento pero a mi modo de ver resta valor a nuestras quejas sobre el tratamiento que a las mujeres se les da en los medios. ¿Qué es peor a las mujeres? Sí, pero ¿y qué? ¿Cómo funciona esto entonces? ¿Vamos a permitir los insultos y chistes zafios sobre los hombres hasta que se alcance el nivel de los que han sufrido/sufren las mujeres? ¿Ese es el criterio? 

No estoy de acuerdo. O nos indignamos y nos la cogemos con papel de fumar para todos o simplemente pasamos del tema para todos. Creo que es la única manera de que las reivindicaciones y quejas por parte de las mujeres, totalmente justificadas, tengan valor para corregir la situación. Un insulto o un desprecio es igual de grave si se dirige contra un hombre o contra una mujer.  

La igualdad era esto, nos guste o no. 

O así lo veo yo. 

jueves, 16 de enero de 2014

MÓNICA CUMPLE 40



Hay gente que hace tu vida mejor. No mejor en plan peliculero ni grandilocuente ni nada de eso, hace tu vida mejor porque cuando te pasa algo bueno, es mil veces mejor cuando lo compartes con esa persona, porque  se alegra tanto como tú  y cuando estás sumido en la más absoluta de las miserias, cuando crees que no vas a poder más, ese pozo negro es un poco menos negro con sólo una palabra, una mirada o un abrazo de esa persona. 

Tú eres una de las (pocas) personas que hace mi vida mejor y hoy cumples 40. Sí, 40 palos y por una vez sabes los años que cumples. Ni recuerdo la cantidad de años que estuviste convencida de que cumplías uno menos:

- Moli, cumplo 35...
- Una leche,  sólo tienes uno menos que yo, cumples 36. Todos los años intentas colármela. 
- ¿En serio? 

"Moni room" pone en mi móvil cuando me llamas. Ese es el mote que te pusimos cuando nos conocimos. Éramos malvados y ocurrentes. 

- Tio, ¿dónde te metiste ayer por la noche?
- Moli...ayer ligué.
- ¡Bien por ti! Me alegro. ¿Quién era ella?
- Una tía de Cercedilla, la has visto mil veces. Se llama Mónica. 
- Ni idea. y ¿Qué tal?
- Bien, es una tía genial y muy divertida. Muy apasionada, acabamos en su casa. 
- Pues muy bien, ¿no?
- Bueno, en un momento en que estábamos en el sofá a lo nuestro de repente me dijo.."tengo una idea...empieza por habi y termina por tación" 
- Jajajajaja...que crack. Tengo que conocerla. 

Contigo, juntas, hemos pasado los mejores momentos de nuestras vidas y también los peores. He conocido a tu ristra interminable de novios, les he cogido cariño a (casi) todos y luego he tenido que odiarlos cuando tocó. A lo que siempre me he negado es a mantenerlos como amigos, eso te lo dejo a ti. Me fascina tu capacidad para mantener a tus ex en la zona amigos...incluso a los que eran unos completos cretinos. 

Recuerdo el día que conociste al Ingeniero y dijiste "Me gusta". Recuerdo el día que nació M y me llamaste nada más bajarte del avión que te traía de Bolivia más emocionada, mucho más emocionada que yo. Has estado siempre que he tenido que tomar una decisión jodida, me has empujado, levantado, sostenido y dado dos leches. Y me has aguantado muchísimo. 

Se también cuál ha sido el día más triste en toda nuestra amistad. En el verano del 2005, yo dormía en Los Molinos con C recién nacida a mi lado. Era temprano y trataba de recuperar algo de sueño tras una noche infernal de bebé. Sonó el móvil, vi tu nombre en la pantalla y supe que algo iba mal, muy mal.

- Moli, soy yo. Se ha muerto mi madre de un infarto. No sé cuando, no sé que día es hoy aquí, ni qué hora es en Madrid..¿Qué hora es? ¿te he despertado?
- da igual, eso da igual. ¿Sigues en Vietnam?  Aquí es por la mañana. ¿Cuándo vienes?
- No lo sé, no lo sé...no hay vuelos para volver.

Lloramos juntas a 11.000 km de distancia porque era lo único que podíamos hacer. Cuando conseguiste regresar, me planté en tu casa con C recién nacida colgada para intentar acompañarte mientras te sentías de corcho. Creo que aquel día fue cuando decidimos que tu cordón umbilical te impediría irte a vivir a más de tres manzanas de la casa de tu padre. Esa casa dónde hasta hacía poco había vivido Sansón, tu perro con cataratas al que amargaste la vejez acogiendo dos gatitos siameses asquerosos a los que yo odiaba y que se dedicaban a putearle. Pobre Sansón.

Me gusta quedar contigo, cuando sea, donde sea, para cualquier plan raruno. Me gusta subir a tu refugio de Camorritos dónde siempre es otoño o invierno aunque sea agosto y que me des de cenar gazpacho caducado y 3 croquetas. Me gusta cuando me planto en tu casa de Madrid mientras peleas con tus terroristas para acostarlos. Verte de madre de bebés ahora que yo ya he pasado esa etapa y recuerdo todas las horas que pasamos comentando el lado oscuro de la maternidad me hace muchísima gracia. Eres la primera persona que tuvo un ejemplar de mi libro. 

Para las princezaz eres "Mónica que hace el tonto" y lo seguirás siendo eternamente. Es un nombre que te pega tanto...

Eres la mejor médico que conozco aunque no me hagas ni caso cuando te llamo porque me duele algo. Eres la persona más vital que tengo en mi vida,  la que más me consuela y la que consigue que respire cuando siento que no puedo más. Eres la persona que mejor me conoce y a la que he contado cosas que nadie más sabe...gracias a ti elaboré la teoría del egomaker y estamos escribiendo todo un tratado sobre el elefante de la TSNR. 

Me consuelan tus abrazos, tu sonrisa me hace reír y consigues siempre que me ría. No me suena raro cuando me llamas por mi diminutivo...sólo tú me llamas así. 

Hoy cumples 40 y estoy tan orgullosa de ti que no me cabe en el cuerpo.  

Por ti, iría a la Luna, haría snorkel y hasta bailaría contigo en este vídeo. 





Pero empecemos hoy tocaba este caminito de chuches por tu cumpleaños.  

Feliz cumpleaños "Moni room".


lunes, 13 de enero de 2014

DESPELLEJE GLOBOS DE ORO 2014.

Ya está aquí el primer despelleje del año.

Por un lado pienso, "paso, este año no lo hago".
Por otro pienso, "venga sí, si total es fácil. Es sentarme y escribir sencillamente las tonterías que se me ocurren viendo trapos. Pura frivolidad".
También pienso...hay descerebrados que lo están esperando, aunque hay otros que llegaran y dirán "qué mierda".

Decisión: abro IMDB y veo lo que se ha cocido esta noche en Los Ángeles. Lo mismo iban todas ideales y no tengo nada que despellejar.

Ja.

Se ha cocido un DESPROPÓSITO ABSOLUTO.

Las presentadoras del acto.  Seamos sinceros, sino fuera porque Tina Fey nos cae bien, la crucificaríamos eternamente por ese vestido. A mí no me cae tan bien...y además sospecho que no debe ser tan simpática si no tiene alguien alrededor que le haya dicho "Tina, cariño, los estampados gigantes fucsia sobre fondo negro son mala idea. Y no, que sea reversible no lo hace más molón". Soy bastante fan de Amy por haber apostado por el negro sin estridencias rarunas, por saber peinarse y por tener cara de "yo iba normalita, pero al lado de Tina voy pibón". 

Fassbender ¿este es el tío que llevan recomendándome desde que escribí el post de Ryan? Pero, pero, pero..¿Qué tipo de estafa es esta? Es blandengue y consigue que la barba sea poco de noruego y  más de "voy disfrazado". Me pone cero, menos que cero.

George Kotsiopoulos. Se lleva el premio a "Voy a marcar tendencia...y cagarla"

Ana Gun y su vestido "Se me ha dado de sí la piel y no se que hacer con ella". Un espanto color carne. Paula Patton iba más o menos de lo mismo, de "buñuelo de nata".

Laura Carmicael, primer candidata a "Premio pechitos"

Jaqueline Bisset, con un traje sacado del baul de disfraces de madrastras Disney y sin duda "Premio Pechos con fundamento". Se lo doy por encima de Ariel Winter que la pobre tiene una edad muy mala y no sabe muy bien qué hacer con ellos. Ariel, querida, con ese pecho drapeados NO. Hazme caso.

Sofia Vergara, ha ido al mismo baúl que Jaqueline. Va de Úrsula, la bruja del mar. Horrible.

Las jaboneras de Thea Andrews.

Madison Walls  ¿Cómo ha conseguido parecer lánguida, hortera y choni de polígono con un solo vestido? Qué espanto, pedrería, transparencias, color carne y azul bebe.

Zoey disfrazada de burbuja rondel oro despeluchada. Me preocupa esta chica, lo tiene todo para ser una tía normal bien vestida y se empeña en ser un repollo con lazos.

Kristen Conolly, no sé si nominarla a "pechitos" o descalificarla por llevar el traje pegado a los pezones con loctite. Amy Adams lo lleva justo al revés, los pechitos pegados al vestido. Parece lo mismo...pero no lo es.

Naomi Watts disfrazada de Nicole Kidman. O de raspa de sardina.

Michele Dockery de gris o algo. Yo creía que esta chica era buena actriz porque en Dowton Abby pone muy bien cara de aristócrata. Ahora se que le sale solo...es su cara de qué asquito me da todo. A Sarah Paulson le pasa lo mismo, a lo mejor tiene algo que ver con ir vestida de un color entre gris y mierda en los cristales de tu coche.

Catlin FitzGerald, que mona. La veo y canto "tengo una muñeca vestida de azul, con su camisita y su canesú".

Uy, una ilusión óptica.

Uy, una escobilla de la chimena. 

Mi paciencia con Elizabeth Moss se ha terminado. ¿Se puede saber qué drogas toma o qué tipo de apuesta ha hecho para ir hecha semejante engendro? El vestido es de las cosas más horribles que visto jamás: transparencias negras macarras, apliques geométricos horrorosos. Además, le sienta fatal, le hace tripa y por supuesto como son "transparencias"...se transparenta y NO ES BONITO. Elizabeth ha debido pensar que el vestido por sí solo no era lo suficientemente espantoso y ha decidido seguir sumando horripendeces a su look. A saber: uñas negras, pendientes geométricos pasados de moda y para rematar la faena ha pasado de peinarse y lo que es aún peor..¡ha pasado de lavarse el pelo!  Sinceramente, Elizabeth solo conseguirá volver a caerme bien si me entero que fue drogada a la gala o era una apuesta o una prueba absurda de amor supremo.

Robin Wright. Tíos que me leéis, sed sinceros. Robin es guapa, estilosa, atractiva, con clase...¿por qué se empeña en estar tan tan flaca? ¿No estaría mejor con 3 o 4 kilos más que le dieran aspecto de mujer y no de alambre?

Lena Dunham. No sé que decir. Hay que ser muy valiente o que te la sople mucho todo para vestirte de Piolín y poner pose de pibón.

El premio Piruleta de la gala ya tiene ganadora. 

Hayden Panetiere o como el peinado "lamido de vaca" descubre que tienes mucha frente...demasiada.

Andy Samberg. Llega unos 50 años tarde a la gala. ¿Soy yo la única que ve ese vestido antiguo? Y con antiguo no quiero decir "vintage", quiero decir viejo. Apuesto a que huele a naftalina.

¡No me lo creo! Ha llegado el año en el que por fin, Michael J. Fox ha envejecido. Yo creo que es el tinte, pero en cualquier caso, el fin del mundo está cerca.

Berenice o como cagarla yendo de rojo. ¿Qué lleva puesto? ¿Un vestido largo con una chaqueta encima a la que ha añadido flores?¿Son pelusas? No sé si es un conjunto o le ha pasado como a Cenicienta, que los ratones de su casa han arramplado con todo lo que tenían y le han hecho un apaño.

Matthew está tremendo con el esmoquin de terciopelo. Normalmente no me entusiasma porque siempre tiene pinta de tener pelusa entre los dedos de los pies, pero hay que reconocerle que sabe llevar un traje y que le queda como un guante. El terciopelo no es para todos...el marido de la Pataky por ejemplo no sabe llevarlo.

Bradley muy bien. Tampoco me fascina como hombre...pero también sabe llevar el esmoquin.

Kaley Cuco. ¡Qué gracia! Ya se quien se compra la ropa en las tiendas de regalos de los Museos.

Edie Falco. Vestidazo que le queda con un guante. El lazo me sobra un poco pero visto lo visto, la declaro mi favorita. De rojo también la niña de Harry Potter, me gusta el vestido y como le queda...hasta que se da la vuelta y ¿QUÉ MIERDA LLEVA PUESTA? 

Julia Margulis no sé si me gusta. ¿Puede un vestido ser demasiado negro?

Jennifer Lawrence. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Cate Blanchet. No puedo dejarlo pasar más. Propongo una campaña mundial para capturar al que inventó las transparencias negras y consiguió hacerlas pasar por algo sexy, elegante y con clase. Odio las transparencias...dan aspecto de putón del farwest y además dan ganas de rascarte.

Sandra Bullock. Si querías ir original, podías haber aparecido con el mini culotte y la camisetillas de gravity y hubieras estado mucho más mona. Incluso con el traje espacial hubieras estado mejor. 

Hubo un tiempo en que Bono tuvo su público femenino enfervorizado, ¿no? Pero un tiempo muy muy lejano, me temo. Está que da pena, traje arrugado, botas sucias, gafas de folcklorica....si a su mujer no le importa que salga así de casa ...yo no digo nada y lo digo todo.

A Julia le doy el premio a la elegancia ajustada a su edad y a la mejor peinada.

Y para terminar un año claramente espantoso de vestidos y looks, tengo que hacer una sección "preñadas del momento". Tenemos a nuestra querida Elsa que ha optado por el look "el negro disimula", tenemos a Olivia vestida de verde botella y con eso quiero decir, disfrazada de botella verde; tenemos a Kerry de blanco inmaculado y por fin, mi embarazada favorita: Drew con un bombo de mil pares al que además ha tenido los huevos de añadirle, transparencias, color carne y apliques de flores de colorines. Con un par.

Creo que el próximo despelleje va a ser exclusivo de ellos...necesito desintoxicarme de tanta horror.


domingo, 12 de enero de 2014

EN LA NIEBLA


Me despierto y hay niebla. Voy conduciendo y entro en una blancura deslumbrante. Salgo a pasear con las nubes pegadas al suelo. 

La Niebla puede ser densa, espesa y baja.  Pueden ser jirones. La Niebla cae. Se levanta. 

La Niebla acerca y aleja. Desdibuja y al mismo tiempo perfila los contornos de cualquier objeto, cuando consigo verlos.

La niebla destruye y crea. Todo lo que se que hay ahí  fuera desaparece y se destruye al caer la niebla. Si no lo veo no existe. No hay nada más que esa blancura gris. Según avanzo y consigo ver algo, lo creo de la nada; surge como por sorpresa porque no lo veo acercarse, no camino hacia ello, no puedo anticiparlo, sencillamente aparece y lo creo de nuevo. Incluso lo conocido y familiar se ve de una manera distinta,  lo veo más como es, porque no me ha dado tiempo a imaginarlo. 

La niebla acaba con el tiempo y el espacio. Si me despierto y por la ventana sólo hay niebla, no sé que hora es. Si la niebla cae mientras conduzco o paseo, el camino, la carretera, la montaña me parecen nuevas y desconocidas. Como si las recorriera por primera vez. No veo dónde voy, no veo por dónde voy pero sé hacia dónde me encamino y conozco el camino. 

La niebla es soledad. En la niebla solo existo yo y lo que consigo ver. Creo lo que existe y eso que creo al percibirlo, al chocar con ello, desaparece según avanzo y la niebla vuelve a tragárselo. 

La niebla no me da miedo. No veo venir los peligros, ni puedo imaginarlos porque aunque piense en ellos e intente anticiparlos, no existirán hasta que los vea; y desaparecerán después. La niebla es segura frente a los peligros, yo no veo los peligros pero ellos no me ven a mí, quizás consiga escapar. La niebla también me hace a mí invisible. 

El único sitio seguro en la niebla es aquel en el que estás. La única manera de salir de ella es avanzando. 

La niebla me traga. 

La niebla me acoge.

La niebla hace al día noche.  Puede ser negra y puede ser brillantemente blanca. A veces, deslumbra. 

La niebla para el mundo. No hay sombras, nada ni nadie tiene sombras en la niebla. 

En la niebla floto. 

La niebla es silencio y al mismo tiempo es sonido. Es raro. Amortigua todos los sonidos y a la vez hace que  perciba sonidos que en la nitidez de un día sin niebla no percibo. Me escucho pensar. 

La niebla me calma, reposa. Me tranquiliza y centra.

En la niebla soy más yo porque estoy yo sola. No hay referentes, no existe el lugar de dónde he salido ni el lugar al que voy, sólo estoy yo. También puede que sea menos yo porque todo lo que me rodea me ha hecho como soy, lo que soy. 


A lo mejor lo que me ocurre en la niebla es que no soy... y por eso me gusta tanto. 

jueves, 9 de enero de 2014

Twitter es un bar y el blog es tu casa


Twitter es la plaza de tu pueblo. 
Twitter es el bar al que todo el mundo va para ver y ser visto. 

En twitter puedes no decir nada y verlo todo. Twitter es la plaza del pueblo dónde algunos llegan a vender su mercancía. Los hay que venden ocurrencias ingeniosas "comprad, comprad mis sentencias jocosas". Los hay que venden información "comprad, comprad la información que traigo a la plaza el primero. Soy el pregonero". Los hay que van a vender de verdad "comprad, comprad mis hermosos jabalies". Los hay que van contar sus logros "hoy he corrido/nadado/viajado". Los hay que vocean su día a día, sus estados de ánimo y sus logros. Los hay que hacen poesía.  Los hay que muestran su álbum fotográfico "he publicado una foto en instagram" y los hay que traen a la plaza de su pueblo lo que han visto en las plazas de otros pueblos "mirad lo que dice The Guardian, el Ny Times"

En Twitter, como en la plaza de tu pueblo el día de mercadillo,  como en un bar a la hora de las copas o las cañas, hay también mucha gente paseando que no vende ni dice nada. Simplemente mira, y si acaso charla con sus conocidos sobre lo que se está vendiendo en esa plaza o la gente que hay en el bar. Son los curiosos y como en la plaza de tu pueblo, a veces se arremolinan alrededor de un puesto y el dueño de ese puesto se pone como un pavo cuando ve que él tiene muchos más seguidores que el puesto de al lado y que a su grito de "mirad que gracioso soy y la chispa que tengo", el puesto se le llena de gente diciendo que él es el favorito.  

En twitter, los comerciantes se miran con suspicacia. Igual que los solteros que van a ligar a un bar.  Cuentan los curiosos delante de sus puestos, la gente que los mira y los comparan con los que tienen los demás . Respiran tranquilos si su cola es más larga y empiezan a preocuparse si los curiosos empiezan a dispersarse o a mirar a otro lado. 

No todo es paz y armonía en la plaza de Twitter. A veces los comerciantes se pelean entre ellos, uno grita algo más fuerte que el otro y se enzarzan en una discusión a voces en la que los curiosos de cada uno de ellos también participan. 

En la plaza de Twitter todo pasa ahora, ya, delante de todos. Si la mercancía, la información, el chiste, el enlace tiene éxito, lo tiene ahora, ya. Todo es inmediato. Se despliegan los puestos, los encantos, las informaciones, los chistes, las ocurrencias y al momento se sabe si se ha acertado vendiendo eso, si se tiene éxito, si se lo quitan de las manos. Se puede ver si alguien está copiando la mercancía y enfurecerse muchísimo o sentirse halagado dependiendo de quién copie. 

Twitter es la inmediatez. Es la recompensa o el rechazo en el momento a aquello que muestras. Twitter es la ropa que te pones para salir, la frase ingeniosa que se dice para ligar, la mirada que dice "me interesas", la copa a la que se invita para entablar conversación. 

El blog es tu casa. Es estar solo. Es silencio. Es andar en pijama, sin peinar y con tu jersey favorito. Es pensar en escribir una carta. Darle vueltas a como  hacerlo, a qué decir, a como lo vas a escribir. Es tener que encontrar el hueco, porque escribir una carta lleva tiempo. No sirve garabatear 7 palabras en una servilleta y tirarla por la ventana. No. Se necesita tiempo, papel, boli e inspiración. No inspiración para empezar y decir 4 cosas, no. Hay que contar algo, una historia, un pensamiento, un cabreo, una anécdota.  

A veces no encuentras el momento, te da pereza o miedo o no encuentras la concentración y entonces te vistes y te vas a twitter a darte una vuelta, a ver que se cuece, a ver que dicen, a distraerte entre los puestos, a ver si entre todo lo que te ofrecen algo te inspira. 

Y después vuelves a casa, porque sabes que tienes que escribir esa carta y pensar en si la envías o no la envías. Si decides enviarla, sabes que es probable que no tengas ninguna respuesta. La enviarás sabiendo que a lo mejor nadie la lee, que incluso puede que nadie sepa que la has escrito. Es saber y contar con que no habrá hordas de curiosos esperando a leer tus cartas, y que si hay algún curioso será discreto, será casi invisible. Sólo después de muchas cartas y con mucha suerte y muchos curiosos que se digan unos a otros "hay por ahí un alguien que escriben unas cartas que molan al que merece la pena leer" puede que tus cartas tengan miles de destinatarios que las lean, las relean e incluso las guarden. Puede que incluso cojan tus cartas y las enseñen en la plaza, en twitter. 

Y puede que después, muchísimo después...esos curiosos, al verte pasear entre los puestos de la plaza de Twitter te saluden y te digan algo. 

¿Es mejor un blog que twitter? 
¿Es mejor tu casa que la plaza del pueblo, que el bar de la esquina? 

Pues depende de lo que quieras, lo que te guste hacer, lo que busques, y el momento del día. 

Twitter es la frase ingeniosa para enganchar que se olvida y queda sepultada bajo otro millón de frases igualmente ingeniosas. 
El blog es el paquete de cartas atadas con un cordel, guardadas en un cajón y que se pueden releer en cualquier momento. 

Twitter es ligar. 
El blog es enamorar. 

Para mí, no hay nada como el blog.  


Este post ha llegado a Menéame. Puedes difundirlo aquí. 

martes, 7 de enero de 2014

MATERNITY (CXXIV): RETAZOS DE VACACIONES



- Mamá, ¿jugamos a la lotería?
- Sí, a la de Navidad.
- ¿Nos puede tocar?
- Claro, esa es la gracia. Puede tocarnos aunque lo normal es que no nos toque.
- Pero... ¿nos puede tocar?
- Que sí, pero que lo normal es que no nos toque.
- Mamá, lo normal es que yo tuviera los ojos marrones como vosotros y los tengo azules... y lo normal es que yo no fuera celiaca y lo soy. A veces pasan cosas que no son normales.
- Bien. Buen punto, pero lo normal sigue siendo que no nos toque.
- Si nos toca ¿me compras un reloj lila?
- Si claro. ¿Jugamos a pensar qué hacer si nos toca?
- Lo mejor sería pagar la casa del todo.
- Vale, pagamos la casa de Madrid entera.
- Y luego la vendemos y compramos una grande en el parque, esa que nos gusta a nosotras y así yo podría tener un cuarto morado.
- Te va a dar un shock cromático con tanto morado. Y ¿qué más? ¿compramos una casa en Los Molinos?
- ¡NO!
- ¡NI HABLAR!
- ¿Por qué no?
- A Los Molinos hay que ir a casa de Abu. Es la mejor casa del mundo, nunca tendríamos una casa así de preciosa y además ¡están los perros!
- Pero yo convencería a Abu para que me dejara pintar el cuarto morado...

**********

14:30 de la tarde. Me suena el móvil. Miro y lo cojo extrañada. 

- Pobrehermano Mayor ¿Qué pasa? ¿Les pasa algo a las niñas?
- ¿Te ha tocado la lotería?- me pregunta mientras me doy cuenta de que me tiene puesta en el altavoz del móvil.
- Sí, ya te lo he dicho antes. 
- ¡¡NOOOOOOOOOOO!- oigo gritar a las niñas. 
- jajajajajajajajaja ¡¡He ganado la apuesta! - grita Pobrehermano Mayor. 
- ¿Se puede saber qué os pasa?
- Mamá...¿seguro que te ha tocado? - pregunta C.
- Si, 100 euros. Nos han tocado 100 euros. 
- ¡Mierda! - dice M. 
- Pero ¿qué pasa?
- Tus hijas. Les he dicho que te había tocado la lotería y me han dicho las dos "Ya claro, mentiroso", así que hemos apostado y he ganado. 
- Eres lo peor. Niñas, ¿qué habéis apostado?
- Yo me he apostado que si ganaba yo porque no te había tocado la lotería, el día de los Reyes podía escoger el regalo que quisiera de los del tío. Pero como ha ganado él ¡puede elegir uno de mis regalos!!
- Jajajajaja...me pienso quedar con tu reloj lila. 
- Eres lo peor. M, y tú ¿qué te has apostado?
- Yo me he apostado que si ganaba el tío le tenía que dar un beso todos los días desde ahora hasta que cumpla 18 años. Y si ganaba él pues al revés. 
- Bueno...no está mal. 
- Sólo son 8 años. 

***********

- Mamá, ¿sabes lo peor de trasnochar?
- ¿Que al día siguiente te mueres de sueño?
- No.
- ¿Que acabas peleándote con tus primos de lo cansada que estás?
- No. 
- ¿Qué duermes mal?
- No. Lo peor de trasnochar mucho es que me levanto tan tarde que me pierdo el desayuno. 

**********

- Moli, no te asustes.
- Ya me he asustado. Eso es lo que no hay que decir jamás. ¿Qué pasa?
- M se ha vuelto a partir los dientes. 
- ¿QUÉ?
- Eso. Haciendo el bruto con sus primos. Hay que arreglárselos otra vez. 
- Joder. 

***********


10 de la mañana. Suena el teléfono en Los Molinos. Se lo paso a Molimadre, seguro que es para ella.

- Sí, vive aquí pero está durmiendo. Soy su abuela, te paso con su madre. Toma hija, llaman del Ayuntamiento. 
- ¿Hola?
- ¿Eres la madre de M?.- me pregunta una voz alegre y dicharachera. 
- Sí, ¿qué pasa?
- Soy la técnico de cultura del Ayuntamiento. M ha ganado el concurso de cuentos de Navidad.
- ¿HA GANADO? 
- Sí, ha ganado.
- Espera que la despierto y se lo dices. 

- M, despierta, despierta...te llaman por teléfono.
- Déjame dormir...déjame dormir...tengo muchísimo sueño. Me da igual perderme el desayuno. 
- Oye, ¿la puedes llamar más tarde?
- ¡No! Claro que no!! ¡Qué se ponga ahora mismo!
- M, ponte al teléfono.- le digo, mientras le pongo el teléfono en la oreja. 

La miro mientras coge el teléfono metida entre las sábanas y con los ojos cerrados. 

- ¿HE GANADO? - dice con incredulidad abriendo los ojos. 
- ¿DE VERDAD? 
- Muchas gracias por llamarme y feliz año nuevo. 

- Mami...¡HE GANADO! ¡HE GANADO! - sonríe con la cara de felicidad más increíble que le he visto jamás. 
- Me alegro cariño...me alegro muchísimo. ¡Eres una campeona!
- ¡quiero picatostes de desayuno!


***********************

- Mamá, esta tarde  vienen nuestros amigos y vamos a jugar a las ciudades. 
- Me parece estupendo. 

Construyeron una ciudad en el pasillo llamada "Los Tubos". Me repartieron unas instrucciones para poder visitarla. C era la farmacéutica y M la encargada del banco y la policia. 

La ciudad tenía de todo...incluido un panel de anuncios como el de cualquier supermercado. 

"Se vusca empleado científico".- Esto no está en cualquier supermercado... no sé de donde lo han sacado. Ahora que me acuerdo, C además de farmacéutica era la "científica malvada" de la ciudad. 

"Lotería de navidad ¿y si cae aquí?.- el tema de la lotería ha sido una obsesión estas vacaciones.

" Se sortean herramientas coja uno".- creo que aquí ha habido mezcla de anuncios. 

"Se busca empleado con experiencia para ser policía".- este es de M, que definitivamente va a ser policía. De hecho hasta tenía preparadas unas preguntas para hacer a los posibles candidatos: ¿Eres valiente? ¿te da miedo algo? ¿eres dormilón? ¿te dan alergia los perros? Básicamente es la entrevista que le gustaría que le hicieran a ella. 



"Quiosco y supermercadona. Se busca empleado".- En la ciudad "los Tubos" no parece que haya paro....o sí, porque el siguiente anuncio es "Quiero trabajar". 

Y por último, uno lúdico festivo gentileza de C: "Quiero a alguien que me pueda acompañar de viaje. Gracias". Tiene recursos para todo. 






**************

- ¡Mamá! Los reyes me han traído un reloj rosa. 
- ¡Qué bien! Justo lo que tu querías. ¿Por qué tienes esa cara de pena? ¿Qué pasa? ¿No te gusta?
- Si me gusta, me gusta muchísimo pero...
- Pero ¿qué?
- He negociado con el tío por lo de la apuesta y quedamos en que se quedaba mi regalo más pequeño...y el reloj es mi regalo más pequeño y se lo voy a tener que dar.
-Ya....- Pobrehermano Mayor disfruta haciéndola sufrir. 
- Mamá..¿y si se lo cambio por besos hasta que cumpla 18 años? 
- Buena idea...seguro que le gustan más tus besos que un reloj rosa. ¿A que sí Pobrehermano??



*********************

- Mamá, no nos ha dado tiempo a nada en las vacaciones. 
- Pero si no habéis parado. 
- Por eso, ahora necesitaríamos tiempo para descansar. ¿Cuándo es viernes otra vez? Necesito dormir.







viernes, 3 de enero de 2014

UN DÍA EN ZARAGOZA.


- Moli, como vas sola en el coche te he metido unas cosillas en la maleta. 
- Vale, sin problemas. 

Ja. Sin problemas. Parezco nueva. Me meto en el coche a las 8 de la mañana para llegar a tiempo a Zaragoza y descubro que las "cosillas" de Molimadre han petado el maletero del coche y tengo que llevar mi bolsa en el asiento. Eso no es lo peor, lo peor es que entre las "cosillas" hay una caja enorme llena  de verdura que incluye cebolletas. El coche apesta y sospecho que yo voy a apestar a cebolleta durante 3 ó 4 días. Empezamos bien.

*********

11:15. Llego a Zaragoza. Consulto las indicaciones que me han dado los de la radio para llegar a los estudios: "Desde Madrid lo más fácil es coger la Avda. de Navarra hasta llegar a Echegaray y nuestros estudios están al lado del centro de natación". 

Bien. Me oriento bien y llego con tiempo de sobra para buscar el sitio. 

11:50. Al borde del llanto y cabreada como una mona, paro en una gasolinera para preguntar dónde leches están los estudios de Aragón Radio. Cuando por fin consigo llegar a los estudios 30 segundos antes de la hora de la cita, he perdido 3 años de vida, estoy segura de que me han salido más canas y he descubierto una serie de cosas:

- Por alguna extraña razón,  un maño considera que decirte "los estudios están justo enfrente de la Basílica del Pilar" es una indicación mucho más imprecisa que "coge la Avda. de Navarra y luego la calle no se qué". 
- Centro de natación en Zaragoza se lee "Acuario". 
- En Zaragoza poner los nombres de las calles se considera superfluo. 
- Zaragoza es donde van a descansar todos los semáforos de todas las ciudades del mundo. Hay más semáforos por metro cuadrado que en ninguna otra ciudad que haya visitado.
- Estoy genéticamente programada para un tiempo de semáforo determinado. Los de Zaragoza lo superan con mucho, así que me descubro a mí misma en plan conductor macarra apretando el acelerador mientras miro fijamente la luz roja que tarda un tiempo increíblemente largo en pasar a verde. Me desespero...y me descubro con la mirada buscando una táa entre los coches con un pañuelo que me de la señal para arrancar. 


*********

Me voy al hotel después de la entrevista. Mientras perdía años de vida dando vueltas por Zaragoza había vislumbrado el hotel que me había buscado Viveiro y que, según él, estaba "céntrico". En Madrid eso se lee "a diez minutos en transporte público del centro".  

Al entrar en el hotel "Boston", (¿Por qué un hotel en Zgz se llama Boston? Quiero conocer al que le puso el nombre, me intrigan sus procesos mentales), descubro con horror que voy a vivir en uno de mis posts durante las próximas 24 horas, concretamente en este "Doce cosas incomprensibles de los hoteles".  

El Hotel Boston, tiene un hall enorme en el que yo parezco (aún más) canija. Tiene una decoración y un aire a medio camino entre el hotel de El Resplandor y el cursilismo más horroroso de los años 80. Es una combinación que me da escalofríos, aunque solo siento pánico del bueno cuando veo el pasillo gigante por el que arrastro mi bolsa y entro en una habitación que es un completo shock cromático en azul celeste. La moqueta me da tanto miedo que decido que no quiero conocer al que le puso el nombre al hotel. (véase foto que encabeza el post)

*************

14:15 , un guasap de Viveiro. "Te recojo a las 6". 

17:15, otro guasap de Viveiro. "Estoy abajo". 

Pero, pero, pero...salto de la siesta a la ducha para intentar no apestar a cebolleta y bajo.

- Hola Moli, 
- Déjate de Hola Moli...¿En qué hotel me has metido? ¿Hotel Boston? Pero tú lo has visto? Pone "Piano bar", ¡Piano Bar! No sé si estoy en Zaragoza o en el crucero de Vacaciones en el Mar. 
- Ehhh...que aquí estuvo Michael Jackson!!
- ¿Y?  ¿Michael Jackson? En fin, si por lo menos fuera Springsteen. Y por cierto, esto no está céntrico, ¿a que está al lado de tu casa? 
- Mierda, me has pillado. Vivo justo a la vuelta. 
- Anda, vámonos que con el caos de ciudad que es está seguro que llegamos tarde. 

***************

Tardamos tanto en llegar al "El Gato de Cheshire"  que llegué a pensar que Viveiro no era Viveiro y que me iba a secuestrar. 

- ¿seguro que sabes ir?
- Que sí Moli coño. 
- ¿Seguro? Yo creo que es por ahí. 
- No tienes ni idea. Cómo sigas dando el coñazo te dejo aquí tirada. 
- Vale, pero es que orientarme si me oriento y estamos dando muchas vueltas. 
- Es por el tranvía. 
-¿perdona? 
- Desde que han puesto el tranvía la ciudad es un caos. Han cortado la ciudad a la mitad y han cambiado el sentido de las calles y hay que dar mucha vuelta. 
- ¿Y los semáforos? ¿Por qué duran tanto?
- ¿Tanto? Duran lo que tienen que durar. 

***************

La firma fue muy divertida. Un local muy chulo, unos libros preciosos y los descerebrados intentando no romper nada. Como todos eran de la zona les transmití todas mis inquietudes sobre la ciudad. 

- Viveiro me ha metido en el hotel Boston. 
- ¡ Es donde estuvo Michael Jackson!- contestaron al unísono. 

- La ciudad es un caos circulatorio. 
- ¡Es por el tranvía!- dijeron todos a la vez. 

- Los semáforos duran mogollón. 
- ¿Los semáforos? Para nada, no les pasa nada a nuestros semáforos.- empezaron a darme miedo. 

Me hablaban en semicírculo perfecto. No sé si era una formación especial de alienígenas mutados a descerebrados o que la ducha no había surtido efecto  y seguía apestando a cebolleta. 

************

Después vino la parte para mayores de 18 años. Dos aguerridos y enormes hombres me sacaron por Zaragoza la nuit para emborracharme. Primero pensaron en ir a zampar un menú de 9 platos. 

- Viveiro yo no me como 9 platos, ni 6, ni 3. 
- Eso ya lo sé...eres canija, pero nos da igual. Tú sólo eres la excusa. 

Después lo valoraron mejor y fuimos de cañas y a comer a antros inmundos donde todo el mundo los conocía. 

- Ya no puedo más. 
- No puedo más, no puedo más...pero si no hemos comido nada. 
- Yo no puedo más. Dame mis Gin Tonics. 
- Primero un lince. 
- ¿Qué es un lince?
- Te va a encantar...es lo típico de un antro donde pusieron los adornos de navidad en el 88 y ahí siguen. 

El lince en cuestión es un bocata de sardina con pepinillo y tomate. Me tomé uno. 

**********

Volvi al Hotel Boston después de haberme reído muchísimo con los dos gigantes maños. 

No fui capaz de abrir la puerta de mi habitación. Tuve que bajar al hall enorme con mi lengua de trapo a explicar que la cerradura se me resistía. Creo que estuve digna. 

Me dormí en medio del shock cromático azul celeste. 


**********

Al día siguiente el olor a cebolleta seguía allí. 




Mil gracias a Karol y Bea, las dos valientes que se han atrevido a abrir una Librería y que me invitaron a conocerla. Y a todos los que se pasaron por allí a conocerme.