jueves, 13 de noviembre de 2014

Queridos publicistas: así se vende lotería


Lotería de Navidad: juego de azar al que se juega una vez al año por la absurda y completamente idiota sensación de que si no compras, tocará debajo de tu casa y te sentirás gilipollas. 

El problema es que "debajo de tu casa" incluye muchas veces: tu curro, el de tu pareja, el gimnasio, el bar de la esquina, la peña de tu perro, el colegio de tus hijos y  la casa rural en pueblo perdido de la serranía de Cuenca dónde fuiste a pasar un fin de semana en septiembre. 

Podemos tomárnoslo de otra manera: tradición navideña que consiste en gastarte 20 euros en un décimo comprado en el lugar donde más odias a la gente que te rodea para que en el hipotético caso de que toque no ser el único idiota que no juega. Es decir, todo el mundo compra la lotería de su curro. 

El anuncio de este año de la lotería de navidad está mal planteado por eso. 

¿Cuál es el propósito del anuncio? Vender más décimos, vender todos los décimos que se pueda. 


No lo creo. 

¿Qué queremos?
Acabar con las existencias de décimos.
¿Cómo lo queremos?
Cómo sea, haciendo lo que sea. Todo vale. 

Vamos a ver, señores publicistas. Vamos a dejarnos de sensiblerias patéticas, irreales, efectistas y de mucha vergüenza ajena y vamos a pensar como auténticos cabrones del márketing. 

El viejales del anuncio se despierta en su casa el día de la lotería que recordemos es laborable. Se va al curro, se zampa un atasco de mil pares de cojones mientras llueve a mares (recordemos que no es Berlín, es Madrid, o Cuenca, o Albacete o Pontevedra). Llega a su curro, entra en un edificio deprimente, se sienta en su ordenador y se abstrae a currar. Va llegando gente y cada vez hay más barullo. 

De repente alguien grita ¡NO PUEDE SER! 

¿Qué pasa?
Ha salido el gordo y es el 14711. 
No puede ser. 
¡qué si coño! ¡Es el nuestro! El número que lleva colgado en la puerta de entrada desde septiembre para que compráramos todos. 
¡De puta madre! ¡Somos ricos! A tomar por culo el curro... vámonos a celebrarlo. 

El viejales teclea como si de ello dependiera su vida, la pradera se queda vacía. 

Notificación de wasap: 

- "Cariño, acabo de ver que ha tocado en tu curro"
- "No compré este año, estaba harto de comprar todos los años". 
- "Tú eres imbecil."

El viejales mira la pantalla, escucha unos pasos a su espalda, un compañero se le acerca y le dice: 

- Martínez, te lo dije. Y total eran 20 euros. 

Sobre impresionado el slogan "¿Quieres ser el que escuche "Te lo dije"? que es muchísimo más efectivo que la trola esa de cuento de hadas de "el mayor premio es compartirlo". 

Este anuncio sí que movería en masa a comprar décimos de lotería. Hordas de gente corriendo a comprar los décimos de sus curros, despertándose por la noche sudando sólo de pensar que Martíenez pueda ganar la lotería y ellos no. Gente pensando en sus jefes comprando décimos y ellos no. Hasta madrugarían para llegar antes y no quedarse sin ellos. 

No entiendo como no soy publicista. 

Eso sí, Berlín en 1989 está precioso. 

44 comentarios:

Somófrates dijo...

- "Cariño, acabo de ver que ha tocado en tu curro"
- "No compré este año, estaba harto de comprar todos los años".
- "Tú eres imbecil."
- "No. Acabo de ascender a gerente adjunto de dirección. Lerda."

molinos dijo...

¿Gerente adjunto de direccion? jajajajajajajaja. Bien visto.

lo mismo el del anuncio se queda con el traspaso del bar

Burbuja dijo...

Pues llámame sensiblona (o tontalhigo) pero he visto el del hombrecillo que va al bar a tomarse el café por 21€ y se me ha escapado la lagrimilla.

Lo reconozco, ahora soy presa fácil del "emotivismo" xDDD

Anónimo dijo...

pues a mi me parece que como publicista no tienes ni pajolera idea, mejor que te dediques a otra cosa, la loteria de navidad vende ilusión tiene q ser algo bonito por eso lo compra la gente, ay tolili...

Ana María dijo...

"¿Quieres ser el que escuche "Te lo dije"?

Has puesto raras las comillas, pero es el mejor slogan de la década. Moli, deja los libros de colores ya, que eso no da dinero :P

:*

La hermana de Simba dijo...

A mi me parece que el anuncio manda el mensaje correcto... yo lo vi en pense... eso no va a pasar en la vida!!!! ¿¿¿el tio del bar le va a regalar 300.000 euros al pobre hombre pudiendoselos quedar? ni de coña... asi que el mesanje es: ya puedes ir comprando en el bar, en el curro, en la peluqueria de tu prima... q como toque y no lo hayas comprado...

Iraide dijo...

¡Viva Moli! Hoy escuchando la SER me he cabreado porque la mayoría se declaraban emocionados con un anuncio que no puede ser más moñas.

¿A santo de qué la cara de perro apaleado del protagonista cuando ve que todos han ganado menos él? ¿Y si el señor del bar no le guarda el décimo, significa que el "pobre Manuel" ha de ser un amargado de por vida y rebozarse en su tristeza cual croqueta?

Me ha parecido bochornoso y oportunista. Pan y circo, distracción para una sociedad que lo que necesita es más honradez por parte de políticos y empresarios.

Un saludo.

Iraide

AnaV dijo...

Lo que ocurre cuando ves el final del spot es que te das cuenta de que nadie en su sano juicio va a hacer por ti lo que hace el dueño del bar.


Por lo que el efecto que se consigue es el mismo que el de tu versión: hacer que la gente salga despavorida a comprar uno con la certeza de que ninguno de sus compañeros va a compartir el suyo cuando toque.

Eso sí... con lágrimas de por medio, que siempre mola mucho más, sobre todo si es Navidad.

Anónimo dijo...

Personalmente me parece un buen spot publicitario. Sin racionalizar nada, sé que lo vi y me conmovió (acción-reacción). Además, hoy quién más, quién menos, bien o mal, habla de él...

La Lotería de la Navidad vende algo más que boletos, vende magia e ilusión, y lo vende porque no es como otros sorteos, siempre ha estado vinculado a la suerte no solo particular sino de quien te rodea "barrio, familia, amigos" en este anuncio lo sacan a flote, porque siempre es lo que lo ha hecho más especial."Suerte compartida"

La gente espera esta publicidad y la de otras tantas marcas como "parte de la Navidad". Marcas que han sabido convertirse en tradición navideña, nos guste más o menos no lo están haciendo tan mal ...

"Sensiblería patética" que a muchos ha gustado... entre los que me incluyo.

Juan Luis Garcia dijo...

Sigo pensando que el de barbas es el inspector de hacienda encargado por la agencia tributaria de cobrar el 20% de lo que toque...

Madfor Bar dijo...

Yo tampoco entiendo porque no vienen los publicistas en masa a llamar a tu puerta, y porque no, a la mía de paso. Te superas cada día Molinos!!!
http://madforbar.blogspot.com.es/

Michelle Grey dijo...

Siempre he tenido muy claro que nunca iba a comprar lotería y no lo haré... ni los del curro, ni los del gimnasio, ni nada de nada. Seré aguafiestas, pero "no va a tocar".

Si por alguna remota circunstancia toca, me jorobaré. Y no pasará nada. Ajo y agua. Pero no va a tocar.

ISA CRES dijo...

Yo soy de las que está a favor, me gusta el anuncio, MUUUCHO más q el del año pasado. Está claro q es ficción, muy poca gente haría eso por alguien (Ni la familia)
Y consigue lo que tiene que conseguir el anuncio de navidad, emocionar, sacar el "espíritu de la navidad", que se hable de él y vayamos a comprar billetes por las esquinas.
Y eso de que no toca... A mi familia ya le ha tocado una vez el gordo. ;)

Anónimo dijo...

La verdad es que en mi curro les ha emocionado a todas el anuncio de verdad. Incluso alguna contaba con una anécdota parecida. A mí un martinez c***** me parece mucho mas efectivo. Quién no se ha encontrado uno alguna vez!! Jaja
Genial la entrada, moli!

Saramaga dijo...

Yo discrepo. Eso ya te lo dicen para anunciar el resto del año otros sorteos.
Yo he llorado y me encanta como anuncio Navideño, xq creo que molan los anuncios sensibleros de Navidad.
Y de hecho está claro que como anuncio, lo peta.
Por otro lado, la lotería de Navidad se vende sola.... Es en plan ¿cómo no compras la del trabajo? y si les toca a todos y a ti no? jajaja. Eso es así.

HombreRevenido dijo...

Sólo por la frase de "Berlín, 1989" mereces un puesto de publicista en Sterling Cooper Draper Pryce.

Superafavor del nuevo planteamiento.
El mensaje es equivocado. Hay que hacer que cunda el pánico. En el 123 molaba más el Antichollo que el Chollo.

Además creo que han empezado muy tarde. Yo el spot de la lotería de navidad lo lanzaría en agosto. Y daría la tabarra durante meses.

Cabrónidas dijo...

El anuncio me pareció una mierda. Y no me creo que verdad no entiendas porqué no eres publicista, con lo fácil que es entenderlo si se te lee solo un poco.

Oswaldo dijo...

¿CÓMO...? ¿Es que el anuncio en verdad NO ES tal como lo narras?

Desde este lado del charco, incapacitado por la distancia para ver el anuncio auténtico, no lo puedo creer.

Somófrates tiene un buen punto, pero lo cierto es que dudo que el asistente del asistente, quien fue el único que no compró, sea ascendido varias categorías simplemente porque la gente en los cargos intermedios desapareció por causas obedecientes a sus voluntades.

La gerencia de dirección probablemente contrataría nuevas personas para rellenar la jerarquía. Sin ascender a Martínez. Y probablemente sería lo adecuado.

Además, dudo mucho que Martínez sea siquiera considerado para ascender al siguiente escalón de su escalafón.

Al fin y al cabo, Martínez fue "el tarado que no compró". Su capacidad para dirigir, probablemente sería considerada, cuando menos, dudosa.

Anónimo dijo...

Ja, ja, yo pensé que estaba ambientado en Moscú. Yo nunca compro lotería, ni un solo décimo, porque me parece tirar el dinero y también para evitar el "si hubiese comprado en esa frutería a la que fui una vez a buscar paraguayos...". Pero el anuncio me ha gustado, sobre todo porque tengo una anécdota personal que veo reflejada allí. Mi padre y un buen amigo solían comprar un décimo a medias durante años, hasta que con el tiempo mi padre se fue olvidando de contribuir. Al décimo le tocó premio -no el gordo, pero sí unos miles de euros-, y el buenamigo llamó a mi padre para decir que les había tocado, y repartir las ganancias. Así que el espíritu existe, yo por esta vez soy testigo.

CantaEnAyunas dijo...

Lotería de Navidad, dícese del único impuesto cuyo impago es socialmente reprobable a pesar de su carácter voluntario.

Cosmina dijo...

Mola mil tu versión y lo de la tele me parece una verguenza ya que se aprovechan de la imagén de mucha gente que lo pasa mal hoy en día. La salvación de esta gente no es la loteria, venderles más polvo al aire, sino medidas concretas. Otra vez los ricos ganando pasta a cuesta de los pobres.

saraolenchero dijo...

Estoy segura de que sí sabes porque no eres publicista

Anónimo dijo...

Al anónimo de las 17:39:Me ha encantado la anécdota.
Sonia

Cristina dijo...

Hola! Me encanta el debate. Me dedico a la publicidad y el marketing y creo que el anuncio ha conseguido lo que probablemente pretendían:
1.Vender lotería. no queremos que pase que toca en nuestro entorno y quedarnos sin él. La mayoria de nuestros conocidos no nos van a regalar el décimo que no quisimos pagar semanas antes.
2. Que nos olvidemos de Montserrat Caballé del año pasado, o que al menos perdonemos.
3. Que hablemos de él...y después compremos, porque volvemos a tener claro que nadie nos lo va a regalar después.
Yo he escuchado la SER y hasta han entrevistado a uno que le pasó lo mismo...han logrado muchísimos más impactos de los planificados a coste 0. ¿para qué? ? Para que sigamos hablando y despues vayamos a comprar.
Un 10 de anuncio.

Gata dijo...

A mí el anuncio sí me ha molado... Es sensiblero, cierto, pero precisamente, en estos tiempos que corren, eso es lo que más llega al corazoncito. Y de todas maneras, creo que sí consigue el fin que dices: que compremos décimos a cascoporro, ya que no todos vamos a tener la suerte de tener a nuestro entrañable barman gordito con una corazón tan grande que nos guarde un décimo sin haber comprado...
Al menos, como anuncio, le da mil patadas al del año pasado, que todavía tengo pesadillas con las dentaduras de Rapahel y la Caballé.

PD. Yo también he pensado que parecía rodado en algún lugar de la antigua URSS, poco antes de la caída del Muro. XD

el chico de la consuelo dijo...

pues no sé si es por la nieve o qué,
pero a me ha recordado a Fargo y alos Cohen.
Y me ha gustado mucho. Para hablar de etica están los curas y los diputados, los anuncios están para vender.

molinos dijo...

Cabrónidas y Saraolenchero... gracias por tener ese sentido del humor. Si, sé porque no soy publicista, ni bombero, ni físico, ni un millón de cosas más.

Daniel Renau dijo...

Partiendo de la base de que para mí la lotería, los juegos de azar, y en especial la ONCE son el impuesto de los idiotas, no compro.

De momento el descojone anual me lo llevo yo, y si hago caso de la estadística familiar, creo que moriré sin lamentarme.

Dixit.

Diva Gando dijo...

Que bueno. Me ha encantado tu post.

Tampoco es creíble el bareto ese cutre lleno de gente guay, jóvenes en su mayoría, que parecen salidos de un anuncio de moda. Cuando loq ue tendría que haber son abueletes que juegan al guiñote, fontaneros almorzando, algún estudiante...

Juliet dijo...

Vi el anuncio, y me pareció chulo, aunque la bici llena de nieve no me pareció precisamente tipical spanish... pero vamos, lagrimilla blabla.

Pero después de leerte me ha dado taaaan mal rollo tu post, que ahora mismo llamo a la secre para que me reserve no uno sino dos décimos y el lunes me planto con los 40 pavos.

Ayer me reía cuando leí por ahí que ya hay que ser cabrón para cobrarle el euro del café habiéndote tocado la lotería...... jajajajajaja

mcorchero7 dijo...

Genial!
Justo lo que yo pensaba que iban a decirle antes de ver el final.Pero se ve que en Berlín 1989 no tenían el mismo carácter que aquí ;)

Hele dijo...

no he visto el anuncio, a ver si lo busco.

yo sólo compro por una razón y es la que dices, no estar jodida si le toca a los demás.

El año pasado estaba de "becaria" sin beca en un Ministerio (si, así se las gastan en a Admon española) y me mandaron el típico mail por si quería comprar...resulta que jugaban 2 décimos...decidí no gastarme 40 eurazos sin tener ningún ingreso fijo.

Era la mejor decisión, total, en el remoto caso de que tocase con dejar el trabajo-sin-sueldo valía.

Pero reconozco que no aflojé el culo hasta comprobar que no había tocado.

El anuncio que planteas es menos fashion, pero es una verdad como un templo, desde luego, yo te contrataba como publicista

Oswaldo dijo...

¡Qué problema, que no aprendo de tus cosas!
¡Tienes el enlace al anuncio de Manuel y Antonio!

¿Sensiblero y mentiroso? Si, sí, claro...
Aunque es efectista y conmovedor, lo deja a uno con el mal sabor de sentir que te han mentido. El propio Manuel parece saber que la cosa es falsa...

Anónimo dijo...

PUES AGARRAOS
HAY 8 historias del bar de Antonio.
Yo me las dosifico, no se me cueza la patata (corasón)
Os paso el link:
http://elbardeantonio.es/#beautiful

Saludos

Eva dijo...

Yo prefiero el de la lotería del año pasado, por lo menos te descojonabas, perdón, te reías. El de este año es igual de patético o puede que más porque pretende acercarse al pueblo llano y tocarle la fibra sensible. Da muuucha grima.

Laura Croft dijo...

Jajajajaja. Nunca compro lotería de mi curro. Hay tanto gafe, que sé que nunca va a tocar. Una vez les tocó a 7 compañeros que compraron un décimo cada uno en plan peña y ni uno sólo de ellos ha dejado de currar, al menos hasta que se quedara sin dinero. Son tan tristes... que aunque hubiese alguna posibilidad de que nos tocase a todos, no me libraría de ninguno. Sí, sí, ya sé que al menos me iría yo, pero... pirarme con el dinero que han pagado casi todos los españoles... no me parece muy ético. Después de todo, yo al menos sé que el dinero no da la felicidad. De esa sólo yo soy responsable. Al menos, de la mía.

Ameliaqp dijo...

Ja, ja, ja… publicista no se, Moli, pero de humorista te contratan seguro :) :)

Cortyz dijo...

Totalmente de acuerdo, Molinos.

Lo que frena a los publicistas es que no pueden destrozar ese aura de buenrollismo-sentimentaloide que durante tantos años se ha currado la institución. Y este año, desde luego, han alcanzado las más alta cota de ñoñaburdasensiblería que yo recuerde. Que jodíos!

Y el personal sigue picando porque sigue deseando que le toque el gordo sin valorar las posibilidades reales de que esto ocurra.

http://elanimalconsentido.blogspot.com.es/2013/12/loteria-de-navidad-y-probabilidades.html

Saludos navideños

Anónimo dijo...

El anuncio: no lo había visto hasta ayer...
Tu post: a mí me transmite cierta angustia.
Y al hilo de esta sensación, leo los post y entiendo que cuando se nos toca ( o intenta tocar) la fibra sensible, las reacciones primarias salen en mil direcciones, pero salen.
Ana María corrigíendote el uso de comillas...XD
Un anónimo contando su anécdota, real y que coloca la credibilidad del anuncio y la intensidad un poco más arriba, tus reacciones a los que te dicen que no es lo tuyo, que ya lo sabes...o no?
Los que piensan que les gustó más que el del año pasado, o menos, los que prefieren el tuyo, o este...
Los que reconocen que les ha conmovido, los que piensan que es Rusia, o está demasiado nevado... O son demasiado jóvenes, pero como dice la publicista todos hablamos hoy de él, y aparte de comprar o no lotería ( yo jamás, precisamente porque no quiero que me toque) pensamos en esa magia amable nos transporta a la niñez, o a nuestro lado más humano, y sí, a algunos nos emociona.

Aquello noerayo dijo...

Mira que llevo años desayunando en el mismo bar y estoy seguro que el camarero no me lo guarda ni de coña.

Anónimo dijo...

Berlin en 1989...claro, claro...se ve que aquí todo el mundo vive en la zona alta, pero en el Madrid de 2014 y en cualquier otra ciudad, esos barrios decadentes de clase obrera tipo colmena creados eso sí, en la década de los ´80 siguen existiendo, igual de feos e igual de poblados, tal vez lo que falta es el toque inmigración para darle realismo al asunto, y bueno, la nieve no nos define por mucho que nieve en muchos lugares.
El anuncio es ñoño, sensiblero, con el toquecillo nostálgico, es decir, justo lo que a la mayoría nos gusta para la Navidad, permítenos ponernos moñas una vez al año.
Ah! Y el viejuno...pues que quieres que te diga, quítale el barniz lastimero y es un empotrador en toda regla, vaya, a mí que me empotre, hasta sin décimo premiado.

Only Bea dijo...

Si contáramos los "te lo dije" cuando a alguien le toca y los "te lo dije, para que te gastas 20" cuando no toca, no es muy difícil saber que gana.
De todas formas, desde que sé que el gobierno puso la lotería en manos privadas, no la veo con los mismos ojos. Por lo menos, antes, el dinero iba para el estado, ahora para alguno de por ahí.

Tocaweb dijo...

Supongo que ya lo han comentado por ahí, pero lo que comentas es justo lo que consigue el anuncio, con un plus.

Lo consigue porque nadie se cree que el camarero le guarde 300.000€ a un cliente por penita, así que moraleja, compra, compra...

El plus para el que si se lo cree que por ñoño y sensiblero compra el décimo digamos que por la paz en el mundo.

Deliranta Rococó dijo...

Vamos a ver. En Navidad se explota el lado sensiblero de las fechas y caemos en el pasteleo sin remedio... Pero ¡qué narices! Me gusta el anuncio de El Almendro, me gusta el de Rondel Verde y Rondel Oro y ¡me ha gustado el anuncio de este año! (Aunque no era muy difícil si recordamos el tono chocolate del de la Caballé).
Eso sí, me he apresurado a comprar el del curro porque esa frase de mi padre que dice "la lotería se paga" me viene zumbando en los oídos desde el día del anuncio de marras.
Por cierto, en tu post mencionas el número 14.711, anda que si toca y los descerebrados nos quedamos sin él..... Ahí lo dejo.