miércoles, 10 de septiembre de 2014

Lecturas encadenadas.- Agosto.

En el mes de agosto cayeron 6 libros: 2 comics, un ensayo, y tres novelas curiosamente de tres autores ingleses, una de ellas mujer.

Empecé el mes con un libro que tenía muchísimas ganas de leer. La edad de los prodigios: Terror y belleza en la ciencia del romanticismo de Richard Holmes. Llegué a él por una recomendación de Sergio Palacios en su blog y lo apunté en mi lista. Antes de seguir, me pongo en pie y agradezco a Sergio, desde lo más profundo de mi ser, haberme descubierto este libro.

¿De qué va el libro? Holmes te lleva de la mano recorriendo las vidas, los descubrimientos y el ambiente social en el que se movieron algunos de los científicos más importantes del finales del siglo XVIII y principios del XIX. Joseph Banks, "científico" (de hecho, he aprendido que esta palabra se creó en ese momento de la historia para definir a esas personalidades curiosas), que acompañó a Cook en su vuelta al mundo y pasó seis meses en Tahiti, se convierte en  el hilo conductor de todo el libro porque cuando volvió de su viaje se convirtió en un personaje central en el desarrollo de casi cualquier actividad científica ocurrida en Inglaterra. Es un libro ameno, entretenido, muy interesante y con el que he aprendido un montón de cosas. De hecho, me hizo pensar tanto que escribí un post con todas mis reflexiones sobre el libro que la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco tuvo a bien publicar en su Cuaderno. (Me pongo en pié otra vez y agradezco profundamente a Juan Ignacio Pérez Iglesias que aceptara mi post).

Una de las cosas que más me gusto, es que estamos acostumbrados a pensar en los científicos como personajes fríos y centrados en sus investigaciones (es un estereotipo pero es así) y sin embargo en el libro de Holmes, muchos aparecen "poseídos" de vez en cuando por raptos poéticos y literarios, algunos de los cuales me parecieron increíblemente románticos.
"Tú eres mi imán (aunque te diferencias de un imán en que no tienes puntos de repulsión y diriges mi rumbo" 
Watchmen de Alan Moore y David Gibbons. Alguien que me quiere mucho me regaló este comic por mi 40 cumpleaños diciéndome que era una obra cumbre del género. ¿Cómo es posible que siendo un regalo tan especial no lo hubiera leído? Pues porque estaba en inglés y no encontraba el momento. De hecho, comentando este regalo que no había leído, ese alguien me dijo "tendrías que leerlo en castellano primero...no se si me arrepiento de habértelo regalado en inglés". Y como mi vida es así y está llena de casualidades (supongo que como la de todos pero yo las veo como le pasa a Paul Asuter), al día siguiente de esta conversación, mientras esperaba a que Juan saliera de lavarse los dientes y mientras cotilleaba la estantería de su casa por enésima vez, encontré Watchmen en castellano. ¡Me lo llevo para leerlo! grite y me piré. No salí corriendo porque la edición que tiene Juan es en tapa dura extragrande y pesa un quintal.

Watchmen es un comic alucinante. Una historia de ficción tan compleja que me impresiona que alguien sea capaz de pensarla y otro alguien sea capaz de plasmar en imágenes esa historia que sólo existe en la cabeza de otro.

La historia va de superhéroes, de superhéroes en decadencia. Están en sus horas bajas de popularidad y de repente se ven enfrentados a una especie de asesino que va a por ellos mientras el mundo en el que viven, en 1985, asiste asombrado al peor momento de la guerra fría y la amenaza nuclear es cada vez más real.  Watchmen no es sólo una historia de superhéroes y asesinos, es muchísimo más. Es una historia tétrica, agobiante, desasosegante, deprimente a ratos, solitaria, desesperante, compleja, rica en detalles, en conceptos y sensaciones que se te quedan pegadas una vez que lo has leído. Terminas y sabes que te has perdido la mitad. Terminas y sabes que podrás releerlo 20 veces y siempre encontrarás algo nuevo. Lo terminé y supe que ya podría leerlo en inglés y agradecerle al alguien que me quiere mucho ese regalo. Gracias.

"Ven... Seca tus lágrimas, porque res mi vida, algo más excepcional que un quark y más impredecible que lo que Heinseberg soñó jamás: la arcilla en la que las fuerzas que dan forma a todas las cosas dejan sus huellas de un modo más claro. Seca tus lágrimas... y volvamos a casa."

Lo superhéroes con dilemas morales también pueden ser románticos. Muy románticos.

Amigas con hijos de Mónica Drake. Vamos a ver, yo quería que este libro me gustara. No necesitaba que me marcara la existencia, ni me volviera del revés pero quería que un libro que según la editorial es "un cruce entre la maternidad traumática de Richard Yates y el hedonismo profundo de la serie Girls, es una ácida y desternillante novela que desafía el cliché de la maternidad, ese debate polarizado en el que dar a luz se ve como una carga eterna o como una bendición salvadora", me entretuviera y por lo menos me hiciera reír. También quería que me gustara porque la editorial muy amablemente me había enviado el libro y estaba deseando poder decir algo bueno y contribuir a que las pequeñas editoriales subsistan, pero no puedo. 

Amigas con hijos es un espanto y está a años luz de poder ser calificada de desternillante. No es que sea una historia absurda, que lo es. No es que sus cuatro protagonistas parezcan compartir el uso del cerebro a ratos,  que lo parece.  No es que la historia no tenga ni pies ni cabeza, que no los tiene. Es que es un coñazo. Se lee rápido porque tiene exactamente la misma enjundia que un cuento de Pepa Pigg. Señores de Blakie Books, lo siento. Siento muchísimo no poder decir nada bueno de esta novela pero compararla con Richard Yates me parece hasta ofensivo para el pobre Yates. Supongo que nunca más querrán enviarme un libro pero les juro solemnemente que si lo hacen estaré en la mejor disposición posible para leerlo sin que la tortura que ha supuesto Amigos con hijos enturbie mi criterio. En cualquier caso, gracias por enviármelo, nunca más me tomaré la palabra desternillante tan a la ligera. 




Justine (I. El cuarteto de Alejandría) de Lawrence Durrell. Relectura a la que me he enfrentado con más miedo que otra cosa. En su momento, cuando El cuarteto cayó en mis manos por primera vez, recuerdo que sentí que era demasiado joven para entender lo que contaba...ahora al releerlo me he dado cuenta de que tengo la edad y la experiencia vital justa.


Voy a ser sincera, El Cuarteto es una historia de intensos y Justine es una misteriosa de libro pero me ha gustado releerlo. De hecho, creo que ha sido como si lo leyera por primera vez. Lawrence Durrell es preciosista en su manera de escribir pero tiene algunas imágenes y descripciones muy brillantes que se con seguridad que mi yo de 20 años no fue capaz de apreciar. Veremos como sigue la relectura.  

"Su vida en común era semejante a la de un cable eléctrico enterrado en la arena que, inexplicablemente, se rompe en un punto imposible de ubicar, sumiéndolos en una insólita e impenetrable oscuridad." 
"Comprendí que ese tráfico estéril de ideas y sentimientos había abierto un camino hasta las selvas más densas del corazón, y que allí nos convertiríamos en siervos de la carne, dueños de un conocimiento enigmático que sólo podía ser transmitido, recibido, descifrado, entendido por los pocos seres que son nuestros complementarios en el mundo (¡cuán pocos y qué raras veces se los encuentra!)

Dandole Vueltas  de Frederick Peeters. Segundo comic del mes y  préstamo de Pobrehermamo Pequeño. Recoge 26 historietas escritas y dibujadas por Peeters de quien en su día leí "Píldoras azules" y me gustó mucho. Las historietas son muy irregulares, algunas me han encantado como la que recuerda a su amigo de infancia al descubrir que murió atropellado por un tren y otras me han dejado fría. Peeters tiene un dibujo "sucio",  muchas veces me echa de la historia o me impide conectar con lo que quiere contar. A veces me transmite la sensación de no querer contarme la historia, de no querer estar haciendo lo que está haciendo. 


NW London  de Zadie Smith. Comprado por recomendación de Nán y reservado para leer durante mis vacaciones francesas. Vamos a ver, me ha gustado regular. Creo que es un experimento formal de Zadie y que es intensamente local. Si conoces Londres y la problemática de cada barrio, la zonificación por etnias y grupos de la ciudad, seguramente la historia te transmita mucho más.  Sin ese conocimiento, es una novela entretenida y bastante chula por la manera en la que está contada pero que como historia resbala bastante. La olvidas fácilmente al terminar de leerla. Resbala, no sé explicarlo mejor.

"Ese momento posee un carácter peculiar. Es breve y temporal, ciertamente, igual que todos los momentos; es transitorio, igual que todos los momentos; y es pasado, igual que todos los momentos en el momento siguiente. Y sin embargo, es decisivo y contiene lo eterno. Ese momento debería tener un nombre distintivo, llamémoslo "plenitud del tiempo"." 
Si alguien quiere conocer a Zadie  recomiendo como lectura "Sobre la belleza", me gustó mucho más.

Y con esto y un bizcocho, hasta las lecturas encadenadas de septiembre.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

"la problemática de cada barrio", es incorrecto. Qué tal "los problemas de cada barrio". Esto supera a las faltas de puntuación etc.

de buen rollo

Saramaga dijo...

Apunto "Sobre la belleza" de Zadie. Los de tu mes de Agosto no me llaman nada. Blackie Books me gusta, me gustan sus ediciones y sus cuadernos de verano, aunque sólo tengo dos de sus libros, uno de ellos "Peyton Place", por el que tenía mucha curiosidad :-)...
Besos!

Elena Rius dijo...

Yo también he leído este verano NW, de Zadie Smith, con resultados muy parecidos a los tuyos. Y sobre los científicos (ese libro lo tengo bien apuntado en mi lista), ¿sabías que Joseph Banks es el modelo del personaje de Stephen Maturin en la serie de Patrick O'Brian? De hecho, O'Brian incluso escribió una biografía de Banks, un libro que creo que también debería buscar, seguro que es una delicia.

NáN dijo...

Sigo diciendo que es la mejor de sus cuatro novelas. Quizá haya que saber, como me dijo DI, y luego investigué un poco, NW es una zona peligrosilla por individuos, pero que a sus habitantes no les gusta ir al Sur, porque lo consideran bastante peligroso por la bandas, y ya está en lo espacial. No es una historia de barrio que haya que conocer geográficamente.

Es la historia de dos mujeres amigas desde el colegio. Una de ellas asciende mucho socialmente. ¿Encaja con ese cambio? ¿Qué cadenas de pensamiento acompañan ese progreso? No digo más para no spoilear.

Además, formalmente, es la más arriesgada de sus cuatro novelas, produciendo un gran placer seguir los hilos y puntadas para hacer tú mismo el gran tapiz.

Por esas dos razones, conocimiento de dos mujeres y gran valía formal, se acerca a la corriente grande de la literatura actual.

Ya sabes, Zadie: por ti libraré cualquier torneo.

Pero, ¿es un libro que recomiendo? Ya no recomiendo libros, salvo de una manera muy personal.

Bichejo dijo...

No me apunto ninguno. He mirado la sinopsis de Amigas con hijos y todavía estoy flipando sólo porque alguien pudiera pensar que te iba a gustar. No sé, se me escapan muchas cosas. Y esta es una.

Gordipé dijo...

"Tú eres mi imán (aunque te diferencias de un imán en que no tienes puntos de repulsión y diriges mi rumbo"

ESTO ES MARAVILLOSO.

yyoconestasbarbas dijo...

Me alegro de que te haya gustado WATCHMEN. Efectivamente, es una obra maestra del género, como otras del sr. Moore (para muchos, el mejor guionista de comics de la historia)
Te recomiendo encarecidamente, también de Alan Moore (espero que no hayas visto las pelis, aunque todavía, de la primera se salva algo...), "V de Vendetta" y "From Hell".

Anónimo dijo...

Por qué está mal escribir "la problemática de cada barrio"?.
De buen rollo también.

NáN dijo...

Sí se puede. Si la palabra, como sustantivo, se puede aplicar a los problemas de una ciencia o cualquier actividad, resulta idónea para aplicarla a los problemas de cualquier espacio geográfico, tanto más si se refiere a los problemas de los habitantes de ese espacio.

Es un salto pequeñín en esta lengua viva, que está en consonancia con las definiciones que sobre la palabra da el DRAE.

De rollo excelentísimo, en esta tarde madrileña nada calurosa.

Anónimo dijo...

Pero la palabra no es sustantivo, es adjetivo. Y dudo que Molinos ,en sus abundantes lecturas, la encuentre tal y como la ha usado.

con todos los amores y con el mejor de los deseos para esta Navidad.

NáN dijo...

Bueno el DRAE da una definición como adjetivo y una segunda como sustantivo femenino:

2. f. Conjunto de problemas pertenecientes a una ciencia o actividad determinadas.

Anna JR dijo...

El de Richard Holmes ya lo tengo pedido en la biblioteca de mi pueblo. Por cierto, una pregunta: cuando te lees un libro y te encanta y resulta que es de la biblioteca y lo tienes que devolver, ¿no te quedas rara?

De Zadie Smith leí Dientes Blancos y me gustó. Apunto Sobre la belleza.

Te tengo que contar dos cosas que me han pasado hoy en dos librerías. Bueno, la primera era un kiosko con libros. Ha entrado una señora de mi edad (!!!) preguntando por 'un libro que se llama El príncipe, pero no sé el autor y se lo han pedido a mi hijo en el instituto' y la dependienta le ha dicho que no le sonaba, que si sabía si era el de la serie... ¿Qué debería haber hecho? ¿Intervenir? No he podido. ¿Es preciso que un chico de instituto tenga que leer El Príncipe? En fin... si era El príncipe que yo pienso... no sé... ha sido duro.

Después he entrado en una librería-librería y he vivido un momento de éxtasis y gozo cuando le he preguntado a una dependienta veinteañera que podría ser mi hija por 'Los vagabundos de la cosecha' de Steinbeck y nos hemos tirado 3/4 de hora hablando de Roth, del gótico sureño... la niña sabía quién era Eudora Welty, joder!!! Una friki jovenzuela. Voy a volver a adoptarla. Como buena vendedora que era, me ha hecho salir con otro libro: 'Golowin', Jakob Wassermann. No puedo decir nada porque me ha prohibido leer la contraportada. Alucinante. Se ha apuntado tu blog. Y el mío ;-P

Para acabar. He descubierto a otra mujer insultantemente joven, en este caso, escritora. Leslie Jamison. Me mola. http://www.lesliejamison.com/
No tiene nada publicado en español. Todavía.

Besos.

Anónimo dijo...

Barrio, ciencia o actividad ?

De mil amores, y pa ti la perra gorda.

Lou Perea dijo...

Uf, el de "amigas con hijos" es infumable del todo. Ahí lo tengo abandonado en la página 50 sin idea de retomarlo. El que acabó de terminar es el tuyo, que me recomendó mi amiga Mona, fatal chica fatal, el rímel corrido de las lágrimas de risa, todo el pasaje del AVE mirándome como si estuviera loca y mi contrario (versión b de tu ingeniero) dándome codazos para que dejase de dar la nota.
En fin, que yo también tengo un blog, en el que caben 3 duendes, un contrario y muchas cosas más.

Me reí mucho, eso es importante.

LOU