viernes, 29 de noviembre de 2013

COSAS QUE (ME) HAN PASADO ESTA SEMANA Y LA HISTORIA DEL BAJO


Me he cambiado de pendientes, me he puesto unos antiguos, los tengo desde hace más de 15 años. He hecho un curso avanzado de Excel, todavía no sé muy bien para qué ni por qué pero ¿por qué no? Me  he enterado de que M juega en el patio con su peonza y un amigo suyo que según C tiene los "ojos tumbaditos" y no es chino. He escuchado a Zapatero decir que él actúo pensando en el país y no en su persona e inexplicablemente ni ha sido fulminado por un rayo, ni se ha muerto de vergüenza  ni nadie le ha escupido por obvio. Estoy leyendo una descripción de una Feria estatal en el medio oeste de David Foser Wallace, que es tan pormenorizada que me están dando ganas de comprar un sombrero vaquero. He ido a la biblioteca y he sacado dos libros. He escrito mil esbozos de posts en mi cuaderno de notas que está a punto de terminarse. Me han regalado un libro. He ido de compras con las princezaz y lo pasamos muy bien. Felicité a un amigo por su 40 cumpleaños y le dí una mala noticia, todo en una misma llamada. He visto una lluvia de hojas desde mi sitio en la pradera. Ha nevado. Me he puesto gorro y guantes. He llorado. Me han dado consejos:  "Si vas a llorar en el coche prueba a ir con las ventanillas abiertas. Quizás se congele el conducto lacrimal y se formen unas bonitas cataratas de hielo cayéndote por la cara. Hazte fotos si pasa, que sería la monda."

He abierto un blog nuevo. He dicho que no a un marrón laboral. "Moli, a partir de ahora vas a dedicarte a esto, ¿Qué te parece? Me parece que NO". He planchado. He discutido con M por unos leotardos, unos zapatos y un jersey y por el fútbol. He soñado que Fede vivía en París y las princezaz y yo íbamos de visita, desde su casa se veía el Sena. He jugado a la Primitiva y todavía no se si me ha tocado. He cambiado la foto del wasap. He pensando en la manera de celebrar el sexto aniversario del blog, si es que llego. He ordenado mi mesa del curro. He discutido por mail sobre libros distraídos, libros divertidos/absorbentes, libros que forman el corpus esencial de la literatura. No me han elegido para una experiencia bloguera en Finlandia. 

Encontré este vídeo, me flipó y lo he traducido a medias con Juan que de este tema controla muchísimo. 

Yo no tengo oído musical. El único instrumento que he tocado en mi vida ha sido la flauta dulce (¿Por qué dulce? ¿hay una amarga?) y eso sólo si aceptamos llenarla de babas como "tocar". Mis conocimientos musicales son escasos pero este vídeo me ha encantado porque me ha parecido una manera genial de contar la historia de la música, en este caso la historia del bajo. No os perdáis el careto del Fact Man y lo muy muy serios que están los que acompañan al bajista.  

La traducción de los cartelitos que lleva el Fact Man está disponible aquí, aunque tampoco es imprescindible.  

Dedicadle 8 minutos. Merece la pena y da muy buen rollo. 





martes, 26 de noviembre de 2013

UNA HISTORIA VERDADERA.


Se llama R. Nos conocemos desde niñas.

Antes de los 9 años, antes de que naciera Pobrehermano Pequeño y Molimadre y mi padre se lanzaran a comprarse una casa en Los Molinos, íbamos siempre a casa de mis abuelos maternos allí, a La Rosaleda. 

La Rosaleda era, y sigue siendo, una casa grande, cuadrada, con un jardín que la rodeaba y que tenía distintas zonas. Con 7 u 8 años a nosotros nos parecía enorme. Había un sauce llorón debajo del que nos encantaba escondernos y agitar las hojas que llegaban hasta el suelo. Lloramos cuando un rayo lo partió y se secó y hubo que arrancarlo. Debajo del sauce había un estanque octogonal que nos resultaba muy misterioso. Le daba la sombra, el agua era muy oscura y estaba lleno de hojas del sauce flotando, nos parecía que si caíamos ahí nos ahogaríamos.  Nos parecía profundo y misterioso, aunque no creo que ni siquiera nos llegara a las rodillas.  Estaba la zona de los rosales que a nosotros nos parecía un rollo, no se podían coger las rosas y además, mi abuela siempre andaba por allí mirando y remirando. Se sentaba con sus amigas en un banquito de baldosines rojos dónde nosotros sólo nos sentábamos cuando no nos veía nadie y queríamos jugar a ser mayores.   Había también una zona de lilos y en el lado derecho del portón del jardín, una zona oscura con cedros grandes donde no íbamos nunca porque nos daba mucho miedo.

Pasábamos horas dando vueltas a la pérgola en bici e intentando que nos dejaran darle a la llave que abría el chorro del otro estanque. Había un palomar encima de una terraza a la que no nos dejaban subir y un parterre de “vinca” que no se podía pisar. ¡No pises la vinca! Era un grito muy habitual.

En el pinar, estaba “El cuartucho”, una casita pequeña, mínima dónde vivíamos nosotros: Molimadre, mi padre, Molihermana, Pobrehermano Mayor y yo. Allí sólo dormíamos y nos bañábamos porque no tenía cocina. Las comidas, desayunos y demás se hacían en la casa grande.

Todo aquel jardín lo cuidaba Félix. Se ocupaba de todo y además con paciencia infinita nos hacía caso a nosotros tres cuando queríamos ayudarle o le importunábamos con un millón de preguntas y tonterías.

Félix era y sigue siendo un hombre no muy alto y no muy grande. Era y debe seguir siendo muy fuerte. Hace 32 años era flaco y tenía el pelo negro y muy rizado. A mí me parecía que no era un pelo de “señor”…pero claro, ahora lo pienso y él debía tener 30 0 35 años por aquel entonces. Tenía la cara grande, redonda y colorada con ojos pequeños y agudos. Sonreía y le brillaban. Tenía y tiene unas manos grandes con dedos romos y ásperos y las uñas negras.  Félix olía a campo, a conejos, a cachorros, a gallinas…y nos contaba mil historias.

Los mejores días, los que esperábamos con ilusión y para los que nos portábamos fenomenal todo el día, eran los días en que nos daban permiso para ir a jugar a casa de Félix.

Su casa estaba justo a la espalda de La Rosaleda, en el prado del Barón. Dabas la vuelta a la tapia de casa de mis abuelos y ya no había  nada más que campo y más campo y teníamos que saltar una tapia de piedra. Nos parecía una aventura.

En el prado del Barón, había una gran casa (que ahora es el club social de una urbanización) a la que nunca nos acercábamos. Félix y su familia vivían en una casa más pequeña, mucho más pequeña a la que se entraba por un portón, creo recordar que verde, que daba acceso a una cuadra y a un patio. Olía a conejos, a cabras, a gallinas. Estaba atestado de trozos de tractores, de aperos misteriosos oxidados que eran un sitio maravilloso para jugar. Recuerdo vagamente la casa, la recuerdo oscura y también muy llena de cosas.

Ir a casa de Félix era aventura y diversión y novedad. Su mujer nos daba de merendar y luego salíamos al patio a jugar con sus dos hijas, R y L,  que a nosotros nos parecían muy mayores porque tenían a su alcance un montón de cosas misteriosas para hacer. Jugaban con nosotros, sacaban los conejos de las jaulas, trataban a las gallinas, que tanto pánico nos daban a nosotros, con total indiferencia , salíamos a explorar el campo y no se porqué extraña razón seguíamos el rastro de las cagadas de las cabras. Corríamos.

Nos encantaba ir allí. Nos encantaba. Me encantaba. Era una especie de miedo y de fascinación que me hacía sentir de alguna manera envidia de aquellas niñas, que siendo sólo un poco mayores que yo, eran menos niñas, hacían más cosas de mayores, más cosas que montar en bici y jugar.

-          Os llevo a casa ya.- nos decía Félix.
-          ¡Nooooo!- gritábamos.
-          La semana que viene os traigo otra vez.- nos decía siempre.

Después todo cambió. Félix y su familia tuvieron un accidente de coche y su mujer murió.  Pensé en sus hijas y en aquella cocina oscura. Dejamos de ir a su casa, nos cambiamos a nuestra casa y nos fuimos haciendo mayores.

*********

-         - Moli, estás tan delgada que te está todo enorme. Vamos ahora mismo a que te arreglen esa trenca.

Es una casa pequeña de piedra, con una galería acristalada. Entramos y allí está ella en su silla de ruedas. Es R. El taller está atestado de cosas, como lo estaba su casa del prado del Barón. Huele a telas y a hilos y plancha. Huele a chimenea…y  yo me siento otra vez como si tuviera 8 años. Me siento otra vez pequeña, a pesar de que ahora sé que sólo me saca 5 años. Me arregla las mangas, los hombros, me corta de todos lados.

-          - Tienes los brazos cortos y no adelgaces más que te vas a consumir.

Salimos al frío de la calle y huelo otra vez a conejos, a cabras, a aquel patio lleno de trastos.  Vuelvo a sentir que ella hace cosas de mayores mientras que yo hago el idiota todo el día.


Ella se llama R y nos conocemos desde niñas.  Jamás hablamos de aquellos recuerdos.  


lunes, 25 de noviembre de 2013

UNOS MAILS, UNA IDEA....UN BLOG: PISANDO CHARCOS


El año pasado estuve de vacaciones en El Carmen, una pequeña aldea muy muy cerca de Ribadesella. Teníamos una preciosa casa con una galería que daba a un jardín con árboles y desde la que se veía una casa indiana gigante en una de cuyas ventanas colgaba una bandera de México. Justo delante de nuestra casa, el chofer de la familia mexicana aparcaba la furgoneta si iba a recoger a los niños para ir a la playa o el Rolls si iba a salir con la que evidentemente era la matriarca de la familia. 

Nos hizo muy buen tiempo y fuimos casi todos los días a la playa. Por las tardes, a la hora de la siesta o por la noche, mientras los demás veían la tele o charlaban me senté muchas tardes a escribir en esa galería acristalada: escribí el post de Weimar que me costó muchísimo y varios mails muy largos con ideas sobre ciencia, literatura, enviando enlaces a cosas que veía por la red. 

Cuando brujuleas mucho por la red, tienes una memoria absurda para todo y además tienes un blog, tu cerebro se programa automáticamente para ir estableciendo conexiones entre unas cosas y otras, enlazando una idea que has visto ahí con otra que has visto aquí. Desarrollando una idea que no sabías que tenías a partir de un post, un video o una foto con un texto. 

¿Qué hacer con todas esas ideas que no encajaban en "Cosas que (me) pasan"? ¿Otro blog? 

Pufff...pensé que no sería capaz de hacerlo, que era mucho trabajo, que no iba a tener tiempo para hacer las dos cosas. 

- Claro que puedes. Claro que puedes.- me animaron. 

En septiembre, se me ocurrió que no tenía porqué hacerlo sola. Conocía a la persona perfecta para montarlo conmigo y además sabía que entendería la idea a la primera: Mª Antonia de Miquel. 

La llamé y se lo conté: 

- Me encanta. ¿Cuándo empezamos?
- Pues yo creo que podríamos empezar en diciembre. 

Obviamente las dos sabíamos lo que queríamos hacer pero no teníamos ni idea de cuánto trabajo nos iba a llevar montarlo, porque aquí estamos...casi en diciembre pero un año después. 

Han sido muchos meses de darle vueltas. 

Mails con listas interminables de nombres intentado encontrar uno que nos gustara, y dijera lo que queríamos que dijera....hasta que a alguien se le ocurrió "Pisando charcos". Encajaba con la idea de ir por la red, entrando en distintos posts que son como charcos y a partir de ellos elaborar un post con ideas cogidas de ahí pero recocinadas por nosotras para "salpicar" a otros lectores que quizás no llegarían de otra manera a los charcos originales. 

Pisando charcos mola, pensamos. 

Después vino la parte técnica y recurrimos a la experiencia, trabajo y paciencia de Pobrehermano Pequeño (@kune_) que se dedica al diseño de páginas web y que nos ha montado todo el chiringuito  y ha solucionado todas nuestras crisis de diseño. 

Podría contar qué es y lo que tiene...pero mola mucho más que si os pica la curiosidad, vayáis a verlo,  brujulear y si os apetece dar vuestra opinión. Si es buena nuestro ego aleteará feliz y si es mala pues bueno...estamos empezando, iremos mejorando. 

Hoy, 25 de noviembre de 2013, un año y cuatro meses desde que de esos mails escritos desde la galería de una casa en Ribadesella surgiera esta idea...aquí esta Pisando Charcos. 


jueves, 21 de noviembre de 2013

POBREHERMANO MAYOR Y EL NETER




Pobrehermano Mayor es un tío de casi 40 años, alto, moreno,guapetón aunque con poco pelo,  deportista, con un  buen curro, su pisito de soltero, sus aficiones absurdas, sus libros, su siesta y sus manías.  Pobrehermano Mayor tiene a los dos Perros de Aspecto Gigantesco que son un poco como él: tranquilos, de pocas palabras, pachorros y apegados a sus costumbres.




Neter es un tío de casi 40 años, bajito, moreno con pelazo, deportista, con un buen curro, su casita de soltero, sus aficiones absurdas, sus siestas y sus manías. Neter tiene a Bokó. Un galgo flaquísimo que es también como él: inquieto, rápido, dicharachero.

Pobrehermano Mayor y Neter son los mejores amigos. Son Walter Mathau y Jack Lemmon. No son la extraña pareja porque pegan mogollón pero son una fuente inagotable de descojone para los demás.




Tienen anécdotas para aburrir. Un día cualquiera de verano, Pobrehermano Mayor está en casa en Los Molinos. Suena el móvil.

- te está sonando el móvil.
- Ya lo oigo.
- ¿Lo vas a coger?
- Por supuesto que no.
- ¿Por qué?
- Porque es Neter.
- ¿y?
- Que ya se que quiere. Cómo yo tengo un huerto, quiere tener su propio huerto y como es un agonías lo quiere YA.
- Bueno, querrá que le ayudes.
- Si, claro. Ayudarle. Es un puto desastre, no ha comprado la tierra, plantó las semillas en un semillero y no lo ha regado...al final tengo que ir yo a arreglárselo todo.

*Pobrehermano Mayor jamás coge el móvil. De hecho, ahora mismo está feliz porque por alguna extraña razón cuando le llamas, al llamante le sale como comunicando, cuando la realidad es que a él ni siquiera le suena el móvil. "No se que le pasa pero es estupendo, así no tengo que dejarlo sonar ni inventarme excusas".

Otro día en Los Molinos. Mercadillo de segunda mano y aperitivo.

- Moli, ¿dónde está Pobrehermano Mayor?
- Ahí, pidiendo unas cañas. ¿Qué pasa?
- He ido al mercadillo de segunda mano y he visto unas sillas chulísimas.
- Ah...¿y?
- Costaban 90 euros, he pensado que es un supernegocio porque Pobrehermano Mayor seguro que sabe construirlas.
- Seguro que si, pero ¿tú qué vas a hacer en el negocio?
- ¿Yo? Achuchar a Pobrehermano Mayor que si no, no hace nada.
- Neter...Pobrehermano Mayor te ha hecho la mesa que tienes delante del sofá de tu casa...
-...claro..porque la idea fue mía.
- Mentira...te hizo la mesa porque se estaba poniendo nervioso al ver lo chapuzas que eras tú al construirte la mesa...¡¡ni una de las patas estaba a la misma altura!!
- eso son menudencias...ahora nos vamos a forrar con las sillas.

Se van mucho de viaje en plan pareja de solteros a "hacer algo". Siempre les pasa algo. Se fueron a montar en bici en Cuba y acabaron enfadados con Pobrehermano cubriendo la ruta entera que habían planeado y Neter en un hotelazo esperándole. Fueron a Lanzarote a hacer surf en enero y decidieron que hacía mucho frio y al año siguiente acabaron en Ghana en una iglesia llena de negros cantando en fin de año. Han estado en mil sitios. Pobrehermano siempre lo mira todo antes y Neter va improvisando y se desesperan mutuamente. 

Este verano se han ido otra vez, en furgoneta a los Alpes franceses, italianos y no sé si llegaron a Eslovenia. Como son como son, tienen la pinta que tienen e iban en furgoneta perrofláutica, antes de salir de España ya les había parado la Guardia Civil. Resultó que Pobrehermano Mayor tenía caducado el carnet de conducir. No pasa nada, conduce Neter....que al día siguiente escalando no sé que absurdidad se descojonó un dedo. Resultado: por Europa sin carnet y lesionados.

Lo peor no fue eso...para nada.

- Moli...¿sabes por qué M tiene tantas alergias y asma?
- Si, porque genéticamente tiene predisposición.
- No, es porque bebe muchísima leche y beber muchísima leche y sobre todo por la noche es malísimo.
- Eso es una estupidez, tú bebes mucha leche. ¿De dónde has sacado eso?
- Lo hemos leído Neter y yo en "La enzima prodigiosa" durante las vacaciones.
- ¿Qué habéis leído qué?
- La enzima prodigiosa.
- ¿Y por qué habéis leído ese horror de libro lleno de paparruchas?
- A ver Moli, las autopistas francesas son un coñazo...horas y horas de rectas interminables y teníamos que ir despacio para que no nos pararan...así que conducía Neter y yo leía en alto.
- Jajajajajaja..¿ibas leyendo en alto "La enzima prodigiosa"???
- Si...claro. Y el médico chino que lo escribe dice que la margarina es lo peor y que hay que masticar la comida 70 veces antes de tragarla...y es verdad.
- No me lo digas. Por la noche, cenando al lado de la furgoneta perrofláutica, con vuestra lata de fabada calentada en un camping gas os sentabais frente a frente y masticabais 70 veces la comida.
- Exacto..
- Jajajajajaja sois lo peor. Y yo pensado que estaríais ligando por Europa.
- Moli...estábamos en una furgoneta perrofláutica...¿cómo íbamos a ligar así? ¿Tu sabes como olía?
- Cenando fabada me lo imagino pero no sé, pensé que  a las perroflauticas europeas seguro que les molarían un par de maduros españoles....masticando la comida 70 veces...jajajajaja.


La última fue el fin de semana pasado.

- Me ha dicho mamá que fuiste al cine ayer. ¿Qué viste?
- No preguntes.
- ¿Qué pasó?
- Neter...que es un puto desastre.
- ¿Qué ha pasado?
- Estaba empeñado en ir a ver Capitán Philips...le dije que vale. Se encargó de sacar las entradas y me dijo que a las 7:30. Llegamos con tiempo, compramos palomitas, cocacola, entramos, nos dicen que la sala 4, nos sentamos con mucha antelación, nos tragamos todos los trailers...empieza la peli....no sale el mar...no salen barcos...un tío en Vespa...."Elias Querejeta". Me giro y le digo...Neter no es esta peli. Y me dice..que si...espera".
- No era la peli.
- Exacto. Salimos del cine, le preguntamos al acomodador y nos dice: capitan philips es a las 10:30.
- ¿os equivocasteis de hora?
- De hora y de cine....ni siquiera estábamos en el cine que teníamos que estar.
- ¿Y que hicisteis?
- El pavo nos dijo que entráramos a ver la que quisiéramos.
- ¿Y?
- Vimos..Thor2 2D.
- ¿Thor2 2D? jajajajajajajaja.
- No te rías...lo único gracioso que tiene es el título...lo demás es como para arrancarte las pestañas a bocados.
- Te suena el móvil...
- Es Neter....paso.
- Si no lo coges, vendrá a casa.
- Si viene le dices que estoy durmiendo.
- Sabes que da igual..subirá a buscarte a tu cuarto.


Y así se pasan los días. Ahora corren juntos...y Pobrehermano viene atacado...pero eso da para otro post. 







*Solteras que me leéis...deberíais conocerlos. Merecen muchísimo la pena.

Las fotos de este post se han subido con permiso de ambos. 



martes, 19 de noviembre de 2013

¿Y SI A LAS INGENIERAS LES GUSTARA EL ROSA?






Esta mañana me han pasado este video. 
Lo he visto. Tres veces. 
No sé si me gusta o no me gusta. 

Luego he leído cosas  por internet y en twitter alabando el anuncio y lo buenísimo que es que haya "juguetes para ingenieras". 

Me gusta el anuncio porque está ingenioso, la musiquilla es pegadiza, las niñas son graciosas y las cadenas de cosas que caen siempre son resultonas. 

No me gusta el anuncio por la letra de la cancioncita y porque me parece que está no es la manera de acabar con el supuesto sexismo de los juguetes. 

Cuando yo era pequeña jugaba a las barriguitas...y luego a los clics, y luego construía un fuerte con los legos, y luego jugaba a las casitas y luego me disfrazaba de mosquetero. A todo esto jugaba con Pobrehermano Mayor y con Molihermana a la que también molaban las Barbies que yo siempre odié. 

Pobrehermano Mayor es Ingeniero, Molihermana abogada y yo curro en los libros de colores. 

Tengo dos hijas. A C le flipa  el rosa, el maquillaje y las Monsters HIgh. A M le flipa el azul, el fútbol, los coches teledirigidos, construir aeronaves. Las dos juegan juntas mezclando sus gustos: construyen una ciudad de barriguitas a la que llegan luego los clics y colonizan la ciudad, se disfrazan de princesas y Peter pan y hacen una obra de teatro y leen libros de hadas, de dinosaurios y de naves espaciales. 

Una quiere ser veterinaria o profesora y la otra ingeniero y policía. 

Las hemos educado a las dos igual. 

A mi no me gusta el rosa pero tampoco me gusta el fútbol.  Cuando toca regalarles algo les pregunto qué les gustaría o pienso qué les gustaría. No se me ocurre regalarle a M un disfraz de princesa y a C un kit para construir su coche teledirigido. Ambos regalos me parecen estupendos y buenos para ellas...y desde luego no creo que el hecho de que C flipe con el restaurante de barriguitas o una cocina morada haga de ella una zopenca cursi para el futuro. Por lo mismo, no creo que el hecho de que M se quede embobada con un documental de motores en internet la haga mejor que su hermana. 

¿Qué son juguetes para ingenieras? ¿Una ingeniera no puede flipar con una casa de muñecas llena de hadas rosas? ¿Una niña que juega con sus muñecos a servirles la comida y cambiarles los pañales no puede ser astrofísica, ingeniera, juez o directora general de una compañía? 

¿Hay sexismo en los anuncios de juguetes? Si. Igual que lo hay en los de colonias, en los de coches o en los detergentes. 

¿Sería mejor que no lo hubiera? Por supuesto. 

Pero a mi  modo de ver, el de los juguetes es un mercado que a pesar de ser sexista en los anuncios no lo es a la hora de comprar, o no lo es en el caso de padres con dos dedos de frente. Si a tu hija le flipa el fútbol le regalarás un balón o unos guantes de portero y si a tu hija le mola una monster high del demonio ( son horrorosas) será lo que se encuentre al final de su caminito de chuches. Que se lo regales, no quiere decir que a ti te guste...como ya he dicho antes, yo odio el fútbol y a las monster high...pero no creo que ninguno de esos juguetes vaya a condicionar el futuro laboral o personal de mis hijas. 

¿Juguetes para ingenieras? Eso ya estaba inventado, las construcciones, los legos, los mecanos, montar el fuerte de los clics, hacer castillos en la arena, construir una "cabaña" con toallas en la playa....y hacer un coche con una caja de cartón. Y también vestir muñecas, jugar a cocinitas, pintar hadas de colores y jugar a maquillarse. 

Este no es un anuncio para niñas. Es un anuncio pensando para captar a un padre, a un tipo de padre. Un padre que piense "le voy a regalar a mi hija un juguete de ingeniera para que mi hija mole mucho", un padre que piense equivocadamente que si su hija va todo el día vestida de rosa y pensando en ser una princesa no va a poder ser en la vida: ingeniera, abogada o arquitecto. 

No nos equivoquemos. Hay mucho más sexismo en el hecho de que nunca salgan niños jugando con muñecas o con cocinitas...eso sí que sería un anuncio rompedor: niños jugando a las casitas tan felices y disfrazados de Rapunzel. 

Pero para eso no hay huevos...ni padre objetivo. Ningún publicista piensa "voy a hacer un anuncio para que unos padres que vean jugar a su hijo a las casitas decidan comprarle una cocinita y una vajilla para jugar a tomar el te"...¿por qué? Porque jugar a las casitas está  mal visto...y porque nadie quiere ser ese padre ni tener ese hijo. 

Eso si que es sexismo. 




lunes, 18 de noviembre de 2013

EL CONJURO DEL EMPRENDIMIENTO

El correo es una fuente inagotable de sorpresas. Algunas buenas, otras espectaculares, otras malas y otras que sencillamente elevan mi  hostilización a niveles máximos.

"Me dirijo a ti desde el Observatorio de los Estrategas"

¿El Observatorio de los Estrategas? ¿En serio? Joder, como mola. Suena a gente con uniforme reunida en torno a una mesa redonda por encima de la que flota un globo terráqueo girando. O si me pongo medieval, suena a un consejo de sabios con túnicas arrastrando por el suelo, grandes barbas y pergaminos. Observatorio de Estrategas, me encanta. 

¿Qué querrán de mi? Se les habrá encendido una luz en su globo terráqueo justo encima de mi blog y soy la elegida? O ¿habrán encontrado mi nombre en un antiguo escrito y me van a encargar una misión? 

Qué intriga.

"para invitarte a la jornada Chiquiemprendedores, que tratará cómo educar a los niños en el espíritu emprendedor" 

Pero, pero, pero, pero, pero….¿Qué es esto?

¿Chiquiemprendedores? ¿En serio??

¿Educar a los niños en el espíritu emprendedor? ¿De verdad?

¿Nos hemos vuelto locos o es que yo me estoy perdiendo algo?

"Queremos profesionales más felices y plenamente realizados en su trabajo. Queremos generaciones fuertes que sepan diseñar su futuro laboral en un entorno que se lo va a exigir. Queremos jóvenes con capacidad de construir sus vidas con decisión, sin barreras ni frenos, sin miedo al riesgo, a la responsabilidad, al fracaso… y vamos a empezar por el principio: la educación en el espíritu del emprendedor desde la infancia.
Esta es una jornada de cocreación dirigida a personas emprendedoras, responsables de educación, profesionales que trabajan para la infancia, familias y cualquier persona preocupada por cambiar el futuro en la que escribiremos juntos el Libro Blanco del Chiquiemprendedor¡TRAE A TUS CHIQUIEMPRENDEDORES DE 0 A 12!"

Nos hemos vuelto locos. Claramente. O gilipollas, o las dos cosas a la vez. 

Claro que queremos profesionales felices y realizados con su trabajo, y también queremos la paz en la tierra, que se acabe el hambre en el mundo, que las tallas de la ropa respondan a algún criterio realista y que el insomnio a las 4 de la mañana se cure contando ovejas. Queremos todo eso, claro que si...pero ¿de verdad que alguien se cree que todo se va a conseguir con "la educación en el espíritu emprendedor desde la infancia"?

¿Qué leches es la educación en  el espíritu emprendedor desde la infancia?

Vamos a ver, vamos a ver.

Vayamos al diccionario: 

Emprender: Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.

Aha. Esto es justo lo que necesitan los niños, aprender a hacer cosas especialmente si tienen dificultad y peligro. Justo esto. Obviamente a los niños hay que enseñarles a bandearse por el mundo, a hacer cosas, a ser más independientes…pero precisamente una de las tareas de los padres, una de las tareas fundamentales es decirles: ten cuidado que por ahí hay peligro porque ¡¡TACHÁN, SORPRESA! Los niños no son conscientes de los peligros ni las dificultades…por eso mismo creen que los padres lo podemos todo.

A los niños hay que educarlos...estoy muy de acuerdo con esto, pero ¿en el espíritu emprendedor? ¿EN SERIO? Los niños no saben valorar los peligros de cualquier empeño, no saben que si no tienen cuidado pueden abrirse la cabeza con el tobogán, se tropiezan con sus propios pies, se clavan el tenedor y cuando son más mayores no saben valorar otra serie de peligros que hay a su alrededor. ¿De verdad que lo que nos tiene que preocupar es enseñarles a emprender? 

No.

Lo que nos tiene que preocupar es educarles.

Educarles en general, sin gilipolleces del espíritu emprendedor.

Hay que ser un referente para ellos cuando tengan miedo, cuando tengan dudas. Hay que saber apoyarles cuando creamos que pueden hacer algo y hay que explicarles que hay cosas que no están a su alcance en un determinado momento. Hay que saber decirles que no y hay que dejar que se frustren. Hay que dejar que se enfaden con los demás, con ellos mismos y con nosotros. Hay que enseñarles a ser respetuosos con los demás y también a no dejarse pisotear. Hay que quererles mucho y también hay que saber dejarles su espacio y que ellos respeten el tuyo.

Todo eso y un millón de cosas más hay que hacer con y por nuestros hijos para intentar que dentro de unos años sean las mejores personas posibles y sepan bandearse frente a las dificultades.

Eso es lo que hay que hacer y no absurdeces como “coescribir el libro blanco del chiquiemprendedor”.

“Cocreación”,“chiquiemprendedor”,“educación en el espíritu emprendedor” no son más que términos de jerga de neolengua, falsos conjuros de la bruja del bosque pensados para dar a la gente falsas soluciones a los mil y un quebraderos de cabeza que supone educar a tus hijos y darte cuenta de que era mucho más difícil de lo que pensabas. 

Y supongo que sirven también para conseguir publicidad ahora que lo de “emprender” se nos ha ido de las manos.  


viernes, 15 de noviembre de 2013

ANTES DE COSAS QUE (ME) PASAN


Antes de empezar a escribir Cosas que (me) pasan, yo ya era "Molinos".

Cosas que (me) pasan empezó porque siendo Molinos conocí por la red y gracias a nuestro común amor por los libros a seis locas de Barcelona. ¿Podría haber conocido a alguna loca amante de los libros de Madrid? Si, por supuesto...pero no fue así. Seis locas y las seis de Barcelona.

Cosas que (me) pasan empezó porque después de horas de chats en grupos y muchos mails contando mis batallas, una de aquellas rubias que tenía un blog me dijo:

- Moli, abre un blog y escribes todas esas historias que nos cuentas: lo de la urraca que te quemó el coche, los grandes momentos etílicos, tus momentos con las princezaz, la historia de Mak.
- Yo no sé escribir, no podría escribir un blog.
- No digas gilipolleces, claro que puedes. Además, lo abres y si no te mola pues lo dejas.

"Y si no te mola pues lo dejas". Ja.

Aquellas seis locas fueron las primeras lectoras del blog, fueron las primeras comentaristas y fueron también las primeras personas que consiguieron que hiciera un regalo de amigo invisible "de manualidades".

- Moli, nos estamos descojonando abriendo tu paquete. ¡No sabes envolver! 

Aquellas seis locas me regalaron la famosa camiseta "Moli mola mil".

Y aquellas seis locas, por mi 40 cumpleaños me hicieron un regalo espectacular que por fin me han dado permiso para compartir aquí, aún a riesgo de perder todo su prestigio como personas y como cantantes.

El vídeo es un regalo increíble. Cada una grabó su parte por separado. Una de ellas desde las antípodas, otra desde Italia con una conexión infame, otra es casi tan frikifan de Springsteen como yo, otra más que cantar masculla, otra ama a su micrófono improvisado que a día de hoy no he conseguido muy bien saber qué es y otra para no cantar baila...Lo he visto un montón de veces y siempre me río y lloro un poco en plan "joder, me estoy emocionando".

No seáis crueles porque sin estas seis locas, jamás habría existido Cosas que (me) pasan. Y porque hay que quererme muchísimo para hacer algo así.


video



Gracias locas. Mil gracias por todo.

Y cómo diría el Sr. Lobo: No empecemos a...

El tema que "perpetran" es éste...siempre es bueno tener excusa para subir a Bruce al blog.




miércoles, 13 de noviembre de 2013

UNA MAÑANA CON JUAN


Me salta el wasap el miércoles. Es Juan. ¿Por qué no se pone foto? Si yo fuera él me pondría una foto de esas que tiene que parece un modelo maduro de moda de El País Semanal. Yo tengo foto en el wasap haciendo el imbécil y ni parezco una modelo, ni madura, ni nada...Se lo comentaré. 

- Hola guapa, ¿nadamos el fin de semana? 
- Si, claro. Yo iré los tres días, viernes, sábado y domingo. 
- El viernes no puedo tengo plan y el domingo baloncesto con mi equipo de viejunos. ¿sábado?
- Perfecto. ¿A qué hora quieres ir? ¿A las 10 cuando abran?
- ¿A las 10? ¡eso es prontísimo! ¿Por qué madrugas tanto?
- ¿tanto? En fin...¿a qué hora quieres ir? 
- ¿ a la 1? 
- cojonudo..partiendo toda la mañana, pero vale...por ti lo que quieras. 
- yo también te quiero guapa...hablamos el sábado. 

Sábado por la mañana. Pululo por Los Molinos: me despierto, abro la ventana, leo, desayuno, desayuno otra vez con las princezaz, leo, paseo, escribo...preparo la bolsa de la piscina. Salta el wasap del tío sin foto.

- Buenos días guapa. 
- Buenos días...¿ya te has caído de la cama?
- Si. 
- ¿Solo?
- Jajajaja..si, paso de que se queden a dormir. ¿vamos a nadar?
- Si claro...te estoy esperando. ¿estás preparado ya?
- ¡¡Noooo!! Me acabo de levantar...necesito una hora todavía. 
- Eres lo peor. 
- Yo también te quiero guapa...en una hora me recoges. 

Me dedico a pulular mientras pienso como puede ser que un tío soltero y sin hijos necesite  una hora desde que se levanta para estar preparado para ir a la piscina. Un tío soltero y sin hijos que no va a ducharse porque lo hará después de nadar y que no desayuna porque ahora está inmerso en una teoría alimentaria absurda que dice que es malo desayunar. Supongo que se habrá puesto a ver porno. 

Por fin, llega la hora de encontrarme con el atractivo modelo. Paso por su casa y sale a la puerta vestido como si fuera daltónico y le hubiera robado los pantalones a alguien que pesa 20 kilos más y con una camiseta que le queda ombliguera.  El muy cabrón está elegante de todos modos. Le odio. 

Se monta en el coche con una bolsa de deporte que debe haber reciclado de los juegos olímpicos de Moscú y que no ha lavado desde entonces. Siempre lleva la bolsa sin cerrar. 

- Hola guapísima. ¿has visto que día te he preparado? 
- Si...un día estupendo. Sol y frío. 
- ¿Qué tal la semana?
- De puta angustia. 
- Vaya...haberme llamado. 
- No, porque lloro y siempre dices que mi amplitud emocional te descoloca. 
- Bueno, pues te me llamas y lloras y yo mientras tanto veo porno y eso equilibra todo. 
- jajajajajajajaja...vale. Debería haberte llamado.

Llegamos a la piscina. Somos una pareja curiosa. Él es gigante y yo canija. Vamos hablando sin parar de gilipolleces o cosas muy serias hasta que entramos cada uno en su vestuario...y retomamos la conversación exactamente en el punto en el que la hemos dejado cuando nos volvemos a encontrar en la piscina.  

- Juan, te veo el culo. 
- ¿ y qué? 
- A mí me da igual, pero tienes rota la costura del bañador. Muy rota. En cuanto te pongas a nadar es posible que se descosa del todo y montes un bonito espectáculo. 
- ¿me cambio? 
- Yo creo que sí...pero tú verás. Estas muy sexy enseñando el culo, con tus gafas jumbotron...
- ¡No te metas con mis gafas! ¡ Son panorámicas y con ellas se ve todo!
- Son horribles, te hacen parecer un empanao y además ¿qué quieres ver en la piscina? ¿Que estás haciendo? 
- Escupir en las gafas para que no se empañen. 
- Joder..con ese tamaño de gafas se te va a secar la boca. 
- Mierda, del esfuerzo he notado que se me rompía más la costura. 
- Exacto...ya te veo medio culo. 

Por fin nos ponemos a nadar. Compartimos calle. Yo soy inconfundible con mi bañador segunda piel y con el gorro y las manoplas rosas (mataría a  mí yo del pasado que los compro) y Juan también porque además de sus gafas panorámicas lleva un tubo como de snorklear pero de nadar. Un tubo que sirve para no tener que sacar la cara para respirar. 

- Ese tubo es absurdo. Pareces un buceador que se ha perdido.
- Deberías probarlo Moli...es una nueva dimensión nadando. No te agotas.
- Yo no me agoto. ¿No me has visto? 
- Cierto perra. Pareces una sardinilla dando vueltas sin parar a la piscina.
- nananananana...venga. A por los 80 largos. 

Nadamos 70-80 largos depende del día. A pesar de lo grande que es Juan y de que sus brazos son casi igual de largos que mis piernas, mantenemos un ritmo de brazada que hace que nunca nos molestemos mutuamente.  Salimos contentos, felices y bastante satisfechos. 

Tras mi paso fugaz por el vestuario para ducharme y vestirme, me toca esperar unos 10 minutos en el pasillo a que Juan salga de su vestuario. Le oigo hacer pandilla en el vestuario con otros machotes. Le oigo hablar de rodillas, cartílagos, las excelencias del baloncesto frente al fútbol y pontificar sobre lo horroroso que es desayunar. 

- Hola guapa...¿llevas mucho tiempo esperando?
- Se me ha secado el pelo...asi que imagina. Y que sepas que desde el pasillo se oye toda la conversación. 
- Bueno es saberlo..a veces hablamos de sexo. 

Le acompaño después a la compra. Una compra absurda. Una compra de tío maniático. Mientras pululamos tenemos una conversación muy seria, muy seria sobre un tema muy importante...interrumpida por comentarios absolutamente estúpidos. Somos una peli de Woody Allen. 

- Canónigos, rúcula..me encanta la rúcula, escarola. 
- Compra berros...a mí me gustan los berros. 
- No puedo. 
- ¿Por qué? ¿No te gustan? ¿Has leído alguna absurdez en internet?
- Me encantan, pero la bolsa solo pesa 100 gramos...
- ¿YYYY??
- Que mis ensaladas son de 150 gramos.
- ¿YYYYY? Compras dos bolsas de 100 o 3 bolsas de 100 y así usas bolsa y media por ensalada. 
- Eso es un follón de gramos..ni hablar. Solo bolsas de 150 gramos. 
- Estás enfermo o loco o te ha entrado cloro por la nariz con el tubo ese absurdo de nadar. 
- ¡ QUE DESASTRE!! 
- ¡Qué pasa ahora?
- No hay fanta zero de naranja. 
- Pero..¿eso existe?
- Claro, es mi bebida favorita....
- Vámonos ya...antes de que te acabe pegando con algo.

Volvemos a casa comiendo monedas de chocolate que Juan me ha comprado para compensarme de mi semana infernal. 

- ¿Ha sido muy horrible tu semana?
- Espantosa. 
- Podría ser peor, podría llover. 
- ¿Mañana a la misma hora? 
- Por supuesto, guapísima. Y ya sabes, si quieres llorar, me mandas un wasap que ponga "porno", lo busco y te llamo y hablamos. 

Y así todos los fines de semana.  Tengo mucha suerte. 

lunes, 11 de noviembre de 2013

PETE NO ES MI TIPO PERO...


Pete no es mi tipo para nada y sin embargo me tiene enganchada. 

Pete es alto, americano, rubio, campechano y con cara de ser feliz permanentemente.  Habla con los árboles, lleva chalecos acolchados,  es un cursi de tres pares de narices y dice muchísimo "oh, esto es hermoso". Son todo características que en cualquier otro ser humano me harían salir corriendo despavorida en dirección contraria agitando los brazos y perdiendo los zapatos, pero Pete tiene algo que compensa todos esos despropósitos y que hace que si lo conociera en persona me abalanzara sobre él. 

Pete construye casas en los árboles. 

Casas de verdad, unas casas acojonantes. 
En árboles de verdad, árboles grandes en medio de bosques preciosos. 
Casas preciosas para vivir en un árbol. 
Amo a Pete. 

Pete hace esto en un programa de televisión superadictivo en el que en una combinación letal enseña bosques acojonantes, abraza árboles, dice "oh ¿no es hermoso? " y dibuja los bocetos de las casas preciosas. 

El programa es siempre igual pero eso a mí no me importa. Quiero a Pete y sus casas. 

Pete vive en el estado de Washington que por si alguien no lo sabe está en la punta oeste de Estados Unidos. Normalmente el programa empieza con Pete fingiendo hacer algo interesante: galletas, escribir, leer o mirar al vacío. Menos las galletas, todo lo demás lo hace tumbado en unas redes gigantes que tiene colgadas entre los árboles de su jardín. 

Su hija o su mujer le sacan de su ensimismamiento creativo al grito de: ¡Ha llamado un cliente! 
- ¿Un cliente? ¿De verdad?- Pete, por alguna extraña razón no se fía de su familia. 
-¡Si! y quieren que les hagas una casa en el árbol.- gritan ellas emocionadas. 
- ¿Una casa en el árbol? ¿De verdad?.- A ver Pete...eres el tio que construye casas en los árboles..¿para qué te iban a llamar? 
- ¡Si!! ¡ De verdad!.- 
- ¡Oh, esto es hermoso! gente que quiere que le construya una casa...que emocionante.- Pete es siempre así, no tiene memoria a corto plazo y no recuerda que es a eso a lo que se dedica. 
- ¿De dónde era el cliente?- pregunta mientras se baja de la red como un trapecista de circo pero con su chaleco acolchado donde pone "Tree Master". 
- Del estado de Nueva York.- contesta su hija. 
- Ah...Nueva York ¡qué hermoso!.- A Pete todo le parece hermoso. Lo que a mí me deja flipada sin embargo es que no diga ¿Nueva York? Pero si eso está a tomar por culo, exactamente a 4.500 km. Una distancia absurda para que te llamen para un trabajo, es cómo si te llaman a Madrid para que vayas a hacer algo a Moscú. Y yo pienso ¿No hay más constructores de casas en todo Estados Unidos? Pero vamos que a Pete le parece cojonudo hacerse 4.500 km para ver a un cliente...le parece hasta hermoso. 
- ¿Y qué presupuesto tienen?.- pregunta Pete con los pies en la tierra y saliendo un poco de su mundo de luz y color. 
- 180.000 dólares.- contesta la hija impertérrita. 

Pete no dice nada a esto pero yo grito en el sofá ¿ 180.000 $ PARA CONSTRUIR UNA CASA EN EL ÁRBOL???  QUIERO SER LA HEREDERA DE PETE. 

Pete luego aparece  conduciendo mientras se reafirma en la suerte que tiene: "Estoy feliz porque estos clientes quieren una casa en un árbol, no hay nada como una casa en un árbol...¡oh qué hermosos árboles veo por aquí!" 

Pete no dice nada de los 180 mil dólares pero supongo que también está un poco feliz por la pasta que se va atufar. 

Llega a la casa y allí le reciben siempre como si fuera Santa Claus. 

- ¡Oh Pete! Has venido! ¡Qué ilusión que hayas venido!.- dice la pareja de los 180 mil dólares. Tener tanto dinero parece que les ha hecho olvidar que Pete ha venido porque le han llamado...no porque se haya dejado caer por allí. 
- ¡Si! Aquí estoy qué hermoso es todo.- Pete tiene razón...la joven pareja tiene una "segunda residencia" acojonante en medio de un bosque increíble. 
- Si, nos gusta mucho pero querríamos una casa en el árbol. Una gran casa en el árbol para nuestras dos hijas y para poder recibir a nuestros amigos y hacer barbacoas. 
- ¡Oh qué estupendo! Una barbacoa.- A mí, lo de la barbacoa me perturba...no me parece la mejor idea subirte a un árbol (de madera) y hacer fuego a 7 metros de altura rodeado de ramas de madera...pero a Pete le parece cojonudo. El cliente siempre tiene la razón. 

Tras este diálogo tan inteligente, Pete y la joven pareja se van a pasear por los jardines de la casa que por supuesto son gigantes y están llenos de árboles enormes, preciosos y superchulos. Pete hace un paripé fabuloso en el que va diciendo "oh aquí tenéis un enorme y precioso roble blanco...pero no haremos la casa en él porque simplemente es perfecto y no le oigo pedírmelo" o "estos pinos blancos son maravillosos pero son ya ancianos y es mejor que el final de su vida lo disfruten"...hasta que de repente se lanza corriendo hacia unos árboles  y dice "No me puedo creer que tengáis estos maravillosos robles de poste...3 la distancia justa que necesitamos para una hermosa y magnífica casa en el árbol. La veo. Los árboles me han hablado". Si le pones un corpiño y música de fondo está igualito a Julie Trinos en Sonrisas y Lágrimas. 

(Me río siempre en esta parte, aunque el mejor día fue el que hizo el paripé con unos árboles y el dueño llego y le dijo " Si, Pete ese árbol es muy chulo pero está fuera de los límites de mi propiedad" )

Pete hace entonces unos dibujos superchulos de como ha pensado que va a ser la casa: una escalera  para subir a la pasarela, luego un puente colgante de 12 metros y luego una casa con mirador, dormitorio, una pequeña cocina y una terraza para sentarte a ver atardecer sobre el bosque de tu jardín.  LA QUIERO. 

La joven pareja da palmas con las orejas y se pira. 

Pete llama entonces a su cuadrilla de trabajadores (todos bastante noruegos) y empieza entonces la parte más aburrida del programa. Es la parte que justifica que este programa vaya en el canal de machotes Discovery Max. Se ponen a construir  la casa, se suben a los árboles, tiran poleas, ponen pernos, ajustan tornillos. Llega siempre el camión con todo el material y se queda atascado en el barro. Siempre hay algo que misteriosamente no ajusta pero Pete lo soluciona mientras dice "¿No es hermoso como va surgiendo la casa como si siempre hubiera estado ahí " y suspira. Aquí siempre sale una motosierra y Pete llora porque tienen que cortar una rama...

La joven pareja vuelve a ver cómo van las obras. Pete los subo a 7 metros de altura y les dice

- ¿Qué os parece? ¿No es hermoso?

Ellos tienen cara de querer vomitar del vértigo  que tienen pero les da miedo desilusionar a Pete que está tan emocionado y le dicen: ¡ohhh..es hermosísimo!! y se van. 


Cuando los aguerridos noruegos de Pete han terminado de montar la casa y se van más felices que perdices. Pete llama a unas curris que vienen con todo tipo de muebles y cosas de Ikea y dejan la casita en el árbol preparada para lo que sea: los muebles, las alfombras, las camas, los platos, las mesas, los adornos...absolutamente todo preparado. Una pasada. 

Pete entonces, a medio camino entre sufrir un síndrome de Stendhal o llegar al orgasmo, recibe a la joven pareja y los conduce al pie del árbol obligándoles a mirar el suelo. 

- ¡Ya podéis mirar! 
- ¡¡ohhhhhhh!!
- ¿No es hermoso?? 
- Es lo más hermoso que hemos visto nunca...es maravilloso, alucinante. Oh Pete eres el mejor, has hecho realidad nuestros sueños. 

Pete alcanza entonces el orgasmo, monta a sus noruegos en la furgoneta y se pira contando a cámara que es más feliz que una perdiz porque hacer casas en los árboles es lo mejor que puedes hacer en la vida porque los árboles son hermosos. 

De los 180 mil dólares no dice nada...pero sospecho que esto también le hace un poquito feliz. 

Menos mal que Pete  no es noruego...me tendría a su merced.

Otras adicciones televisivas aquí. 

Como veo que tenéis curiosidad...el programa de Pete es los viernes por la noche...un día buenísimo. 

viernes, 8 de noviembre de 2013

ME LEES.



Me lees y te ríes. 
Me lees y te aburres. 
Me lees en diagonal. Y lo dejas a la mitad. 
Me lees y me relees. 
Me lees y te cabreas por qué no soy capaz de colocar las comas en su sitio, confundo sino con si no y sólo pongo ..cuando deberían ir ...
Me lees y piensas "joder, esto justo me ha pasado a mí".
Me lees y piensas "¿Cómo se le ocurren estas gilipolleces?"
Me lees y piensas "Nunca lo había pensado así".
Me lees y dices "paso del rollo de los libros". 
Me lees y apuntas algún libro para comprar cuando pases por una librería. 
Me lees y crees que la mitad me lo invento. 
Me lees y te quedas pensando que hay muchas cosas que no cuento. Y te provoca curiosidad y a veces rabia. 
Me lees e intentas buscar entre líneas algo más. 
Me lees y te gusta lo que crees ver entre líneas. 
Me lees y no te gusta lo que crees ver entre líneas. ¿Qué habrá querido decir con eso? 

Me lees y te gustaría conocerme más. 
Me lees y me odias sin conocerme. 

Me lees y te caigo mal.
Me lees y te pongo de los nervios. 
Me lees y te avergüenzas.
Me lees y no quieres leerme. 
Me lees desde hace mucho y piensas que antes escribía mejor. 
Me lees desde hace mucho y crees que he ido mejorando. 
Me lees y lloras. 
Me lees. Me relees y vuelves de vez en cuando sólo por un post determinado. 
Escuchas a Bruce y te acuerdas de mi. 
Me lees y tienes curiosidad.
Me lees y piensas "esta tía es gilipollas"
Me lees y piensas que debería escribir algo más serio. 
Me lees y piensas que ya es hora de que escriba algo frívolo, tonto y divertido. 
Me lees y te convenzo de algo. 

Me lees y te vas.
Me lees y te dejo indiferente. 
Me lees y te quedas para siempre. 


Me lees y te parece demasiado largo. 
Me lees y quieres que escriba más. 

Me lees y te preguntas cómo puedo escribir tanto.
Me lees y te pregunta porqué tardo en actualizar. 
Me lees y querrías preguntarme muchas cosas. 

Me lees y te dan ganas de pegarme. 
Me lees y me insultas. 

Me lees y me mandas por mail y me cuelgas en fb. 
Me lees y buscas en el perfil una dirección para escribirme. Piensas que no. Luego que si. A lo mejor otro día. 
Me lees y piensas ¿Por qué no escribe sobre...?
Me lees y piensas "no tiene ni puta idea". 
Me encuentras y me lees. 
Me lees y me olvidas. 
Me lees y me quieres. 

Escribo.  


miércoles, 6 de noviembre de 2013

LECTURAS ENCADENADAS.- Octubre.








Octubre  ha sido un mes regulero de lecturas: 4 libros y 4 relatos de Cheever. 3 hombres y una mujer. Dos ingleses, un francés y un israelí. Ningún ensayo y ningún comic. Los 4 libros han sido de la biblioteca...malos tiempos para comprar. 







"Buen trabajo" de David Lodge. Cuando descubro a un autor y me gusta, siempre me lanzó a buscar más libros que me haya podido perder hasta ese momento. De Lodge ya hablé este verano y de lo mucho que me había gustado "La vida en sordina" y por eso saqué de la biblioteca "¡Buen trabajo!". Esta búsqueda del autor encontrado no siempre funciona bien y en este caso la novela de Lodge me ha entretenido pero poco más.

Es la historia de Victor, un empresario industrial de mediana edad que por un absurdo programa del gobierno que pretende unir Universidad y Empresa tiene que convivir con una joven profesora de literatura feminista. Él conservador y de mediana edad, ella progresista, liberada y joven. Él calvo, ella pelirroja. Ingleses. En fin, la historia avanza por donde tiene que avanzar con algunos toques de humor inglés que la hacen entretenida pero sin aportar mucho. Creo que además, es una novela que ha envejecido mal. Se publicó en 1988 y es un fiel reflejo de esa época, de las preocupaciones y problemas de ese momento pero 25 años después se ve hasta naif. Algunas de aquellas preocupaciones han pasado a la historia, otras se han agravado y otras siguen exactamente en el mismo punto, como la preocupación por la brecha que existía entonces y existe ahora entre Univerisad y Sociedad.

No es una mala novela y la recomienda como lectura entretenida pero poco más...no doblé ninguna esquina.



"Las grandes familias" de Maurice Druon. A Druon lo descubrí cuando tenía 12 ó 13 años. Su colección de "Los reyes malditos" estaba y está en el despacho de casa de Molimadre en Madrid...y en la casa de todos mis tíos. Son unos libros que he releído varias veces, he recomendado y he regalado siempre con mucho éxito. Son libros míticos en la Molifamilia. No había leído nada más de él y en algún blog me encontré con una reseña sobre esta novela. 

Lectura en diagonal. Esa es la frase que define mi experiencia con esta novela. La historia de un par de grandes familias parisinas a principios del siglo XX no me ha interesado nada, no me creo nada y me aburro. Literalmente he paseado la vista por las líneas hasta terminarlo. Es la primera parte de una trilogía que por supuesto no voy a leer. Prescindible completamente pero CORRED  a leer la serie de "Los reyes malditos", esa es una maravilla. 



"Conocer a una mujer" de Amos Oz. Si sólo hubiera leído este libro en todo el mes hubiera merecido la pena. Lo cogí de la biblioteca porque me apetecía volver a Oz...rebusqué entre lo que había en la estantería y éste fue el que me llamó. 

Oz cuenta la historia de Yoel,  un funcionario jubilado que tras la muerte de su mujer en Jerusalen, se traslada a Tel Avivi a vivir, con su hija adolescente, su madre y su suegra. Pasa los días sin hacer nada, entregado al bricolaje por obligación, pensando y reflexionando sobre su vida, su mujer, su trabajo, sobre él mismo. 

Es un libro triste, de alguna manera claustrofóbico, emocionante, monótono a propósito como lo son la vida de todos, intenso, reflexivo.... Al leer me dolía esa reflexión permanente sobre uno mismo y sobre las relaciones con los que supone queremos y que sólo en contadas ocasiones conocemos de verdad. Las mujeres en los libros de Oz, las parejas de sus protagonistas, las protagonistas son siempre solitarias, viven encerradas en sí mismas y sufren. Creo que Oz retrata en todas algo de su madre que es para él alguien que no consigue entender a pesar de estar continuamente reflexionando sobre ella y su vida. 

Mientras lo leía se me ocurrió la expresión "libros que duelen", éste es uno de ellos y tengo alguno más que entraría en esta categoría.  Otro día escribiré sobre ese tipo de libros. 

"Tú eres una persona muy inteligente, ingeniosa incluso, y también honesta. No hay duda. Pecto como un palo. Una buena persona. pero resulta que te faltan tres cosas importantes: primero, no tienes deseo. Segundo, no tienes alegría. Y tercero, no tienes compasión. Si me preguntas, capitán, son tres cosas que van juntas en el mismo paquete. Si falta, supongamos, la número dos, faltan también la uno y la tres. Y a la inversa. Tu situación es terrible. Ahora será mejor que vuelvas a entrar. Estamos empezando a mojarnos. Adios. Cuando te veo casi me entran ganas de llorar". 

Oz es sólo para valientes. Lo aviso. 



Sobre la belleza de Zadie Smith. Llegué a este libro por NáN y Di y los mails culturetas que intercambiamos con mensajes como "Moli, haz el puto favor de leer X que tenemos que hablarlo". Normalmente el libro X provoca que discutamos porque ellos se ponen muy sesudos y yo soy más andar por casa en mis análisis de libros...y al final siempre decimos: esto lo hablamos emborrachándonos. 

A lo que iba. De Zadie Smith sólo había leído una recopilación de relatos en la que ella era autora de uno espantosa y editora del resto que eran igual de horripilantes, así que sólo el mensaje de "haz el puto fvor" me hizo sacarlo de la biblioteca.   

"Sobre la belleza" cuenta la historia de dos familias más o menos enfrentadas por una enemistad ideológica y académica entre los dos padres que son profesores universitarios. Howard Belsey, es británico y blanco y está casado con Kiki, una belleza afroamericana que ahora pesa 120 kilos que es un dato que no sé porqué extraña razón parece importarle muchísimo a Zadie. Tienen 3 hijos post adolescentes (negros obviamente) que están tratando de encontrar su sitio en la vida mientras ven como la crisis de la mediana edad afecta a sus padres. La otra familia está encabezada por Monty Kipps, también catedrático pero conservador y haitano...y negro. Las idas y venidas de ambas familias se entrecruzan tanto en la vida como en la universidad...a veces con momentos trágicos y otras veces con bastante humor. La raza, la clase social y la necesidad de justificar lo que uno tiene o ha conseguido están muy presentes en todo el libro. 

Es una novela entretenida pero tampoco me ha fascinado. Sobre familias replanteándose su existencia me gustó muchísimo más "Las correcciones" de Franzen. 

Sigo con Cheever y sus relatos. Han caído tres este mes y me quedo con esta cita de uno ambientando en Roma (para variar) y que se llama "The bella lingua". 

"Homesickness is nothing, she said angrily. It is absolutely nothing. Fifty per cent of the people in the world are homesick all the time. But I don´t suppose you´re old enough to understand.  When you are in one place and long to be in another, it isn ´t as simple as taking a boat. You don´t really long for another country. You long for something in yourself that you don´t have, or haven´t been able to find". 

En resumen. Los valientes a por Oz, los demás a por Lodge, Zadie y los Reyes Malditos. 

Y Cheever forever...ya estáis tardando.  

Y con esto y un bizcocho...hasta los encadenados de noviembre.