jueves, 29 de marzo de 2012

MATERNITY (XCV): HUELGA DE DEBERES



Escucho esto por la radio y no doy crédito.

Me parece algo tan completamente idiota que en un instante de inocencia por mi parte que me enternece hasta las lágrimas, pienso que es imposible que lo haya escuchado bien.

Parezco nueva. Es completamente cierto. Escucho que en Francia se les ha ocurrido hacer una huelga de deberes y apago la radio. Con unos poderes adivinatorios que deberían hacerme ganar mucho más dinero del que gano, me quedo pensando en que sé exactamente qué va a pasar…alguna asociación absurda de padres y madres copiará esa estupidez de idea en España.

Y alehop...aqui está.

Las razones para esa genial idea son para abofetearlos hasta que se te despelleje la mano.

Quieren “suprimir los deberes a los alumnos fuera del horario lectivo” por:
Sobrecarga de tareas que deberían haber trabajo en la escuela.

¿Sobrecarga? Por favor…estamos criando niños no capullitos de alhelí. Si un niño tiene que sentarse con 6 años a hacer 20 minutos o media hora de deberes eso no es una sobrecarga. Y si con 12 tiene que estar una hora y media o dos tampoco le va a pasar nada. ¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Qué la ropa venga con velcro como si fueran estrellas del porno para que no se frustren al intentar abotonarse las camisas o subirse la cremallera de los pantalones? ¿El tobogán con escalera mecánica para que no tengan que hacer el esfuerzo de trepar por la escalera?

Enseñanza poco motivadora, poco práctica y alejada de la cultura audiovisual en la que crece el niño, que sigue fundamentándose en el libro de texto y el aprendizaje memorístico. Así el sistema educativo echa «balones fuera» y encarga más deberes para casa.

Vamos a ver de qué estamos hablando. A ver si dejamos de creer que en la vida todo tiene que ser de color de rosa, gustarnos muchísimo, hacernos sentir cómodos y confortables.

La función de la enseñanza es aunque suene de Perogrullo enseñarte una serie de conceptos. Aprender a leer, a escribir, a sumar, a restar, a multiplicar, dividir, conocer los ríos, las montañas, los planetas, qué es el lenguaje, como se escribe…Esa es su función.

Estoy de acuerdo con que mola que la enseñanza sea motivadora pero esa motivación puede ser muy distinta para unos que para otros. A mí me motivaba mogollón la historia y el inglés y no me motivaba nada las matemáticas, a otros les motiva la física y a otros el análisis morfológico. Y a uno le puede motivar hacer collages de papel maché para representar los planetas y a otros leer libros sin parar…así que esto es lo que hay, unas veces te motivará y otras no.

La enseñanza no está para motivarles, para eso estás tú. Tú eres el que tienes que motivarles a esforzarse, motivarles para que vean que pueden hacer las cosas solos, motivarles para que vean que son capaces, motivarles para que disfruten mucho de las asignaturas que les gusten y lleven como puedan las que les molan menos.

Lo de la cultura audiovisual y el ataque al libro de texto es ya para quemarlos en la hoguera. Ahora resulta que las cosas solo se pueden aprender si te las cuentan a través de una pantalla...que no tengas que hacer ni el esfuerzo de leer…simplemente una pantalla que te lo cuente. ¿De qué estamos hablando? ¿A quién estamos criando? La cultura audiovisual, internet y todas esas cosas están fenomenal y son una herramienta fabulosa, pero desprestigiar y desechar el libro como instrumento de enseñanza es ya para encarcelarlos a todos.

Porque además me juego las dos manos y los dos pies (preciosos) a que ninguno de esos que postulan las bondades de la cultura audiovisual están pensando en que sus niños lean en un ebook o una tablet por ejemplo.

Volvemos a lo mismo, quieren pantalla con mensaje fácil que a sus hijos no les cueste nada asimilar.

Los deberes provocan desigualdades sociales. Mientras unos padres intentan ayudar a sus hijos, otros recurren a clases particulares o academias, otros muchos no tienen ni el nivel educativo ni el dinero para poder pagar esos apoyos. Con lo cual todos los alumnos no tienen las mismas ayudas.

A ver como explico esto sin ponerme a echar espumarajos por la boca. Los niños de una misma clase están todos con el mismo profesor, todos reciben las mismas explicaciones y el profesor les pone los mismos deberes a todos. Es decir, están en igualdad de condiciones.

Esos niños llegan a casa y se tienen que sentar a hacer los deberes. A unos les costará más y a otros menos. La vida es así, hay unos mejores y otros peores según qué cosas…

Los deberes NO son para los padres y no deberían sentarse con los hijos a hacer los deberes. Hay que animarles a adquirir el hábito y sentarse a hacerlos, y solucionarlos por ellos mismos. Por supuesto que si tienen alguna duda puedes intentar solucionársela en la medida de tus posibilidades, y si no lo sabes le dices “no lo sé, pregúntaselo mañana a la profesora”.

Yo soy una nulidad en matemáticas, pero ni se me ocurre pedir que no le pongan deberes de matémicas a mis hijas ni por supuesto creo que ellas estén en desigualdad de condiciones con sus compañeros…eso es una estupidez.

Tu hijo es terreno virgen, su cerebro es nuevo y está estrenar…y el profesor se lo ha explicado o viene en su libro. Cree en sus posibilidades, no las limites porque tu no lo sabes o no puedes pagarle una academia (este argumento me da ganas de vomitar).

Crean tensiones entre padres e hijos. Muchas veces, para poder hacer los deberes se quedan sin jugar, por lo que generan rechazo.

Bueno, bueno, bueno….”crean tensiones”…me descojono. Y la hora de comer también crea tensiones porque quieren macarrones y hay judías verdes y la hora de dormir porque quieren seguir jugando y la hora de volver del parque porque quieren quedarse y la hora de vestirse porque quieren determinada camiseta, y la hora de sentarse en el sofá porque todos quieren el mismo…

Así que eliminemos los deberes, la verdura, los horarios, la educación, los modales…volvamos a la selva y eliminemos tensiones.

Pero ¿qué mierda de argumento es esto?

Constituyen un problema para muchos progenitores que salen tarde de trabajar y no disponen de tiempo.

Los deberes no constituyen un problema porque los padres salgan tarde de trabajar. Eso es otra imbecilidad. El problema lo has creado tú. No les has enseñado a hacer los deberes por si solos, a ser independientes, a responsabilizarse de sus tareas…y entonces están esperando a qué tu llegues para hacerlos y obviamente cuando llegas te apetece hacer deberes tanto como rajarte las córneas y entonces en vez de pensar que lo mismo has hecho algo mal porque tus hijos llevan en casa 3 horas y no han hecho nada….decides que la culpa es del colegio por poner deberes. Con dos cojones….

Los menores necesitan tiempo para realizar actividades deportivas, culturales o de esparcimiento, que también contribuyen a su desarrollo personal.

Otra simpleza…que no voy ni a argumentar. Y además, no me creo nada...tururú.

Me fascina esta tendencia paternal hiperproteccionista que piensa que la vida en el Planeta Tierra está enfocada a que sus churumbeles se críen entre algodones, sin el más mínimo problema en toda su vida. Esos padres que creen que la cultura del esfuerzo es algo del pasado y que sus hijos no deben esforzarse por nada porque el solo hecho de haber nacido ya los hace perfectos. Esos padres que deciden que educar a sus hijos siempre es tarea de otros. Esos padres que en vez de remangarse y decir “tú puedes hijo mío” deciden que es más fácil echarle la culpa al profesor.

La función de los deberes cuando son pequeños es que adquieran un hábito de estudio y más adelante que fijen los conceptos enseñados en clase. Llegas a casa, meriendas, haces las tareas y juegas…así de fácil. Y cualquier niño, cualquier niño...incluso los hijos de los padres de esas asociaciones son capaces, muy capaces si les das la oportunidad, los motivas y los apoyas.

Ya podíais haber dedicado el tiempo que habéis perdido escribiendo estas majaderías en enseñar a vuestros hijos el valor del esfuerzo, el conocimiento y la superación personal.

Y ya me jode sonar como un coach por vuestra culpa.

martes, 27 de marzo de 2012

CONCILIAR

Me equivoqué. Lo reconozco y me fustigo por ello.

En este post dije que SSS saldría diciendo que ella hacía malabarismos para combinar su vida familiar y profesional y que conciliaba como todas.

Ella no ha dicho ni mu. No le ha hecho falta. El País se ha encargado de escribir un publirreportaje sobre el tema. Reconozco que no les ha salido muy bien, porque uno llega al final del reportaje o bien descojonado o bien cabreado pero convencido de que SSS no concilia nada.

Y hace bien. A mí, me parece perfecto. Estoy completamente a favor de no conciliar, porque además es un coñazo, exige muchísimo esfuerzo y es agotador pasarte el día auto convenciéndote de que esa carrera permanente contra el reloj y esos miles de pensamientos que bullen en tu cabeza significan que eres a la vez una profesional competente y una madre estupenda, cuando lo que de verdad crees es que estás siendo un completo fracaso en ambos aspectos.

Conciliar es según el DRAE: Conformar dos o más proposiciones o doctrinas al parecer contrarias.

Exacto. Nada hay más contrario (e imposible) que estar a la vez en dos sitios.

En vista de que es imposible y hasta que la clonación esté más avanzada, los padres nos dedicamos a conjugar la palabra conciliar como un mantra, intentado que nuestra vida profesional, que nos mola mucho y nuestra vida familiar,  que también nos mola estén más o menos equilibradas y disfruten más o menos por igual de nuestra presencia.

Hay mucha gente que no concilia y me parece estupendo. Hay padres (sobre todo madres, pero este post es genérico) que deciden cuando se reproducen dejar de trabajar. Prefieren cuidar a sus hijos y quedarse en casa. Estupendo, aplaudo su decisión con las orejas si hace falta. Pero no concilian, porque no hay dos proposiciones opuestas...solo hay una proposición.

También hay padres que deciden, tras reproducirse, no dedicarse a sus hijos más que en momentos puntuales y enfocarse más en su faceta profesional, porque les mola, porque quieren ser califa en lugar del califa...por lo que sea. Estupendo, también los aplaudo con las orejas…pero tampoco concilian, porque tampoco hay dos proposiciones, sólo una.

¿Quién concilia por lo tanto?

El que combina el curro y su familia y trata de hacerlo equilibradamente. Hacerlo sin limitar alguna de las dos proposiciones es muy chungo. Puede parecer más fácil si curras de 8 a 3, pero no lo es, porque entonces necesitarás poner unos dos millones de velas a algún santo para conseguir  plaza en una guardería o colegio público con ese horario o ganar la suficiente pasta como para tener alguien que te ayude en casa para poder estar con los niños cuando tu salgas a las 7 y media de la mañana para currar. Si curras en horario partido y sales a las 6 o 7 de la tarde, también necesitarás algo así...horario extendido en el curro o tirar de ayuda externa para que te recoja los niños del cole. Incluso currando en un horario ideal como de 9 a 5...necesitarás algún tipo de ayuda externa, porque los niños tienen muchas más vacaciones que tú.

Y no solo eso. Tendrás que ir a reuniones de padres a horarios absurdos como las 12 de la mañana, tendrás que llevarlos al médico, tendrás las funciones de navidad y querrás pasar tiempo con ellos por las tardes (más allá del momento místico del baño que compruebo con alucine que se está extendiendo entre ciertos padres)…Y todo eso quieres hacerlo sin que tu trabajo se resienta…y no solo quieres hacerlo, sino que lo consigues. A costa de dinero, a costa de ayuda de tu familia (que seamos sinceros la mayor parte de la gente preferiría no tener que tirar de los abuelos para ocuparse de los hijos diariamente), a costa de ir corriendo a todos lados, de hacer un Excel con reuniones, médicos, funciones y demás…y lo consigues.

Porque además, conciliar no son solo los niños. También está la intendencia familiar.  Si  llegas a las 6 de la tarde a casa después de recoger a tus hijos en el colegio y tu casa te recibe exactamente igual que la dejaste a las 7:30 de la mañana: el desayuno por recoger, las camas sin hacer, la plancha, la lavadora, hay que preparar la cena…etc., etc..Hay que ponerse a currar y solucionar todo eso. Si ganas suficiente dinero puedes tener ayuda para eso, pagas a alguien que te solucione el trabajo de la casa y que te ayude con los niños. Pero si no...en vez de poder dedicarte a tus hijos o a ti mismo por un ratito tendrás que dedicarte a limpiar, cocinar, recoger, planchar y lavar....y todo eso ocupa tiempo y sobre todo ocupa mucha memoria.

Seamos sinceros, con dinero es más fácil conciliar porque el tiempo que tienes libre del curro no tienes que dedicarlo a planchar, fregar o pasar la mopa. Es verdad, pero esa ayuda la pagas y a veces cuesta mucho ( no es lo mismo pagar ayuda ganando 1500 euros que ganando 6000)  y es la única solución que tienes para tu organización vital porque curras lejos, porque no tienes ayuda familiar en la ciudad donde vives o tienes un absurdo horario partido que te hace llegar a casa a las 8 de la tarde.

Para decir que concilias tienes que tener en la cabeza tu curro y tu casa, y tienes que jugar a los equilibrios, sabiendo cargar el peso en un lado o en otro...pero siempre controlando para que el otro lado no se desequlibre completamente. Es agotador y exige un huevo de recursos de todo tipo...pero se puede hacer.

Conciliar en cualquier caso y contra lo que pudiera pensarse leyendo el artículo de El País, no es pirarte de casa a las 7 y media de la mañana y llegar a casa a las 8 o las 8 y media de la tarde para bañar a los niños. Y me da igual que seas padre o madre, vicepresidenta o peón de gasolinera.

La diferencia está en que si eres mujer y vicepresidenta lo habrás elegido y los medios te ensalzarán.

Y si eres tío y peón de gasolinera, no te quedará más cojones y la sociedad dirá que eres un machista.

Y no es justo.
*Como sé que vendrá alguien a decir que me cebo con SSS, diré que este post es perfectamente extrapolable a cualquier cargo político de cualquier partido. Me es indiferente completamente.

lunes, 26 de marzo de 2012

LIBROS ENCADENADOS.- Febrero-Marzo


¿Libros? ¿ En lunes?
Si, qué pasa.
Es mala idea. Los descerebrados los lunes buscan entretenimiento, risas, distracción. No esperan un post tochaco sobre esos libros rarunos que lees.
Ya, y yo espero lluvia, niebla, un paseo por una playa desierta y que me toque el Gordo de la Primitiva….Y tengo libros de colores y primavera.
Vale, ya me callo.




















Brooklyn de Colm Tóibín Regalo de Reyes que estaba en mi lista creo recordar que por recomendación de Jesús Miramón. No tenía ni idea de qué iba, pensé que era una novela más complicada con más enjundia, más complicada. Es una historia sencilla magistralmente contada y con un personaje central, Ellis, perfectamente construido. Ellis Lacey es una chica irlandesa que es enviada por su familia a trabajar a Nueva York, a Brooklyn donde construye más que una nueva vida, se construye a ella como persona. No voy a contar nada más porque la destripo y paso de ser una contraportada. Es una novela un poco de tías, es apta para todos pero sé que tiene un perfil un poco de tías.





Saqueo de Sharon Waxman. El libro en sí es bastante flojo. El contenido está enfollonado, no muy bien ordenado, Waxman se repite muchísimo y cuenta mucha paja. La parte buena es que hace un esfuerzo por hablar con todos y contratar opiniones. Ya conté en un post lo que me había sugerido a mí y dejo enlazada la opinión de ND sobre él. Sólo apto para gente con mucho interés en el tema y dispuesta a ir desbrozando lo verdaderamente interesante de la paja que lo enfollona todo.




La tía Mame de Patrick Dennis. Algún antiguo descerebrado o uno de los chalados que se ha leído todo recordará la historia de una de mis tias que siempre me regala libros espantosos que yo leo porque en mi más tierna juventud me hizo leer auténticas maravillas. La pobre llevaba una serie de fracasos espectaculares ( como éste,  y éste)…pero algún día tenía que acertar y ha sido con esta novela. Después de la aridez de Waxman, La tía Mame era justo lo que necesitaba. Una novela simpática, entretenida y muy divertida con la que me he reído muy a gusto. Es de 1955 en la que se cuenta la vida de un niño en un tono autobiográfico que con 10 años queda huérfano y queda al cuidado de su tía Mame. La tía Mame es un personaje genial, excéntrico, divertido, egocéntrico, presumida, inteligente e infatigable. Una novela de esas que te animan la vida aunque no te la cambien.




Libertad de Jonathan Franzen. Regalo de pobrehermano pequeño por Reyes. Era un libro que me daba muchísima pereza, el bombardeo ha sido tan alucinante que le había cogido manía pero le llegó el turno, me miraba desde la estantería y no podía dejarlo. Aclaro también que no he leído “Las correcciones” que dicen que es su obra maestra.

Es un novelón americano a la manera de Richard Ford o Philip Roth ( salvando las distancias). Abarca toda la vida de Walter y Patty desde que son niños en muy diferentes ambientes hasta que son adultos..ya con una pila de años.

Como en Ford y Roth los personajes ni son héroes ni son villanos. Son gente normal, con miserias y alegrías. He leído alguna crítica diciendo que los personajes no les decían nada. A mi me pasa lo contrario, no soy como ellos, exactamente igual. No soy jugadora de baloncesto, ni madre abnegada, ni una enamorada de las causas ecológicas, pero como todos me como la cabeza por chorradas, hay días que levantarme es un mundo y puedo obcecarme en una idea idiota durante muchísimo tiempo…eso les pasa a ellos. Tampoco me resultan ajenos en sus decisiones idiotas. Todos tenemos de esas, todos tenemos errores idiotas que nos condionan la vida. Los escritores americanos se caracterizan porque suelen presentar esos errores idiotas con toda su crudeza, exactamente como son, nada de mística, justificaciones intelectualoides o trascendencias absurdas. Las decisiones egoístas y malvadas, los engaños, las mentiras todo aparece tal y como es. No resulta agradable ni bonito de leer porque te enfrenta a tus propias mentiras, a esas que construyes para tapar tus miserias y a nadie le mola verse descubierto aunque sea por él mismo en la intimidad de la lectura.

Fuera de estas consideraciones, el libro tiene para mi gusto una primera parte muy buena con la presentación de los personajes, su entrelazamiento y la construcción de la historia que va subiendo poco a poco la cumbre de la tensión…para alcanzar la cumbre y sencillamente despeñarse por el barranco del fracaso narrativo más absoluto. El lector llea a la esa cima esperando encontrar algo y se encuentra una pared donde pone “ salida de emergencia” por donde ha escapado Franzen, destrozando todo el trabajo anterior, convirtiendo su novela en una miniserie barata de televisión.

Siempre habían formado una buena pareja, pero una pareja extraña: ahora daba cada vez más la impresión de que sencillamente estaban mal emparejados”

Con estas premisas y advirtiendo que se lee fácil, ni la aconsejo ni la desaconsejo. Arriesgaos.




Darse a la lectura” de Angel Gabilondo. También un regalo. Gracias. Me encanta el título, “ Darse a la lectura” es un título que remite al vicio…¿ Otra vez leyendo? Exactamente eso…coger un libro y no enterarse de nada, estar esperando el momento en que puedas sentarte a leer y abstraerte de todo lo demás…la lectura como vicio.

Gabilondo hace un montón de reflexiones sobre leer, lo que significa ese vicio, lo que nos procura y lo que exige de nosotros mismos. Algunas de ellas me han parecido muy interesantes, en otras sinceramente creo que Gabilondo hace un esfuerzo porque se le note que es filósofo y se pierde en unos recovecos que no llevan a ninguna parte. Muchas veces tras un pensamiento brillante..en vez de tirar de ese hilo y dejar que cualquier lector se identifique con esa reflexión, se lanza a bucear en la etimología de las palabras y en honduras simbólicas que realmente no aportan nada. Él tampoco debe estar convencido de ese enfoque, porque los capítulos son cortitos y va saltando de unos a otros y eso salva al lector que de otra manera abandonaría el libro a la mitad.
Hay libros que forman parte de nuestras vidas. En cierto sentido, cada cual a su modo, cuantos hemos ojeado, consultado o leído. Pero algunos, aunque no tantos, se tejen con nuestra identidad, logrando precisamente que no se tan idéntica. Y quizá consideramos que cierto libro es el libro sin el cual todo sería distinto. No siempre pensamos que habría de serlo para los demás. Decir su título es prácticamente una confesión, y no descartamos que lleguemos a contarlo, pero sería ya una confidencia. Nuestra relación con él es literalmente amorosa o más precisamente, erótica. Es querido, próximo y siempre nos dice algo. Y nos gusta”




El último del mes también ha sido un regalo, en este caso de la descerebrada Anónima Marta. Muchas gracias. “Purga” de Sofi Oksanen que no sabéis quien es pero ya os lo digo yo “ un joven prodigio de la narrativa nórdica” y una tía que o bien no tiene amigos que le aconsejen que foto poner en la edición de su libro o va sobrada de autoestima....

“Purga” es un bluff total. Es algo parecido a “El niño del pijama de rayas”. Sofi ha dicho, vamos a coger una historieta tremenda de la II Guerra Mundial, algo de mucha pena y muy muy horroroso y vamos a contarlo con misterio. ¿Resultado de sus devaneos narrativos supuestamente misteriosos? Un horror. Una falta de interés total por falta del lector hacia lo que le pase a los personajes. Desde el minuto 1 sabes que algo oscuro y terrorífico les ocurre y no te interesa. Poco a poco, Sofi va cargando las tintas de lo tremendo: torturas, sexo, porno, violencia… supongo que con la intención de conmocionar al lector, va y viene mezclando pasado y presente de los personajes, entremezclando cartas de unos y otros….y el lector en vez de implicarse más en la lectura acaba braceando para llegar a la orilla, cerrar el libro y pasar a otra cosa. Ni siquiera tendrá que hacer un esfuerzo por olvidar la historia….no habrá dejado ni la más mínima huella en su interior. Completamente prescindible.

Ahora estoy con From Hell..otro regalo especial de cumpleaños y estoy sencillamente flipada..pero queda para el mes que viene.


viernes, 23 de marzo de 2012

UN POST: SE LEE, SE ESCRIBE.

Un post. Un lector.

Te salta el aviso en el Reader, te llega la actualización al mail, ves el aviso en twitter o por fin cuando entras en el blog por enésima vez en el día, hay un post nuevo. Puedes sentir una punzada de animación, un pensamiento de guay, una sensación de me apetece leerlo. Puedes lanzarte a leerlo en ese mismo momento con avidez e interés o es posible que en ese momento no puedas leerlo y entonces digas…mierda...con las ganas que tenía. O puede incluso que decidas no leerlo justo en ese momento porque sabes que no lo saborearás bien…y entonces prefieres dejarlo ahí, como “unread” o marcado en favoritos de twitter para luego cuando sea el momento, leerlo como corresponde.

A un post se le pide que te enganche. Que empieces a leer y no quieras dejarlo, que empieces a leer y no te distraigas con otra cosa. Puede ser porque es divertido, porque es triste, porque es emocionante, porque estás aprendiendo algo, porque te sientes identificado, porque te horroriza, porque estás de acuerdo, porque estás en desacuerdo...por lo que sea...pero que esté escrito de manera que te enganche.

Se lee un post pensando en si tú podrías aportar algo. A veces es imposible, el post te ha flipado, has aprendido, te ha parecido genial pero sencillamente no tienes nada que decir…pero otras veces se te ocurren mil cosas, las dirás o no las dirás...pero mola que se te ocurran. Y mola más cuando ese post hace que se te ocurran cosas en las que jamás habías pensando…o un chiste genial. Eso da muchas satisfacciones…casi tanto como cuando conoces al bloguero y se te ocurre la puya perfecta…pero para eso has tenido que leer el post y volvemos al principio...ha tenido que engancharte.

Un post también se relee. No todos, pero hay veces que uno vuelve sobre aquel post que le gustó en su momento. Y pueden pasar dos cosas…que le flipe como la primera vez y piense...” ya sabía yo en su momento que era bueno” o al revés…que no vea nada de lo que conservaba en su memoria y piense: ¿cómo me pudo gustar en su momento?

Un post. Un bloguero.

El que escribe el post, lo escribe y lo lee.

Un post se escribe con sangre, sudor y muy poca vergüenza. Lo peor es antes...el prepost. Cuando andas rebuscando en tu memoria, en tu día, en tu experiencia, cuando andas brujuleando por la red en busca de inspiración, miras twitter, miras a tus compañeros, piensas en tu familia, tus amigos, tu pasado, lo que estás leyendo, lo que sabes, lo que no sabes, lo que opinas, lo que no opinas, los viajes que has hecho, los que te gustaría hacer…y no sale nada. Y entonces dices…vamos a ver...que no pasa nada…no escribo y ya está. O piensas…tranquilízate que algo se te ocurrirá...siempre se te ocurre algo.

Y sí, siempre se te ocurre algo, pero ese pensamiento tranquilizador...como todos los pensamientos tranquilizadores del mundo no sirve para nada. Provoca lo que todos los pensamientos tranquilizadores del mundo...el efecto contrario...el efecto: me estoy autoengañando y nunca jamás en la vida se me va a volver a ocurrir nada. 

Pero como al fin y al cabo, es solo un post...y es solo un blog...te pones a hacer otras cosas más urgentes de tu vida diaria…como por ejemplo cortar tomates para la ensalada de la cena. Y cuando estás ahí meditando sobre el origen de los tomates cherry, sin comerlo ni beberlo…tienes un flash...”escribe un post sobre cómo se lee y como se escribe un post

Y ya está. Una vez que te ha saltado la chispa, el milisegundo de inspiración…suspiras aliviado, se te olvida el bucle de no inspiración en el que has pasado tus últimas horas y dices… ¿ves? Siempre se me ocurre algo.

Y entonces viene la mejor parte. Cuando partiendo de la idea, empiezas a tirar del hilo, te empiezan a saltar argumentos, ideas, frases, giros y te disfrutas el post. Por supuesto como estás cortando tomatitos cherrys, lo almacenas todo en la cabeza…pensando que te acordaras cuando te sientes a escribir. Por un momento, te acuerdas de un post que leíste hace poco y piensas...coño, ya que tengo un supermovil debería cogerlo y ponerme una nota con todo esto, o grabarme para que no se me escape la idea. Pero no lo haces. Nunca. Ni siquiera después de haber jurado el día anterior que a partir de ese día lo harías…no lo haces, confías en tu memoria y en ser capaz de recordar todas esas ideas geniales que se te han ocurrido.

Cuando te sientas a escribir por supuesto no recuerdas ni la mitad de las ideas geniales. Lo peor es que sabes, que en cuanto le des a publicar saldrán del oscuro rincón de tu cabeza donde se han escondido...pero ya no servirán...porque ya no tendrán hueco...asi que con lo que recuerdas y tu poca vergüenza te pones a escribir. Unas veces del tirón y otras yendo y viniendo a hacer otras cosas. Sin releer lo escrito. Da igual. Que salga como salga…total, no es más que un blog y lo escribes para ti.

¿Qué esperas de un post cuando lo escribes? Que se termine. Llegar al final, sin haber caído en la tentación de “paso, paso, paso...esto es una chorrada…bórralo todo”. Llegar al final, releerlo y tener el valor para darle a publicar.

No todos los posts son iguales. Ni en cómo se escriben, ni en cómo se leen ni en lo que esperan de ello el lector o el bloguero. Ni siquiera coinciden en gustos la mayoría de las veces. Muchos son fabulosos para el bloguero y dejan al lector indiferente y otros que para el bloguero son una mierda pero que escribe porque es lo que toca y si no los saca harán tapón eternamente…son acogidos con gran éxito por el lector.

¿Qué se deduce de todo esto?

Que los misterios de un blog...son inescrutables…

…y bueno vale...si… sé que a veces escribo mierdas.

jueves, 22 de marzo de 2012

LOS MUNDOS DE CEDRIC (VI)

Cedric es un crack. Eso no lo voy a negar, pero creo que la compañía adecuada de Morenaza, Sonrisas y yo misma saca lo mejor de él. Bueno, lo mejor de todos. El resto de la pradera nos mira con envidia…

En caso de catástrofe.

En la isla que forman nuestras 4 mesas tenemos todo un tenderete compartido: caramelos, tazas, un calentador de agua. Morenaza tiene un frutero y Sonrisas guarda en su cajón toda una despensa...que yo no había visto hasta el otro dia.

- Joder Sonrisas…vaya despensa que tienes ahí metida.
- Claro, es para sobrevivir en caso de catástrofe nuclear. Ya sabes que soy un superviviente nato.
- Bueno...venga...que si...que te operaron del corazón...pero tampoco es para tanto. En cualquier caso...obviamente lo que haremos en caso de catástrofe será comerte a ti…
- Con lo flaco que está como mucho nos daría para chupar algo.- apunta Morenaza.
- El primero que tendría que comer sería Cedric que es el más grande, sería el que te comería.
- Queridas...no os equivoquéis…Lo primero que comería Cedric..no sería a mí.. Y no voy a ser más explícito.

 
Una de piropos o algo así.

- Mierda de calor.
- Moli, es la primavera.
- Cedric, odio la primavera y me sienta fatal.
- Pues yo creo que te sienta fenomenal.

- Moli…vas de rojo hoy.
- Si…que observador.
- No voy a decirte con que parte de mi cuerpo vas a juego…
- Esto está lleno de tías buenas.
- ¿Cómo tú?
- Joder Cedric, has venido en todo lo alto este lunes.
- Es para compensar la falta de empatía que dices que tenemos los tíos.
- Ohh...que bonito...si hasta nos escuchas y todo.
- Bueno...si...es empatía y rencor porque no me hacéis ni puto caso.

A tres: Morenaza, Moli y Cedric.

Morenaza revisa libros verdes...y está sentada justo enfrente de mí.

- Tía...estás poniendo una cara de horror con ese libro.
- No, no...está interesante, consigue engancharte a pesar de ser de ciencia ficción.
- Pues como yo.- apostilla Cedric.
- ¿Tú eres ciencia ficción?
- Yo te engancho….y no te suelto.

Discutimos la edad adecuada para un libro verde.

- Morenaza, yo creo que este es para adultos.
- Sí, yo creo que sí.
- Joder, sois unas censuradoras.- dice Cedric.
- A ver Cedric, ¿Te decimos nosotras algo de cómo gestionas el control de stocks de libros verdes? Cómo dijiste el otro día...somos tus técnicos. No te metas con tus técnicos.
- Qué más quisiera yo que meterme con mis técnicos…a fondo.

La frase del día.

Tenemos un calendario absurdo con la típica frase idiota. Todos los días la leemos cuando estamos todos juntos y decimos alguna gilipollez.

- Moli... ¿no habrás leído la frase antes de que llegara yo?
- Pues sí, has llegado tarde.
- Joder…me he dormido… ¿cual es?
- “Córtalo más grande y mételo a patadas”. No digas nada que veo tu cabeza bullir de asociaciones perversas.
- A ver moli: grande y patadas es un cebo demasiado provocador. No puedo evitarlo.
- Se te olvida “meter” querido….Grande + meter+ patadas= empotrar.
- ¿Y yo soy el que hago asociaciones perversas?

Y así hemos pasado otra semana…

miércoles, 21 de marzo de 2012

COSAS DE LAS PELIS DE LOS 80 Y 90 QUE HAN ENVEJECIDO FATAL

Es un hecho. Todos estamos mejor ahora que entre 1985 y 1995. Es así.

Estamos más mayores. Algunos más calvos. Otros más gordos. Casi todos con más responsabilidades pero en conjunto estamos mejor, mejor de lo que estábamos y mucho mejor que muchas películas de esa época.

Y sobre todo, hemos envejecido muchísimo mejor que algunos aspectos de esas películas. ¿La prueba? Tu miras ahora una foto tuya con 20 años y te das vergüenza ajena...pero ni comparación con la vergüenza ajena que te provoca ver una de esas películas que te encantaron en esa época.

Empecemos por lo más obvio: la moda. Calentadores, pantalones sobaqueros, hombreras como para alojar una familia entera debajo, colores fosforitos, estampados, estampados, estampados… ¿he comentado los estampados triangulares? Para ellas chaquetas de una talle enormeeee y cruzadas con dos filas de fotones y faldas largas de novicias. Zapatones. El oro…los taconazos en zapatos de señora.  Para ellos estampados de palmeras, trajes de colores imposibles como ¡¡verdes y azulones!!...musculosas, pantalones tobilleros, cazadoras cortitas…un espanto absoluto. Te pones ahora mismo a ver por ejemplo Top Gun, Karate Kid o Algo para recordar...y no consigues meterte en la historia porque la ropa atrae toda tu atención, no eres capaz de abstraerte de ese espanto. Empiezas a pensar: La Virgen qué pinta...quien engañaría a Meg Ryan para ponerse ese traje…bueno...a Meg Ryan y a mí porque yo tenía uno igual….

Otra cosa interesante son los peinados. En teoría parece que los peinados no han cambiado tanto. Error. Para empezar en aquella época, los tíos no se peinaban...se esculpían el cabello: horas de laca y peluquería os contemplan. Y además, les molaban los accesorios: sombreritos de todas clases, gorras en todas las posiciones e incluso pañuelos en la frente. Cualquier despropósito molaba.   Para ellas, entre 1985 y 1995 lo que se llevaba de verdad era el pelo largo y fosco...cuanto más fosco mejor. Se trataba de que tu cabeza abultara el doble de lo normal. Y además, habia que complementarlo con un flequillo potente..a ser posible hasta las cejas y con las puntas hacia dentro.  En un maravilloso movimiento pendular, con el siglo XXI eso desapareció y nos fuimos al otro extremo. Las tías mueren por tener el pelo cuanto más liso mejor, lo que mola ahora es el languidismo y el pelo fosco ha caído en el máximo descrito y ahora se conoce como pelo polla. Sin comentarios.

La música. En los 80 se descubrieron los sintetizadores y les entró un flipe alucinante, les molaba tanto tanto que nunca les parecía excesivo. La música atruena todas las películas. En las pelis de los 80 no hay silencio...nunca. Es agotador. Desde la visión de 2012 es muy muy perturbador. Además, es una cuestión que no solo afectaba a películas ambientadas en esa época...sino que destrozó buenas pelis de época como por ejemplo: Lady Halcón.  Es una película buenísima, con una historia de amor preciosa y no consigues creerte la historia porque eres capaz de abstraerte de la asociación banda sonora atronadora con organillo de tiovivo de feria o música de la Oreja de Van Gogh.

La tecnología. Es acojonante, pero tú ves ahora un portátil del año 97, un teléfono móvil de los primeros años 90, un fax,  un contestador automático, una pantalla con las letras en blanco sobre fondo negro y te parecen de mentira, de attrezzo. Has vivido con esos aparatos, los has usado y sin embargo los ves en la pantalla y no te los crees. Sin embargo, ves una peli de los años 60, con una máquina de escribir, una de los años 40 con teléfonos de rosca o un revolver en una película del oeste y te los crees...no te extrañan...te resultan más creibles cosas con las que nunca has tenido trato que ver a tu primer fax en pantalla.

Las parejas. Se llevaba el viejunismo en ellas. Todas las tías buenas de los 80 eran mayores, se comían con patatas a los galanes. Por favor...Elizabeth Sue en karate Kid...vamos a ver. Ella tiene cara de saber chino  y él de estar jugando todavía con los madelman. ¿Y Kelly MgGuilis en Top Gun? Por favor...tiene pinta de haber echado su primer polvo el día que a Tom Cruise le regalaron su primer avión de juguete… Es un rollo un poco…” ven que te amamanto”.

Y ¿ellos? Los que han sobrevivido están mejor ahora…y los que no...¿Cómo es posible que nos parecieran atractivos? ¿Qué hacían nuestras hormonas con nuestros gustos estéticos?...mmm...me temo que no teníamos criterio.

Los besos. Qué espanto de besos por Dios. Jamás en la historia del cine se han dado besos con menos química (1:38). Se nota tanto que no quieren parecer mojigatos pero que en el fondo no están convencidos que no hay manera de resultar creíbles. Lo peor es que en su momento, con nuestras hormonas campando libremente por nuestros tiernos cuerpos adolescentes nos parecían la bomba…y ahora los ves y dices…madredelamorhermoso que cosa más antilujuria.

El sexo. En esa época, todas las películas tenían una escena de sexo exactamente igual besos torpes y apresurados de pie que terminaban en una cama a contraluz, delante de una ventana con persiana entrecerrada por la que entra una luz que da un ambiente o rojizo o azulado…él empuja mal ( nada de empotradores)...ella echa los bracitos para arriba en plan dejándose hacer ….y después es la mañana siguiente y la luz es rosa…Además, después de eso la relación se consolidaba siempre.

Esto último ha hecho mucho mal en las tías, muchas pensaron que chuscar te llevaba a conocer al padre de tus hijos, fue chungo salir de esa idea y algunas  no han salido aún.

Uy..casi se me olvida mencionar..lo horribles que eran las camas...

martes, 20 de marzo de 2012

MATERNITY (XCIII): SAN HUEVO FRITO UN AÑO DESPUÉS.

Hoy hace un año que M se comió su primer huevo. Y hace 6 meses que conseguimos dejar la medicación.

Un año comiendo huevo. Es una chorrada, pero es una chorrada que nos ha hecho la vida más fácil a todos y le ha permitido un mundo nuevo de alimentación a M. Le ha permitido además, relajarse mucho cuando come algo fuera. Un mundo nuevo de alimentos para celiacos que contienen huevo ahora son accesibles para ella. Le ha permitido incluso, comer en el colegio…una ocasión que a ella le hizo muchísima ilusión y a mí me provocó pesadillas.

Por supuesto hemos probado el huevo en todas sus posibilidades: huevos fritos, huevos duros, huevos al plato, huevos escalfados, tortilla de patata, tortilla de atún, tortilla de queso, tortilla de jamón, huevos pasados por agua. Hemos comido mayonesa como si no hubiera mañana, hemos vuelto a rebozar las cosas con huevo (pero sin gluten), hemos podido clarificar los caldos con huevo y la repostería sin gluten ha ganado mucho pudiendo añadirle huevo. Un día incluso le di tortilla francesa y por supuesto fue rechazada con “esto no sabe a nada”….obvio.

Las opciones favoritas son por este orden: huevos fritos, tortilla de patata y huevos al plato.

Hemos adquirido costumbres nuevas, los días se diferencian en los que toca huevo y los que no. Las que mejor llevan la cuenta son ellas.

- Mami...acuérdate que hoy es día de huevo.
- Mamiiiiii….que hoy toca huevooooo…que no te enterassssss. Asi que nada de verdura..¡¡huevo!!!¡¡huevo!!!¡¡huevo!!

Cada 48 horas un huevo xl…por encima de esa dosis lo que sea, pero eso es lo mínimo.

Hemos pasado de no tener huevos nunca en la nevera a comprar 3 docenas de golpe. A todo nos apetece echarle huevo.

Hay cosas que sin embargo no han cambiado. No he conseguido dejar de leer las etiquetas y sobresaltarme si pone huevo. No he conseguido dejar de mirarla cuando comemos fuera pensando que algo le va a dar alergia.

Es un gran día. Celebramos en Molicasa “San Huevo”. Es una ocasión especial: cenaremos huevos fritos con una fuente enorme de patatas fritas. El ingeniero y laz princezaz creo que le echarán también salsa de tomate (frito en casa)…si, un festival de fritos.

Y lo mismo después, me tomo un gintonic.

Feliz Día de San Huevo.

viernes, 16 de marzo de 2012

MATERNITY (XCII): STEINBECK Y LA PATERNIDAD

Un amigo que me conoce muy bien, me hizo llegar ayer estas sabias frases de Steinbeck relacionadas con la escritura. Ya lo dije en su día, Steinbeck  es un dios de la escritura y dice cosas muy inteligentes y muy acertadas.

Por un momento, tuve un rayo de inspiración y pensé en hacer un post sobre sus palabras y mi escritura. Inmediatamente, me percaté del sacrilegio que sería eso, deseché la idea y decidí hacer algo peor: aplicar la sabiduría de Steinbeik en un Maternity.

Con un par.

1. Abandon the idea that you are ever going to finish. Lose track of the 400 pages and write just one page for each day, it helps. Then when it gets finished, you are always surprised.

Abandona la idea de que en algún momento vas a terminar. No mires hacia delante, esperando ver llegar el momento en que el trabajo de padre se acabará. No busques el final. No esperes recompensa. Lo mejor es ir día a día. Cuando llegues al final y por fin duerman solos, coman con cubiertos, se vistan solos, aprendan a andar, a leer, a nadar, sean capaces de tener una conversación, te odien, se echen su primer novio, se cojan su primera borrachera…les rompan el corazón, se vayan de casa…te sorprenderás. Te sorprenderás de ellos, te sorprenderás con ellos y te sorprenderás de ti mismo.

2. Write freely and as rapidly as possible and throw the whole thing on paper. Never correct or rewrite until the whole thing is down. Rewrite in process is usually found to be an excuse for not going on. It also interferes with flow and rhythm which can only come from a kind of unconscious association with the material.

Trata con tus hijos lo más libre y espontáneamente que puedas. Ve haciendo lo que puedas y como puedas. No te pares mucho a pensar si lo estás haciendo bien o mal. Ponerse en modo autocrítica mientras estás en pleno cabreo o en pleno momento “en qué estaría yo pensando cuando me reproduje” es una estupidez.  Eres el padre que les ha tocado, eso lo que hay...así que tira para delante. Los momentos de autocrítica hacia tu labor paternal interfieren en tu relación con tus hijos y les resta ritmo y espontaneidad…que es lo que de verdad mola cuando te relacionas con ellos. Si estás preocupado por como lo estás haciendo o recriminándote que podrías hacerlo mejor, es muy posible que te pierdas esos momentos que surgen, sin que sepas muy bien cómo, en los que dices: mis hijos molan mil…y yo también.

3. Forget your generalized audience. In the first place, the nameless, faceless audience will scare you to death and in the second place, unlike the theater, it doesn’t exist. In writing, your audience is one single reader. I have found that sometimes it helps to pick out one person—a real person you know, or an imagined person and write to that one.

Olvida a los demás. Pasa de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de la revista Ser Padres, de los foros de padres felices, de los foros de padres cabreados. Tú eres el padre y ya está. Actúa como si no hubiera nadie más o mejor...céntrate en tus hijos. No hay nadie más...ellos y tú. Pasa de lo que digan los otros y de sus experiencias. Tu prioridad para hacerlo bien son tus hijos. Desoye consejos, sean o no bienintencionados. Lo que funciona con otros o les funciona a otros, no tiene porqué funcionar con los tuyos. Y cuando trates con ellos, si tienes varios…piensa que cada uno es único y que la relación que tieness con cada uno de ellos es diferente y debe ser así.

4. If a scene or a section gets the better of you and you still think you want it—bypass it and go on. When you have finished the whole you can come back to it and then you may find that the reason it gave trouble is because it didn’t belong there.

Cuando te estés empeñando en algo, intentándolo con todas tus fuerzas con ellos y aún así no sale, abandona y déjalo estar. Un buen día, cuando vuelvas a pensar en ello te darás cuenta de que sencillamente no tenía sentido y te empeñaste en a tu hijo le molara la música de Mozart y él sencillamente está más interesado en el balonvolea o querías que tu hija fuera fan de la Real Sociedad y ella prefiere ser  fan de Hello Kitty. Cuando te pares a pensarlo descubrirás que realmente no tiene la menor importancia.

5. Beware of a scene that becomes too dear to you, dearer than the rest. It will usually be found that it is out of drawing.

 Cuidado con los recuerdos a los que se le coge mucho cariño. Ese recuerdo de algo con ellos que guardas como oro en paño, esa ocasión especial en la que sentiste un relámpago de amor paternal que casi te mata, esa frase que te dijo un día y te dejó bloqueado o ese momento de comunión total que para ti permanece intacto en tu recuerdo. Normalmente cuando alguna vez se lo menciones te mirarán con cara de: ¿te conozco de algo? Y descubrirás que para ellos ese mágico momento no fue tan mágico…

6. If you are using dialogue—say it aloud as you write it. Only then will it have the sound of speech.

Si vas a hablar con ello, sin vas a entablar un diálogo con ellos...ten en cuenta que tienes que creerte lo que les dices, o por lo menos tiene que sonar como si te lo creyeras. Hay que practicar antes si hace falta. Cualquier mínima duda en el tono de voz será tu perdición, será captada por ellos y anulará cualquier efecto que persiguieras : tranquilizarles, consolarles, enseñarles, asustarles…tiene que sonar a verdad.
De todos modos, Steinbeck es sabio y en 1963 después de ganar el Premio Nobel de Literatura, dio un consejo más sabio que todos los anteriores.

If there is a magic in story writing, and I am convinced there is, no one has ever been able to reduce it to a recipe that can be passed from one person to another. The formula seems to lie solely in the aching urge of the writer to convey something he feels important to the reader. If the writer has that urge, he may sometimes, but by no means always, find the way to do it. You must perceive the excellence that makes a good story good or the errors that makes a bad story. For a bad story is only an ineffective story.”

Si hay algo de magia en la relación con tus hijos, y él creía que si (y yo también) nadie jamás podrá reducirlo a una receta que pase de unos a otros. Lo único que funcionará es que consigas transmitir a tus hijos lo que de verdad es importante. Si de verdad tienes interés, algunas veces lo conseguirás, encontrarás la manera de hacerlo.Otras ni de coña. Y unas veces te darás cuenta de que lo que haces está bien porque todo funciona y otras veces te darás cuenta de que has cometido errores y no lo  has conseguido

A Steinbeck,  como a cualquier padre, unas cosas le salieron increiblemente bien ( Las uvas de la ira, Cannery Row, Dulce Jueves, De ratones y de hombres) y otras veces se le torció el tema...( La perla)...pero indudablemente, sabía de lo que hablaba.

Corred a leerle.

jueves, 15 de marzo de 2012

RECOMIÉNDAME UN LIBRO

Tú que lees mucho, podías recomendarme un libro…

Cuanto más lees, cuanto más has leído, más difícil es responder a esta petición.

Recomendar un libro de verdad, recomendarlo bien no es soltar un título de un libro que te haya gustado y recomendar que se lea. Es muchísimo más complicado.

Recomiéndame uno bueno.

Ja. No es tan fácil. Hay libros buenos, buenísimos pero pueden no ser adecuados para ese momento, para ese estado de ánimo, para esa persona en particular. Leer un libro bueno sin que sea su momento es como comer jamón serrano ibérico de bellota con pan de molde rancio untado en mantequilla. Pues si, el jamón te sabrá bueno porque es cojonudo pero habrás desperdiciado. Lo mismo ocurre con los libros…Un buen libro se puede apreciar siempre, en cualquier momento que lo leas sacarás algo satisfactorio…pero es mejor leerlo en su momento.

Venga...pero recomiéndame uno que me pegue ahora.

A ver… ¿qué te pegue para qué? ¿Qué quieres del libro? ¿Qué vas a hacer con él? ¿Qué esperas de él? Puede ser que quieras el libro para aprender algo. Puede que lo necesites para distraerte de una preocupación. O para distraerte de una pena. O puede que lo necesites para no pensar nada. A lo mejor necesitas un libro que se lea solo, de esos en los que los ojos resbalan por los renglones y la historia entra sola sin que tú tengas que hacer ningún esfuerzo. O puede que no. Que necesites un libro que te cambie la vida. Uno que te vuelva del revés. Uno que te enseñe algo que no quieres saber. O uno que te absorba tanto que se te olvide el mono que te ha dado dejar de fumar. O uno que te haga reír a carcajadas.

No es tan fácil. Es como si te doy las mejores botas de agua del mundo mundial y  lo que quieres es ir a la playa…pues sí, las botas son cojonudas…pero no tienen sentido en ese momento. O te regalo un vestido de noche espectacular y tú lo vas a usar para plantar zanahorias...pues plantarás las zanahorias pero estarás incómodo. No todos los libros valen para todo...o si valen…pero es mejor usarlos con criterio.

Sorpréndeme. No pasa nada...si no me gusta no te voy a echar la culpa.

No me preocupa que me eches la culpa si no te gusta. Es tu problema si no te gusta. Lo que me fastidiará es haber echado a perder la oportunidad adecuada para que leyeras ese libro. Porque ya lo habrás leído, no te habrá gustado y nunca jamás podrá volver a tener esa oportunidad contigo. Sí, podrás releerlo en otra ocasión...pero será una segunda lectura, ya no será como la primera.

Y hay otra cosa. Yo habré perdido la oportunidad de recomendarte…la próxima vez ya no te fiarás de mi...o te fiarás pero menos.

Si el libro no te gusta o no responde a tus expectativas o te aburre o abandonas la lectura para siempre por ese libro…¿ De quién será la culpa? Los tres saldremos perdiendo, el libro porque habrá perdido su momento, tú porque nunca más te fiarás de mi y yo porque habrá fracasado como recomendadora.

Pero vamos a ver...recomiéndame algo que a ti te haya gustado.

Eso suena fácil. Recomendar un libro es mostrarte, es decir cómo eres, es una muestra de confianza, es mostrarte…es decirte que tal libro me gusto en tal momento por lo que fuera y enseñarte un poco más...y puedo no querer explicarte ese momento concreto. O puede que si y que no lo entiendas.

Y hay otra cosa. Puedo recomendarte un libro que a mí me flipara, uno que me dejara completamente alucinada. Y puede ser que tú lo leas y no te guste..y me lo destripes. Puedo no querer arriesgarme a eso...
Coño...pero si recomiendas libros en el blog.

Cierto, pero los recomiendo en general. Son libros buenos, a veces son jamón serrano y otras veces cheetos. Recomiendo para todo el mundo, no conozco a los que me leen. No sé si los quieren para llorar, para reírse, para aprender, para enviciarse o si los quieren para simplemente poder decir: “Moli...no me ha gustado”.

Bueno...pero entonces ¿qué leo? Dime uno…te juro que lo leeré con interés, con cariño y que haré el máximo esfuerzo porque me guste…Y te juro que si me gusta te lo diré…

…vale...lo pensaré.

miércoles, 14 de marzo de 2012

ALGUNAS COSAS QUE ENCUENTRO ATRACTIVAS EN UN TÍO.

Hace mucho escribí sobre las cosas que no encuentro atractivas en un tío…hoy va una pequeña lista de las que sí me molan.

1.- Las manos. Obviamente que las tenga, que sean bonitas, y que sepa usarlas…Antes de que nadie se lance por el camino del sexo sin control..me refiero a que las use al hablar y a que te de la mano sin que parezca que acaba de descubrir que tiene 5 dedos. Ah si…uñas cortas…el rollo garras de aguilucho lagunero no me va nada..

2.- Que lleve reloj. Esto es manía personal. Me gustan los tíos con reloj, que sepan qué hora es si hace falta o que sepan pasar de la hora que sea porque están conmigo. Y sí, ya sé que se puede mirar la hora en el móvil, pero me gusta ver el reloj en la muñeca de un tío, me gusta cómo suena y me gusta el gesto que hacen para mirarlo.

3.- Que sepa hablar y expresarse. Esto es obvio, pero hay cantidad de tíos por ahí con la misma capacidad de comunicación que un fax y me desesperan. Me gusta que un tío sepa hablar y contarme lo que sea, que tenga la capacidad de mantener mi atención sin que me encuentre pensando en otra cosa mientras le miro fijamente a los labios…mmm..bueno, puede que esté pensando en otra cosa buena..pero no es el tema hoy.

4.- Que sepa quiénes son los Monty Phyton y Les Luthiers.

5.- Que tenga capacidad de observación. Comprendo que no todo el mundo puede ser como yo, que voy escaneando todo a mi paso y tengo una memoria prodigiosa..pero me resulta atractivo un tio que se fija en las cosas y se da cuenta de lo que pasa a su alrededor. Esto es completamente natural..quiero pensar que si volviéramos a la época de las cavernas y tal..seria capaz de salir a cazar y traerme algo de comer. Ante todo practicidad…y sí, yo sería capaz de coger semillitas y hacer lo que haya que hacer con ellas.

6.- Que le queden bien los vaqueros. Esto es una querencia puramente estética..pero un tio al que le queden bien los vaqueros…me flipa.

7.- Que lleve camisa. Que lleve camiseta. Que lleve polo…¿Qué significa esto? Significa que no tenga una especie de relación espiritual con su atuendo que le impida cambiar de ropa porque entonces entraría en shock anafiláctico. Todos conocemos a tíos que dicen..” uy yo camisa no…que es de pijos”..” uy yo camiseta no que es de perroflautas”…Joder, que es ropa…y te queda bien.

8.- Que sepa de algo que yo no sé. Esta es facilísima..debería concretarla para acotar. Que controle de algo de lo que yo no sé nada y sepa contármelo y hacer que me interese por ello…

9.- Que le mole que yo conduzca. Esta es porque sí, me gusta conducir y no soporto un tío que se monta en el coche y se agarra como si yo fuera Dick Van Dycke en Chitty Chitty Bang Bang. Me gusta que vaya de copiloto relajado…charlando tranquilamente..o durmiendo.

10.- Que no le guste todo lo que hago y me lo diga.

11.- Que me diga…” ni de coña”. Que me diga “como desees”.

12.-Que le cueste creer que me gusta.

martes, 13 de marzo de 2012

ENSAYO SOBRE LA CAMA

La cama. Mi cama. Vamos a la cama. Ven a mi cama. Tu cama. Nuestra cama.

Todo un mundo de sensaciones y posibilidades.

La cama.

Una estructura, un colchón, una almohada y algo para taparte. El sitio para dormir.

Parece no tener mucho misterio, pero eso es solo al principio. Cuando eres cani, a pesar de resistirte como gato panza arriba al hecho de irte a la cama, una vez que llegas allí duermes como si te hubieras desmayado. Te da igual donde esté colocada la cama, si el colchón es de 80 o de 90, si es duro o blando, si las sábanas están recién cambiadas o no. Te da igual dormir tapado que destapado, te la pela la almohada, te da igual que en la habitación estés solo o con otros 14, todo da igual. Eres capaz de dormir con toda la tripulación de clicks del barco pirata por tu cama y ni inmutarte. Eres un profesional, un tío sin prejuicios camiles.

Con la edad el tema cambia. La cama tiene que ser de determinada manera, estar colocada en determinado lugar, la persiana tiene que estar subida o bajada para despertarte por la noche teniendo la sensación de estar en un zulo. Necesitas tener la tele o usar tapones aunque solo haya ruidos imaginarios. Necesitas taparte con algo o no taparte con nada. La almohada tiene que ser dura, o blanda o sin almohada. Necesitas manta y sábana o no puedes vivir sin un edredón. Eres un prejuicio andante en cuanto a la cama y el dormir. Y si no es para dormir, también tienes manías...pero eso es en otro post.

Mi cama.

Cuando eres cani, tu cama es la que hay en tu cuarto, pero no le tienes cariño. Le tienes más amor a tu sitio en la mesa de la cocina, tu pupitre, tu silla de coche o por supuesto tus cromos y tus lápices. Le tienes tan poco apego que cualquier otra te parece más atractiva…la de tus padres aunque allí no seas bienvenido, te mola la de tu hermano simplemente porque es la de tu hermano, la del cuarto de invitados simplemente porque no es la tuya y todas las camas de tus amigos te parecen mejores que la tuya.

Con la edad la cosa cambia pero mucho. Tu cama es TU CAMA y es la mejor del mundo mundial. Puedes intentar engañarla con una buena cama de hotel, con una noche furtiva en casa de un amigo porque total “sólo es una noche”…cosas así, pero en el fondo suspiras por tu cama. En todas esas camas puedes llegar a dormir bien…pero cuando vuelvas a TU CAMA...suspirarás y dirás...por fin. Además, el atractivo de las camas de los demás ha desaparecido completamente…a todas les ves pegas: demasiado cerca de la ventana, demasiado dura, demasiado grande, demasiado pequeña…Ninguna en el mundo es como TU CAMA.

¿Dónde y cómo?

Hay para todos los gustos. Hay a quien le gusta pegada a la pared, hay a quien le gusta una camita pequeña rollo Julie Trinos en Sonrisas y Lágrimas, hay quien prefiere tener una cama tan grande que no le quepa nada más en el cuarto, hay quien necesita que esté en el centro perfecto del cuarto y que se pueda rodear sin tocar nada más. SI eres americano la colocas siempre siempre debajo de la ventana. Hay quien no quiere cama y prefiere tirar el colchón al suelo, hay quien necesita una escalerilla para subirse porque se ha comprado una estructura de cama rollo Versalles. Hay quien solo tiene el somier y hay quien la quiere con rejas para jugar a cositas chulas…Hay millones de posibilidades.

¿Para qué?

Cuando eres cani, ya lo he dicho...la cama es el final de la diversión. Es el horror…” es el cine de las sábanas blancas”. La cama es un coñazo y solo sirve para dormir y para eso la usas pero porque te obligan. Dormir es aburridísimo.

De adolescente la cama es una especie de refugio. Si compartes cuarto además, tú cama es lo único verdaderamente tuyo. Se usa para hablar por teléfono, para estudiar, para leer, para tirarte allí superenfurruñada con el planeta porque tus padres te odian y tu a ellos, para tirarte allí a soñar con el príncipe azul, para llorar amargamente porque el príncipe azul es un cabrón con pintas. La cama es “ casa”….es “cruci”… Lo de menos es que sea para dormir…eso no es interesante y además tampoco le ves la gracia.

De veinteañero la cama es sexo. Es curioso porque luego para lo que más usas la cama es para pegarte unas sobadas de mil pares y recuperarte de resacas atroces. El sexo lo practicas en cualquier otro sitio. Es más, no te parece que una cama sea imprescindible para chuscar…pero es escuchar “cama” y asociarlo inmediatamente al sexo.

A partir de los 30 adquieres la sabiduría suprema sobre la cama. La cama mola mil...porque sirve para dormir. Dormir…dormir…descansar…tu cama…Ese momento, al final del día en el que te metes en la cama y sabes qué no podrías ser más feliz ni estar en mejor sitio. Y ese momento por las mañanas en que tienes que levantarte y piensas...” El mundo es injusto…yo amo a mi cama...mi cama me ama… ¿por qué tenemos que separarnos?”

“Vamos a la cama”…

De cani estás temiendo escuchar esa frase. Cuando por fin cae, la respuesta es salir corriendo por toda la casa para escapar, esconderte y suplicar: Noooooooooooooo….un poquito mássss…por favor, por favor, por favor.

Con la edad, agonizas por escucharla, y cuando llega,  la respuesta es pegarse más al otro...y susurrar…ya estamos tardando…

domingo, 11 de marzo de 2012

THE E STREET SHUFFLE.- Bruce Springsteen

Noo..Otra vez Bruce no. Qué tía más cansina.

Hacedme caso. Poned este video..subid el volumen y disfrutad de una canción de buen rollo total.




La canción tiene mil años pero es una versión espectacular, con gran sección de vientos, dos baterías y Bruce pletórico.

viernes, 9 de marzo de 2012

MATERNITY (XCI): EL ORGULLO PATERNAL.

El orgullo paternal es una de las maneras, si no la mejor manera de caer en el más absoluto de los ridículos. Uno cree que siempre que a él no le pasará, que mantendrá el tipo, que no se dejará llevar por ese sentimiento que observa en otros que ya han sido padres y que él…lo llevará con más clase.

Ja.

El orgullo paternal es inevitable. Viene en los genes y explota en forma de fuegos artificiales en múltiples manifestaciones.

En primer lugar tenemos el Orgullo Paternal Rey León. Nace tu churumbel, y ahí estás tú en el hospital recibiendo visitas y contemplando a tu hijo como si fuera una creación tuya, un prodigio de habilidad y precisión para cuya creación has dado lo mejor de ti. Te contienes, pero si te dejaran, cogerías a tu bebe en brazos y te pasearías con él en los brazos para que todo el mundo lo admirara. Te parece prodigiosa solo su mera existencia….estás tan absurdamente orgulloso por ese prodigio natural...que te molaría ir en taparrabos.

En segundo lugar tenemos el Orgullo de Especie. Tu churumbel hace exactamente todo igual que todos los demás. Mama, toma biberón, llora, caga, duerme, se descubre las manos, se tumba en la hamaquita, se entretiene 30 segundos en la manta de juegos, se sienta en la trona, toma su primer puré, se descubre los pies, empieza a gatear, da sus primeros pasos…Todos esos pasos absurdos hacen que los padres se esponjen cual pavos y sientan la absurda necesidad de contarle a todo el que se ponga por delante cada mínimo progreso.

¿Qué tal menganito? ¿Qué tal tu hijo? “Ya toma papilla de frutas”.

Vamos a llamar a la abuela a contarle que su nieto se ha descubierto las manitas.

Uy si...casi olvido dentro de este tipo, el Orgullo Paternal Ganadero. “Mi niño ya pesa 5 kilos”, “ha engordado 300 gramos esta semana”.

Si, así de surrealista puede llegar a ser el Orgullo de Especie.

En tercer lugar tenemos el Orgullo Comparativo. En honor a la verdad, este es un subtipo en el que no cae todo el mundo. Algunos consiguen sortearlo pero es un clásico del fundamentalismo maternal. El Orgullo Paternal Comparativo es ese que impele al que lo sufre a decir la última palabra en cualquier conversación sobre niños que se desarrolle en un radio de unos 50 metros a su alrededor.

- Mi hijo ya come puré de verduras.
- Uy...el mío lleva comiéndolo 3 meses…

- Mi hijo ya duerme en cama solo
- Uy...el mio ya lleva 2 meses en su cuarto y no se despierta nunca y ya no lleva chupete.

Mágicamente el Orgullo Paternal Comparativo también se da por defecto.

- A mi hijo ya le han salido 3 dientes.
- ¿Si? Al mío ninguno.

- Mi hijo ya duerme 8 horas seguidas.
- Uy...el mio no, se despierta 5 veces cada noche.

Si, el Orgullo Paternal Comparativo es absurdo y debería ser un indicador claro para cualquiera de que el que lo sufre no es buena compañía.

El cuarto tipo, es el Orgullo Paternal Pedagógico. La baba que se te cae cuando tu churumbel aprende a hacer algo gracias a ti: montar en bici, nadar, correr, jugar al ajedrez, tirarse por el tobogán, pintar sin salirse de la raya, multiplicar, el gusto por leer, ir a la biblioteca, las pelis de los 80….etc.Supongo que cuando aprende a beber litronas como si no hubiera mañana…ese Orgullo Paternal Pedagógico cortocircuita...pero ya lo contaré en su momento.

Por último tenemos el Orgullo Paternal Deportivo. Ese esponjarse las plumas de la paternidad cuando tu churumbel es escogido para un equipo deportivo de cualquier especialidad y tiene que competir. Sabes que es una gilipollez, que lo importante es participar, que tienes que mantener la dignidad y el tipo, no transmitirle ansiedad a tu hijo y que simplemente disfrute del deporte que sea en el que resulta que “es mejor que los demás”…..sabes todo eso…pero qué coño…¡¡ OLE TU NIÑO!!! Intentas controlarte…pero genes de hooligan que no sabías que tenías pugnan por hacerse con el control de tu cuerpo y de tu mente…y solo un ejercicio supremo de voluntad te hace controlarte.

Cariño…mañana vas a competir...y claro que vamos a ir a animarte. No tienes que preocuparte, lo importante es que tu disfrutes y todo lo demás da igual”

Ja. Ojalá gane.

Los que no os habéis reproducido, sé qué cara estáis poniendo ahora mismo….ya nos veremos.


PS: M. compite mañana.

jueves, 8 de marzo de 2012

LOS MUNDOS DE CEDRIC (V)

Cedric en carnaval.
Moli...es Carnaval. Me voy a disfrazar de caballero medieval
Estupendo...tienes toda la facha. 
¿De qué te vas a disfrazar?
¿Yo? De nada.
¿No vas a llevar nada? Tú sí que sabes.

Cedric cambiando de sitio.
Hemos tenido una baja en el departamento…

Cedric, decías que no te gustaba ese sitio que tenías. Va a quedar un sitio libre ahí detrás, ¿te vas a cambiar?
Mmmm...No lo sé…la verdad es que verte de espaldas tiene su morbo.

Aprovechando cada momento.
Moli, tú que sabes de todo ¿si de gato es gatuno de serpiente como sería?
¿Qué estás escribiendo?
Metáforas…
..Vale...no quiero saberlo.
Moli, pensé que siempre estarías ahí para ayudarme, que si alguna vez tenía un problema podría recurrir a ti...a la voz de la experiencia….y el morbo.

Celebrando el Bisiesto.
Hoy es un día especial, un día que no existe normalmente.- comenta Morenaza.
Sí, podíamos hacer algo que no hagamos normalmente.
A mí me parece una idea estupenda. Podemos hacer algo que no hacemos nunca y luego lo dejamos hasta dentro de cuatro años.
¿Cómo qué?- pregunta Morenaza...como siempre en la inopia.
Un trío…

Otra vez cobra Sonrisas.
Cedric, tú alquilas una habitación en tu piso ¿no?- pregunta Morenaza que tiene algunos problemas para llegar a los libros de colores desde dónde vive.
¿Yo? No, ¿Por qué?
Porque lo mismo me lo pensaba para verano.
¿Tú? ¿Conmigo? ¿En mi casa? ¿Vas a vivir con el hombre que genera más hormonas en 100 km a la redonda?
Jajajajajajaja
No os descojonéis...del departamento soy el que más testosterona genera.
Coño, somos 4 tías y Sonrisas…
Por eso…

Qué cabrón eres….pobre Sonrisas…
Eso lo has dicho tú.

Sobre “Los Mundos de Cedric”.
Moli..deberias apuntar todas estas cosas que nos decimos.
Ya las apunto. Estoy haciendo de ti una estrella.
¿ Cómo?
Si, ya sabes..en el blog.
¿Qué blog?
El mío. ¿ No lo has leído nunca? No es secreto.
Mira Moli, yo soy muy discreto..y como no me has invitado formalmente no he entrado a leerlo.
Pues te doy la dirección. Deberías entrar a leerlo, he hecho de ti un gran personaje..tienes hasta fans.
No, no quiero leerlo.
¿ Por qué?
Cambiaría nuestra relación..
Claro que no..llevo escribiendo meses y seguimos igual.
…mmmm…ya..pero yo no sé si sería capaz.
Como quieras…


..Moli..¿los fans son chicas?

Larga vida a Cedric que me salva cuando me falla la inspiración.