jueves, 11 de septiembre de 2008

DISTINTAS.




Son distintas y son mis hijas.

Una es rubia con ojos azules. Cara dulce. Es simpática y cuando la miras te devuelve una sonrisa que transmite alegría y felicidad. Es llorica, en cuanto me descuido esta derramando lágrimas por cualquier motivo, porque se ha hecho una microherida, porque no sabe pintar una casa o porque está preocupada por lo que le pasará cuando se muera. Es decir llora sin criterio, llora por todo. Es muy sensible. Todo le afecta. Si alguien se enfada con ella o le grita o llora..ella lo siente todo como si fuera su culpa. Tiene pinta de princesa y sin embargo lo que más le gusta son los juguetes de niños: los coches, los camiones, las herramientas, los balones….Se queda embobada viendo una peli. Tiene una memoria increible, recuerda personas, experiencias y es muy buena orientándose. Es constante y trabajadora. Se esfuerza por conseguir las cosas ya sea nadar sin maguitos, hacer las letras o vestirse sola. Come regular, no tiene curiosidad por la comida y casi nunca tiene hambre, pero le encantan las lentejas, las patatas fritas y el arroz. La fruta que más le gusta es la manzana. Le gusta llevar pantalones pero no falda. Sabe comer pipas sola. Duerme en la litera de arriba. No suda. Monta en bici con ruedines. Siempre se levanta de buen humor y peinada. Está deseando aprender a leer. No quiere irse nunca de casa y quiere estar siempre conmigo.

Es M.


La otra es morena y con ojos entre marrones y verdes. Va sobrada, ella es así y porque yo le valgo. Tiene madera de líder. Es muy simpática y muy lista. Sabe como camelarse a la gente. No llora casi nunca pero es muy cabezota. Duerme con chupete en la litera de abajo. Nada le preocupa, es independiente. Tiene muchísima imaginación, una caja es un barco y ella es un hada. Es super cursi, lo que más le gustan son las cosas de princesas, los disfraces, los tacones, los cacharritos, los bebes. El regalo estrella por su cumple ha sido un kit de maquillaje espantoso..pero ella está feliz. Es desobediente. Adora a su hermana, siempre quiere estar con ella. Duerme destapada y sin embargo suda mucho, todavía huele a bebé. Siempre quiere llevar vestidos y zapatos de princezaz. Habla con la z. “ Ze va a cazar con un principe”. Si la despiertas tiene muy mal humor. Desayuna mal. Su comida favorita son las patatas guisadas y cualquier cosa con chocolate. Lleva el pelo corto y está siempre despeinada. Siempre se mancha. Come con babero. Monta en triciclo. Es mimosa.

Es C.

10 comentarios:

Jean Bedel dijo...

La magia del Homo Sapiens. Todos iguales, todos diferentes.

Xinax dijo...

Poético (y lo sabes). Dos prinzezaz...olé por tí, reinona.

Kuin dijo...

jijijij me ha encantado este post rubi! Mucho!!!

Y esa es la gracia...que sean cada una a su manera!

Un beso!

Anónimo dijo...

Está hecho con tanta sensibilidad... Fantástico post, moli.

Espero que lo guardes y un día tus hijas puedan leerlo.

Susu

camaca dijo...

susu tiene razón, si lo leen de mayores les va a encantar.
feliciddez por tus prinzezaz. :)

Kitty Wu dijo...

Muy bonito moli. Coincido que lo guardes para cuando sean mayores las niñas, eso sí, pasada la adolescencia (jijiji me gustará ver el post de esa etapa).

Y que viva la diferencia!

JuanRa Diablo dijo...

Jejeje. Esto ha sido un retrato literario. Me las he imaginado muy bien. En mi caso se repite, debe ser algo generalizado, los dos son distintos, el día y la noche.

Aspective dijo...

Encantado de conocelas...

Toya dijo...

Es una descripción maravillosa. Felicidades.
Enhorabuena por M y por C.
:)

pijacosadora dijo...

Tus hijas, creo que ya te lo dije en otro comentario, me recuerdan muchísimo a mi hermana y a mi. Sobre todo M. Me llamo como ella y yo también soy la mayor, responsable y llorona que piensa que todo es culpa suya. No dejes que lo siga pensando mucho tiempo, que yo me estoy dando cuenta ahora de las lloreras innecesarias que me he pegado.
Besos!
Ale, otro comentario a deshora. Estoy desatada.